…..verano de 1936……

Grupo de Fuerzas de Infantería de Marina de la Base Naval Principal de Cartagena

I N D I C E

  1. PRESENTACIÓN
  2. UNIDADES MILITARES EXISTENTES EN CARTAGENA EL 18 DE JULIO DE 1936
  3. INTRODUCCIÓN Y  ANTECEDENTES
  4. ENTRE ABRIL Y JUNIO DE 1936
  5. MES DE JULIO DE 1936
  6. DIA A DIA DESDE EL VIERNES 17 AL LUNES 27 DE JULIO DE 1936
  7. FINALES DE JULIO DE 1936
  8. A PARTIR DE AGOSTO DE 1936
  9. RELACIÓN NOMINAL DEL PERSONAL QUE SE CONSTATA QUE ESTUVO PRESENTE EN TOLEDO EL 27 DE SEPTIEMBRE DE 1936
  10. ACTORES PRINCIPALES DE LA UNIDAD DE INFANTERIA DE MARINA EL 18 DE JULIO DE 1936
  11. LISTA DE REVISTA DE LA UNIDAD EN JULIO DE 1936 TRAS EL FRACASO DEL ALZAMIENTO
  12. GALERÍA DE FOTOS
  13. CRONOLOGÍA DOCUMENTADA DE MI ABUELO
  14. RESUMEN DE LOS HECHOS  MÁS DESTACADOS  DE ACCIONES EN EL MAR EN NUESTRO SECTOR DE INFLUENCIA  ENTRE LOS DÍAS 16 Y 22 DE JULIO DE 1936
  15. CRONOLOGIA DE PROVINCIAS OCUPADAS
  16. DESARROLLO A NIVEL NACIONAL DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA (DESDE EL INICIO HASTA SU FINALIZACIÓN)
  17. EL FINAL DE LA GUERRA
  18. TRAMO Nº 42 DEL CEMENTERIO DE TOLEDO
  19. CONCLUSIONES
  20. BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA


1. PRESENTACION

Esta investigación es relativa al Cabo de Infantería de Marina D. Rafael Pastorín Madrid, destinado en el Grupo de Fuerzas de Infantería de Marina de la Base Naval Principal de Cartagena en 1936, que según la “leyenda nunca escrita” de mi familia, desapareció en Toledo en el mes de septiembre de ese año cuando los Nacionales asaltaron Toledo, al parecer asesinado cuando se encontraba enfermo ingresado en el hospital de Toledo por una dolencia en las articulaciones y no pudo escapar de la masacre.

Es una forma de recordarlo, poniéndole nombre y apellidos a personas cercanas a él y que vivieron sus mismas experiencias en los últimos meses de su vida.

En el año 1936, el Cuerpo de Infantería de Marina estaba en proceso de extinción, no mostrando el Gobierno de turno interés alguno en su continuidad. No obstante lo anterior, el GRUPO DE FUERZAS DE INFANTERÍA DE MARINA DE LA BASE NAVAL PRINCIPAL DE CARTAGENA, cuando estalló el Alzamiento, fue la única Unidad de infantería de marina que quedó en el lado republicano, y se convirtió en el mes de agosto de 1936 en el Regimiento Naval nº1, como un gran centro de instrucción generador de fuerzas, creando tres Brigadas Mixtas a cuatro batallones por Brigada (las nº 94, 95 y 151) y once batallones más, haciendo un total de veintitrés  batallones.

Los primeros tres batallones que se formaron se repartieron así:

El primer batallón que se organizó en la nueva Unidad de Infantería de Marina se mandó al frente de Toledo, para intentar  parar a las fuerzas franquistas que se acercaban para liberar el Alcázar. El batallón fue pulverizado al luchar contra fuerzas muy superiores en número, y su jefe, el comandante D. Marciano Gutiérrez  Gutiérrez desapareció al igual que mi  abuelo.

El segundo  batallón se mandó con urgencia a Málaga, donde fue deshecho por el enemigo y su comandante el Teniente Coronel D. Basilio Fuentes resultó herido. El resto se mandó a Almería para reforzar sus defensas.

El tercer batallón, al mando del  comandante  D. Alfonso Rosique Echenique se mandó a Alcaudete.

Una Brigada Mixta la formaban:

  • 4 batallones de infantería de 4 compañías de fusileros, con 3 ametralladoras y un mortero cada una.
  • 1 compañía de intendencia
  • 1 compañía de sanidad
  • 1 compañía de cuerpo de tren
  • 1 compañía de transmisiones


2. UNIDADES MILITARES EXISTENTES EN CARTAGENA EL 18 DE JULIO DE 1936

1 COMPAÑÍA DE LA GUARDIA CIVIL

1 COMANDANCIA DE CARABINEROS

1 COMANDANCIA DE OBRAS Y FORTIFICACIONES (INGENIEROS)

1 COMANDANCIA DE INTENDENCIA

1 REGIMIENTO DE ARTILLERIA DE COSTA Nº3

1REGIMIENTO DE INFANTERIA SEVILLA Nº 34 (SEVILLA)

FUERZAS DE ORDEN PÚBLICO (ASALTO)

BASE NAVAL DEL ARSENAL

GRUPO DE FUERZAS DE INFANTERÍA DE MARINA DE LA BASE    NAVAL PRINCIPAL

BASE AEREA DE SAN JAVIER

BASE AEREA DE LOS ALCACERES

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERA EN MURCIA

SITUACION DE LOS BARCOS EL DIA 18 DE JULIO DE 1936 DENTRO DEL ARSENAL:

SITUACIÓN DE LAS BATERÍAS DE COSTA Y ANTIAÉREAS EN LA COSTA CARTAGENERA:

LEYENDA MAPAS DE CARTAGENA

PC.- Puesto de Mando Cabo de Agua

A.- Base Naval

B.- Regimiento de Costa nº3

C.- Grupo de Infantería de Marina

D.- Regimiento de Infantería Sevilla nº 34

E.- Portman

F.- Faro de Escombreras

1.- Batería AAA del Atalayón

2.- Batería de Castillitos / Cabo Tiñoso

3.- Batería de Jorel

4.- Batería AAA de Los Dolores

5.- Batería AAA de Roldán

6.- Batería de la Parajola

7.- Castillo de la Atalaya

8.- Castillo de Galeras

9.- Batería del Collado

10.- Cuartel Defensivo Fajardo

11.- Batería de Podadera

12.- Fuerte de Navidad

13.- Batería de San Leandro

14.- Baterías de San Isidro y Santa Florentina

15.- Batería de Santa Ana

16.- Castillo de San Julián

17.- Batería de Trincabotijas

18.- Batería del General Ordoñez

19.- Batería de Aguilones

20.- Batería AAA de Conejos

21.- Batería La Chapa

22.- Batería de Cenizas

23.- Cabo de Palos

24.- Batería AAA de Sierra Gorda

25.- Batería AAA de Cabo Negrete

26.- Batería de Loma Larga


3. INTRODUCCIÓN Y  ANTECEDENTES

En aquel año de 1936 se produjo una “ceguera colectiva” que la II República fomentó en los fondos más desclasados de la sociedad. En los cuales la revolución y el desorden estaban a flor de piel. Cartagena fue   núcleo de perturbadores y de idearios demagógicos.

Tras las trágicas elecciones del 16 de febrero, donde el Frente Popular ganó las elecciones con claro fraude en los recuentos de votos, se inició en Cartagena, al igual que en el resto de España, una serie de desmanes y abusos en todos los ámbitos.

Se detuvo (por las pistolas) y amenazó a personas en colegios electorales, para proclamar un injusto y arbitrario “triunfo”.

En Cartagena, la primera medida fue la reposición del Ayuntamiento destituido en 1934, con el alcalde D. César Serrano Mateo y el mismo equipo de concejales que con él habían perdido sus poltronas.

Los partidos republicanos y los marxistas pugnaban en acelerar su anhelado triunfo de la revolución pendiente, para lo que era imprescindible colocar en los puestos de responsabilidad a personas de su confianza, tanto militares como civiles.

Como Gobernador Militar estaba el General de Brigada D. José López Pinto Berizo y en la Jefatura de la Base Naval el Vicealmirante D. Juan Cervera Valderrama, ambas personas non gratas del Frente Popular.

Se intervino el comercio, la industria y la vida privada. El orden público se convirtió en el avasallamiento de las personas y entidades oficiales. Fueron impuestos obreros en sitios innecesarios. Reformas inútiles y sin fundamento para sacar dinero. Los bancos intervenidos, sin poder usar el dinero libremente para sus negocios o industrias. Los particulares se vieron obligados a admitir en los campos ha crecido número de jornaleros que no tenían en qué trabajar.

Grupos de obreros “vagos”, por no haber trabajado nunca siéndole reconocido solo su afiliación marxista, recorrían calles y viviendas exigiendo entregas de dinero. En las carreteras se asaltaban vehículos robando todo. Se implantó la más completa anarquía. Grupos de socialistas y comunistas recorrían los paseos hiriendo y apaleando a las personas de derechas, saqueando la sede de “Acción Popular”.

Se prendió fuego a los periódicos de significación derechista (La Verdad y Levante Agrario). Todo ello amparado por las Autoridades del Frente Popular con las Fuerzas de Asalto a sus órdenes. Casi a diario había manifestaciones con banderas socialistas con gritos “comunismo SI”, “fascismo NO”. Periódicos izquierdistas publicaban dibujos y comentarios sacrílegos.

Infinidad de denuncias, declaraciones y venganzas llevaron a la cárcel o al asesinato a muchas personas de derechas, tanto durante el día como de la noche. Se detuvieron a cuantos militantes de Falange Española Tradicionalista y Renovación Española pudieron. En las iglesias y ermitas mutilaban las imágenes, destruyéndolas o incendiándolas. El caos era absoluto, cualquiera con carné del Frente Popular podía hacer y deshacer a su antojo, incluso ordenar detenciones.

Desde 1931, el Gobierno comenzó a minar la moral de los Auxiliares y tropa de los Ejércitos en contra de los oficiales del Cuerpo General, dotándoles de impunidad en cuanto a insubordinación hicieran en contra de ellos.

Una vez conseguido lo anterior, el Gobierno quiso volver a reestablecer la disciplina en las Unidades, y dotó a los Auxiliares de más poder, pero la tropa ya estaba maleada y hasta se manifestaban tumultuosamente dentro del Arsenal, estando bastante politizada.

Era constante y habitual insultar o agredir a la oficialidad, quedando impunes estos hechos o con un mínimo castigo.

El ambiente se fue enrareciendo conforme pasaban los días de una forma gradual, pero llegó a ser tan alarmante la situación, que los oficiales se reunieron acordando matar a un marxista por cada oficial caído, o con derrocar al Gobierno constituido.

El objetivo principal que buscaban los marxistas era actuar para buscar la máxima reacción posible, para ello esperaron a las tradicionales fiestas de Semana Santa y su preparación. En Cartagena es tradicional que el miércoles de ceniza las dos cofradías más antiguas (los marrajos y los californios) se reúnan en sus cabildos donde toman el acuerdo de salir o no en procesión en la Semana Santa venidera.

En 1936, una vez puestos de acuerdo en sacar la procesión ese año, las cofradías organizaron un pasacalle con bandas de música y se dispusieron a marchar al Ayuntamiento a exponerle al alcalde dicha decisión unánime, pero nada más iniciar la marcha, se encontraron rodeados por una contramanifestación frentepopulista que con gritos subversivos y canto de la internacional trataron de impedir el pasacalle.

Surgieron los empujones, los primeros golpes y las agresiones causando heridos y contusos, las fuerzas de seguridad, afines al Ayuntamiento del Frente Popular, no intervinieron y ante aquel tumulto quedó claro que no habría procesiones, proclamando el alcalde que ese Jueves Santo habría una manifestación de sentido totalmente opuesto a los desfiles pasionales.

Y la manifestación se llevó a cabo, las masas se concentraron en la plaza del Ayuntamiento, e inmediaciones del Gobierno Militar, exigiendo que la bandera nacional se izase a tope, cuando por estas fechas se mantenía a media asta. Avanzó la manifestación por la calle Mayor, donde las familias festejaban aquel día sentados en los veladores y mesas con sus consumiciones. Los manifestantes arrasaron todo a su paso, sorprendiendo a todo el mundo que no supieron reaccionar ante aquella provocación. Se dirigieron hacia Capitanía General, donde querían repetir la exigencia de la bandera, pero se encontraron con la guardia de prevención formada con armas, pues el Gobierno Militar había avisado a la Base Naval, y el Vicealmirante Cervera había dado orden de que no se permitieran desmanes, voces ni gritos subversivos ni mucho menos violencia de ningún tipo.

No habiendo conseguido su objetivo, volvieron por el mismo itinerario, pero ya no hubo la sorpresa de la primera pasada, las familias (entre las que había varios oficiales) recogieron a los suyos en los comercios y bares, cerrando las persianas para evitar destrozos en las lunas y escaparates, y esperaron a la segunda vuelta.

Ante el intento de volver a realizar la misma violencia, aquello se transformó en una batalla en toda regla, hubo bofetadas, puñetazos, sillazos, botellazos….

Por aquellos sucesos fueron cesados en sus cargos el Vicealmirante Márquez, quedando disponible forzoso en Puerto Real (Cádiz) y el General López Pinto, trasladado al Gobierno Militar de Cádiz. El Frente Popular tomó buena nota de los destacados actuantes y actuó contra ellos más tarde. Para el cargo de Gobernador Militar nombraron al General de Brigada D. Toribio Martínez Cabrera, republicano, masón y amigo íntimo de Indalecio Prieto, persona poco capaz por su tibieza en dirigir a los militares, hizo que se creciera el Frente Popular, que tras la huelga general se tornó en carácter revolucionario.

Para el mando de la Base Naval Principal nombraron al Vicealmirante D. José Gámez Fonsí.

En el mes de abril hubo una huelga general que obligó a las fuerzas militares y navales a realizar servicios de guardias para asegurar el orden.

En julio había rumores de otra huelga general revolucionaria, llegando al día 13, en cuya noche asesinaron en Madrid al jefe de la oposición parlamentaria D. José Calvo Sotelo, y coincidiendo con el día saltó la rumoreada huelga general.

El Gobernador Civil de la Provincia, pasados dos días, manifestó que en Cartagena y en La Unión no había viso de resolverse la citada huelga, por lo que envió fuertes contingentes de Fuerzas de Asalto a las dos poblaciones. Los servicios públicos habían quedado totalmente paralizados y la situación iba empeorando conforme pasaban las horas.

En Cartagena los cabecillas y agitadores más violentos eran el propio Alcalde y varios diputados socialistas entre otros de los partidos más radicales.

Las Unidades que existían en la Base Naval Principal eran:

  • Flotilla y Base de Submarinos. – el 19 de junio de ese año se decretó que dependiera de ella la Escuela de Submarinos, así como la radiotelegrafía, torpedistas y buzos, incluyendo el Taller de Torpedos. Su jefe era el Capitán de Fragata D. Francisco Guimerà Bosch.
  • C1.- Capitán de Corbeta D. José Lara Dorda.
    • C2.- Capitán de Corbeta D. Juan García de la Mata
    • C3.- Capitán de Corbeta D. Javier Salas Pintó
    • C4.- Capitán de Corbeta D. Ramón de Aubarede Leal
    • C5.- Capitán de Corbeta D. Antonio Amusategui Rodríguez
    • C6.- Capitán de Corbeta D. Mariano Romero Carnero
    • B5.- Teniente de Navío D. Francisco Chereguini Pardo
    • B6.- Teniente de Navío D. Juan J. González González
  • Flotilla de Destructores. – Su jefe interino era el Capitán de Fragata D. Trinidad Matres García
  • Sánchez Barcaiztegui. – Capitán de Fragata D. Trinidad Matres García
    • Alcalá Galiano. – Capitán de Fragata D. José María Sánchez Ferragut
    • Lepanto. – Capitán de Fragata D. Valentín Fuentes López
    • Almirante Antequera. – Capitán de Fragata D. Rodrigo Núñez de la Puente
    • Almirante Ferrándiz. – Capitán de Fragata D. Marcelino Galán Arrabal
    • Alsedo. – Capitán de Corbeta D. Emilio Cano-Manuel Aubarede
    • Lazaga. – Capitán de Corbeta D. José María García Freire
  • Otros buques. –
  • Transporte de Guerra “Almirante Lobo”. – Capitán de Corbeta D. Gonzalo Bruquetas LLópis.
    • Remolcador de altura “Ciclope”. – Capitán de Corbeta D. Miguel Buiza Fernández Palacios.
    • Torpedero nº 14.- Teniente de Navío D. Fernando Oliva LLamusí
    • Torpedero nº 20.- Teniente de Navío D. Emilio Briones Sasselly
    • Torpedero nº 21.- Teniente de Navío D. Joaquín Cervera Cervera
    • Torpedero nº 22.- Teniente de Navío D. Pedro Gutiérrez Ozores.
    • Guardacostas “Tetuán”.- Teniente de Navío D. Daniel Araoz Vergara.
    • Buque de salvamento marítimo “Kanguro”.- Capitán de Corbeta D. Cayetano Rivera Almagro
    • Buque oceanográfico “Arbatro”.- Capitán de Corbeta D. Luis González de Ubieta

En ese tiempo, es destinado desde Madrid a Cartagena el TCOL José Billón Estelrich, con cargo de jefe de Estado Mayor de la plaza marítima de Cartagena, coincidiendo su incorporación con la del General Toribio Martínez Cabrera.

Meses de abril – junio de 1936

En el Regimiento de Artillería de Costa nº 3 se aumentaron sus efectivos en 600 de tropa y 70 Sargentos, en detrimento del resto de Regimientos de la Península, eran los más díscolos y afectos a organizaciones políticas, que junto a la oficialidad claramente partidista al marxismo tenían continuos enfrentamientos con el resto de oficiales.

Del Regimiento de Artillería de Costa nº3 el Capitán Arturo Espá Ruiz era el encargado de información de la Unidad, vigilando al personal marxista por la creencia de que pudieran dar un golpe de estado.

Desde el día 1 de junio al 16 de julio, dicho Capitán estuvo en Madrid realizando los exámenes para ingreso en la Escuela Superior de Guerra. Durante los cursos todos los oficiales que asistían tenían tiranteces y preocupación por un levantamiento del Frente Popular.

El 29 de junio, con el pretexto de que había varios oficiales progolpe reunidos en el cuartel de artillería, los elementos rojos de las clases, organizaciones sindicales, autoridades y fuerzas de asalto de orden público rodearon el Parque portando cartuchos de dinamita e intimidando tanto al personal militar como al civil, fomentando un clima de indisciplina social, aplaudido por las mismas autoridades leales al Régimen, con frecuentes manifestaciones tumultuosas.

Los Sargentos del CASE (Cuerpo Auxiliar de Subalternos del Ejército) se reunían frecuentemente en el barrio de Santa Lucía con elementos comunistas para organizar la acumulación de dinamita y fabricación de líquidos inflamables.

Denunciados a la superioridad y autoridades no se les juzgaba.

Mes de julio de 1936

COMANDANCIA MILITAR DE CARTAGENA

El Capitán Selgas fue el que se presentó al TCOL Billón y le propuso unirse al Alzamiento que había comprometido a nivel nacional.

Por aquel entonces el Ejército de Tierra y la Marina no se entendían ni tenían trato directo las oficialidades entre ellos, por temas tan variables como la diferencia de sueldos o la libertad que tenían los marinos al pisar tierra en puerto.

Los actores de las Unidades, según los define el TCOL Billón serían los siguientes:

El General Toribio Martínez Cabrera, General Jefe Gobernador Militar de la Plaza, persona de ambición egoísta, sin escrúpulos, sin sentimientos de amistad ni consideración hacia nadie y entregado por completo al Frente Popular.

En el Regimiento de Infantería Sevilla nº 34, mandado por el Coronel Lázaro García Díaz, hombre inepto, intrigante, incapaz de afrontar una responsabilidad grave, disfrazado de republicano y haciendo profesión de fe de ello en cuantas ocasiones se frecuentaban, con pequeñas pasiones y rencores propios de persona de pueblos pequeños.

En el Regimiento de Infantería se encontraba el TCOL Ramón Gómez Romagosa, que se definía como izquierdista avanzado, presuntuoso, de poca capacidad y con megalomía acentuada.

El Regimiento de Costa nº 3 tuvo al TCOL Brandaris de la Cuesta, amoral, capaz de toda clase de indignidades.

En la Comandancia de ingenieros, el Jefe era el TCOL Vidal, persona recta, virtuosa, caballero hasta la exageración y recto en todo su proceder.

De todos los jefes y oficiales de la guarnición que se consideraban de ideas avanzadas y peligrosas lo eran el Comandante de artillería Julián Orcajo y el Capitán de infantería Alberto Calderón.

En la Comandancia, eran de su confianza el Capitán de E.M. Javier García González, el Alférez de Oficinas Militares Eduardo Ureña y el Sargento de infantería José del Álamo, no siéndolo por el contrario el Capitán de O.M. Conrado Espín y el Teniente de O.M. Antonio Pastor, de poca capacidad para el servicio el primero y casi nula en el segundo.

En el Aeródromo de Los Alcázares, era su jefe el Comandante Ortíz, de ideas comunistas, que solicitó fuera alojado de sus instalaciones al Capitán Selgas y expulsado de Los Alcázares.

El 1 de julio, se fue de permiso el Capitán de Estado Mayor y quedó el TCOL jefe de E.M. Billón solamente con los dos oficiales de Oficinas Militares.

El Alférez Sanchís estaba de servicio de ayudante de plaza y oficial de transeúntes.

De la población civil no tenían hecha una idea aproximada por el poco tiempo que llevaba en la plaza.

Todos estos cargos eran los que se encontró en las Unidades una vez sustituidos el Almirante Cervera y el General López Pinto.

Respecto a la tropa había una superioridad numérica de las fuerzas de marinería.

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERA DE MURCIA,

El día 9 de julio fue notificado al Teniente de guardia Sr. Aznar que al día siguiente habría una reunión para hablar de la sublevación, y que el oficial de enlace sería el Capitán de aviación Sr. Selgas.

Al día siguiente, se conocieron en Cartagena el Capitán Selgas y el Teniente Aznar, presentándose el primero como agente de enlace de las Unidades de la provincia para el levantamiento que se realizaría en unos días, en esa reunión ya se comunicó que eran pocos los que lo apoyarían desde Murcia, señalando al Capitán Ricardo Alarcón Cánovas como el más antiguo de los que estarían a favor.

Esa misma noche, el Teniente Aznar se presentó en el domicilio del Capitán Alarcón para contarle la reunión y se puso a sus órdenes.

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº 3 DE CARTAGENA

Se nombraron como ponentes a los Capitanes D. José Esteban Palero, D. Ángel de la Iglesia Morales de Setién y D. Antonio Lombarte, no contando con los primeros jefes ni muchos oficiales por considerarlos rojos o indiscretos. Si se lo contaron al Capitán de artillería José Cervera, poniéndose a favor del mismo.

Esta ponencia tuvo muchas dificultades, sin embargo se llegó a contar en todas las Unidades con oficiales y núcleos de personal creyendo que por la fuerza podrían conseguir vencer en un momento dado al gran número de elementos rojos que existían en toda la escala jerárquica.

En la preparación del golpe, estaban de acuerdo la inmensa mayoría de la oficialidad del cuerpo general de Marina, firmando un documento que los comprometía, nombrando en cada departamento un enlace. Así como el compromiso de ayudar moral y materialmente a todos los compañeros de artillería que fuesen separados del servicio por causa que no afectase al honor militar.

El Cuerpo de Auxiliares de Construcciones y Obras del Regimiento de Costa, tales como pintores, mecánicos, ajustadores, etc, quedaron todos a favor de defender al Gobierno de la República, siendo ascendidos a categoría de oficial en esos años de guerra.

En la dirección de la organización estaba el Capitán de Fragata D. Marcelino Galán Arrabal (destructor “Almirante Ferrándiz”) y Capitán de Corbeta D. Francisco Pemartí San Juan.

En Submarinos y en la escuela de armas submarinas el enlace era el Capitán de Corbeta D. Juan García de la Mata (jefe del C-2).

Para el resto de oficiales sería el enlace el Capitán de Corbeta D. Francisco Moreno de Guerra.

El enlace para los destructores era el Teniente de Navío D. José Tapia Manzanares

El enlace con el Ejército y Aviación, así como elementos de orden civiles era el Capitán de aviación D. Martín Selgas Pares.

En las múltiples reuniones que se hicieron se constató con qué fuerzas se contaba, así como que con la Base de Los Alcázares era afecta por completo al Frente Popular.

Estas reuniones, a pesar de su secretismo, fueron conocidas por elementos del Frente Popular,  y comenzaron a destituir o cambiar de destinos a aquellos que por sus ideales podían formar parte activa en la pretendida organización del Alzamiento.

Los oficiales destituidos y sus camarillas alargaban sus ceses, reclamándolos, negándose a efectuar los relevos mientras se proclamaba el golpe, que con amenazas de pistola unos y otros pugnaban por hacerlos efectivos.

El día 13 de julio a propuesta del Teniente Aznar se volvieron a reunir en Cartagena el Capitán de aviación Selgas con el Capitán del 6º Regimiento de Artillería Alarcón, confirmándole que eran pocos los adeptos, y constatando que para los días venideros, el Comandante Antonio Berdonces Martialay, conforme con el alzamiento, estaría de permiso, siendo el Capitán Alarcón el de mayor graduación presente en la Unidad de Artillería de Murcia, quedando que aun así solo se lo dijese a los incondicionales y esperaran las órdenes de la División de Valencia.

A la vuelta al cuartel solo se lo dijo al Capitán José María Hilla Tuero y a los Tenientes José Aznar Aznar, Ricardo Bayo, Jaime Arcas e Isidoro Calderón.

En la preparación del golpe en Artillería de Murcia, el comandante Aurelio Llamas del Toro era el alma del alzamiento, como así lo atestiguan el capitán de asalto Balaca y comisario de policía Alfonso Pujante Martínez. Muchas de estas reuniones se realizaban en la farmacia del licenciado Gallego.

El 14 de julio, asesinan a Calvo Sotelo en Madrid.

Ese mismo día se convoca en Cartagena una huelga general indefinida en apoyo de los obreros de los canales de riego del Algar y de Cabo de Palos, acabando la misma con un acuerdo el viernes día 17 para que cobren, durante la misma los obreros se atreven a hostigar a los oficiales cuando se incorporan a las Unidades.

Durante los días 15, 16 y 17 se cierra todo, ni hay prensa escrita esos días, quedando desabastecida la ciudad hasta de pan y leche.

Con motivo de esta huelga todas las Unidades nombraron servicios especiales en varios puntos de la ciudad, no exhibiendo muchas fuerzas al parecer ser una huelga tranquila.

Por este motivo en el cuartel de Infantería de Marina se modifica el servicio de Capitanes de cuartel, nombrando otro de retén, que también dormiría en el Cuartel.

Durante esos días el General Cabrera había permanecido en contacto constante con el Alcalde y Concejales del Ayuntamiento de Cartagena.

El día 15 de julio, en el 6º Regimiento de Artillería ligera de Murcia, al no pasar nada en relación con el Alzamiento, el personal se fue yendo de permiso.

El Capitán del Centro de Movilización y reserva nº 6 de Murcia era el cajero de su Unidad, pero también el cabecilla de falange de la ciudad, se reunió en varias ocasiones con personal del 6º Regimiento de Artillería afecto al levantamiento, ofreciendo al personal de falange para unirse a ellos cuando lo comunicaran. También se entrevistó con personal de la Guardia Civil, que ante sus dudas, los engañó exponiéndoles la falsa afirmación de que había muchos adeptos al levantamiento entre los militares. Aun así quedaron todos a la espera.

En aquellos días, los jefes y oficiales de las Fuerzas Armadas estaban repartidos en tres grupos:

  • Los que deseaban y propugnaban un abierto levantamiento contra la República.
  • Los que eran simpatizantes con el Régimen.
  • Los que no querían saber nada de asociaciones políticas dentro del servicio militar.

DESTRUCTOR CHURRUCA

El 16 de julio recibió orden de dirigirse a Cádiz, antes de llegar, a las 20:00 se le ordenó dirigirse a Algeciras, atracando a las 23:00.

VIERNES 17 DE JULIO

BASE NAVAL DE CARTAGENA.-

Avanzando la tarde y a primeras horas de la noche, se empezaron a conocer por rumores, cada vez más insistentes, que en Marruecos había pasado algo muy serio.

Aquellas noticias alarmaron seriamente a los frentepopulistas, y la gravedad de los hechos se manifestó en un aumento de mensajes cifrados que desde Madrid llegaban a la estación de radio de la Base Naval, ordenando la dispersión de los destructores, alterando incluso sus puertos de llegada. Era esencial para el Gobierno de la República evitar el paso de fuerzas del protectorado a la Península.

Sobre la 01:00 de la madrugada los buques ya navegaban conforme a lo ordenado, comenzando a recibir los mensajes en claro, la razón era evidente, normalmente los mensajes llegaban cifrados, el radio los entregaba al oficial de comunicaciones que lo descifraba y hacía entrega al Capitán, de este modo la tropa no conocía su contenido; al radiarlos en claro, el operador de radio lo filtraba directamente a la dotación, mucha de ella infiltrada de ideario marxista.

Sobre las 02:00 de la madrugada, se le ordenó a la flotilla de submarinos salir hacia Ceuta y Melilla, para vigilar e impedir el paso de tropas desde aquellas guarniciones a la Península, vigilando entre Málaga y el Estrecho.

Los Comandantes de los submarinos reunidos con el jefe de la flotilla coincidieron en que cuando avistaran cualquier barco, hicieran inmersión en vez de aproximarse, detenerlo y reconocerlo, utilizando como excusa el “evitar ataques de la aviación procedente de los aeródromos del protectorado”.

En el taller de torpedos se comenzó a preparar los torpedos de guerra necesarios, pero de acuerdo con sus compañeros submarinistas, los sabotearon.

Sobre las 22:00 horas salió en primer lugar el C-1, saliendo tras él los restantes, quedando en puerto el C-5 y B-5, ambos en obras.

El último buque en salir fue el torpedero nº 14 con rumbo a Algeciras, dando por concluido el despliegue marítimo.

En el Ramo de Artillería se prepararon bombas de mano y petardos para estar preparados, pasando esa noche acuartelados en sus despachos por miedo a represalias.

Se redobló la vigilancia.

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA.-

EL Capitán Balibrea estaba nombrado de servicio de retén.

El Auxiliar de infantería de Marina D. Rafael Vela Fernández era escribiente en el DETALL. (Oficina administrativa de la unidad de tropa donde se prepara, formula y archiva toda la documentación referente a la administración de la unidad.)

El Teniente Coronel jefe ordena al oficial de guardia (Ayudante Auxiliar Mayor D. Ángel Pérez Pérez) curse una orden para que todos los oficiales, auxiliares y tropa pernocten en el cuartel.

El Ayudante Auxiliar Mayor D. Blas Marzal Gómez pide permiso al Teniente Coronel para ir a Madrid el día siguiente para reclamar un examen de su hijo que había suspendido el ingreso en la academia de oficiales.

El Oficial de Guardia recibe una llamada telefónica del Ayudante Auxiliar Mayor D. Ángel Pérez Pérez, desde el Cuartel de la Guardia Civil, preguntando si habría alojamiento para 30 guardias civiles que se habían incorporados a esta población y no tenían sitio en su cuartel.

Se le pregunta al Teniente Coronel, éste al Vicealmirante y el mismo Teniente Coronel llamó a la Guardia Civil diciendo que no había problema, pero en los alojamientos de tropa (1ª y 2ª Compañías).

Por la noche, una vez acabada la huelga, el Ayudante Auxiliar de 2ª D. Adolfo García Mateo volvió al cuartel de la guardia de refuerzo con su tropa, cuando llegó le dijeron que solo se había reducido y que volvieran todos menos él y un Cabo.

Al volver de cenar, el Capitán Gutiérrez se entera en la sala de banderas que iban a dormir 30 guardias civiles, al rato, el Teniente Coronel ordenó preguntar si al final iban a dormir o no, contestando negativamente, se marcharon a dormir.

Por la noche se aprecia en el exterior del cuartel a unos seis guardias civiles, con el arma al brazo, que parecían vigilar las inmediaciones del cuartel o los muelles. Al poco, tres fueron hacia los bloques del puerto y otros tres hacia Santa Lucía.

Esa noche, el Capitán de Miguel y el Auxiliar Agustín Aparicio Martínez estuvieron hablando sobre como apoyar la causa nacional.

COMANDANCIA MILITAR DE CARTAGENA.-

El Capitán Selgas se presentó al TCOL Billón comunicándole que ese día era el elegido para el levantamiento, pues se lo habían comunicado por radio.

Durante la mañana, el General Cabrera lo entretuvo preparando un bando declarando el estado de guerra.

Ya anochecido le ordenó que después de cenar se presentaran en la Comandancia todos los Oficiales, clases y soldados en plantilla para estar de servicio, y tan solo a él lo mandó a su domicilio a descansar.

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº 3 DE CARTAGENA.-

El día 17 de julio el Capitán Espá volvió a Cartagena, encontrándose con un tercer día de huelga general que estaba llegando a su fin, dándosele permiso hasta el día siguiente sin tener que hacer servicios extraordinarios.

El Teniente de Artillería Andrés Viedma Sánchez estaba destacado en el Frente izquierdo, y notaba como se paraban conversaciones entre el Teniente Antonio Bonet y los Sargentos que tenía a sus órdenes en Santa Ana Casamentada, mientras él esperaba órdenes del Capitán Lombarte.

REGIMIENTO DE INFANTERÍA Nº 34 (SEVILLA).-

La gran mayoría de oficiales era favorable al golpe, salvo el Coronel y alguno más. Los Suboficiales y la tropa salvo algunas excepciones también eran favorables, o al menos, por disciplina, se hubieran sumado.

Quedaron todas acuarteladas en una actitud pasiva y dudosa buscando la primera ocasión o momento oportuno.

ESTACION DE SUBMARINOS.-

Una vez acabada la huelga que duró del 14 al 17, se ordenó por el Jefe de la estación se extremaran las medidas de seguridad también para el día 18.

Observándose a todos los oficiales de submarinos en un estado de nerviosismo exagerado y actitud sospechosa.

LA 232ª COMANDANCIA DE LA GUARDIA CIVIL DE COSTAS.-

Con su Plana Mayor en Cartagena, la formaban en su totalidad 502 hombres. En general simpatizaban con las derechas, quedaron todos acuartelados a la espera de que las Unidades de Cartagena se sublevaran para adherirse, o se presentara la ocasión de ponerse en contacto con guarniciones sublevadas, cosa que no ocurrió.

DESTRUCTOR CHURRUCA.-

A las 17:00 del día 17 se le ordenó trasladarse a Ceuta, encontrándose allí varios barcos, que se sumaron al Alzamiento.

Desde Madrid se le ordenó salir de Ceuta y vigilar el Estrecho.

A las 23:00 horas se declaró el Estado de Guerra en Ceuta.

DESTRUCTOR LEPANTO.-

Al anochecer del día 16 salió rumbo a Almería, llegando en la madrugada del 17.

A las 22:00 del 17 salió hacia Melilla, llegando a su altura a las 04:00 de la madrugada del 18.

DESTRUTOR SÁNCHEZ BARCAIZTEGUI.-

El día 17 se le ordenó partir hacia el Estrecho e interceptar cualquier paso de tropas de África.

A las dos horas de navegación se le ordenó el reconocimiento de cualquier buque que avistara.

Una hora más tarde se le ordenó bombardear Melilla.

SÁBADO DÍA 18.-

El Comité del Frente Popular se constituyó este día y se instaló en el Casino de Cartagena, verdadero motor de control de autoridad de la ciudad desde ese día.

BASE NAVAL DE CARTAGENA.-

En el Arsenal se detuvo al Teniente de Navío D. Antonio Ruiz y varios buzos conocidamente marxistas.

En el Ramo de Artillería es destituido el Coronel Burguetas y dejado como Jefe al Teniente Coronel Lorenzo Pallarés.

El Maestre de Marinería Miguel Zaplana Raja estaba de guardia en el pañol de Contramaestres del Arsenal.

El Oficial 1º de Oficinas y Archivos Jesús Hernández Guirao era jefe de registro de la Base Naval Principal de Cartagena

A las 09:00 se formó a la marinería, se pasó lista y se disolvieron.

A las 11:00 llegó al Arsenal el Capitán de aviación Selgas, portador de las instrucciones del Alzamiento. Comunicó que la sublevación comenzaba en África y se produciría sucesivamente en las distintas Regiones Militares en el orden: Navarra, Barcelona, Valencia…

Como se dependía de Valencia es de donde se recibirán las órdenes concretas del Alzamiento.

Entregó el bando que había de leerse para la proclamación del estado de guerra.

El Capitán de Fragata Galán comisionó al Teniente de Navío D. Aquilino Prieto y al Capitán Selgas para difundir estas órdenes a los representantes de Infantería de Marina y Ejército, así como a las organizaciones civiles adictas al levantamiento, recabando nuevamente su adhesión al movimiento.

A las 12:00 horas, en la estación de radio de la Base Naval, se recibió la proclama de Franco, dirigida al Ejército y a la Marina para que se unieran contra la subversión marxista.

El jefe de la estación se presentó al General del Arsenal Camilo Molins y ambos a la Base Naval al Vicealmirante Márquez a darle cuenta, ordenándole que le diera la difusión correspondiente.

A esa misma hora, el Capitán de Fragata Galán, encontrándose a bordo del destructor “Lazaga” captó el radio de Franco, invitando a los Generales de las Regiones Militares y Comandantes de las Zonas Marítimas a unirse al Alzamiento Nacional, leyó el radio a la oficialidad presente y se dirigió a entregárselo al Vicealmirante (que ya había sido informado por el jefe de la estación de radio).

Tras conocerse la noticia, los distintos Comandantes de los buques fueron presentándose al Almirante Márquez, ofreciéndose a sumarse al Alzamiento, pero regresaron a sus puestos profundamente desilusionados, pues la respuesta fría que les hizo, diciéndoles que mantuviesen su confianza en él y regresaran a sus buques y dependencias.

El Vicealmirante Márquez mandó a su jefe de Estado Mayor a entrevistarse con el General Gobernador Militar de la Plaza para que proclamara el estado de guerra, pero éste aconsejó un compás de espera de 4 horas para recibir órdenes de Valencia.

El General Gobernador Militar, ya descrito como amigo del Frente Popular, ya sabía que de los ocho jefes de la División Orgánica de Valencia, cinco permanecerían fieles al Gobierno y él para no significarse se mantendría y obedecería a Valencia, del cual dependía.

La radio a partir de ese momento quedó controlada por los fieles a la República, quedando los afines al Alzamiento marginados de conseguir información sin antes ser manipulada convenientemente.

A las 13:00 se dio orden general de Acuartelamiento, desconociendo el motivo entre el personal de los cuerpos de auxiliares y tropa (ya que la noche anterior había quedado zanjada la huelga general).

En la Plaza de armas se concentraron oficiales armados comentando que Los Alcázares iban a bombardear el Arsenal, y anticipándose los Capitanes de Artillería de la Armada Octavio Sanmartín Domínguez y Amadeo Sánchez Riaza, junto a un Auxiliar del ramo limpiaron 10 ametralladoras AAA de 13,2 y 4 del 25 recibidas hacía poco tiempo, que estaban llenas de grasa y las petrolearon por si tenían que usarlas.

Los oficiales del Cuerpo General tenían gran efervescencia con reuniones en la Plaza de armas.

Mientras tanto en el Arsenal se ordenó que se formaran las columnas para salir a la calle y proclamar el bando, pero una vez formada la tropa se suspendió la orden hasta que el General Gobernador recibiera las órdenes desde Valencia.

El Arsenal fue rodeado por Fuerzas de Asalto.

Al mismo tiempo se ordenaba que el Capitán de Fragata Galán y el Capitán Selgas abandonaran el Arsenal, cosa que no hicieron.

El Capitán de Fragata Galán marchó al “Lazaga”, el Capitán Selgas fue designado junto al Teniente de Navío Guitián para que en avión marcharan a Valencia para traerse la orden escrita urgente de la declaración del estado de guerra.

Hubo entrevistas con la Guardia Civil y Asalto para comprobar su estado en relación con el Alzamiento.

Se cursaron telegramas a Valencia y Murcia dando por hecho que Cartagena se había sublevado, para que se sumaran también.

Se contactó con el Ejército para comunicarles que a las 16:00 horas se declararía el estado de guerra, salvo que volvieran antes de Valencia con la orden por escrito en la mano.

A la par, el pueblo se estaba armando en el Ayuntamiento y en actitud levantisca.

A mediodía, el Auxiliar Felipe Conesa, secretario de Causas en el Juzgado, se presentó en el domicilio del Comandante Diego Baeza Soto, que era juez permanente del Arsenal, muy rojo y amigo del Frente Popular, para informarle de que se podía dar orden de acuartelamiento, que como él iba a estar trabajando ya lo avisaría caso de confirmarse. Cerca de oscurecido lo avisó de que se había dado, indicándole éste que bajaría después de cenar.

Por ese motivo, a las 15:00 se ordenó de nuevo formar a la marinería, la cual arengada por la propaganda marxista en contra de sus oficiales salían de la formación gritos subversivos, los cuales tuvo que calmar el mismo Almirante con una arenga patriótica.

El Gobierno Militar, de acuerdo con el Gobierno marxista, retrasó la proclama hasta las 18:00, luego hasta las 22:00 y luego hasta la madrugada del día siguiente, tiempo que ocupó el Frente Popular para armarse e intrigar con la tropa su insubordinación para que no progresase el golpe.

En la tarde se formó una Compañía con personal de marinería y maestres, como el caso de Pedro Caparrós, al mando del Teniente de Navío D. Fabio Bueno Chereguini y las secciones las mandaban Alféreces de Navío, poniendo en la torre varias ametralladoras.

Esa tarde, el Almirante de la Base Francisco Márquez ordenó a la oficialidad que marchara a sus domicilios y a los embarcados a sus buques.

Sobre las 05:00 de la tarde, el Auxiliar 2º Técnico Joaquín Sánchez Martínez que estaba prestando sus servicios en la Central Telefónica del Arsenal, observó numeroso personal por la plaza de armas y en los alrededores de la comisión inspectora.

Sobre las 08:00 de la tarde aparecieron por su dependencia más personal, entre ellos el Comandante Baeza, el cual se sentó en su puerta y le preguntaba de vez en cuando por las noticias que recibía, así como el Auxiliar de Artillería José Delmas (que luego sería el Ayudante del Teniente de Navío Antonio Ruiz). Al Comandante Baeza le entregaba a escondidas las comunicaciones que se recibían y éste a su vez, a través de la limpiadora de las oficinas de la Comisión Inspectora Rosa Carrillo y del hijo del Maestre Ginés del Taller de Carpintería por la puerta de la Constructora, las hacía llegar al Frente Popular en el Ayuntamiento.

A las 20:00 horas en el cuartel de marinería se formaron dos compañías más, mandadas por los Teniente de Navío D. Juan Sarmiento de Sotomayor una y la otra por D. Gabriel Baró.

El Teniente de Navío José María de la Puerta también estaba implicado en la formación, permaneciendo una hora a pie firme, después permanecieron sentados, hasta las 12:00 de la noche. Un Alférez les arengó diciéndoles que había un levantamiento comunista que el Gobierno mandaba sofocar y así pasaron la noche.

Las tres compañías se distribuyeron la noche de la siguiente forma:

  • Una durmiendo en el cuartel de marinería, vestida y con las armas a mano.
  • Otra en los coyes a la intemperie y en la explanada frente al cuartel.
  • Otra, por secciones, en la explanada frente a la plaza de armas, de pie o sentados.

Cuando el Comandante Baeza entró en el Arsenal, se encontró con el Comandante de Infantería de Marina Felipe Gutiérrez Sierra y junto a otros comentaron las noticias de una posible sublevación de África. En la conversación, el Teniente de Navío Mena, Ayudante del General del Arsenal Molins, les comentó que dos destructores se habían negado a las órdenes del Gobierno a disparar a concentraciones enemigas en Melilla.

Salió Baeza al Bar Excelsior a tomar café, encontrándose al General de Infantería de Marina Rafael Barrionuevo con otros señores comentando las mismas noticias.

Esa noche, el 2º maquinista Ginés Hernández García estaba destinado en la Comisión Inspectora en servicio de guardia, enterándose por un desconocido en la calle que las juventudes socialistas tenían intención de hacer frente a la marinería si salían a la calle.

Por la noche, llegó al Ramo de Artillería el Teniente de Navío Nieto diciendo que se había hecho cargo de un submarino, teniendo que arrestar por exaltados a varios individuos, incluido al 2º maquinista Manuel Gutiérrez.

Se reunieron a comentar las noticias, el Capitán de Artillería Octavio San Martín, el Capitán de Corbeta Pemartí y el Ayudante Mayor Moreno de Guerra y el Alférez de Navío Soharfansen. Pemartí al marcharse les pidió unas granadas de mano para ir a su casa a cenar, situada en la Plaza del Ayuntamiento y que estaba atestada de obreros. El Teniente de Navío Nieto, al irse le dijo al Teniente Coronel Pallarés que le diera noticias con alguna nota si había novedades. Pasaron la noche allí provistos de un fusil, varios cargadores y algunas pistolas.

De vuelta Baeza al Arsenal fue a su destino de la Sala de Justicia, donde se encontraba su secretario, y los dos puesto que estaban las habitaciones contiguas ocupadas, se bajaron unos sillones a la puerta, junto a la verja de la plaza de armas, donde permanecieron hasta la una de la madrugada.

A las 24:00 de la noche se tocó llamada general a las tres compañías, y a los 15 minutos se rompió filas quedando de igual forma.

A las 01:00 de la madrugada, salieron el Comandante Baeza y su secretario al Bar Excelsior a tomar unos cafés antes de que cerraran las puertas del Arsenal. De vuelta volvieron a los sillones de antes, viendo amarar sobre las 05:00 un hidro, según parece procedente de San Javier que traía un Delegado del Gobierno el Capitán de Fragata Fernando Navarro Fontela, acompañándole Manuel Pasquín al despacho del General. A las 05:30 se fueron a sus domicilios a descansar.

A las 03:00 horas de la madrugada del día 19 se observaron camionetas de guardias de asalto apostadas en las cercanías del Arsenal y próximas a la constructora naval, por este motivo se formó de nuevo a la tropa desplegándola en sitios estratégicos, cesando la alarma sobre las 04:00 con la retirada de las fuerzas de asalto.

A las 04:00 de la madrugada se vuelven a movilizar distribuyéndolas como sigue:

  • Una compañía al oeste de la constructora naval.
  • Otra sobre el rastrillo que cierra la Plaza de armas.
  • Otra sobre el cuartel, que a los 20 minutos se ordenó ir al cuartel.

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA.-

El Grupo se encontraba con mucho personal disfrutando de permiso y con el refuerzo de las guardias por la huelga y la de Capitanía, poco armamento y tan solo dos ametralladoras y cuatro fusiles ametralladores.

A las 6 de la mañana, entró el Capitán de Miguel a la cocina para pedirle al Auxiliar Agustín Aparicio que quemara unos papeles que llevaba consigo que le comprometían, como así hicieron. A las pocas horas de la mañana, el Auxiliar Adolfo García Mateo le acusó de pasar información al Capitán.

El Capitán Marciano Gutiérrez se entera al levantarse de que el Ejército de África se había sublevado.

El Auxiliar de 1ª D. José Paredes Zaplana estaba encargado de la compañía de músicos y secretario administrativo del capitán ayudante.

El Auxiliar D. Vicente Albiol Estape estaba de guardia de prevención.

El Ayudante auxiliar de 2ª D. Fulgencio Martínez Zapata estaba destinado en la compañía de guardias de arsenales.

El Ayudante auxiliar de 1ª D. Felipe Conesa Pujol estaba agregado al juzgado permanente de la Base como secretario de Causas.

El 1º Ayudante Auxiliar de 1º Francisco Ruiz Gutiérrez estaba destinado en el negociado de créditos de intendencia de Cartagena.

El Ayudante Auxiliar Fulgencio Martínez Zapata y los Cabos José Nicolich Lorente, Joaquín Martínez Lorente (cabo furriel y cocina), Diego Cayuela Moreno y Guillermo de Juan Ruiz estaban destinados en la compañía de Guardia de Arsenales.

El Cabo José Muñoz Garrido estaba en la Algameca.

El Cabo Gregorio Calleja González era secretario de causas del juzgado permanente de Marina. El día anterior por la tarde, al salir de la oficina, había visto mucha gente armada por la calle y dando gritos, hasta la estación del ferrocarril, presentándose en el cuartel dio parte al Teniente Coronel Ariza.

El Cabo Antonio Martínez Parra estaba destinado en la habilitación de la Unidad.

los Cabos José Aroca Belmonte, Pedro Burruezo García y Enrique Aguirre Conesa, y los soldados Francisco Martí Martínez, Ildefonso González Martínez, José González Rosique, Pedro Rodríguez López, Juan Ruiz Parra y Eloy Miñana Ortíz se encontraban en Cartagena sin intervenir.

El Cabo Ramón García Bayona estaba destacado en el depósito de petróleo de Cartagena, el Cabo Antonio Martínez Parra estaba destinado como auxiliar en habilitación, el soldado Amadeo Deu Ferrer estaba destacado en la Algameca y el Cabo Mariano Egea Rojo estaba de guardia en la puerta principal.

El soldado Silviano Ortega Sáez estaba en el cuartel de ranchero.

El soldado Leandro Bermúdez Bernal era gastador en el cuartel y destinado en las oficinas.

El soldado José Martínez Julián estaba ingresado en el hospital de Cartagena, ascendiendo a Cabo allí antes del alta.

El soldado Julián Casado Martínez era corneta en el cuartel.

El soldado Antonio Nieto Carrillo estaba de telefonista en la centralita de los polvorines de la Algameca Grande.

El Soldado Pedro Jara Botía era asistente del Coronel de Infantería de Marina Sánchez Ocaña y se encontraba de permiso en su casa de Alquerías. Cuando vuelve a la Unidad lo fue del Teniente Coronel Ariza y acaba como ordenanza de caballos del Comandante Baeza el día 25 de julio.

Sobre las 08:00/09:00 el Capitán Balibrea se entera por la radio de la sala de banderas de que en España existía un levantamiento militar, no creyendo que la Unidad tuviera nada que ver en todo el asunto puesto que 120 PAX nada podrían hacer en contra de un Regimiento de Artillería y otro de Infantería.

El capitán Vicente Trigo Santodomingo era el capitán ayudante de la Unidad, enterado del golpe a través del Capitán Carlos de Miguel, en la mañana salió junto al Comandante Carlos Coll Blanca a recorrer los distintos puestos de seguridad establecidos por la huelga y precisamente el del matadero. Al finalizar el recorrido se acercaron a Capitanía a dar novedades, donde le dijeron que se había levantado el acuartelamiento. Fueron al cuartel a comunicarlo, pero al cabo de un rato les dijeron que todo seguía igual.

El Estado Mayor da permiso al Auxiliar Ayudante Mayor D. Marzal para marchar a Madrid, pero el Teniente Coronel se lo niega y le obliga a entrar de guardia como oficial ese día (durante la misma ve preocupación en la oficialidad entre Capitanes del Regimiento nº 34 y cuchicheos entre ellos). Según menciona él en su declaración, todos los oficiales del cuerpo general quedaron en la noche reunidos en la sala de banderas a la espera de que hacían otros cuerpos con respecto a unirse o no. Sobre la 1 o 2 de la madrugada constatando que no se unían, se marcharon a descansar.

El Ayudante Auxiliar de 2ª D. Antonio Pozo Borrajo estaba de servicio en el polvorín del Espalmador, antes de entrar de guardia observó que la oficialidad se reunía secretamente y separada de los Capitanes Gutiérrez y Balibrea. En el espalmador también se encontraba el soldado Gabriel Bastida Sánchez.

Este Ayudante habla con el Capitán Balibrea que los Auxiliares tenían claro su lealtad a la República y que no dejarían que los engañasen los jefes.

El Ayudante Auxiliar de 2ª D. Silvestre Solano Gálvez, se encontraba de guardia en los polvorines de la Algameca, donde se presentó el Ayudante del jefe de la base a detener al jefe del mismo D. José Arroyo.

Por la radio, el Gobierno considera facciosas a las fuerzas que salieran a la calle y declarasen el estado de guerra.

Los soldados Juan Torres Gil, Fulgencio Martínez Martínez, y José Aparicio Bastida,  todos pertenecientes a la 2ª compañía, se encontraban de guardia en Capitanía y vieron como el TCOL Ariza entraba y salía del edificio, así como del Comandante Baeza más tarde, diciéndoles el Cabo de guardia que iba a ser su jefe en unos días.

El Comandante D. Diego Baeza Soto estuvo en contacto permanente con elementos dirigentes del Frente Popular que suponían iba a producirse un levantamiento, para cuyo fin las tropas estaban acuarteladas.

Como era juez y no se fiaban de él, quiso acuartelarse en el Arsenal, estando en contacto permanente con la Alcaldía, contando con los Auxiliares de Infantería de Marina del Grupo y guardias de arsenales, auxiliares de máquinas y artilleros del arsenal, sirviéndole de enlace entre las clases del Arsenal.

Tacha de filiación fascista a los Soldados Abelardo Valenciano, Eduardo Morales, José Pérez Orcajados, Salvador Martínez, Pedro Miralles, Juan Gómez Manzano, Agustín Carlos Roca, Cesar Campos y Manuel Millar.

El Coronel Sánchez Ocaña visita el Cuartel, siendo acompañado desde la puerta hasta el despacho del Teniente Coronel por el Capitán D. Marciano Gutiérrez, reuniéndose con varios jefes y oficiales.

Cuando se marcha, el maestro armero D. Gregorio Conesa oye que se despide: “ya te he puesto en antecedentes de cuanto hay, supongo que lo harás bien, a ver qué tal lo haces”.

Un hermano del Capitán De Miguel (destinado en el Regimiento de Infantería nº 34) paso un par de veces por el cuartel para hablar con él, pasan a la sala de banderas, toman una cerveza, charlan y se marcha.

A las 12:00, en el turno de comida, el Ayudante Auxiliar de 1ª D. Gregorio Conesa Ros, fue al Ayuntamiento a dar cuenta de lo sucedido en el cuartel esa mañana, reuniéndose después con el Comandante Baeza y no volviendo por haber tocado marcha.

A mediodía, al soldado Francisco Saura Gil le sorprendió ver dos ametralladoras emplazadas en el vestíbulo de la puerta principal del cuartel, las cuales había visto colocar el soldado nombrado de retén Ginés Munuera Murcia frente a banderas con dirección a la calle.

Por la tarde, poco después del mediodía, llegó un camión del Arsenal, conducido por el Teniente D. Fernando Ruiz de Valdivia (con bandolera y pistola) recogió al Capitán De Miguel y se marcharon, volviendo al poco, dejó al Capitán y se marchó.

El Auxiliar D. Rafael Vela va al Ayuntamiento a dar cuenta de los hechos del cuartel.

El retén de la Unidad estaba al mando del teniente D. Gerardo Fraile, quien a las 6 de la tarde lo formó con armas en el patio, estando en el mismo el cabo Agustín Cano Martínez (secretario de causas en el juzgado permanente) y el soldado Ginés Munuera Murcia, les comunicó que iban a seguir haciendo los mismos retenes que en días pasados, es decir en el garaje Ford, telégrafos, etc. Se colocaron el morral y manta, repartiendo armamento y municiones, cargando una camioneta con colchonetas y demás menaje conducido por el Cabo José Quesada Hernández, observándolo todo el Comandante D. José M.ª Rodríguez Patudo de la Rosa con la pistola en la mano mientras se formaba.

Los Cabos Pedro Madrid López (considerado como muy rojo y a las órdenes de elementos del Frente Popular en el Ayuntamiento) y Antonio Martínez Parra lo observaron todo, y el primero le recriminó al Cabo Quesada que no hubiera preguntado donde iban.

Una vez dispuestos para salir se ordenó romper filas pero dejar todo preparado y que se mantuvieran por el patio, y cuando cayó la noche pasaron a los alojamientos.

El Ayudante auxiliar 1º de 1ª D. Manuel Gómez Gómez, estaba destinado en el almacén de vestuarios y sala de armas, a petición del Capitán D. Vicente Trigo Santodomingo, le ordenó al Cabo Madrid emplazar dos ametralladoras a la entrada del cuartel, revisándolas y municionándolas con 3 o 4 cajas de cargadores cada una de ellas, estaban en perfectas condiciones no viendo nada anormal en ellas, permaneciendo con ellas hasta media mañana haciéndole entrega de la misma al Cabo Manuel Vera.

Oyó que los percutores se los había quitado el armero D. José Martínez pero en su guardia no fue.

Los Cabos que estuvieron haciendo el servicio con las ametralladoras fueron: Antonio Meroño Victoria, Mariano Egea Rojo, Manuel Vera Martínez y el Auxiliar encargado era Adolfo García Mateo.

El Auxiliar D. Manuel Gómez ordenó a los Cabos que cuando el retén esté descansando se les quitara a las ametralladoras alguna pieza para que no funcionaran si ellos no estaban presentes, así mismo, le ordenó al Cabo Egea que si salían a la calle, en la puerta del Hospital se rompiera filas y se reunieran en la puerta del Ayuntamiento.

El Cabo D. José Pascual recogió también los cargadores de las pistolas.

Cuando estaba cenando el Cabo Madrid, el Soldado Miralles le gritó desde el patio que bajara y se hiciera cargo de una ametralladora porque el Cabo Requena tenía que marchar a un encargo del Teniente Coronel.

Su Capitán le autorizó que acabara de cenar antes, pero a los 15 minutos el Soldado Alfonso Manzano le dijo que ya no hacía falta.

Al momento, otro Soldado le dijo que lo llamaba el Teniente Coronel, presentándose a éste, el Teniente Coronel lo amenazó con pegarle un tiro si seguía pinchándole a los compañeros con desobedecer una orden, que se obedecían las suyas y las del Almirante.

Por la noche, sin poder dormir se lo contó al Ayudante Auxiliar D. Vicente Albiol Estape quien lo tranquilizó.

El Auxiliar Mayor Blas Marzal estaba de guardia en la Unidad, y constató sobre la una de la madrugada que las otras Unidades de Cartagena no se habían sublevado, marchándose todos los oficiales a descansar en el cuartel por estar acuartelados.

Una vez la tropa en las naves disponiéndose a descansar, el Auxiliar de la 2ª Compañía José Espín Barbero trasladó a varios a dormir a la 1ª compañía porque iban a dormir allí unos 30 guardias civiles.

Esa noche, el Capitán De Miguel recibe varias cartas que le llevan asistentes de paisano del Regimiento nº 34, procedentes de su hermano, quien los mantenía informados de la sublevación en África, quedando pendientes toda la noche.

También esa noche duerme en el cuartel el Capitán D. Antonio Luque porque se encontraba más seguro ahí que en su casa de Santa Lucía.

El auxiliar Ayudante de 2ª Agustín Aparicio Martínez, estaba destinado en víveres y encargado de la cocina de la Unidad, en esa noche recibe la visita del Capitán De Miguel, quien habla con el de la sublevación de África y queda éste a sus órdenes.

La tropa durmió esa noche con el correaje puesto y el fusil cerca.

COMANDANCIA MILITAR DE CARTAGENA

Al llegar por la mañana el TCOL Billón al destino el General le comunicó que se había producido un levantamiento acaudillado por el General Franco y por su ayudante el Comandante Carlos Oliver, y que el motivo de reforzar la Comandancia la noche anterior era porque había recibido una confidencia que le aseguraban que lo iban a asesinar, por eso subió a las habitaciones superiores y se encerró toda la noche, quedando en vela todo el personal vigilante.

Conforme avanzaba la mañana, se fueron precisando más detalles del alzamiento, se presentaron en la Comandancia el Coronel del Regimiento Sevilla nº 34 García Díaz, el TCOL del Regimiento de Artillería de Costa nº 3 Brandaris de la Cuesta y otros jefes y oficiales.

Se comenzó a decir que la Base de Hidros de San Javier se había sublevado y que tenían prisioneros a un Contraalmirante y a un Diputado en Cortes, que habrían llegado de Madrid por órdenes del Gobierno.

Con todas esas noticias el General dio órdenes al TCOL Billón de que se entrevistara con el Almirante jefe de la Base Naval para que explicase la situación de San Javier.

Se presentó en el edificio de Capitanía General y cuando le expuso el motivo de su visita al Jefe de E.M. Capitán de Navío Ramón María Gómez, subieron juntos al despacho del Almirante Márquez, ante el cual le repitió el encargo.

El Almirante le confirmó que esas dos personas estaban en San Javier pero en completa libertad y que la Base no se había levantado.

Estando aún en el despacho, el Almirante recibió un telegrama radio de un destructor diciéndole más o menos que enterado de la proclama del General Franco se sumaba a él, fondeaba en Melilla y en adelante solo recibiría órdenes del Almirante.

Estando todos los presentes de acuerdo, el Almirante dio cuenta de ello por teléfono al Ministro de Marina, quien le contestó que no hiciera caso al radio pues seguramente sería falso, quedando todos obedientes al Gobierno.

A la vuelta a la Comandancia Militar, dio cuenta de lo sucedido al General, quien comenzó a obrar por su cuenta sin dar detalles a nadie.

Al correr de las horas se iban sucediendo los hechos con una rapidez vertiginosa, llegando noticias contradictorias de todas partes.

Al poco tiempo se presentaron en la Comandancia el Almirante Márquez y el Capitán de Navío Gámez, reuniéndose con el General en privado.

A todo esto, en la calle las turbas habían empezado a cometer pequeños desmanes, formando grupos comentando las noticias, en los cuarteles los oficiales de ideología izquierdista soliviantaban a la tropa, distinguiéndose entre ellos el TCOL de infantería Romagosa, Comandante de artillería Julián Orcajo y el Capitán de infantería Alberto Calderón.

Sobre las 14:00, el General Toribio llamó al Almirante Francisco Márquez diciéndole que Marcelino Galán y Francisco Pemartí estaban levantando a los jefes y oficiales en contra del Gobierno, que los echara del Arsenal, contestándole que enseguida se lo ordenaba al General del Arsenal Camilo Molins para que ejecutara la orden.

Éste envió a buscarlos a los Tenientes de Navío Fabio Bueno y Juan Sarmiento, que al encontrarlos se lo contaron y se escondieron en el “Lazaga”, volviendo a la presencia del General diciéndole que no los habían encontrado.

A primera hora de la tarde un gran número de personas habían penetrado en el Ayuntamiento y solicitaban a grandes gritos que se les entregase armas, influidos por los cabecillas de sus organizaciones.

El TCOL Romagosa se personó en la Comandancia apoyando la petición del pueblo en el Ayuntamiento para armarse.

El General mandó al TCOL Billón al Ayuntamiento a intentar solventar la situación, cuando llegó allí se le había adelantado el TCOL Romagosa para incitar a la chusma para que no se le hiciera caso, se entrevistó entonces con el Alcalde Cesar Serrano y a los concejales completamente abatidos y sin autoridad de ninguna clase, y en vista de que ninguno de ellos le podía servir para nada, salió a las escaleras principales donde estaba la multitud aglomerada y les dirigió la palabra de que debieran deponer su actitud renunciando a que se les entregaran las armas, cosa que consiguió y la multitud se fue disolviendo pacíficamente.

El TCOL Romagosa al ver lo que sucedía regresó apresuradamente a la Comandancia, llamó al jefe de la guardia interior y le dio orden para detener al General Toribio diciéndole que desde ese momento asumía él el mando.

Al no hacerle caso el oficial de guardia, marchó a su Regimiento donde repitió la pretensión de hacerse cargo del Regimiento, pero el Coronel Lázaro García ordenó que lo encerraran en un calabozo, dando parte por escrito al Comandante Militar de lo ocurrido.

Llegadas las 20:00, llamó el General Toribio al Almirante Francisco Márquez diciéndole que de la Base de San Javier se habían escapado dos marineros dando la voz de alarma de que efectivamente la Base estaba sublevada y que tenían secuestrado al General Fontela.

El Almirante Márquez llamó al Jefe de la Base de San Javier preguntando si era cierto y le contestaron que no era cierto que fueran marineros, que igual algún Auxiliar se había ausentado, pero que no había nadie secuestrado.

El General Toribio no conforme con la respuesta y ante la certeza de la sublevación, dio orden de que el General Frontela hablara directamente con el Ministerio de Marina.

El Almirante Márquez volvió a llamar a San Javier pidiendo hablar con el General Frontela para pedirle explicaciones si era verdad lo del alzamiento y que hablara de inmediato con el General Toribio y con el Ministerio de Marina para dar novedades. Le contestó que con el General Toribio hablaría, pero con Madrid estaban las comunicaciones cortadas por socialistas y comunistas.

El jefe de la Base de San Javier se puso al habla con el General Toribio, pero éste le contestó que no era con él con quien quería hablar sino con el General Frontela. Cuando se puso Frontela le preguntó que como se encontraba allí, contestándole que “dando órdenes del Ministro”, el General Toribio le replicó que el Ministro no tenía noticias suyas desde las dos de la tarde, respondiendo que había estado en el campo de aviación y que los comunistas habían cortado el hilo telefónico con Madrid.

El General Toribio se colmó y le dijo que por orden del Ministro fuera a su despacho de inmediato a hablar con él directamente, replicándole que desde las 13:30 los comunistas tenían tomadas las carreteras, quedando el General Toribio que le mandaría un automóvil con su Jefe de Estado Mayor para que fuera su escolta.

Al tiempo se vuelve a llamar a San Javier preguntando por la tardanza, contestando que habían salido a las 11:00 de la noche, acompañado por el Capitán de Fragata Fernando Navarro por carreteras diferentes por seguridad.

Seguía pasando el tiempo sin noticias y el General Toribio llamó al Almirante Márquez diciéndole que si a las 05:30 de la madrugada no aparecía Navarro en su despacho ordenaba tomar la Base de San Javier y el Arsenal, porque tenía autoridad para ello.

El Almirante Márquez volvió a llamar a San Javier contándole el ultimátum del General Toribio, quedando que a esa hora aparecerían en el Arsenal con un Hidro.

El Jefe de San Javier (Rocha) llamó por teléfono a Rafael Guitián contándole que no tenía más remedio que mandar a Navarro en un Hidro al Arsenal, que se pusiera en contacto con Pemartí que ya tenía instrucciones al respecto, pues no podía contar nada de lo que sabía.

Al no encontrar a Pemartí se puso en contacto con Francisco Moreno Guerra explicándole que había que retener a Navarro al llegar como fuera. Éste llamó al “Kanguro” para avisarle que tenía que recoger a Navarro a las 05:30 de la madrugada del hidro y encerrarlo en un camarote para hacerlo desaparecer. Contestándole que no tenía una cosa así y que estaba muy vigilado.

Moreno Guerra fue entonces a la Inspección de Máquinas donde estaba durmiendo el Comandante maquinista Antonio Guerra Caravaca, al que le ordenó que desalojara la dependencia porque iba a meter a uno allí, arrancando el cable del teléfono de la pared para que no tuviera comunicación (eran las 4 de la madrugada).

Desde San Javier ll aman al Almirante Márquez diciéndole que sobre la Base había 7 u 8 aparatos de Los Alcázares volando, que si no los quitaban no podía mandar el Hidro.

Llamó el General Toribio a Los Alcázares contestándole que obedecían órdenes de Madrid directamente, que a él no le obedecían.

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº 3.-

El 18 de julio se dio orden en la Unidad de acuartelamiento, no extrañando a nadie porque en días previos había pasado lo de la huelga general. De servicio de guardia se encontraba el Teniente Ambrosio Mena Ferrer, el cual en un momento determinado cerró las puertas del cuartel al conocer que camionetas con gente armada se dirigían hacia la zona, una vez que pasaron de largo, las volvió a abrir y disolvió a grupos de tropa que se habían concentrado en torno de la misma.

El Teniente Guillermo Conesa Aparicio entró de servicio de retén en la Unidad, redoblando los servicios al saberse lo de la sublevación, al día siguiente marchó a su casa a descansar unas horas.

El Teniente Benito Pico Jorquera estaba destinado en su Batería, donde recibió la orden de trasladarse a Cabo Negrete, y al día siguiente a la de Atalayón, donde permaneció arrestado hasta el 3 de agosto.

En la Batería de Cabo Negrete estaba destinado el Alférez Bernardo Fernández Marín, procedentes días anteriores del Regimiento de Artillería de Costa nº 4 de Mahón.

El Brigada Santos Benítez Gómez estaba destinado en la Batería de Cabo Negrete.

El Brigada Antonio Noguera Gualda y el Sargento José Toro Ros estaban destinados en la Batería de la Chapa.

El Brigada Juan Trejo Fernández estaba destinado en la Batería de Podaderas.

El Brigada Francisco García Mora estaba a cargo del almacén de vestuarios de la Unidad.

Los Brigadas Antonio Pacheco Alcedo y José Gómez Hernández desarrollaban servicios burocráticos y servicios de guarnición (guardias, semanas y retenes) en la Unidad.

El Brigada Ricardo Cuevas Soriano y el Sargento Sebastián Herrero Bermejo estaban destinados en la Batería denominada Cenizas, que mandaba el Capitán José Cifuentes del Rey.

El Brigada Pedro Macías Lara estaba destinado en la 16º Batería pie a tierra que mandaba el Capitán Antonio Rubio Flores.

El Brigada Pedro Pozuelo Higüero estaba destinado en la Batería Loma Larga, que estaba en trabajos de artillado, siendo ajeno a la sublevación.

Los Sargentos Jesús Martínez Conesa y Florentino Fuentes Blas prestaban servicios en las oficinas del Parque, hasta que por desconfianza los mandan al reflector/proyector de la Algameca.

El Sargento Antonio Martínez Conesa estaba de retén en el Parque.

El Sargento José Vázquez García estaba destinado en el botiquín de la Unidad. En los primeros días del alzamiento, junto con el Cabo Juan Castellón quiso asesinar a los Tenientes Emilio Hernández y Agustín Entero, impidiéndolo el oficial de guardia.

El Sargento Antonio Moya Valenzuela estaba de servicio de semana en el frente izquierdo, que se habilitó posteriormente como prisión de jefes y oficiales del Ejército y de la Marina, dándose de baja por unos días al no querer estar involucrado en ningún asesinato.

El Sargento Santos Frontela Bermejo es destituido de su puesto de contabilidad y documentación de oficiales por estar en la Compañía del Capitán Domingo Blanco Cruz, que aunque retirado seguía trabajando y era conocido derechista, mandándolo a la Batería de Santa Ana Casamentada, volviendo a su puesto posteriormente una vez asesinaron al mencionado Capitán.

El Sargento Ramón García Pérez estaba destinado en la Batería AAA de Conejos, con el Teniente Luis Alcantud quien le contó lo del movimiento rojo en Cartagena.

El Sargento Juan Antonio Marcos Ortíz era jefe del almacén de vestuarios de la Unidad.

El Sargento Antonio Carrillo Torrecillas estaba destinado en la Batería de El Roldán.

El Brigada Manuel Lozano Marín y el Sargento José Cuesta Herrera estaban destinados en la Batería Aguilones, éste último de servicio de semana. La Batería la mandaba el Capitán Alberto Meca Montilla, que a los pocos días es relevado del destacamento, quedándose el Brigada al mando hasta que se viera la causa por conspiración.

El Sargento Francisco García Baños estaba destinado en la Batería de el Jorel.

El Sargento Valentín López Molino estaba destinado en la cartería de la Unidad.

El Sargento Pedro Madrid García estaba destinado en la oficina S-1 de la Unidad.

El Sargento José Gómez Cases era escribiente en la Mayoría de la Unidad.

El Sargento Juan Caparrós Martínez estaba destinado en el garaje del Regimiento a las órdenes del Teniente Alejandro Delgado, llevando además el control de municiones y materiales.

El Sargento Feliciano Galache Sevillano fue uno de los que se armaron para vigilar a la oficialidad por si alguno se sumaba al alzamiento.

El Sargento Paulino Benito Miguel estaba destinado en la Batería AAA de Sierra Gorda, ascendiendo en ella sin salir a frentes a los empleos de Brigada y Teniente. Estuvo perseguido unos meses por los Sargentos marxistas del Parque como lo eran Aldaz, Maxegosa, Torrano, Terme, Hellín, García Culebra y Eulalio Matías.

Uno de los acuartelados por la tarde es el Sargento Máximo Andrés Vicente

Los que estaban a favor del Alzamiento, no por los canales de la ponencia, sino por noticias de radio es por donde se enteraron del movimiento en África y la partida de parte de la Escuadra que estaba en puerto.

Una vez presentado el Capitán Espá en la Unidad, tras una alarma en la población sin saber exactamente el motivo, se puso en contacto con el Capitán Antonio Lombarte, el cual le dijo la imposibilidad de echar las fuerzas a la calle, contándole lo del desembarco de tropas africanas en Algeciras y quedando expectantes esa noche.

El Teniente Alejandro Delgado Tapia se encontraba de jefe del taller de autos por ausencia por enfermo del Capitán.  En los primeros días del Alzamiento no fue arrestado por impedirlo el Maestro de Taller que lo avaló antes los comités, y al desaparecer el Taller de autos por ser absorbido por la fábrica de cartuchería, pasó como inspector del economato, permaneciendo así hasta septiembre del 37 que fue declarado Disponible Gubernativo por sus ideas.

A las 18:00 horas, bajaba por la Calle de San Diego el Brigada Vicente Olmedilla Saiz acercándosele un ordenanza del Parque informándole que debían presentarse en la Unidad todos los Suboficiales del Frente Izquierdo, cosa que hizo inmediatamente, quedando todos acuartelados, hasta que a la 01:30 de la madrugada aproximadamente les ordenaron coger mosquetones para defender el Parque caso de ser necesario, siendo distribuidos en todas las ventanas y puestos estratégicos. A la hora de estar en las posiciones mandaron ir a descansar cada uno al sitio que más le acomodara, haciéndolo junto al Alférez Ángel Delgado al cuarto de la Batería donde pasaron la noche.

Otro de los que se armó con mosquetón fue el Sargento José Torrano Sánchez, persona que formaba parte del partido comunista y que desde febrero hacía propaganda en favor de la izquierda, actuando como enlace con el partido, y lo hizo con el pensamiento de disparar contra aquel oficial que allí se sublevara.

Todo el personal del Cuerpo de Auxiliares Subalternos Especialistas (C.A.S.E.), quedó en sus puestos, por un lado porque la mayoría eran afines a las ideas republicanas y por otro porque nadie les informó ni contó con ellos. Tales como: Francisco Alcantud Cano (tornero), Gregorio Jover López (armero), José Lázaro Pacheco (ajustador), Emilio Leal Pérez (ajustador), José López Bernal (electricista), Diego Aulló Riquelme (mecánico de autos), Jacinto Arias Andreu (guarnicionero), Antonio Avilés Moreno (automovilista), José Avilés Moreno (electricista), Salustiano Baeza Martínez (ajustador), Basilio Ballesta Campos (ajustador), Juan Ballesta Castaño (mecánico autos), Marcelino Ballesta Sánchez (ajustador), Antonio Baena Martínez (ajustador) y José Carrillo Sáez (artificiero).

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERO DE MURCIA.-

El Sargento Antonio Martínez Pallares estaba destinado en el Regimiento, pero agregado a la Caja de reclutas de Murcia.

El Capitán Macario García Monet se encontraba convaleciente en su domicilio aquejado de Tifus, pero aun así, se presentó en la Unidad para unirse a los compañeros.

REGIMIENTO DE INFANTERÍA SEVILLA Nº 34.-

En este año se había cambiado la numeración del antiguo Regimiento de Infantería Sevilla nº 33 al de Regimiento de Infantería Sevilla nº 34 (y tras el fracaso de la sublevación es disuelto hasta que el 1 de octubre de 1939 se vuelve a crear con la misma nomenclatura).

El Comandante José Balibrea Vera conoció el alzamiento militar sobre las 12:00, quedando acuarteladas todas las tropas.

Ese día estaba de guardia de prevención el Teniente de infantería Andrés Vivo del Toro, cuando se entera del Alzamiento a través del padre de un Soldado. Le ordenó a sus Cabos que no dejaran aproximarse a nadie a las inmediaciones del cuartel y que extremaran la vigilancia comunicándole cualquier cosa extraña que observaran.

Sobre las 10:00 comenzaron a moverse los cabecillas rojos. El Maestro armero y el guarnicionero, significados socialistas, le pidieron permiso para ir a buscar al Capitán de infantería Calderón, significado republicano, el cual aparece al poco rato y se erige en el confidente del Coronel, siendo él el que manda en la sombra y da las órdenes.

Al no poder moverse el teniente Vivo del cuerpo de guardia solo le llegan rumores de que se había sublevado el Arsenal. El Capitán De Miguel, significado derechista,  es llamado por teléfono en varias ocasiones siendo vigilado muy de cerca por el Capitán Calderón quien se interesaba quien lo llamaba y desde donde. También el mencionado Capitán Calderón recibió numerosas llamadas desde el Ayuntamiento y otros elementos del Frente Popular.

A las 4 de la tarde, lo llama el Cabo de la guardia de la Comandancia Militar, informándole que se había presentado el TCOL de infantería Romagosa ordenándole que detuviera al General Cabrera porque era un faccioso, preguntándole que hacía al respecto, le ordenó que no obedeciera y esperara nuevas órdenes.

Al salir de la cabina se lo comunicó a los Capitanes Meca y Calderón que desempeñaban las funciones de cuartel para que se lo comunicaran al Coronel, diciéndolo asimismo en la sala de banderas.

Al poco tiempo, entró el TCOL Romagosa en el cuartel tratando de sublevar a la fuerza que se encontraba en el patio oyendo las noticias, apareciendo en ese momento el Coronel rodeado de varios oficiales y le ordenó al Teniente de guardia detenerlo.

El Teniente Vivo lo agarró por detrás a la vez que el Capitán Meca le quitaba la pistola, pero dado que el citado TCOL era muy grueso y que el Teniente Vivo llevaba el sable que le incomodaba, éste último pidió ayuda a gritos, siendo ayudado por otros oficiales a sujetarlo e incluso apuntándole con su misma pistola llamándole “cobarde y canalla”.

El Coronel le ordenó que lo encerrara en un calabozo, guardando la llave en un bolsillo el oficial de guardia, poniendo un centinela con la orden de que abriera fuego si se intentaba escapar o alguien se acercaba.

Se preguntó por el hijo del TCOL encarcelado, Teniente de infantería Gómez Nieto, fueron a buscarlo y cuando llegó lo registraron y lo incomunicaron en la zona de las academias con las mismas precauciones que al padre.

La familia de ellos llegó al rato pero no pudieron ver a ninguno de los dos, confirmándoles que estaban bien ambos, no llegando a penetrar en el recinto del cuartel.

Al rato, se trasladó al padre preso a un Castillo y se dejó en libertad al hijo.

Los oficiales comprometidos con el alzamiento se mueven Perezosamente pero no hacen nada práctico, sin embargo los izquierdistas ganan terreno y se van viendo corrillos aquí y allá de Sargentos, Cabos y Soldados.

Algunos Sargentos rompen las vitrinas donde se guardan las pistolas y se armaron hasta los Cabos.

Ignorando al Coronel y a los comprometidos con el alzamiento les faltaba la figura de un jefe, que se le dice a los comandantes Balibrea y Sánchez Monje los cuales aceptan.

Por la noche el Capitán Verdú da lectura a una alocución del General Cabrera en presencia del Comandante Balibrea y varios oficiales presentes. Tomó la palabra el Comandante Monje diciéndoles a todos que acababan de pasar momentos muy graves, que era preciso que todos fueran a casa a descansar y que la fuerza salga a convivir con el pueblo.

Los soldados ya volvieron de una forma muy diferente a como salieron del cuartel significándole los oficiales muy poco. Se van descubriendo nuevos cabecillas, tales como el Alférez Gassol, Julio Martínez, Sargento Serrano, hasta la música, destacándose un tal Segarra. De entre las Unidades, se destacan las compañías de ametralladoras que estaban en un anexo junto a Infantería de Marina.

BASE AÉREA DE LOS ALCAZARES.-

Desde su jefe hacia abajo eran todos marcadamente marxistas, suprimiendo cualquier acto de alzamiento que hubiere.

AERÓDROMO DE SAN JAVIER.-

La inmensa mayoría de jefes y oficiales del cuerpo general eran adictos al movimiento. Los oficiales subalternos en su mayor parte eran afectos a los marxistas.

A las 05:00 de la madrugada amaró en San Javier un Hidro con el Contraalmirante D. Ramón Fontenla y el Capitán de Fragata D. Fernando Navarro Fontela.

El Contraalmirante Frontela venía con las órdenes de hacerse cargo del mando de la Base y lograr que todos los hidros atacasen a los buques de guerra que opusieran resistencia a las órdenes dadas desde Madrid, y el Capitán de Fragata Navarro hacerse cargo de la dirección de los Acorazados. Ambas personas eran de ideas republicanas y de confianza del Gobierno.

Cuando son detectados en la Base, fueron detenidos a punta de pistola, al Contraalmirante lo metieron violentamente en el local de la radio, hasta que lograron convencerlo para unirse al Alzamiento y lo liberaron, y al Capitán de Fragata lo encierran en las dependencias de la enfermería.

Conocedor el Gobernador Militar de la llegada del Contraalmirante a San Javier lo llamó para que se presentara urgentemente en su despacho, al no presentarse llamó al Almirante del Arsenal amenazándolo que si no se presentaba mandaría fuerzas al aeródromo para que se lo trajeran prisionero, sopesando que se hubiera  sumado  al Alzamiento, tras muchas largas que se le dio,  como que estaba de camino o  que marchaba por caminos secundarios por estar amenazadas las avenidas principales, fue a Cartagena, donde dio cuenta de la situación presenciada en San Javier.

Desde las 08:00 horas se implantó en la Base el régimen del Estado de Guerra, portando toda la oficialidad pistolas y con gran nerviosismo. En un principio el personal subalterno y marinería quedó pasiva y con extrañeza, pero los elementos marxistas empezaron a repartir propaganda y consignas para iniciar actos de desobediencia, siendo repartida entre los cuerpos de oficiales auxiliares y auxiliares la consigna de apoyar a la República y entorpecer en la medida de lo posible el Alzamiento en la Base.

Al conocerse que la Base Naval de Cartagena ni la Base de los Alcázares se habían sumado al levantamiento, el desconcierto fue grande.

Durante la mañana y tarde del día 18, con la excusa de bombardear a las tropas sublevadas en África se quiso salir con los hidros para adherirse al Alzamiento, pero el personal subalterno se mostró reacio a la obediencia y no pudieron despegar.

A las 15:00, salió un Saboya hacia Valencia tripulado por el Teniente de Navío Antonio Guitián Carlos-Roca y el Capitán de aviación Selgas, llegaron a primeras horas de la tarde del 18, lograron entrevistarse con el General González Carrasco, el cual le prometió entregarles la orden del Alzamiento por escrito así como el bando de la declaración del bando de guerra, pero fracasado el alzamiento, fueron arrestados y asesinados.

FUERZAS DE ASALTO Y SEGURIDAD.-

Vigilaban las poblaciones y en las salidas de las mismas, realizaban detención de prisioneros y retén en las prisiones.

Sus fuerzas habían sido reforzadas desde Murcia en los días de la huelga general y se mantenían allí.

FÁBRICA DE PÓLVORAS.-

Todos eran afectos al levantamiento, cuando estalló el mismo los obreros estaban de huelga general de tipo revolucionario.

Quedaron en sus puestos, bien para adherirse al alzamiento o para defenderse con sus medios.

215ª COMANDANCIA DE LA GUARDIA CIVIL DE MURCIA.-

Contaban con un total de 500 efectivos repartidos en 56 puestos.

Como medida preventiva se reunió las compañías en las residencias de sus cabeceras con sus familias.

No se sublevaron por pasividad a que lo hicieran las fuerzas del Ejército en la Capital (cuando más tarde mandaran grupos al frente, se pasaban a los nacionales en su totalidad o la mayoría de ellos, siendo perseguidas sus familias en retaguardia).

En la capital, Falange contaba con multitud de seguidores (unos 800), a quienes se les ordenó que por escuadras mataran a elementos dirigentes de izquierdas, pero la visita a los cuarteles y Guardia Civil se enfriaron los ánimos por su pasividad y no se llegó ni a desarmar a las fuerzas de asalto que compartían cuartel con la Guardia Civil.

Poco a poco, los elementos más destacados de la falange fueron detenidos por muy conocidos y los rojos fueron ganando terreno.

CARABINEROS

Tenían como misión la vigilancia de costas y el resguardo de aduanas del puerto, repartidos todos sus componentes en pequeños destacamentos, se sumaron al levantamiento varios oficiales y poca tropa, siendo vigilados todos sus movimientos por el Capitán D. Alfredo Martínez Baños de ideas rojillas. (Al tiempo fueron detenidos o asesinados, o en algunos casos esperaron la oportunidad de pasarse al otro bando cuando pudieran).

COMANDANCIA DE OBRAS Y FORTIFICACIONES (INGENIEROS) Y EN EL PARQUE DE INTENDENCIA

Todos los jefes y oficiales sufrieron persecuciones y encarcelamientos por sus ideas de derechas.

ESTACIÓN DE RADIOTELEGRAFÍA.-

A las 12:01 la estación de Ceuta llamó a todas las estaciones radiando la alocución del General Franco.

Al no estar presente el jefe de la estación se le localizó por teléfono, se le leyó la transmisión y se le pidió permiso para transmitirla.

A los pocos minutos se personó y habló por teléfono con el Estado Mayor, cosa que al no conseguir fue en persona.

A la media hora regresó ordenando la retransmisión y difusión de la alocución de Franco por orden del Estado Mayor.

A las 14:00 horas se recibió un servicio del “Sánchez Barcaiztegui” en el que se adherían en un todo a Franco, y en lo sucesivo solo recibirían órdenes del Vicealmirante jefe de la Base Naval.

A las 20:00 horas se recibió otro cable del mismo buque diciendo que era MENTIRA.

A las 19:00 horas se ordenó unificar todos los fusiles en un lugar determinado y reuniendo a la marinería se les dijo que todos estaban con la República y la defenderían hasta la muerte.

Durante la noche, el Comandante Baeza, al no tener alojamiento asignado en el Arsenal, se encontraba en las inmediaciones de la central de teléfonos, y todos los radios que entraban, los copiaba y mandaba al Ayuntamiento, a la junta del Frente popular reunida permanentemente, y lo hacía a través del hijo del maestro de carpintería Ginés García y de la señora de la limpieza de la comisión inspectora Rosa Carrillo.

En la madrugada del día 19, de 02:30 a 03:00 la estación estuvo ocupada literalmente por jefes y oficiales del Cuerpo General armados con pistolas en sus correajes.

A las 02:25 se le entregó un Mensaje al jefe de la estación para retransmitir al “Sánchez Barcaiztegui” el cual no quiso retransmitir por saberse que estaba sin Comandante.

Fue llamado por el Estado Mayor y cuando volvió junto a otros oficiales, parecía coaccionado y se radió aquel mensaje.

INTENDENCIA DE MARINA.-

Durante todo el día se preparó el edificio con sacos terreros y el armamento preparado para defenderlo, estando todo su personal en contra del Alzamiento, menos un Capitán que fue arrestado.

HOSPITAL DE MARINA.-

Quedaron todos en la más estricta disciplina y adhesión al Régimen.

BASE DE SUBMARINOS.-

En la noche del día 18 el personal que pernoctó en la Base observó gran nerviosismo entre el personal, culminando con la detención del Teniente de Navío D. Antonio Ruiz González y de tres buzos.

Por la noche, el Capitán de Corbeta D. Manuel Pasquín se personó en el laboratorio del Arsenal para retirar 24 caretas antigás.

A raíz de la detención del Teniente de Navío Ruiz se realizó en los submarinos un recuento de todo el armamento portátil y municiones que había, pidiendo los oficiales las llaves de fuego de los cañones (cosa que hizo por desconfianza).

Quisieron armas estos oficiales a los de su confianza, cosa que tampoco consiguieron.

Se recogieron todas las pistolas que había a bordo y se las guardaron en sus alojamientos.

También realizaron una búsqueda de armas clandestinas entre los buzos, que no encontraron.

Ese día el marinero Fernando García Moreno estaba en la estación de submarinos como repostero de los oficiales maquinistas.

Los marineros Gaspar Costa Paredes y Domingo Sánchez Berlanga también estaban en la base de submarinos no interviniendo.

JEFATURA DE DEFENSAS SUBMARINAS.-

A las 17:30 horas se requisó por su jefe la llave del pañol de armamento.

ESCUELA DE ARMAS SUBMARINAS.-

Por la tarde del día 18 se desalojó un aula donde fueron almacenados más de 30 fusiles y varias cajas de munición.

Por la tarde se montó una sección de guardia distribuida por la Escuela y cerca de la estación de radio.

Sobre la 01:00 se recibió la noticia de que el “Sánchez Barcaiztegui” había apresado a sus jefes y saludaba a la República, hecho que empezó a aclarar las ideas de cuanto ocurría.

TALLER DE TORPEDOS.-

A las 02:50 de la madrugada del día 18 el jefe del Taller llamó a sus oficiales auxiliares que se presentaran en el mismo, que tenían que preparar urgentemente torpedos con cabeza de guerra, porque en Marruecos habían salido unos barcos con personal del Tercio y Peninsulares hacia España y había que echarlos a pique.

A las 08:30 de la mañana ya disponían de un torpedo con equipo de combate cada uno de los submarinos C-1, C-3, C-4, C-6 y B-6, marchando el personal a descansar después de esto.

SUBMARINOS.-

En la mañana del 18 los submarinos C-2, C-5 y B-5 quedaron en puerto, el resto salió con orden de dirigirse al estrecho de Gibraltar a impedir el paso de la Fuerza de África.

Como ya se ha dicho, cada buque llevaba un torpedo de guerra que previamente había sido saboteado para que no hiciese blanco, y tenían pensado tirar al agua el muelle real de las piezas de 76 mm.

La actitud era la de retrasar las órdenes de Madrid a la espera de sumarse al Alzamiento.

Una vez en el mar, la orden se cambió a una vigilancia frente a Melilla, llegando a sus destinos en la mañana del día 19.

TORPEDERO Nº 14.-

A las 14:00 salió rumbo a Algeciras, llegando en la madrugada del día 20.

DESTRUCTOR “ALSEDO”.-

Como en todos los buques, la dotación se encontraba muy trabajada por las izquierdas en el sentido demoledor de la disciplina, odio y descrédito con mentiras y falsedades en contra de sus Jefes y Oficiales.

El día 18 salió para Almería, entrando en la mañana del día 19.

Los radios y tropa interceptaban todo cable que llegaba y se lo chivaban a los cabecillas rojos.

DESTRUCTOR “ALMIRANTE VALDÉS”.-

A las 0:30 del día 18 salió hacia Almería, llegando a las 04:50, su Comandante bajó a tierra y se entrevistó con unas personas y volvió.

A las 07:25 salió rumbo a Melilla, donde llegó a sus inmediaciones sobre las 13:15.

En esos momentos, el destructor “Sánchez Barcaiztegui” estaba dando vueltas cerca y el “Lepanto” más alejado de él.

Hablaron sus Comandantes y decidieron entrar en puerto uno detrás de otro amarrando juntos.

Se personó un Teniente Coronel del Ejército para agradecer que no bombardearan y adherirse al Alzamiento.

Cuando marchó este militar, la dotación quiso poner el barco en marcha pero lo estrelló en el muelle, a esto llegó una bandera del Tercio, subiendo algunos jefes y oficiales por las piedras, se entrevistaron con el Comandante y se fueron.

A las 21:00 entre el práctico del puerto y dos remolcadores pudieron ponerlo a flote de nuevo, la tropa se hizo con el control del barco y arrestaron a toda la oficialidad, dirigiéndose hacia Cartagena donde llegaron a las 17:00 del día 19.

DESTRUCTOR “CHURRUCA”.-

Estando patrullando por las costas de Ceuta desde el día anterior, a las 07:00 del día 18 se le ordenó bombardear Ceuta.

A las 15:00 volvió a puerto preguntando a los jefes del Ejército porqué los transportes de tropas no habían salido aún, contestándoles que por causa de ellos, pues no estaban seguros de su actitud.

Desoyendo las órdenes de Madrid de bombardear la ciudad, convino con las tropas africanas la salida de un convoy con fuerzas para la Península.

A las 22:00 del día 18 salió rumbo a Cádiz acompañando al buque “Ciudad de Algeciras” llegando a las 05:00 del día 19.

DESTRUCTOR “LEPANTO”.-

A las 14:00 del día 18 se le acercaron los destructores “Almirante Valdés” y “Sánchez Barcaztegui”, hablaron sus jefes y continuaron éstos su marcha hacia Melilla.

Se recibió orden desde Madrid de bombardear Melilla, cosa que no se hizo por miedo a la aviación del protectorado como excusa.

DESTRUCTOR “SÁNCHEZ BARCAIZTEGUI”.-

A las 05:00 del día 18 llegó a la altura de Melilla, divisando al Lepanto que había llegado con anterioridad.

A mediodía llegó el “Valdés” y poco después se recibió el radio de Franco incitando al Alzamiento.

Los tres destructores tuvieron conversaciones y a las 16:00 entró en puerto seguido del “Valdés”.

Se conferenció con personal del Tercio y se llamó a Cartagena para indicar que solo seguirían sus órdenes, tal cosa se dijo a la tropa, pero ésta no lo creyó.

Con la llegada de una Brigada del Tercio con la excusa de desfilar ante ellos, se sublevó la dotación, queriendo salir precipitadamente del puerto, así como en el “Valdés” el Comandante quiso estrellar el barco pero la dotación se lo impidió.

Sobre las 19:00 salió del puerto rumbo a Málaga, llegando a primeras horas del día 19.

TOLEDO.-

Se subleva el Coronel Moscardó con la Guardia Civil, se hicieron fuertes en el hospital de Távera y en la fábrica de armas, concentrándose en último recurso en el Alcázar desde el día 22.

El asedio duró desde el 21 de julio al 27 de septiembre

OTROS LUGARES.-

El Comandante de Infantería de Marina Luis Fernández Ortega estaba destinado como auxiliar del negociado de material de la sección de infantería de marina en el Ministerio de Madrid, cuando acudió ese día a su destino encontró todas las puertas del edificio tomadas no por soldados, sino por Auxiliares de distintos Cuerpos de la Armada, todos armados no dejando pasar a nadie salvo a Generales y Jefes de Sección.

El Teniente de Infantería de Marina Vicente Alonso, asumió el mando de todas las tropas de Infantería de Marina del Ministerio, ordenando su acuartelamiento y destacando a la azotea del edificio a los Cabos de Infantería de Marina García Guillamón y Braulio Rodríguez Camacho, con mosquetones y ametralladoras para que en caso de que fueran atacados desde otros edificios poder defenderse.

El Ayudante Auxiliar 1º de Infantería de Marina Luis Serra Fernández estaba destinado en Madrid, Sección de Infantería de Marina en Ciudad Lineal.

El Auxiliar de 1º de Infantería de Marina Juan Maraboto González estaba destinado en el Ministerio de Madrid, Dirección de Deuda y clases pasivas de la Sección de Infantería de Marina, a las órdenes del Capitán de Fragata Juan Bautista Lazaga Gómez. Ese día no le dejaron entrar en el destino, hasta pasados 15 días que pudieron entrar, pero no gestionar ninguna documentación.

El Soldado de Infantería de Marina Esteban Molinero de Inés estaba destinado en el Ministerio, compañía de ordenanzas, se le destinó al servicio de ametralladoras antiaéreas emplazadas en la azotea del edificio, haciendo fuego en varias ocasiones.

El Soldado de Infantería de Marina Fernando Bravo Berrocal estaba destinado en Madrid con permiso en su pueblo.

El Soldado de Infantería de Marina Jesús Souto Cancelo prestaba sus servicios en la estación de radio de Ciudad Lineal en Madrid, dependiente del Ministerio, siendo destinado a Cartagena, de Cabo, en Noviembre de 1936.

El Ayudante Auxiliar de 1º de Infantería de Marina Emilio López Ávila estaba destinado en el colegio de huérfanos de la Armada en Ciudad Lineal de Madrid.

El Oficial 3º Manuel Fando del Rio estaba destinado en la Inspección de Tiro Naval del Ministerio.

El Capitán de Infantería de Marina Francisco García Martín estaba disponible forzoso en Cartagena, de absoluta confianza del Teniente Coronel Ariza, y actuaba como enlace del movimiento.

El Comandante de Infantería de Marina Enrique Ardois Carballo estaba disponible en Madrid, no presentándose en el Ministerio hasta que no se llamó por radio a todos los que estuviesen en esa situación, no haciéndolo hasta el 5 de Agosto, penalizándolo por ello a la situación de disponible gubernativo.

El Comandante de Infantería de Marina Basilio Fuentes Serna estaba disponible forzoso en Albatera (Alicante) y nadie le puso al corriente del Alzamiento. Por la tarde, una vez conocido, se presentó al Comandante Militar de Alicante para ponerse a sus órdenes y unirse al Alzamiento. Pasó la noche junto con todo el Estado Mayor de la Comandancia planeando como y cuando ocupar más convenientemente los centros de las organizaciones sindicales y del Frente Popular, pero no hubo noticias desde Valencia.

El Capitán de Infantería de Marina Antonio Berrocal Martí y los Auxiliares de Infantería de Marina Diego Fuentes Cuadrado, Alfonso Grandas Sedantes, Alfonso Rosique Echenique, Daniel Puyol escudero, Pío Wandosell González, Mariano Martínez Mena y Joaquín Vallejo Zaragoza estaban retirados en Cartagena.

El Capitán de Infantería de Marina Moisés Carmona Clemente y el Ayudante Auxiliar de 2º de Infantería de Marina Luis Nieto Oliver estaban retirados en Madrid.

El Ayudante Auxiliar 2º de Infantería de Marina Antonio Fernández Parra estaba retirado en un pueblo de Valencia.

El Ayudante Auxiliar 2º de Infantería de Marina Miguel San Valero Navarro estaba retirado en San Ginés (Cartagena).

El Ayudante Auxiliar 1º de Infantería de Marina Antonio García Perona estaba retirado en Los Nietos.

El Ayudante Auxiliar de Infantería de Marina Juan Antonio Fernández Parra estaba retirado en su casa del pueblo de “Cortés de Pallás”, organizó el mismo unas milicias locales, proclamándose su Comandante.

El Ayudante Auxiliar 2º de Infantería de Marina Manuel de los Reyes Vallejos estaba retirado en Madrid, presentándose al Regimiento Naval nº1 el 13 de octubre de 1936.

El Ayudante Auxiliar de Infantería de Marina José Ruiz Teruel estaba retirado en Escombreras.

El Ayudante Auxiliar 1º de Infantería de Marina Tomás Martín Godrid estaba retirado en Málaga.

El paisano Francisco García García estaba en su domicilio de Albacete, se puso a las órdenes del Teniente Coronel Jefe de la Guardia Civil de la ciudad para actuar en favor del movimiento. Al perderse Albacete se escondió en casa de unos familiares.

DOMINGO DÍA 19.-

Todo lo acontecido durante el día 18 demuestra que los errores y la indecisión de los mandos implicados en el Alzamiento fue la mejor baza para que los Republicanos marxistas fueran ganando la partida.

BASE NAVAL.-

A las 7 u 8 de la mañana, de las fuerzas que pasaron la noche de servicio, solo quedó una compañía de guardia y el resto rompió filas continuando con las armas.

En el Ramo de Artillería amanece sin que se hubiera declarado el estado de guerra, y en cambio a grandes voces la marinería pedía el arresto de oficiales.

A las 10:00 horas el Teniente de Navío D. Ángel González López, oficial de guardia de la Base de Submarinos, al regresar de su última ronda para entregar el servicio en el relevo, el fogonero Dionisio Marchante Avilés le disparó por la espalda sin mediar palabra cayendo muerto al instante.

Por declaraciones del Cabo de Artillería Jesús Silvela parece ser que los implicados si cruzaron unas palabras amenazantes en el sentido de que el oficial le preguntaba que qué hacía por allí, contestando el fogonero que el oficial era indigno de vivir y que los hombres como él no debieran estar allí, fue entonces cuando el oficial quiso sacar su arma adelantándose el fogonero que le disparó causándole la muerte.

Fuere de una forma o de otra, el fogonero quiso huir del lugar siendo perseguido por varios oficiales entablando un tiroteo, del cual fue el Auxiliar D. José Sotelo Noguera quien consiguió alcanzarle hiriéndolo gravemente, trasladado al hospital murió a los varios días.

Cuando el maestre de marinería Pedro Caparrós marchaba al pañol se oyeron los tiros en el arsenal, y el Teniente de Navío Remigio Giménez ordenó formar de nuevo saliendo fuerzas hacia la Base de submarinos llegando a las naves, subió a las oficinas y a los 10 minutos volvieron al cuartel rompiendo filas, pero se corrió la noticia por el cuartel produciendo un gran escándalo con voces subversivas.

Los Almirantes de la Base acudieron a calmar a la tropa acabando las arengas con un Viva a la República, siendo aclamados con vivas y puño en alto, en señal inequívoca que la situación había llegado a un punto de no retorno.

En Cartagena solo corrió la noticia de que en el Arsenal los oficiales habían matado a un marinero, con la consiguiente indignación del populacho.

En la mañana, en el pañol de contramaestres del Arsenal el maestro de marinería Pedro Caparrós dijo que si se sacaban tropas a la calle, al grito de “Viva la República” dado por el Comandante Baeza, se asesinaría a la oficialidad.

Se dio francos a los que no tuvieran servicio y a gran cantidad de Auxiliares, medida no compartida por los oficiales porque fuera la masa corría el bulo de que en el interior estaban matando a la marinería, además corría el peligro de que a la tropa la acogieran como héroes y volviera con ardor inflamado, quedando de las tres compañías de retén solamente una de ellas.

Por otra parte los oficiales a partir de ese momento no podían salir del cuartel sin ser insultados y agredidos e incluso asesinados en algunos casos.

Fue puesto en libertad el Teniente de Navío Ruiz y nombrado juez del proceso del incidente.

Unas patrullas de marinería entraron en los dormitorios de marinería de la base de submarinos, donde se encontraba Gaspar Costa preguntándoles a todos si estaban con ellos o con los oficiales, pasando directamente a detener a varios oficiales llevándolos detenidos a la Base.

Por la tarde, en un coche, fueron conducidos al “Almirante Lobo”.

El momento que marcó el punto culminante fue a bordo del “José Luis Díez” desde donde pasó al «Ferrándiz”, donde la marinería vitoreaba a la república e incluso dando vivas a Rusia, los oficiales ordenaron formar en toldilla donde su Comandante les dirigió unas breves pero enérgicas palabras si bien hubo algún Auxiliar que se excedió y fue atajado con energía.

Por la radio se había sabido de la sublevación de la marinería en los destructores “Valdés” y “Sánchez Barcaiztegui”, y conocido que el segundo buque tenía prevista la llegada a Cartagena esa misma tarde con la consiguiente amenaza de su personal totalmente amotinado.

Sobre las 17:00 salió el destructor “Ferrándiz” con destino a Valencia, en aparente buen orden de su dotación, formada como es costumbre en la cubierta, la muchedumbre amontonada en el espigón del muelle donde se encontraba el club de regatas comenzó a jalearlos, los oficiales en sus puestos intentaban que la marinería no respondiese, hasta que el mismo Comandante con megáfono en mano saludó al gentío con la gorra en alto.

Coincidió la salida del “Ferrándiz” con la entrada del “Valdés” absolutamente amotinado y dando la imagen más parecida a un barco pirata de película, con una ingente masa de marineros, desarrapados, medio desnudos, con pañuelos rojos al cuello, bandera rojas que se agitaban, gritos estentóreos y una multitud de pequeñas embarcaciones alrededor que les daban la bienvenida. Se le ordenó que no entrara en el Arsenal, quedando fondeado en el puerto para no propagar la rebeldía, pero los cabecillas desembarcaron dirigiéndose al Ayuntamiento entre gritos de gloria y a los prisioneros los llevaron al Arsenal entre insultos y agresiones de la muchedumbre. Ya se estaba preparando el asalto al Arsenal.

Sobre las 22:00 horas, al llegar la hora de acabar la salida de francos, en Cartagena ya se habían cometido una multitud de fechorías, como el asesinato del gitano “Chipe”  simpatizante fascista, asalto de armerías, detenciones, etc.

En las puertas del Arsenal la multitud impedía que entraran los francos incluso de manera violenta,  formando una cadena humana con las manos para que los voluntariamente querían tampoco entraran,  acudieron numerosos dirigentes del Frente Popular agitando más la situación, para evitar que el personal del interior contara con más efectivos y lograran reestablecer la disciplina y la obediencia a sus jefes, difundiendo el engaño de que los oficiales querían matarlos en su interior uno a uno.

Ante esta situación el Contraalmirante Molins acudió y dejó entrar a los dirigentes frentepopulistas para que comprobaran que no había nadie herido ni que existía nada preparado para matar a nadie, lo que calmó un poco a la chusma, pero la derrota estaba servida.

Aprovechando el momento, los Auxiliares y clases dentro del Arsenal se armaron, quedando desde este momento en poder de la chusma.

Por la parte de la Base de Submarinos hubo un intento de asalto por las juventudes socialistas que fue repelido por la infantería de Marina de la guardia de arsenales.

En la noche del día 19, el fogonero Francisco Hernández Martínez vio como los oficiales que estaban reunidos en el comedor tocaban en el piano la marcha real y la estaban cantando, ya con la luz apagada empezaron a disparar desde la habitación contra los centinelas y guardias de asalto que pasaban por las inmediaciones en una camioneta, ante este tiroteo hicieron la pantomima de armar a todos para ver qué había pasado, ya sabiendo que eran ellos mismos.

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA.-

A las 06:00 horas, el capitán De Miguel se presenta en la cocina de la Unidad y le pide al auxiliar D. Agustín Aparicio Martínez que quemara unos papeles comprometedores que traía. Al estar observándolo, a las pocas horas varios auxiliares lo llamaron, y entre ellos Adolfo García Mateo, quien le preguntaron si era confidente del capitán y le contaba lo que hacían los auxiliares, negando este todo.

Al preguntar uno de los Auxiliares que pasó con los guardias civiles que esperaban y no se presentaron se le contestó que habían pasado la noche en el edificio anexo donde estaba ametralladoras.

El Teniente Coronel Ariza fue a Capitanía a ver al jefe de la Base, para que autorizara el sacar tropas a la calle, volviendo con una negativa, a la espera de noticias de Valencia.

Ese día, en Capitanía General entró a montar la guardia el Teniente Gerardo Fraile, el auxiliar D. Saturnino Bocos y los Cabos Agustín Cano Martínez, Pedro García Gómez y Escolástico Llamas Abadía.

Sobre las 11:30/12:00 el jefe del Estado Mayor, Capitán de Navío Ramón María Gómez y Fonsi, llamó al oficial de guardia y le contó que en el arsenal habían asesinado a un teniente de navío, para que extremara la vigilancia de entrada de personal, del mismo modo el oficial de guardia llamó a los cabos y les contó lo sucedido, haciéndoles hincapié en que no lo dejaran solo y que vigilaran al Auxiliar de guardia Sr. Bocos en especial durante la noche. Al rato el jefe de E.M. se pasó por el cuerpo de guardia y reconoció al cabo Agustín Cano por haber estado destinado a sus órdenes en el juzgado, a quien pasó a su despacho y le contó lo sucedido pidiéndole que extremara su vigilancia en que nadie pasara a su despacho.

El Comandante Baeza fue llamado a la alcaldía donde dio cuenta de lo sucedido durante la noche y se le propone que sea el nuevo Jefe del Grupo.

Se presenta al jefe de la Base para que de una forma legal lo nombrara y se le negó, marchándose a su casa.

El Capitán Gutiérrez se entera por los Auxiliares que el Comandante Baeza iba a ser el nuevo jefe del Grupo.

El Capitán D. Vicente Trigo destituye del servicio de ametralladoras al Cabo Madrid que lo tenía nombrado para ese día.

El cabo Diego Cayuela Molero, entra de servicio de las ametralladoras colocadas en la torre del Arsenal a cargo del teniente de navío D. Juan Sarmiento Sotomayor.

Por la mañana, un oficial entró en la sala de banderas para decir que en Artillería y en el 34 habían tocado marcha para la tropa, el capitán de cuartel lo preguntó al Teniente Coronel, éste al Almirante, y no se concedió, quedando acuartelados.

Por la mañana el Teniente Coronel le preguntó al Ayudante Auxiliar D. José Pascual López, conserje de la Unidad y destinado en el Almacén de vestuarios, que de lo que estaba pasando en Marruecos, si hubiere que mover a la tropa, qué harían los Auxiliares, contestándole que todos estarían del lado de la República.

A las 13:00, el oficial de guardia (Ayudante Auxiliar Mayor D. Ángel Pérez) se le acercó al Comandante Coll y al Capitán Balibrea y les contó lo que le había dicho el Ayudante Auxiliar D. José Pascual relativo a que el Gobierno había nombrado al Comandante Baeza como o nuevo jefe del Grupo, y que vendría acompañado por sus Auxiliares.

A mediodía subieron a las compañías los capitanes Ginés Sánchez Balibrea y Marciano Gutiérrez Gutiérrez y el Teniente Freile (pistola en mano) a imponer orden en las mismas dado el grado de nerviosismo que existía.

Por la tarde se observó que estaban puestas las dos ametralladoras en el pasillo que había entre la entrada al cuartel al patio, pues lo había ordenado el Teniente Coronel.

A las 4 de la tarde, se presentó en la compañía de guardia de arsenales el maquinista Gutiérrez llamando al encargado de la misma el Auxiliar José María de la Cotera Martínez para que se hiciera cargo de la compañía, pero no lo hizo porque la tropa quiso que siguiera el capitán al mando. A las 6 de la tarde, el capitán llamó a los Cabos y mandó francos a los que vivían en Cartagena.

Esa tarde, llegaron de la guardia de arsenales el Capitán Bermúdez de Castro y el Teniente Ruiz de Valdivia manifestando que el declarar unilateralmente el estado de guerra era inviable, pues la guardia de arsenales se ponía a favor de la marinería, en artillería se encontraban divididos y en infantería, por los mandos que tenían era difícil contar con ella, sabiendo que habían arrestado al Teniente Coronel Romagosa y que su Coronel a la cabeza era NO afecto.

Sobre las 18:00 horas el personal que estaba de guardia en Capitanía notó que por la calle Mayor hacia la plaza Perfumo venía una aglomeración de gente profiriendo gritos por lo que se tomó las armas y se dispuso el personal en la forma más efectiva. Al frente de dicha multitud venía un capitán maquinista, que se destacó pidiendo hablar con el General, puesto que él era el que había traído al “Almirante Valdés” e intentando entrar, se le dijo al teniente y éste fue a darle parte al General, quien autorizó la entrada a dicho capitán únicamente, se le cacheó a la entrada para ver que no portara armas lo que hizo que la multitud protestara contra el Teniente y el Cabo, pasando solo el capitán, procediendo a despejar de público las inmediaciones del edificio, lo que hizo arreciar los insultos, no deteniendo a nadie por orden del oficial de guardia. Al rato bajó el Capitán marchándose con la chusma.

A las 19:00 no se dejó salir a nadie porque la Base de San Javier se había sublevado.

De 20:00 a 21:00, el Cabo Madrid, de paisano, se dirigió a la Casa del Pueblo, estando cerrada, unos milicianos lo acompañaron al Casino donde contó todo lo ocurrido al directivo Sr. Luis Ivernon, quien lo acompañó a la casa consistorial y se lo relatara al Concejal D. Marcial Morales, preguntándole éste como estaba la guardia por si fueran a la Unidad. Seguidamente dos milicianos lo acompañaron al domicilio del Comandante Baeza para contárselo todo. Después se fue a su casa, se vistió de uniforme para volver al cuartel, pero el Auxiliar D. Vicente Albiol le dijo que estaba cerrado y las llaves las tenía el Teniente Coronel, habiendo llegado solo esa noche el Comandante Patudo.

Por la noche, en la calle mayor, cercana al edificio de Capitanía, pasó el lamentable espectáculo del “Chipé”, por lo que al oír el escándalo de arrastrar el cadáver por las calles, la guardia de Capitanía volvió a coger las armas, reforzando los centinelas, especialmente los de la terraza y patio, colocándose además un fusil ametrallador dominando la casa del pueblo, sita en la calle Villamartín para repeler cualquier posible agresión.

Esa noche quedaron en el edificio tanto el Almirante como su jefe de Estado Mayor y otros jefes y oficiales.

COMANDANCIA MILITAR DE CARTAGENA.-

Por la mañana, el General Toribio había tenido una conversación telefónica con el General Comandante Militar de Granada en la que los dos quedaban a las órdenes del Gobierno.

A la hora de ir a cenar el TCOL Billón, por la proximidad de su pabellón al Arsenal se enteró de que la marinería había adoptado una actitud levantisca contra sus oficiales pretendiendo penetrar en el Arsenal y apoderarse del armamento.

Después de cenar se personó de nuevo en la Comandancia donde el General le manifestó que la Base de San Javier sí que estaba sublevada según todas sus noticias y que en su vista de proceder iba a mandar a Los Alcázares tropas de infantería y una Batería de Artillería de Murcia para que se pusieran a las órdenes del Comandante Ortíz, jefe del Aeródromo de Los Alcázares, para que se apoderara de San Javier.

El General reunido con el Coronel García Díaz y el Comandante Orcajo les daba órdenes prescindiendo del TCOL Billón.

A las 12:00 de la noche el General le hizo al TCOL Billón extender una orden dirigida al Jefe de Los Alcázares para que con todas las tropas que se encontrasen en el aeródromo se pusieran a las órdenes del citado TCOL, y otra orden dirigida a sí mismo en el sentido de que se hiciera cargo de esas tropas y ocupara la Base de San Javier. Se le facilitó un vehículo para que se trasladara allí, evaluara la situación sobre el terreno e hiciera o no uso de esas órdenes.

Partió al momento acompañado por el Alférez Sanchís, pues las carreteras estaban ya llenas de maleantes que robaban a cuantos circulaban por ellas.

Llamó el General Toribio a las 05:30 de la madrugada a San Javier para hablar con su jefe, contestándole un marinero que el jefe estaba detenido y que ahora mandaba el Comandante Ortín, cortando la comunicación. Volvió a intentarlo y Ortíz le confirmó que la Base estaba en su poder.

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº 3 DE CARTAGENA.-

Durante la noche del 18 al 19 extrañó en el cuartel ver armarse a los Sargentos y montar seguridad de defensa por la guardia, el retén y los Jefes y oficiales,  luego se supo que esas medidas fueron tomadas ante la idea de que Infantería de Marina atacase el cuartel, si bien se convino el preguntar por el mando que traerían por si fuera simpatizante del Alzamiento o no para así unirse a ellos, o por otro lado fueses masas populares para asaltar el cuartel.

A las 08:00 de la mañana se dio orden de que se retiraran todos y quedaran solo los de servicio, mandando a la tropa de paseo, pero que estuvieran localizados.

A los oficiales que tenían ideas de derechas los mandaron de permiso de verano, coincidentes con un listado aprobado por el General Gobernador Militar, siendo incluso relevados en los servicios por compañeros izquierdistas.

Por la tarde, el Teniente Guillermo Conesa se marcha a su Batería AAA de los Barreros, donde estaba de semana destacado, permaneciendo allí hasta el día 23 de julio.

En la Batería de La Chapa, apareció el Sargento Novoa borracho, acusando al Teniente Fraile y al Sargento José Lafuente López de fascistas, dieron parte a sus superiores pero el Comandante Orcajo no hizo ni caso.

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERA DE MURCIA.-

Desde Cartagena, el general gobernador militar Cabrera ordeno se mandara una batería a San Javier para sofocar el levantamiento.

El Capitán José Siminiani Navarro se fue de permiso de verano ese día, pero sobre las 20:00 horas se presentó en su domicilio un ordenanza diciéndole que el Coronel quería que se presentara en el Cuartel esa noche. Cuando así lo hizo, le dio una orden por escrito de que formara una Batería y partiera de inmediato hacia Los Alcázares, a defender el aeródromo BURGUETE, debiendo presentarse una vez llegara al Comandante de Aviación Ortíz.

Por la rapidez y la premura de tiempo no pudo comentar nada con los compañeros, pues el Coronel andaba detrás suya impartiendo órdenes a diestro y siniestro.

Sobre la 1 de la madrugada salió de la Unidad, acompañado de los Tenientes Jaime Arcas Soler y Jesús Huesas Fornas

CENTRO DE MOVILIZACION Y RESERVA Nº 6 DE MURCIA.-

Se le facilitó un falangista al Capitán Calderón como enlace para mandar un mensaje al Regimiento de Costa nº 3 de que la Batería de artillería que había salido hacia los Alcázares era mandada por oficiales de confianza.

Detectaron el enlace que entraba y salía de paisano del cuartel y lo pusieron en conocimiento del General Gobernador, teniendo que ser sustituido el enlace por el Capitán Terrer.

Por ese chivatazo fueron detenidos el jefe de la falange Servet en una finca de Monteagudo y su segundo Miguel Zapata tuvo que esconderse, quedando al mando de la falange el Capitán Millán.

AERÓDROMO DE SAN JAVIER.-

Por la tarde, unos 10/15 oficiales subalternos marxistas se escaparon de la Base y se personaron en la de los Alcázares, dando la alarma a Cartagena, de donde salieron gran número de comunistas y socialistas armados de diferente forma, concentrándose en la Base de Los Alcázares.

En el pueblo de La Ribera, se organizaron patrullas de milicias del Frente Popular para vigilar a los fascistas, que estaban inactivos a la expectativa, consiguieron reducir a 7 u 8 oficiales que llevaron a las 2 de la madrugada a la Casa del Pueblo de La Ribera, diciendo éstos que se habían escapado y querían un vehículo para ir a la Base de Los Alcázares. Requisaron un camión que pasaba y acompañados por el presidente Miguel Zapata y otros fueron hacia allí para dar el parte.

BASE DE SUBMARINOS.-

En la madrugada del 19, el Teniente de Navío D. José Tapia ordenó al Auxiliar de guardia D. Antonio Blanco que se quedase con las llaves de la sala de armas, que al preguntarle por ésta novedad le contó que le merecía confianza y que le rogaba que en caso de que quisieran apoderarse de ellos no los asesinaran y que se entregarían todos sin resistencia.

A las 05:00 de la madrugada, el mismo Teniente de Navío D. José Tapia se le presentó a su jefe para dejarle caer que se declarara el estado de guerra.

A las 07:30 el marinero Fernando García, repostero de oficiales maquinistas, salió a tierra regresando sobre las 10:00 y enterándose entonces de la muerte del Teniente de Navío y el arresto de algunos oficiales. Salió varias veces más a avisar a familiares de los maquinistas de que éstos se encontraban bien, enterándose después de que los oficiales detenidos los habían llevado al “Lobo”.

A las 08:00, el jefe Capitán de Corbeta D. Antonio Amusategui, llamó a los de cargo para comunicarles que en Madrid habían disuelto las Cortes, que el Almirante estaba al lado del Gobierno y que los oficiales estaban al lado del Almirante, preguntándoles que si los reunidos estaban también con el Almirante, pues las precauciones de la noche anterior habían obedecido a temores de un intento comunista que fracasó, pero que se esperaba otro para ese día en el Aeródromo de Los Alcázares.

A las 10:00 se produjo la muerte del Teniente de Navío D. Ángel González López ya relatada.

ESCUELA DE ARMAS SUBMARINAS.-

A las 06:00 del 19, se retiraron las guardias entregando el armamento, y algunos Auxiliares fueron al Ayuntamiento a informar, allí se les ordenó volvieran a sus destinos a seguir investigando, que se empezaba a saber que en San Javier pasaba algo grave.

Por la tarde entraba el “Valdés” y fueron a darle un glorioso recibimiento.

A las 22:30, los que habían salido a cenar se encontraron las puertas del Arsenal cerradas, por lo que fueron al Ayuntamiento a ponerse en contacto con las autoridades del Frente Popular, al rato las abrieron, quedando a las 00:30 de la madrugada todo normal, pero quedó el personal intranquilo y vigilantes unos de otros.

ESTACION DE RADIO.-

Se notó rondaba por la estación un piquete de unos 30 marineros armados de fusiles y municiones al mando de tres Auxiliares y un Alférez de Navío.

A las 17:00 se autorizó a salir franco a una tercera parte de la dotación.

A las 23:00 el jefe avisó a la marinería del peligro que podría avecinarse al saber de las circunstancias de las estaciones del Ferrol y Cádiz, al saberse tomadas por los fascistas, estando todos de acuerdo en estar atentos de coger las armas caso de alarma.

DESTRUCTOR “ALSEDO”.-

A mediodía del 19 salió con orden de ir a Málaga, en la madrugada del 20 llegó a puerto y su Comandante fue a entrevistarse con el Comandante del “Sánchez Barcaiztegui” sin saber que aquel había arrestado a todos sus oficiales.

Lo arrestaron y mandaron fuerzas para arrestar a los del “Alsedo”, siendo cómplices toda la dotación.

DESTRUCTOR “CHURRUCA”.-

De nuevo salió rumbo a Ceuta desde Cádiz para transportar más tropas, pero sobre las 10:00 se sublevó la dotación arrestando a todos los oficiales.

No pudieron hacer fuego contra Ceuta por haber saboteado los oficiales los cañones.

DESTRUCTOR “LEPANTO”.-

En la noche del 19 recibió orden de navegar hacia Barcelona, en marcha se cambió la orden de ir hacia Málaga, donde atracó a primeras horas del día 20.

Una vez fondeado en el puerto, la dotación arrestó a sus oficiales y los desembarcó.

DESTRUCTOR “ALCALÁ GALIANO”.-

En la mañana del 19, el Comandante arengó a la tropa diciendo que solo obedecería órdenes de la República, calmando un poco los ánimos.

Por la noche se le ordenó marchar hacia Barcelona, pero a la altura de Cabo de Palos, la dotación se sublevó, arrestando a todos los oficiales y volviendo a puerto.

CRUCERO “MIGUEL DE VERCANTES”.-

Cuando se subleva la tripulación fusilan y tiran al mar a todos sus oficiales, entre ellos en la toldilla al Teniente de Navío Juan Laurel y al Alférez de Navío Isidro Meana, formando el piquete de ejecución el Cabo José Pita, fogonero Juan Ayala, y los marineros José Urcullo Núñez, Antonio Sánchez y Juan Fernández, siendo éstos dos últimos los que los tiraron al agua por el costado de estribor.

DESTRUCTOR “JOSÉ LUIS DÍEZ”.-

En la mañana del 19, la dotación comenzó a insubordinarse, al igual que en otros buques atracados en puerto.

A las 20:00 de la tarde se oyeron tiros en el Arsenal, se armó a la dotación y se repartió por zonas sensibles del barco, se mandó una patrulla a investigar, y a la vuelta se quiso desarmar a la tropa, pero se opusieron y arrestaron a los oficiales.

Por las declaraciones de un testigo, fue el Teniente de Navío D. Agustín Posadas y Orbeta, quien por la popa del buque “El Lobo” disparó repetidas veces cuando se enteró del asesinato cometido en submarinos.

ALBACETE.-

A las 3 de la tarde comienza el Alzamiento de la ciudad, en la operación participarán unos 700 hombres, que bajo el mando del Teniente Coronel D. Enrique Martínez Moreno aglutinó a fuerzas militares, caja de reclutas, guardia civil, de asalto, seguridad, carabineros, ferrocarriles y aviación, además de numeroso personal civil especialmente de la Falange.

VARIOS.-

En la mañana del día 19, el Comandante de Infantería de Marina, junto al Estado Mayor de la Comandancia de Alicante se pusieron en contacto con el Jefe de Estado Mayor de Valencia, diciéndole éste que esperaran órdenes. Pasaron los días 19 y 20 sin recibir noticias y ya sabedores de que ni en Valencia ni Cartagena había triunfado el alzamiento se fue a su casa de Albatera a esconderse.

En el Ministerio de Madrid dejaron pasar a contadas personas afectas al Gobierno, poniendo un aviso en las puertas de que todos debían acudir diariamente a recibir órdenes. A los pocos días pusieron dos listas para que se firmara en ellas la adhesión a la República, una lista para los destinados y otra para los disponibles.

En un momento dado, el Auxiliar de Infantería de Marina Luis Serra, oyó cañoneo y ametralladoras, acudiendo al Ministerio donde no lo dejaron pasar un grupo de Auxiliares de oficinas y archivos, tales como Carlos Alcaraz, Guillermo Blanco, Barcaza o Lloret, marchando a su destino en Ciudad Lineal.

LUNES DÍA 20.-

BASE NAVAL.-

Sobre las 07:00 horas, el Contraalmirante Molins,  con motivo de los hechos ocurridos a bordo del “Díez” ordenó que se le presentaran todos los mandos de la comandancia, recibiéndolos personalmente y dejándolos “detenidos” con cierta “flexibilidad”.

Conforme pasaban las horas fueron llegando al Arsenal el resto de oficiales de las dependencias de tierra, siguiendo el mismo camino.

En la madrugada del día 20 sonaron las sirenas de la constructora naval y buques del puerto, señal convenida por el Frente Popular para iniciar el arresto de jefes y oficiales.

Toda la tropa que en la noche anterior había cogido armamento lo entregó en la sala de armas quedando todo normalizado.

Sobre las 10:00 grupos de rojos del “Díez” y del “Alcalá Galiano” saltaron a tierra y uniéndose un grupo mandado por un fogonero de la base de submarinos, se dedicaron a recorrer los buques y dependencias para detener a todos los jefes y oficiales, en creciente estado de excitación nerviosa y sin control de mando alguno, con Vivas a la República se dirigieron al “Lazaga” pidiendo la destitución de sus jefes.

La marinería armada coaccionó al Almirante Molins para que los acompañara para destituir a los mandos, el cual al subir a los buques preguntaba a la dotación si estaban conforme con sus jefes, ordenando a los mismos se reuniesen en la Comandancia General y discretamente los mandaba sus domicilios. El Almirante puso su coche a disposición del Coronel de Artillería de la Armada Burguetas y junto con el escribiente del ramo llamado Mulero, conocido de los extremistas, consiguió atravesar la masa humana y salir del Arsenal.

El Almirante del departamento, estando a bordo del “José Luis Díez “rescató a sus oficiales aconsejándoles que salieran de paisano y en grupos pequeños para que se salvaran pues el Alzamiento había fracasado, pero poco a poco fueron siendo detenidos terminando en el “España nº3”.

Una vez conseguido lo anterior por mediación del Almirante, un grupo se armó en la sala de armas y se dirigió a la base de submarinos sin control alguno. El Auxiliar D. Andreu Trillo, al ver esto, se armó con sable y pistola y fue tras ellos, los hizo formar y se encaminaron al “Almirante Lobo”, le ordenaron a su Comandante que entregase el barco y quedara arrestado.

Éste jefe quiso tocar llamada para despedirse de su dotación, pero no se lo permitieron entre gritos e insultos, quedando como jefe un Auxiliar vitoreado por la chusma.

De ahí se dirigieron al “Ciclope”, en el cual la dotación sí quiso que se quedara su Comandante.

Después se dirigieron a los torpederos, que llegando el Almirante confirmó a sus Comandantes por decisión de la dotación.

De ahí a la estación de submarinos, que al encontrarse a un maquinista por el camino le preguntaron si las dotaciones estaban de acuerdo con sus jefes, diciéndole éste que ya se estaban arreglando, volviendo la fuerza al cuartel de marinería, distribuyéndose por sitios estratégicos para garantizar el orden pues la tropa seguía pidiendo destituciones.

Se pidió y consiguió que los jefes y oficiales abandonaran la plaza de armas con sus reuniones.

Se armó y municionó a toda la marinería, formando en la explanada del cuartel donde el Auxiliar Carlos Baladrón Vence se autoproclamó jefe del cuartel de marinería, nombrando al Auxiliar Antonio Yáñez jefe de las fuerzas de marinería.

En ese momento llegó a la plaza con todas las fuerzas de la estación de submarinos junto con las que se encontró a su paso el 2º maquinista Manuel Gutiérrez, que había dejado a todos los jefes de submarinos en la estación, proclamándose a esta persona por unanimidad jefe del movimiento de represión contra los jefes y oficiales que se habían levantado contra la República.

Éste maquinista y el Teniente de Navío D. Antonio Ruiz se trasladaron al Ayuntamiento para dar la novedad, siendo nombrados por el Gobierno, uno como Capitán General del Departamento de la Base Naval Principal y al otro como Comandante General del Arsenal.

Volviendo al Arsenal, comenzaron a nombrar sus cargos de confianza:

Jefe de Estado Mayor al Oficial 1º de archivos Jesús Hernández Guirao

Jefe militar de las fuerzas de marinería al Auxiliar José Andreu Lillo.

Ayudante Mayor al oficial Pedro Adrover.

2º Comandante al oficial Ángel Caro.

Oficial de órdenes al Auxiliar José Ruso.

Director de armas submarinas al Auxiliar Mauricio Romero.

Habilitado al oficial Agustín Cuesta.

Director de los servicios de comunicaciones al oficial José Ibáñez

NOTA: Alejandro del Castillo era concejal del Ayuntamiento en ese momento

El nuevo jefe de Estado Mayor Guirao tardó en tomar posición de su nuevo despacho al estar repleto de jefes y oficiales arrestados y de paisano.

Éstos a su vez fueron nombrando arbitrariamente otros puestos y cargos de interés, si en algún sitio quedó algún jefe superior quedó como asesor bajo amenaza de ser fusilado, quedando como meros auxiliares.

Manuel Gutiérrez llamó al Capitán de Artillería de la Armada Octavio Sanmartín preguntándole la dirección del Teniente Coronel Pallarés al que pensaba detener y le dijo que asumiera el mando, negándose diciéndole que no tenía rango ni autoridad. Cuando salió del despacho fue a entrevistarse con el Teniente Coronel Pallarés y José Hernández así como con el Capitán Amadeo Sánchez Riaza, contándoles todo y quedaron que era mejor presentarse, cosa que hicieron, quedando advertidos de que serían fusilados si conspiraban.

Se procedió a la detención de todo el personal que se suponía implicado llevándolos arrestados al Castillo de Santa Florentina, que no siendo garantía de seguridad acabaron en las bodegas del “España nº3” vigilados por fuerzas de marinería. Ésta guardia quedó al mando del oficial Francisco Llorca y de su segundo el maestre Crisanto López.

Sobre las 11:00 se dio orden de abrir las puertas del Arsenal a lo que la masa de gente que había en las puertas entró como un alud reuniéndose en la plaza de armas, al mismo tiempo sonaron todas las sirenas del puerto anunciando la rendición del Arsenal.

A partir de ese momento se nombró un “comité” en cada dependencia y taller.

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA.-

El Ayudante Auxiliar D. José Paredes Zaplana estaba de servicio interior.

El Ayudante Auxiliar D. Alfonso García Mateo estaba de guardia de prevención.

Durante la mañana, estaban todos los oficiales paseándose por el cuartel con pistolas en los bolsillos.

Sobre las 10:30 / 11:00 se tiene noticia en el Grupo de que la marinería del Arsenal se había levantado y apresado a todos sus oficiales, haciendo sonar todas las sirenas de los barcos del puerto.

El Cabo Guillermo de Juan Ruiz, estaba en la Compañía de Guardias de Arsenales cuando llegó el maquinista Gutiérrez con el Capitán, formó la Compañía preguntándoles si estaban conformes con el mando, respondiendo que sí.

Un soldado que venía de la ciudad gritaba que el pueblo había tomado el Arsenal y que estaban ardiendo los barcos, y que venían hacia el cuartel a tomarlo y prenderle fuego.

El Teniente Coronel ordenó cerrar las puertas del cuartel, por lo que tanto el Capitán Balibrea como el Ayudante Auxiliar D. Adolfo García le comentaron que no era conveniente pues parecería que estaban sublevados, entonces dio orden de dejarlas abiertas e izar el pabellón nacional.

Mientras tanto la tropa estuvo reunida en las compañías y al mucho rato se guardaron las ametralladoras.

Se presentó en el cuartel de paisano el Capitán de la guardia de arsenales D. Carlos García y Bermúdez de Castro que lo mandaba el Vicealmirante Molins para que le enviara fuerzas ya que la marinería se encontraba insubordinada y no se contaba con la compañía que él mandaba, y preguntándole de cuantos efectivos contaba, para lo cual fueron los Capitanes a las compañías a contarlos.

El Capitán Balibrea sabiendo que el mando iba a ser sustituido, dijo al Teniente Coronel en voz alta que no podían salir fuerzas, que el pueblo sospechaba de nosotros y que al ver salir fuerzas, encima mandadas por el Capitán De Miguel que se encontraba de retén, y posiblemente contra la marinería y el pueblo.

Si salían debía de ser conjuntamente con fuerzas de asalto de reconocida lealtad republicana, que se lo pidiera al Ejército que tenían más fuerzas.

El Teniente Coronel de paisano acompañó al Capitán Bermúdez en el vehículo que vino, habló con el Almirante y a la vuelta ordenó que no salieran.

Los Capitanes Balibrea y Gutiérrez hablaron con el Auxiliar D. José Paredes y le dijeron que si el pueblo viniera al cuartel, saliera él o uno de su empleo para decir que la oficialidad no se había sublevado en la Unidad, y si no lo creían, se entregarían voluntariamente y pondrían sus cargos a disposición del pueblo para que no hubiera derramamiento de sangre.

El Teniente Coronel reunió primero a los Auxiliares y luego a los Cabos para decirles que hasta ahora solo estaban a las órdenes del Almirante como representante del Ministerio y de la República.

Durante el día se conoce la noticia de que el Vicealmirante Márquez había sido relevado por el Teniente de Navío D. Antonio Ruiz.

A mediodía se presentaron en el domicilio del Comandante Diego Baeza, sito en la Barriada de la Concepción, el Auxiliar del cuerpo de condestables de la Armada José Delmas, en calidad de Ayudante del Teniente de Navío Antonio Ruiz, recién nombrado jefe de la Base, y un paisano un tal Cela, ordenándole que se presentara de uniforme en Capitanía General como así los acompañó.

Una vez allí entró en el despacho del Almirante, encontrándose al Almirante Francisco Márquez, un Teniente de Navío Rodríguez Guerra y al Teniente de Navío Antonio Ruiz, diciéndole éste último que por orden suya y refrendada por el Ministerio se hiciera cargo de las fuerzas de Infantería de Marina, orden que le dieron por escrito.

A las 14:00 se presentó en la Unidad y destituyó al Teniente Coronel D. Francisco Ariza, el cual procedió a que se hiciera cargo de las distintas dependencias, pero al ser la hora de la comida lo dejaron para las 6 de la tarde.

Cuando se presentó el Comandante Baeza por la tarde, lo hizo en dos vehículos, acompañado de varios civiles del comité del Frente Popular, que le pidieron comida para ellos a cocina, donde se encontraba el auxiliar Agustín Aparicio Martínez. En ese momento el capitán De Miguel se marchó a la calle.

Se reunieron en el despacho del Jefe de la Unidad, el Teniente Coronel Ariza, los Comandantes José María Patudo y Carlos Coll Blanca y el habilitado Hermenegildo Delgado para proceder al relevo de caja.

En ese momento, el Comandante Baeza les dijo a los tres jefes que al ser más antiguos que Baeza se consideraron destituidos también y podían marchar a sus domicilios hasta que no se aclarara la situación, disfrutando de los asistentes que por el cargo les correspondía. (a los pocos días el Comandante Coll recibió orden en su casa de que quedaba disponible forzoso y a los pocos días otra orden de que se le destinaba como Juez a la Base).

Media hora después, llegó el soldado asistente del Capitán Vázquez de Castro, cuñado del capitán De Miguel, con una carta para el auxiliar Agustín Aparicio, quien lo acompañaban los auxiliares Vicente Albiol Estape y Gregorio Conesa Ros, exigiéndole que querían saber lo que ponía la carta. Felizmente, en ella solo había una solicitud de que se le entregara al soldado asistente la cantidad de 500 pesetas sin dar más detalles. Después el auxiliar Aparicio se presentó al comandante Baeza para contárselo y no crear malentendidos.

Cesa al oficial de guardia, teniente D. Valentín Ariza y deja como Comandante de la misma al Ayudante Auxiliar D. Adolfo García Mateo.

Los Capitanes D. Marciano Gutiérrez (mandaba la 2ª compañía, la del abuelo) y D. Ginés Sánchez Balibrea (mandaba el almacén, juez y secretario de causas) una vez volvieron de comer de sus casas se presentaron al nuevo jefe poniéndose a sus órdenes y a las de la República.

Esa tarde también se le presentaron poniéndose a sus órdenes los Capitanes Carlos García Bermúdez de Castro (de la guardia de arsenales), Juan Luque Canís, Antonio Luque Ramírez, los Tenientes Valentín Ariza, Vicente Vidal Salas de la guardia de arsenales, el Teniente Fraile (profesor de educación física)  así como todos los Auxiliares de la Unidad. Los mandó a todos ellos a que continuaran en sus puestos, menos al Teniente Fraile que lo mandó ausentarse del cuartel por tener familiaridad con elementos fascistas.

Al Teniente Ariza, hijo del Teniente Coronel destituido, lo mandó a su domicilio con el padre.

El Comandante Dodero dijo que no se jugaría la cabeza por el mando del grupo, pero mencionando que qué pensaría el Regimiento de Infantería de estas destituciones.

El Capitán De Miguel, conocido fascista, y los Tenientes D. Valentín Ariza y D. Ramón Dorda presentaron sus bajas por enfermedad no llegando a presentarse.

El Capitán Trigo se marcha del cuartel, pero en la noche visita al Capitán Gutiérrez para ver que podía hacer, y éste le dijo que se habían presentado todos a Baeza menos De Miguel, incluso Ariza.

El Capitán Francisco García Martín desaparece del ámbito del cuartel y se esconde en su casa y después en el campo.

El Teniente Coronel Ariza, formó a la Unidad, y arengó a los oficiales, auxiliares y cabos a que obedecieran las órdenes del nuevo Comandante, que si no se fiaban de él, al menos dejaran continuar en el servicio a su hijo en el mismo.

El Comandante Baeza en su alocución dirigió unas palabras diciendo que se hacía cargo de la Unidad porque se había traicionado a la República, dando vivas a ella y tocándose seguidamente el himno de la Infantería de Marina y el de Riego.

El Comandante Baeza nombró como su secretario al Capitán Balibrea, cesando en el puesto el Capitán Trigo y pasando a desempeñar un puesto en el juzgado del Arsenal junto al Comandante Dodero, Teniente Vidal y Teniente Fraile, los cuales fueron siendo arrestados poco a poco.

Las compañías hicieron relevo de mandos. La que mandaba el Capitán De Miguel se hizo cargo el Auxiliar Vicente Albiol (en ella estaba destinado el soldado Salvador Sánchez Roca).

Fueron recogidas las máquinas desplegadas en la entrada.

En el juzgado no entró ningún elemento rojo ni se constituyó ningún comité, por lo que pudieron llevar una vida tranquila como jurídicos.

El Capitán D. Francisco García Martín, que era en aquel entonces jefe del servicio de información, y que había sido enlace entre los distintos cuarteles para organizar el alzamiento, cuando vio que había fallado el mismo, se escondió en casa de un amigo para no presentarse en la Unidad, pero conocedor que los comités rojos estaban haciendo registros en casas particulares para detener a todo desertor o afecto al levantamiento, decidió el otros oficiales presentarse en Capitanía a recibir órdenes, pero por su tardanza en la presentación fueron detenidos y a la espera de llevarlos al España, por medición de varias personas los sacaron del pelotón que esperaba su traslado al barco y destinado al Arsenal sin cargo alguno, porque el Comandante Baeza no lo quería en su cuartel.

Al Ayudante auxiliar 1º de 1ª D. Manuel Gómez Gómez lo habilitaron de capitán

El soldado Pedro Jara Botín, pasó de ser asistente del Coronel Sánchez Ocaña a ordenanza de caballo del comandante Baeza.

Por amistad con el maestro armero José Martínez, se nombró asistente del Comandante Baeza al Soldado Juan Torres Gil.

En la Compañía de Guardia de arsenales se amotinó todo el personal, queriendo atentar contra el Capitán Juan Luque Canís, apaciguando los ánimos el Cabo Diego Cayuela Molero junto a otros. El mencionado Cabo fue nombrado a cargo de una de las ametralladoras en la torre del Arsenal a las órdenes del Teniente de Navío Juan Sarmiento Sotomayor, continuando con este servicio hasta el 19 de agosto.

A las 9 de la noche el Cabo Joaquín Martínez Lorente fue a su servicio normal de cocina en el Arsenal. A las 11:00 el Capitán llamó a los 7 Cabos que había, al Auxiliar 1º y a los 4 Tenientes de la Compañía comunicándoles que el personal de la compañía pedían que se fueran de allí, marchándose los Cabos y el Auxiliar aprovechó para presentarse a nuevo Comandante.

A las 02:30 de la madrugada vuelve a oírse Radio Sevilla con un spiker nacionalista.

COMANDANCIA MILITAR DE CARTAGENA.-

Cuando en la madrugada llegó el TCOL Billón a Los Alcázares se reunió con el Comandante Juan Ortíz quien le confirmó que San Javier estaba sublevada pero que no había actos de hostilidad, e informándole que el Ministro desde Madrid le había dado la orden de actuar.

Le presentaron a tres auxiliares evadidos de la Base de San Javier quien le confirmaron que en la mañana del día 19 habían querido salir con los aparatos para reunirse con los sublevados sin precisar sitio concreto.

De todo ello dio parte telefónica al General Cabrera y para no interferir en las órdenes del Ministro le ordenó que dejase actuar al Comandante Ortíz y que él se volviera a Cartagena, quedando concertado que a las 04:00 de la madrugada marcharían a recuperar la Base, observando que en los hangares y locales había muchos paisanos armados y tropas de infantería al mando del Capitán Alberto Calderón.

Cuando llegó al despacho de la Comandancia dio parte al General y quedaron a la espera de que dieran las 04:00 y recibir novedades.

A esa hora aparecieron dos Hidros por el puerto que amararon en la dársena y partieron al poco rato, unos guardias de asalto que había en el Ayuntamiento al verlos partir les hicieron fuego de mosquetón sin consecuencias. Uno de ellos giró hacia San Javier y el otro hacia Cabo Tiñoso.

Simultáneamente el Comandante Ortíz llamó para dar la novedad de que habían penetrado en San Javier sin encontrar resistencia de ninguna clase, quedando todos los oficiales reducidos.

Conforme avanzaba el día se empezaron a producir disturbios y a eso de las 09:00 desde los balcones del despacho de la Comandancia que dan al Ayuntamiento se observó a un grupo de mozalbetes, que sin duda habían asaltado alguna iglesia, que venían vestidos con hábitos y ornamentos religiosos haciendo mofa y escarnio de la religión.

En ese momento se desencadenaron las persecuciones y debieron empezar las detenciones y asesinatos individuales. El Comandante Orcajo fue el director de todo lo que se hacía en todas partes, al TCOL Billón le pusieron una escolta como centinela vista facilitado por el Coronel Lázaro García Diaz y con el pretexto de que estaba solo y tenía mucho trabajo le facilitaron a un oficial de confianza como fue el Teniente de infantería Benito.

Se procedió a alejar a todos los oficiales de la guarnición sospechosos de ser de derechas facilitándoles permisos de verano, de esta forma le quitaban el mando en tropas.

Al mismo tiempo hacían su presentación en la Comandancia Militar todos aquellos jefes y oficiales, en activo o retirados, que se hallaban en la Plaza o pueblos inmediatos.

Se tuvo conocimiento de que en Albacete se había sublevado la Guardia Civil, a las órdenes del TCOL Chapulí Crusó.

El General Cabrera se rodeó en auxilio de gente del Frente Popular, del Coronel García Díaz, Comandante Orcajo, Capitanes Calderón y Mena y una serie de satélites de menor cuantía entre las clases de infantería y artillería.

En la Base Naval, la marinería estaba en completa insubordinación, habían organizado comités y se habían apoderado de los mandos, designando un nuevo jefe de la Base y poniendo presos a todos los oficiales del cuerpo general.

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº 3 DE CARTAGENA .-

Cuando se presentó el Comandante Marcos Navarro Moreno en la Unidad, que tenía el cargo de Comandante Mayor del Regimiento, le dio cuenta el Capitán Cajero que había pagado por orden del Jefe del Regimiento accidental, TCOL José Brandaris,  a unos cuantos oficiales que se habían marchado de permiso.

Sobre las 09:00, bajando por la calle de San Diego, el Brigada Vicente Olmedilla se encontró con el Sargento Santos Frontela quien le comentó malhumorado que los oficiales estaban cobrando y marchándose de permiso.

Sobre las 11:00, el Brigada Antonio Pacheco, cuando se presenta en la Unidad, se entera del alzamiento en África, y que a los Capitanes Espá, Meca, Palero y del Fresno habían pasado a sus domicilios hasta nueva orden.

Sobre las 12:00, el Teniente Coronel Brandaris reunió en la biblioteca del Parque a todos los suboficiales presentes en la Plaza, contando de una manera muy confusa la situación del levantamiento, pero afirmando que el Regimiento era el más republicado de España, jurando todos defender la República. Al acabar la reunión el Brigada Pacheco se trasladó al cuartel del hospital donde radicaba la representación de su Unidad y acabó la jornada.

El Capitán Espá no estaba en ese listado, pero marcha a casa por estar recién llegado del curso.

Se tuvo conocimiento general de que en el Arsenal había ocurrido algo pero sin saber muy bien el qué, y de que en Marruecos había habido una sublevación pero que estaba sofocada, pero el personal que no llegó a creérselo conectó Radio Sevilla enterándose al fin que el Alzamiento continuaba.

Cuando el Comandante Navarro se dio cuenta intentó encontrar apoyos para unirse al Alzamiento pero no los obtuvo. Se puso en contacto con el Cónsul alemán en Cartagena Enrique Friche para pasarse a la Zona Nacional pero no pudo conseguir su propósito.

También ideó junto a los Capitanes de la Marina Ángel Berizo, Alfonso Torres Torcal y Comandante de ingenieros navales Félix Echevarría evadirse usando un barco de la Tabacalera, el C-19, pero tardaron en conseguir un maquinista de confianza y el Gobierno de la República incautó el barco para llevárselo a Málaga.

Al no poder pasarse encaminó todos sus esfuerzos en ayudar a los arrestados y a sus familias.

Los primeros oficiales detenidos de Marina fueron enviados a la Batería de Santa Ana, Castillo de San Julián y Castillo de Galeras.

El Comandante Marcos Navarro, a la Batería de Santa Ana envió la primera cena a los arrestados desde el  “Restaurante Cartagena”, poniendo al cocinero del Regimiento al servicio de dichos oficiales, enviándoles también manteles, servilletas, cubiertos, etc y una caja de cerveza, lo que casi le ocasiona un serio disgusto que pudo capear el referido cocinero Lorenzo Aguado.

A los oficiales detenidos en el Castillo de San Julián les procuró igual trato, encargando de su manutención al Brigada Enrique Barrios, a quien le entregó dinero necesario para la comida y dio cuantas facilidades fueron precisas.

Dicho Brigada le daba los nombres de los artilleros del Destacamento que era preciso cambiar por ser peligrosos en la custodia de los detenidos.

De los detenidos en el Castillo de Galeras, el Brigada Ginés Albela, también destinado en el Regimiento, empleó el mismo celo en la misión que se le asignó respecto a la seguridad de los detenidos. A éstos últimos los visitó personalmente el Comandante Navarro pues las circunstancias eran mucho más graves pues la indisciplina y anarquía eran verdaderamente alarmantes. Entre otros presos, allí se encontraban los Comandantes Alfonso Berizo y Florez y Alférez Jesús Zapata.

El Alférez Adolfo Sanchís Vidal, se encontraba como oficial de transeúntes en la Comandancia Militar de Cartagena y facilitó el trámite de varias peticiones de los presos y custodios.

Ese mismo día es destinado a la Batería del Roldán al Alférez Ángel Delgado Lozano, siendo ésta mandada por el Capitán Fernando Souza y vuelve a su Batería de Podaderas el Teniente Juan Rubio Manzanares, hasta el 27/28 de agosto del 36.

El Sargento Vicente Almagro Huertas es destinado a la Batería de Santa Ana Casamentada.

El Sargento José Toro Ros fue destacado como Sargento de cocina al Castillo defensivo Fajardo.

El Sargento José Gómez fue destacado como tele metrista a la Batería de Podaderas hasta finales de septiembre del 36, fecha en la que vuelve a oficinas.

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERA DE MURCIA.-

La Batería mandada por el Capitán Siminiani llegó sobre las 8 o las 9 de la mañana, pero el Comandante Ortíz ya se había marchado a La Ribera, indicándole que ya no era necesaria pero que se desplazaran hacia allí por si la necesitara, ordenándole más tarde que se volvieran a Murcia, llegando sobre las 19:00 o 20:00 horas de la tarde, despidiéndose del Coronel hasta el día siguiente.

REGIMIENTO DE INFANTERÍA SEVILLA Nº 34.-

El Comandante Gerardo Sánchez Monje, estaba destinado en la oficina de mayoría.

En los primeros días del levantamiento se recibían órdenes procedentes de la Comandancia Militar para detener a oficiales e ingresarlos en el Castillo de San Julián, hasta que por una disposición publicada en el Diario Oficial donde se nombró un Comité en el Regimiento, donde no podían entrar ni jefes ni oficiales, quedando compuesto por Sargentos, Cabos y Soldados, que virtualmente eran los que mandaban en el Regimiento.

Este Comité comenzó a clasificar a los oficiales, declarando como “indiferente” al Comandante Monje.

Sobre las 10 de la mañana, al Teniente Vivo le ordena su Capitán que forme a las compañías de ametralladoras, que estaban enfrente en un anexo al cuartel de Infantería de Marina, al marchar para cumplir la orden encuentra que desde el tejado hay una máquina emplazada apuntando hacia ellos.

Mientras se forma la fuerza, se observa resistencia por parte de todos, en particular de Sargentos y Cabos. Por fin llega el Capitán Meca y se consigue formar. No llegaron a salir porque parece que los oficiales de la Armada que se habían sublevado en el Arsenal se habían rendido.

Se ordena por último despejar las dependencias de ametralladoras para alojar a guardias civiles. A partir de ese momento se observa que ya nadie saluda y que los Cabos y Soldados cuando lo hacen es con el puño en alto y provocativamente.

Por el cuartel no aparece nadie, únicamente se encuentra el Teniente Vivo con el Teniente Hipólito, con un capitán de ingenieros y con el teniente de carabineros Gutiérrez.

Desde el cuartel de artillería salen algunos camiones con fuerza identificándose solo a clases de tropa mezclada con populacho, dando vivas a la revolución y con el puño en alto.

El terror va imperando poco a poco, organizándose manifestaciones, asaltos y quema de iglesias y objetos religiosos.

Por las calles de Cartagena la chusma enardecida arrastra muertos por las calles y los quema, los marineros se distinguen entre los canallas.

Se trata de organizar una columna para ir a Albacete, se han puesto en libertad a todos los presos de la cárcel y ya cuentan como elementos revolucionarios.

Del Arsenal y del Parque salen armas y municiones, todo ello se comenta en la sala de banderas porque el pasear un oficial por la calle sin ser de los revolucionarios era jugarse la vida a cara o cruz.

A todo esto dentro del cuartel no ha pasado nada anormal, aunque la disciplina ha desaparecido en absoluto.

BASE DE SAN JAVIER.-

Sobre las 03:00 / 04:00 de la madrugada del día 20 se asaltó la Base de San Javier por fuerzas de Los Alcázares y los paisanos llegados desde Cartagena, a la marinería se le había infiltrado propaganda previamente para que no obedecieran a sus mandos, y a todos los jefes y oficiales se les arrestó al no poder oponerse al asalto, llevándolos detenidos a Los Alcázares sobre las 07:00 / 08:00 de la mañana del 21.

ESTACION DE RADIO.-

A las 11:00 el jefe ordenó se izase el pabellón nacional en uno de los postes de la antena de la estación y con el personal formado dio siete vivas a la República, lo cual fue contestado con gran entusiasmo.

BASE DE SUBMARINOS.-

En la mañana del día 20, algunos oficiales les dijeron a los Auxiliares que se ponían a su disposición para lo que quisieran hacer con ellos.

La versión republicana argumenta que éstos no fueron maltratados ni insultados de palabra ni de obra, resultando extrañeza que dejaran sus puestos y se constituyeran ellos solos como prisioneros, siendo despojados del armamento que portaban.

Éste hecho dio lugar a un registro en los alojamientos de los oficiales dando como resultado el hallazgo de caretas antigás, bombas de gases y granadas, confirmando de esta manera que eran culpables de haber estado preparando el Alzamiento.

JEFATURA DE LA BASE DE SUBMARINOS.-

Al Teniente de Navío D. Francisco Rosado por la mañana se le puso en conocimiento de que nadie del personal quería ver por allí a los jefes, quienes marcharon a Capitanía, llegando allí sobre las 11:20.

ESCUELA DE ARMAS SUBMARINAS.-

Por la mañana al conocerse el nombramiento de Almirante a D. Antonio Ruiz, se armó un revuelo monumental, que aprovechó el Auxiliar D. Antonio Yáñez para armar a todo el que estaba frente al cuartel y fue nombrado Comandante Militar del Cuartel de Marinería.

Al oírse tiros por la puerta de la constructora, se avisó al Ayuntamiento y mandaron Fuerzas de Asalto para defender dicha entrada.

SUBMARINO C-4.-

A las 10:09 del día 20 se le ordenó ir a Málaga a refrescar víveres.

Tenía orden de Madrid de hundir todo transporte de tropas que encontrara.

Por radio, cuando se encontraba frente a Cabo de Gata, el Ministro de Marina cursó un radio dirigido directamente a las dotaciones de los buques, autorizándoles a destituir a la oficialidad que juzgasen oportuno. Los jefes no se enteraron del mismo, siendo hechos prisioneros y conducidos a sus camarotes, quedando como jefe el cabecilla Teniente de Navío Jesús Las Heras.

SUBMARINO C-6.-

Se le cambió la orden de desviarse hacia Ceuta.

Por radio se recibió que los destructores se habían sumado al Alzamiento y entrado en Melilla.

El Comandante habló a la dotación, que con gritos se proclamó fiel al mando mientras siguieran las órdenes de Madrid.

Autorizado por Madrid se pensó entrar en Tánger, sabotear el submarino y unirse a las fuerzas sublevadas, con la excusa de hacer víveres.

DESTRUCTOR “LAZAGA”.-

En el Arsenal, toda la dotación estuvo al lado del mando, en la mañana del día 20 no dejaron subir a la tropa descontrolada para apresar a sus jefes hasta que el Almirante se presentó y ordenó a sus jefes que fueran a su despacho, quedando el barco en poder de la chusma.

DESTRUCTOR “LEPANTO”.-

Los más indeseables formaron un comité y se hicieron con el barco.

El mismo día 20 por la tarde partió hacia Almería, llegando en la madrugada del día 21.

DESTRUCTOR “JOSÉ LUIS DÍEZ”.-

A las 07:00 de la mañana del día 20 subió a bordo el Almirante, quien se llevó a los oficiales a Capitanía, y de allí el Almirante Márquez les dijo que salieran poco a poco de paisano y que cada uno corriera su suerte.

VARIOS.-

En Albacete, aparte de la capital, se sublevaron muchas localidades como fueron Chinchilla, Hellín, Villarrobledo, Almansa, Alcaraz, Nerpio, La Roda, Pozo Cañada, siendo atacadas desde las provincias colindantes Jaén, Ciudad Real, Cuenca, Alicante y Murcia, siendo desde ésta última la actuación de las Unidades que se mencionan en este texto.

En el pueblo de La Ribera, Pedro Corbacho Manzanares junto con todos los de la Casa del Pueblo se personaron en el cuartel de La Ribera, donde esa madrugada ya había sido tomada por fuerzas de los Alcázares, encontrándose detenidos a todos los oficiales en su pabellón, maltratándolos de palabra y obra.

A partir de ahí, encabezados y ordenados por el Alcalde Antonio Pardo Abadía se comenzaron a realizar todo tipo de desmanes, arrestos y asesinatos, prendieron fuego a los muebles del casino previo a introducirlos en la iglesia, incluso perseguían a personas del pueblo que estaban en Murcia, Mazarrón o Pilar de la Horadada. La mayoría de los fusilamientos los realizaron en el cementerio de El Mirador.

En el Ministerio, todas las puertas estaban cerradas menos las que dan a la Calle Montalbán, donde el Auxiliar de Oficinas Militares Ramón Balcázar le dijo al oficial 3º Manuel Fando del Rio que se marchara a su domicilio hasta nueva orden.

MARTES DIA 21.-

BASE NAVAL.-

Los operarios del Ramo de Artillería se negaron a que sus oficiales entraran en los Talleres, pidiendo a gritos que no hubiera jefes, ni oficiales, ni maestros, ni capataces, que ellos solos se encargarían del Taller.

El tornero Andrés Gimeno, comisario político nombrado por el ramo se puso en contra de sus compañeros diciendo que no habían hecho nada y que allí eran necesarios. Accediendo, se organizaron para trabajos de reparación de material y revisado de artillería de los barcos.

En esos primeros días, se le ordenó al ramo instalar varias ametralladoras antiaéreas del 13.2 en el recinto del arsenal.

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA.-

Como jefe de la Unidad de Infantería de Marina de Cartagena, el Subsecretario BALBOA le dio órdenes de que se encargara de la organización de las fuerzas navales, formando Batallones y Brigadas de Marinería a base de reclutas y milicias.

A primera hora se le presentan al Comandante Baeza, ya como jefe de Grupo, el Comandante Esteban Dodero, el Capitán Vicente Trigo Santodomingo y el Teniente Gerardo Freire, quienes pasaron a prestar servicios como jueces permanentes.

En el juzgado se generó una infinidad de trabajo de diligencias y sumarios de los procesados jefes, oficiales y auxiliares involucrados en el alzamiento. A los pocos días, el juzgado fueron arrestados el Comandante Dodero y los Tenientes Fraile y Vidal.

 Asciende a Comandante al Capitán Ginés Sánchez Balibrea.

El Auxiliar Vicente Albiol Estape, como afiliado al partido comunista formó parte del comité nombrado en la Unidad, dando órdenes despóticas, dedicándose a denunciar y ordenar detenciones de elementos considerados de derechas. Por ser pariente del Comandante Baeza llegó a ser Capitán Ayudante Mayor de la Unidad en octubre del 36.

Los Tenientes Francisco Ruiz de Valdivia y D. Ramón Dorda son desalojados de sus viviendas del arsenal presentándose por la tarde en la Unidad.

Por la tarde lo llamó el Capitán Carlos Bermúdez de Castro diciéndole que había tenido un incidente con un Auxiliar que en plena Plaza de armas lo había tildado de fascista. Acudió el Comandante acompañado de los Auxiliares Manuel Gómez Gómez, Vicente Albiol y Gregorio Conesa a pedirle explicaciones al Ayudante Mayor puesto por los rojos, dándose por satisfecho. Al rato la tropa pedía destituciones de los oficiales, del Auxiliar de la compañía José de la Cotera y de seis Cabos,

No gustándole las formas con que se obraron en la guardia dar arsenales, en cuanto le pidieron que organizara una compañía parta operar en Albacete, nombró a ese Capitán y a sus hombres, los agrupó en una Unidad  junto a brigadas de marinería de instrucción  y mandó al Capitán al Gobierno Militar a recibir órdenes, desde allí le llamaron diciéndole que el mencionado Capitán debía ser sustituido porque manifestó que no se fiaba de sus hombres, siendo sustituido por el Capitán D. Antonio Luque Ramírez. En dicha compañía iba el soldado Salvador Sánchez Roca.

El comandante Baeza le da el mando de una compañía al Auxiliar Mayor D. Blas Marzal Gómez.

El Soldado Fulgencio Martínez pasa destacado a la Algameca Grande en misión de guardia y trabajos de carga de proyectiles en camiones.

El Cabo Agustín Cano volvió a estar franco ese día, al haberse dado de alta a varios Cabos de Guardias de arsenales, viendo en la sala de banderas reunidos al Comandante Baeza, con los Capitanes Marciano Gutiérrez, Ginés Sánchez y Carlos García Bermúdez con todos los Auxiliares, celebrando lo conseguido a lo largo de esos días.

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº 3 DE CARTAGENA.-

El día 21 de julio, al presentarse en la Unidad el Capitán Espá, el Capitán Ayudante Francisco Sierra le dice que marche a casa porque debía presentarse en Madrid al haber aprobado los exámenes de ingreso al curso, pero cuando fue a recoger el permiso, en él figuraba como “permiso de verano”.

Dicho procedimiento, se supo más tarde, empleó el General Gobernador Militar Toribio Martínez para eliminar a los oficiales que posiblemente estuvieran implicados en el Alzamiento, primero los mandaba de permiso a casa para quitarles el mando y luego los iban cazando uno a uno y arrestándolos. Dicho listado había sido realizado en la Unidad en días previos, por ese motivo el Capitán Espá figuraba como “realizando un curso” y no fue arrestado en los primeros momentos.

Es destinado como jefe de la Batería de Los Dolores el Teniente Mena.

En los primeros días del alzamiento se encontraba el Teniente Julio Estrada Manchón, recién destinado a la Batería de La Parajola (5ª Batería), sin conocer bien a la plantilla y desconocer la preparación del mismo, aunque de ideas izquierdistas no era bien mirado por la tropa, no obstante parece que hizo algún esfuerzo en que no arrestaran al jefe de su Batería Capitán Cervera sin conseguirlo. Ante esta situación pidió destino a la 23ª Brigada que se iba a organizar en Cartagena, destino que le fue negado por el General Gobernador Sr. Cabrera por quedar pocos especialistas de artillería en la Plaza.

El Sargento Feliciano Galache Sevillano salió formando parte de una batería del 75, como jefe de pieza, en dirección a Los Alcázares y San Javier.

El Brigada Ricardo Cuevas fue encargado de un proyector instalado en el frente izquierdo del puerto, en la Batería de Trincabotijas, prestando servicios nocturnos hasta el día 26 de octubre.

El Auxiliar de automóviles mecánico Aurelio Mora López fue a los Alcázares transportando una batería del 7.5, acabando el día 23 y volviendo a Cartagena.

El Sargento Manuel González Ramos sale con un convoy de munición para el frente de Guadix, pasando después a la 23º Brigada Mixta ascendiendo a Brigada el día 10 de agosto. Antes de irse estuvo en el Defensivo Fajardo, recibiendo a prisioneros cacheándolos y tratándolos de forma irrespetuosa, amenazando a alguno con pegarle un tiro, impidiéndolo el Teniente Lorenzo Bellver Campos.

Los Sargentos Francisco Saura Fernández y Juan Valverde Barquero salieron para Murcia con unas milicias que salían hacia Albacete, pasándose a los nacionales. Cuando rindieron la ciudad se hicieron los prisioneros volviendo a Cartagena el día 25.

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERO DE MURCIA.-

Estando el Capitán Ayudante Alarcón en el despacho del Coronel se recibió una llamada telefónica del General Cabrera ordenándole que salieran para Albacete todas las baterías que pudiera organizar en el Regimiento, para sofocar el alzamiento de Hellín y Albacete.

Al no depender orgánicamente de su mando, el Capitán le expuso al Coronel que no se podía cumplir esa orden, debiendo esperar las órdenes de la División de Valencia, en la creencia de que las que llegarían serían las del levantamiento militar, pero se preguntó a Valencia y las ratificaron, siendo ya conocedores de que Valencia seguía fiel al Gobierno.

Ante los rumores de que iba a salir el primer Grupo al completo, el Capitán Siminiani se presentó al Coronel diciendo que su Batería no podía salir por los desperfectos sufridos el día anterior.

El Capitán Alarcón se fue entonces a ver al TCOL de la Guardia Civil Antonio Borges Fe, jefe de la comandancia de Murcia para ponerlo en su conocimiento y contrastar informaciones del levantamiento, pero éste le dijo que con 20 hombres no tenía fuerzas suficientes para apoyarlo, pues ocupaban el mismo edificio que la guardia de asalto y estaban en inferioridad numérica, que mejor sería que se fueran con las fuerzas que vayan a Albacete y se sumaran allí al alzamiento.

También fue a hablar con el Jefe local de Falange D. Mariano Sevilla, no encontrando apoyo en ellos por falta de elementos.

Cuando volvió al cuartel, sobre las 3 de la tarde, desde su despacho vio como el Coronel, desde el suyo, ofrecía armas a una comisión del frente popular encabezado por el alcalde de la ciudad, que querían fusiles de guerra, se negó a entregárselos porque necesitaba una orden superior, pero sí les ofreció las armas que tenía depositadas de particulares en la armería tales como escopetas, pistolas y otras.

Cuando se fue la comisión, sobre las 16:00 horas, el Capitán Alarcón entro en el despacho y discutió violentamente con el Coronel, bajando a continuación a la sala de banderas diciendo clara y categóricamente lo que estaba ocurriendo, diciendo a los presentes que mientras él llevase las bombas en el cuello no iba a consentir dar armas a los milicianos ni a nadie, evitando con ello armar al pueblo, y que estaba dispuesto a NO salir con las Baterías, instando a los oficiales se pusieran de uno u otro lado.

Al salir solo siete oficiales, dijo en voz alta: “me lo figuraba, veo que no son ustedes compañeros nuestros” y a continuación dijo: “en vista de que ustedes son más que nosotros, pueden mandar las Baterías que nosotros nos marchamos”. El resto de oficiales les advirtieron que se lo pensaran pues era un paso de graves consecuencias y que estaban aún a tiempo de arrepentirse. Aun así el Capitán Calderón instó a los que se quedaban a que se uniesen a él y se negaran a salir con las columnas hacia Hellín, argumentando éstos que la orden del Coronel emanaba de otra del Ministro, respondiendo el Capitán que “no había tal Ministro”. Los ocho oficiales se marcharon, y al pasar por el Cuerpo de Guardia, el Teniente Calderón preguntó al Capitán Rufino Bañón: “pero es que tú no vienes?”, contestando éste que no, e insistiendo volvió a decir “he dicho que no”.

Los ocho que estuvieron a favor de incumplir la orden de marcha  (Capitanes Ricardo Alarcón Cánovas, Macario García Monet, José Hilla Tuero y los Tenientes Ricardo Bayo Laínez, José Aznar Aznar, Jaime Arcas Soler, Isidoro Calderón Duran y Genaro Alarcón Cánovas) subieron al despacho del coronel recriminándole la entrega de armas al pueblo y para informarle de que estaban decididos a desobedecer al gobierno  y unirse al movimiento, diciendo éste que cometían una falta de subordinación y disciplina, y les pregunto si sabían a que se exponían si persistían en su actitud, contestando que sí, les dijo que se consideraran arrestados en la Sala de Banderas.

En la Sala de Banderas solo quedaron los Capitanes Siminiani y Bañón, así como los oficiales de la escala de reserva, que por desconfianza o desconocimiento no se sumaron a la iniciativa

El Teniente Esteban Rodríguez Domingo subió a la 2ª Batería a excitar a la tropa, exaltándolos a que se pusieran de parte del gobierno y del pueblo,  amenazando con fusilar a quien no lo hiciera, diciéndole a la tropa que iban a Hellín a sofocar un movimiento revolucionario, la tropa lo vitoreó y desde entonces le obedecieron ciegamente. Se hizo cargo de la Batería formándola, y los jefes de sección fueron el Teniente Pedro Gil Marín y el Alférez Salvador García Jiménez. Desfilaron hacia la estación pie a tierra al mando del Capitán Monet, embarcando sobre las 20:00.

En esos días, el mencionado Teniente Rodríguez capitaneaba a un grupo de Sargentos que perseguían a todo aquel considerado como fascista, tales eran del grupo como Manuel Feíto García, Pedro García Guerrero, José Sánchez Martínez, Francisco Flores González, Rogelio García León, Juan Raja López, Francisco Medina Alcaraz y José Garrido Valverde.

El Coronel bajó a la sala de banderas y ordenó al Capitán Siminiani que formase una Batería sin armas y marchase a la estación.

Mientras estaba en la estación el Capitán Monet se arrepintió de lo sucedido y volvió al cuartel, en las escaleras del mismo se encontró al Capitán García Martínez del Regimiento y con el Capitán de Infantería Alberto Calderón, que venía de Cartagena, asegurando éste que en Cartagena ninguna Unidad se había sublevado, que de hecho venían Fuerzas de allí por tren. Volvió a la estación y comprobó que el personal que venía en los trenes solo eran milicianos, entregó el mando de la Batería al Teniente Antonio Fuentes Martínez y volvió al Cuartel.

Mas tarde el Capitán Alarcón llamó por teléfono al Coronel de la Fábrica de Pólvora Felipe Iracheta y vino al cuartel acompañado del TCOL Alejo González y el Comandante Ernesto Llamas, quien convenció a los arrestados de que depusieran su actitud para que no fueran fusilados y así conseguir que formaran parte de la columna que iba a Albacete y allí pasarse a los sublevados, y por otro lado convenció al Coronel Jefe de que les levantara el arresto y los mandara a Albacete.

El Coronel Jefe en su despacho les dijo a sus oficiales y a los de la Fábrica de Pólvora que el movimiento estaba vencido y que no podían luchar los unos contra sus compañeros, y mandó dos baterías a pie sin material hacia Albacete al mando del comandante Berdances además de la Batería con material.

Otra vez de vueltas al Cuartel el Capitán Siminiani se topó con el Capitán Alarcón, indicándole que estaba con ellos, pero éste le dijo que estaba todo arreglado, que el Grupo iba a salir al mando del Comandante Berdonces con todos los oficiales y que cada uno hiciera lo que pudiera una vez llegados a Albacete.

Volvió a la estación para hacerse cargo de la Batería, pero fue vigilado desde entonces, sabiendo que el propio Teniente Fuentes dio órdenes a la tropa de que no se obedeciera ninguna orden que él no haya ratificado.

Estas dos baterías debían unirse a otra ya en la estación, con material, mandada por el capitán Rufino Bañón, el cual alentaba a su tropa con el puño en alto. (la 1ª iba con material y la 2ª y 3ª pie a tierra con mosquetón). Entre las tres componían la totalidad del I Grupo completado con parte del II Grupo.

Cuando el Capitán Macario García Monet, una vez levantado el arresto, llegó a la estación para hacerse cargo de la 2ª Batería, ordenó al Teniente Esteban Rodríguez, de la escala de la reserva, extremadamente revolucionario, y al Sargento Guerrero, ambos seguían malmetiendo a la tropa en la estación, de que volviera al cuartel por no formar parte de la plantilla. La tropa no quiso embarcar si no iba con ellos dicho Teniente.

En vez de cumplir sus órdenes, el Teniente Esteban Rodríguez y el Sargento Guerrero fueron a inquinar con los del Frente Popular en la persona del diputado comunista Montiel que por allí se encontraban y fueron en comandita a ver al Coronel de la Unidad, al que le recriminaron que quería eliminar a los elementos rojos más destacados.

Aparecieron entonces en la estación el Coronel con los dos militares a la cabeza de una manifestación que los vitoreaban, desfilando por delante del Capitán de una manera hostil, al tiempo que el Coronel le ordenaba que los llevara consigo, coincidiendo en los andenes con un tren de milicianos procedentes de Cartagena.

En la estación de Murcia se les unieron milicianos dirigidos por el diputado socialista Antonio Muñoz Zafra.

En la misma estación, el Teniente Genaro Alarcón, que se había incorporado de permiso para unirse al Grupo, se le agravó una dolencia antigua que tenía y regresó a su domicilio.

Los mandos del Grupo quedan como sigue:

Mando el Comandante Antonio Berdonces, y como ayudante Teniente Ricardo Bayo.

1ª Batería con material: Capitán Rufino Bañón Galindo, Teniente Jaime Arcas Soler y el Alférez Juan López Buendía.

2ª Batería pie a tierra: Capitán Macario García Monet (evacuado de camino), Teniente Pedro Gil Marín y el Alférez Salvador García Giménez, Sargento Fernando Hurtado Hurtado, Teniente Esteban Rodríguez y Sargentos Guerrero y Manuel Feíto García

3ª Batería pie a tierra: José Siminiani Navarro, Tenientes Isidoro Calderón Durán y Antonio Fuentes Martínez y el Alférez José Collado Sánchez.

Médico del Grupo: Capitán Alfredo Hurtado Oliva.

El Sargento Antonio Martínez Pallarés se incorporó de permiso y marchó también hacia Albacete.

De todos ellos, los que salieron con intención de pasarse a los nacionales fueron el Comandante Berdonces, Teniente Bayo, Teniente Arcas y Alférez Buendía.

El Capitán José Hilla Tuero quedó en la Unidad por ser el cajero habilitado.

El Teniente Eugenio Sevilla Navarro se incorporó de permiso y se unió al grupo de los que no querían obedecer al Gobierno.

Sobre las 02:00 de la madrugada del día 22, a unos 4 kilómetros pasada la estación de Minateda el tren militar fue tiroteado, se hizo alto y regresaron a dicha estación donde hicieron noche dado que los sublevados también habían volado un puente.

El Capitán Monet, con fiebres, hemorragias intestinales y completo agotamiento físico tuvo que regresar a Murcia por orden del Comandante Berdonces y del Capitán médico Alfredo Hurtado. Al llegar a Murcia se presentó en el Gobierno Civil y puso en antecedentes al Capitán de asalto Balaca y se marchó a su domicilio.

CENTRO DE MOVILIZACIÓN Y RESERVA Nº 6 DE MURCIA.-

Por mediación del Capitán Millán se comunicó a Albacete que las Baterías de artillería que salían hacia allí estaban mandadas por personal afecto.

En el hotel Colón se realizaban las reuniones con oficiales de asalto y policías, intercambiando información.

SUBMARINO C-3.-

Los jefes quisieron acercarlo demasiado a la costa, para alcanzarla con el submarino o a nado, la dotación se sublevó y arrestó a los oficiales. En la tarde del 21 llegaron a Málaga desembarcando a los arrestados.

SUBMARINO C-6.-

En la madrugada del 21, y para no cruzar el Estrecho de noche y no cruzarse con ningún barco nacional, se dirigió hacia Málaga fondeando por la tarde, simultáneamente con el C-3 y C-4, quedando los tres submarinos abarloados.

Al conocerse el arresto de la oficialidad de los otros buques del puerto, fueron arrestados todos los mandos, ante la protesta de la dotación.

DESTRUCTOR “LEPANTO”.-

En Almería, se concedió un plazo de media hora a los sublevados en esa localidad para que se rindieran antes de bombardearla, para ello mandaron una patrulla de marinería a puerto, la cual fue tiroteada desde un edificio.

No consiguieron bombardear, pero poco después fueron conducidos a bordo los oficiales sublevados escoltados por guardias de asalto, volviendo a Cartagena.

OTROS LUGARES.-

En Madrid, en el Cuartel de la Montaña detienen al General Fanjul y al Coronel que lo mandaba.

En la tarde, a las 17:00, salió el “Jaime I” de Tánger hacia Gibraltar escoltado por un destructor, encontrándose allí con toda la escuadra y de camino con el torpedero 14 que apresó. El Jaime se había sublevado en las costas de Portugal deteniendo a su oficialidad y dándole el mando al Oficial 3º naval D. Salvador Corrales Vidal.

Desde Madrid comienzan a mandar a Toledo fuerzas de la guardia civil, asalto y milicias.

A las 17:00 sale desde Cartagena hacia Albacete un tren con milicianos para sofocar la rebelión en esa ciudad.

ALBACETE.-

Desde Alicante salió una columna de milicianos y carabineros que por tren llegaron hasta Almansa.

MIERCOLES DIA 22.-

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA.-

Por la tarde, el nuevo jefe de la Base Antonio Ruiz, ordenó al Comandante Baeza preparar la compañía de guardia de arsenales para salir a la primera indicación del General Gobernador de la plaza Toribio Martínez Cabrera.

El Comandante Baeza mandó que la compañía se trasladara al cuartel, al tiempo que mandó al Capitán Carlos Bermúdez a presentarse al General Toribio a recibir instrucciones.

El General llamó a Baeza diciéndole que nombrara a otro Capitán y que Bermúdez quedaba detenido, al llegar lo mandó a su domicilio, siendo detenido más tarde en el mismo.

Nombró en su lugar al Capitán Antonio Luque Ramírez, cesándolo de juez permanente, que tan pronto estuvo preparada la compañía la mandó al Regimiento de Infantería nº 34 a las órdenes del Comandante de Infantería Balibrea, el cual aportaba otra compañía para salir hacia Albacete.

A las 5 de la tarde, estaba formada en el patio preparada para salir la compañía de guardias de arsenales más algún agregado. El Cabo Mariano Egea Rojo que volvía de su casa tras ser llamado se incorporara se le dijo nada más entrar que cogiera armamento y correaje y formase también, se libró de marchar porque lo sacó de la formación el Auxiliar del DETALL D. Rafael Vela, al ser éste su oficinista desde el año anterior, diciéndole que marcharían más tarde.

Por la tarde sale la Compañía hacia Albacete, al mando del Capitán D. Antonio Luque Ramírez, en dicha compañía también van los Auxiliares Antonio López Martínez y Ginés Ortega Fuentes, los Cabos  Ramón Regueira Illán, Joaquín Martínez Lorente, Aniceto León León, José Nicolich Llorente, Pedro Roca Jiménez, José Quesada Hernández, Luis Poch de Porras, José Sánchez Muros, José Mata Manzanares, Pedro García Gómez y Alfonso Manzano Pelayo, los soldados Rogelio Martínez Jiménez (como enfermero), Epifanio Rodríguez García, Emilio Martínez Fernández, Julián Zamorano Cañabate, Ramón Pérez Torres,  Julián Casado Martínez, Julián Mendoza Victoria, Félix Marín Martínez, Ramón Collado Castro, Ramón Pérez Torres, Santiago Devesa Paredes (como sanitario),  Pedro Egea Moreno (en calidad de enfermero agregado a la compañía de guardia de arsenales), José Aparicio Bastida y Salvador Sánchez Roca (éste último por pertenecer a las escuadras de fusiles ametralladores) y como secretario el Auxiliar de infantería de Marina D. Rafael Vela Fernández, también iba el corneta Antonio Morata Cabello.

La tropa que en su mayoría pertenecían a la Compañía de Guardias de Arsenales eran entre otros los siguientes: Cabos José Nicolich Lorente, Antonio Ortega Torres, Emilio Castelo Alcalde, Escolástico Llamas Abadía, Francisco Aparicio Bastidas, José Diaz Siles y Ramon Requena Illán, así como los soldados Juan Llamas Arjona, Antonio Doménech Montfort, Manuel Llorens Salvador, Manuel Llorens Saporta, Tomás Maña Castillo, Vicente Marcos Bauzá, Miguel Marín Sánchez, Vicente Marques Ortiz, Manuel Madrid Rodenas, Antonio Martínez Moya, Alfonso Moret Martínez, Félix Marín Martínez, José Morales Hernández, Alfonso Munuera García, José Illa Noguera, Francisco López Martínez, Conrado Mateo Coronas, Cristóbal Mestre Guxeus, José Serres Ferrer, Francisco Idermon Romero, Juan García Poveda, Fernando López García, Antonio Guillermo Sánchez, José Hernández Martínez, José Marles Ventosa, Antonio Doménech Monfort, Claudio Gautier Marín, Ramon Castro Collado, Luis Contreras Herrera, Francisco Castañer Groset, Vicente Gort Gigueras, Rafael Cáscales Miralles, Ramon Campello Amorós, Miguel Buigues Ordines, Ángel Company, Luis Collado Cano, Antonio Cerdán Gaban, Ramon Sendra Sánchez, Fernando Sendra Salas, Antonio Segura Bernal, Monserrate Trives Navarro, Joaquín Devesa Ausina, Vicente Seguí Liscart, Juan Sempere Pérez, José Sempere Rico, Luis Torregrosa Pastor, Juan Ochando Nanacloig, Tomas Muñoz Llovera, Federico Gallen  Nevot, Antonio Falmes Navarro, José Gallen Puerto, Enrique García Bachero, Tomas García Ferrando, Juan Fortea Monferrer, José López García y Antonio García Muñoz.

En dicha columna se coló en uno de los camiones el tambor Eduardo Fernández Sánchez, persona muy joven pero indisciplinado, charlatán y falto de cultura. En los ratos libres ayudaba en la cocina, pero participó en un tiroteo que se realizó en Albacete en un convento donde se refugiaban personas afectas al Alzamiento, así como en el fusilamiento de guardias civiles, saqueos y desmanes.

Esta fuerza salió al mando del comandante del Ejército de tierra Balibrea, con fuerzas de infantería del Regimiento 34, brigada de marinería y milicianos de Cartagena y Murcia. Uno de los marineros era Emilio De Miguel Castillo

El Cabo Guillermo de Juan Ruiz, de la Compañía de guardia de arsenales, salió a comer ese día, al volver se enteró que la compañía se había marchado al Regimiento, ordenándosele continuar en la misma.

El Cabo Gregorio Calleja González, aprovechando que los oficiales salían para sus domicilios y él tenía su destino en el exterior, fue a su casa a comer. Ese día tanto él como el Cabo Agustín Cano cesaron como secretarios de causas. Por la noche, después de cenar, volvió al cuartel encontrando una caravana de camiones desde la puerta del hospital a la del cuartel, llenos de personal de infantería de marina, al preguntar le contestaron que eran los de guardia de arsenales que salían hacia Albacete. Por si faltaba alguno y no lo cogieran a él se escondió en los jardincillos cercanos, entrando en el cuartel una vez se hubieren marchado, acostándose en su Compañía. (a los 2/3 días lo cesaron en su destino en el juzgado y lo mandaron al cuartel).

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº3.-

El día 22 de julio, salió una Batería del 7.5 cm al mando del Capitán Meliá y Teniente Lucio Mateo Giménez hacia Los Alcázares y San Javier con la misión de “protección de la Base” hasta finales de julio.

Aprovechando la salida de una columna mixta de militares y civiles, con la complacencia del Coronel, los del Frente Popular invadieron el cuartel, anulando la disciplina y subordinación del personal.

El Sargento Argimiro Gil Téllez es destinado con una batería de fusiles, junto a otros 7 Sargentos, a Albacete al mando de un Capitán, siendo desviados sus camiones a Pozoblanco a proteger a elementos de derechas en su traslado como detenidos hasta la estación, pasando después a la retaguardia del frente de Córdoba hasta octubre del 36 en que son ascendidos a Brigada.

El Auxiliar del CASE mecánico Aurelio Mora recibe la orden de ponerse a las órdenes del Comandante de Infantería Balibrea del Regimiento nº 34, para que acompañe al Batallón hasta Hellín. Posteriormente continuó a Albacete, el Carpio y Cerro Muriano, volviendo al mes y no teniendo más actuaciones hasta el final de la guerra.

El Teniente Alejandro Delgado Tapia y los Sargentos José Vázquez García y Delgado Pareja arrestaron en su Unidad al Capitán Antonio Lombarte, detenido en la Comandancia y llevado a San Julián, éstos arrestos los consideraban escoltas para que los milicianos no los asesinaran en el traslado.

Al salir del Parque, en el coche del Coronel, los pararon en la puerta el Suboficial Pazos con varios Artilleros armados que querían fusilarlo, así como al Capitán Jesús Cifuentes, templó los ánimos y consiguió al menos dos soldados que los acompañaran armados, y en la salida de Santa Lucía otros milicianos también quisieron asesinarlos impidiéndolo de nuevo.

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERO DE MURCIA.-

El Teniente Rufino Cepeda González, estando de servicio de vigilancia en el cuartel, fue comisionado por el Coronel para acompañar a un paisano a la Fábrica de Pólvora al objeto de entrevistarse con el director para la posibilidad de confección de bombas de mano, presentado en la misma lo redirigieron hacia la Fábrica del Salitre que era donde estaba el despacho del Jefe. El personal de la fábrica quedó con la percepción de que estaba tanteando su arresto.

Sobre las 07:00, en la estación de Minateda se formó una columna mandada por el Comandante Antonio Berdonces, a la vanguardia marchaban los milicianos y una batería pie a tierra mandada por el Capitán Siminiani, detrás la 3ª batería con los cañones mandada por el Capitán Bañón y la 2ª Batería cubría la retaguarda.

En la estación quedaron el Alférez Pedro Gil, el Sargento Fernando Hurtado y un pequeño grupo de artilleros custodiando el tren.

Hubo un pequeño bombardeo a la población de aviones procedentes de Los Alcázares y a unos 6 kilómetros antes de Hellín la Batería realizó unos disparos sobre la población sin ocasionar víctimas, avanzando todos hasta las primeras casas de la localidad, y fueron los Capitanes Bañón y Siminiani a parlamentar. Los milicianos al creer que estaban intentando engañarlos, dieron la vuelta y se volvieron a Murcia.

El Sargento Manuel Feíto lo mandaron a Minateda a la custodia de los efectos del tren militar, continuando el día siguiente hacia Albacete.

El Teniente Ricardo Bayo, ayudante del Comandante,  es el que dijo a la tropa que se iban a hospedar en varias posadas.

Esa noche, fuerzas de la Guardia Civil copó las posadas y obligaron a mandos y tropa a enganchar el material y llevárselo hacia Albacete, pasándose la totalidad de la Batería del Capitán Bañón y casi toda la de Siminiani.

Los pasados llegaron a Albacete sobre las 02:00 de la madrugada del día 23 poniéndose a las órdenes del TCOL de la Guardia Civil Fernando Chapulí Ansó, éstos eran el Comandante Antonio Berdonces Matyalay. Tenientes Jaime Arcas Soler, Ricardo Vallo Lainez y el Alférez Juan López Buendía.

Una vez en Albacete, la tropa pasó arrestada y los oficiales que se pasaron fueron sacando a los de confianza para incorporarlos a sus filas, como hizo el Teniente Arcas con el Cabo Joaquín Miñano.

El Cabo Adolfo Valcárcel Pastor también ayudó a la elección del personal que integraría el grupo. Al caer Albacete fue conducido prisionero a la cárcel de Murcia.

Al Alférez Salvador García y al Brigada Sánchez-Osorio los trasladaron en un coche hasta el cuartel de Albacete, donde estaban incomunicados Bañón y Rodríguez. Desde las azoteas se prestó servicio de vigilancia antiaérea.

REGIMIENTO DE INFANTERÍA SEVILLA Nº 34.-

En la mañana, el Coronel del Regimiento requirió a todos los jefes, oficiales y suboficiales de la Unidad para firmar un documento de adhesión al gobierno en presencia de un delegado del Frente Popular, cosa que hicieron todos sin leer siquiera porque no habían tomado aún represalias contra ningún oficial.

Por la tarde, el Comandante José Balibrea Vera recibió una orden firmada por el General Cabrera para salir hacia Albacete al mando de una Compañía de su Regimiento mandada por el Capitán Verdú, una sección de ametralladoras que mandaba el Teniente Roig y otra compañía de infantería de Marina mandada por el capitán de infantería de Marina Antonio Luque Ramírez.

Ese día, los mecánicos conductores de la mancomunidad de los canales del taibilla Andrés Marín Martínez y Francisco Rosique Izquierdo, fueron detenidos o reclutados para que con sus vehículos oficiales se presentaran en el Cuartel de Antiguones a ponerse a disposición del Comandante Balibrea para ir a Albacete.

Al salir hacia Albacete, el General Cabrera le impuso como ayudante al Capitán Alberto Calderón Martínez.

Con la compañía que mandaba el Capitán Verdú iba el Alférez Álvaro Rizo Bonald al mando de una Sección. (continuando posteriormente hacia Andalucía, donde se pasaron a los nacionales los Capitanes Verdú y Gómez del Barco, haciéndose él cargo del mando de la compañía).

También se incorporó a la columna el diputado de izquierdas Amancio Muñoz de Zafra.

Ese día el Teniente Vivo prestó servicio en el Castillo de Despeñaperros, donde se han instalado ametralladoras antiaéreas. Le llegan noticias contradictorias de que han arrestado a los Capitanes de infantería Vázquez de Castro, De Miguel, Falcón, tenientes Ricart , Pérez Manzano y varios más. La forma de proceder era que se presentaban en la Comandancia Militar y allí se les desarmaba y enviaban al Castillo de San Julián.

En el cuartel se hace cabecilla un tal Teniente Benito, destinado en el Regimiento que guarnecía Alcoy y que se encontraba de permiso en Cartagena unos días, que junto al maestro armero Cases y el Cabo Férez son los cabecillas visibles del comité rojo. Cualquier denuncia o mal miramiento en esos días era motivo suficiente para que te detuvieran, con frecuentes registros tanto en los despachos como en domicilios particulares.

El Teniente Aurelio López Sánchez en situación de permiso se le llamó con urgencia que se presentara en la Unidad.

SUBMARINO C-1.-

Parte de la dotación, Capitaneados por el Teniente de Navío Ramírez, de ideas izquierdistas, conferenciaron con el mando para exhortarle a que siguieran las órdenes de la República, pues sabían por radio de que en los días 19 o 20 habían sido arrestados los oficiales del C-3 y C-4 por desafectos.

A las 21:00 entró en Málaga acodándose al C-6, fondeando en el centro de la bahía.

Desembarcaron el jefe de la flotilla al hospital por enfermedad, quedándose el Teniente de Navío D. Vicente Ramírez como jefe de la flotilla de submarinos, a disposición del gobierno republicano.

SUBMARINO B-6.-

El Comandante creía que su dotación tenía buena acogida y muestras de adhesión al levantamiento.

Se le ordenó por radio que acudiera a un punto de la Península donde había un desembarco de tropas y cogió rumbo opuesto.

La dotación se sublevó y arrestó a sus mandos.

En la mañana del día 22 se le acercó el C-3 para comunicarles que serían trasladados a Málaga.

Se le acercó el “Alsedo” donde los trasladaron.

TORPEDERO Nº 14.-

El día 22 salieron hacia Gibraltar, apresados en el mar por el “Jaime I” que les llevó a Málaga.

Solo se arrestó a un Alférez de Navío, y su Comandante tomó el mando del “Almirante Valdés”.

TORPEDEROS Nº 20 Y 21.-

No llegaron a salir de puerto, pero sus jefes fueron arrestados.

DESTRUCTOR “LEPANTO”.-

El día 22 por la tarde salieron desde Cartagena hacia Alicante a toda velocidad con una columna de infantería de Marina mandada por el Capitán de Infantería de Marina D. Juan Luque. (Esta compañía el día 26 se manda a Albacete, y a últimos de Septiembre a Cuenca).

Tras dos días en puerto, salió hacia Valencia donde permaneció al menos dos semanas más.

ALBACETE.-

La columna de Alicante se posesiona de Chinchilla, a pesar de bombardeos de aviones procedentes de Albacete, quedando a la espera de que se le una la columna murciana.

VARIOS.-

El Soldado de Infantería de marina Fernando Bravo Berrocal, de permiso en su pueblo, por la mañana acudió al Alcalde al haber recibido un telegrama para que se incorporara a su destino con urgencia, yendo en coche hasta Málaga a presentarse al Gobierno Civil, quienes lo mandaron al jefe de la flotilla. De camino se encontraron al Oficial 1º de Marina Naval Antonio Pita, en la misma situación que él, quien lo mandó presentarse en el “Churruca”, destructor en puerto, embarcando en él por 25 días. Durante ese tiempo bombardearon Ceuta y Melilla junto al “Jaime I” y el “Libertad”.

En el Ministerio de Madrid, el Aux. Oficial 3º Manuel Fando del Rio ya se pudo incorporar a su destino al igual que el resto que poco a poco recuperaron la normalidad.

JUEVES DIA 23.-

BASE NAVAL.-

El Marinero Mulero Vizcaino, estaba destinado en el Taller de submarinos, un maquinista formó todas las dotaciones mezcladas, y un maestre comenzando por la cabeza designó en bloque a 75 personas para formar una Compañía, que salió a las órdenes del Capitán de Infantería de Marina Juan Luque Canís hacia Alicante (pasó por Puente Contreras y Locubin, volviendo a Cartagena de Cabo en el mes de septiembre).

También entraron en esa formación todos los reposteros, siendo elegido el marinero Fernando García Moreno.

Se incorpora de permiso el maestre de marinería Santiago Longa Lago, y al verlo pasar el maquinista Gutiérrez lo mandó incorporarse a la compañía de marinería que se estaba formando, al mando de un pelotón.

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA.-

Sale una compañía de marinería más desde Cartagena hacia Albacete, para unirse al Comandante Balibrea (primo del de Infantería de Marina) así como milicias socialistas, llegando a Hellín. En las milicias obligaron a personas, como Pedro Tomás Molina, a ir hasta sin armas para hacer bulto.

La 1ª compañía de marinería sale al mando de D. Juan Luque Canis hacia Alicante a patrullar las calles de la ciudad, siendo trasladados en el destructor “Lepanto”, en esa ciudad fue cesado en el mando al capitán como jefe y se le dio al Auxiliar naval Leoncio de la Torre Almoguera.

En la Unidad iban los marineros desembarcados del “Almirante Lobo”  Rafael Ariza Rodríguez, Rafael Cortés Estévez y Gaspar Acosta Paredes, de la base de submarinos los marineros Gaspar Costa Paredes, Francisco García Moreno, Domingo Sánchez Berlanga y Manuel Martínez Pastor, de infantería de marina Capitán Pedro Roca Jiménez, Tenientes Ramón Campillo Amorós, Juan Guillar Ortíz y Emilio Martínez Fernández, Sargentos José Serres Ferrer y José Rubí Real, y de otras dependencias maestre de marinería Santiago Longa Lago, Fernando Hernández Raja, Vicente Ferrer Tur, Félix Martínez Escudero, Pedro Jiménez Vera, Diego López Hernández, haciendo un total de unos 50 hombres.

Llegaron a Alicante sobre las 06:30 de la tarde, acampando en una barraca del muelle donde pernoctaron hasta el día siguiente

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº3.-

Al Teniente Guillermo Conesa le dan la orden escrita de que pasa a la Batería del 15,24 de la Parajola, extrañándole pues no conocía el material, al preguntar por qué se quedó en el aire su incorporación.

El Teniente Andrés Viedma, interroga a un Brigada de la Batería donde estaba destinado que vivía allí pero bajaba asiduamente a Cartagena por la situación en el Cuartel y en Cartagena en general, y es cuando se entera de que habían mandado a oficiales de permiso por haberse querido sublevar el día 18, así como que lo impidieron los suboficiales y Sargentos, y que también había una segunda relación nominal de oficiales más amplia para echar.

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERA DE MURCIA,-

El día 23 de julio, el Coronel mandó al comandante Aurelio Llamas del Toro arrestado a Cartagena, acusándolo de oponerse a la entrega de armas a los rojos y a la salida de fuerzas hacia Albacete, ordenando a las fuerzas de asalto que lo custodiaban lo asesinaran por el camino, no sucediendo por haber cambiado el capitán de asalto Balaca a las mismas, salvándole la vida, acabando fusilado de todas formas.

A primeras horas, llegaron a la estación de Minateda el Comandante Balibrea al mando de sus dos compañías de infantería, ordenando a los artilleros que allí estaban en misión de custodia del tren que se unieran a ellos y continuaron hacia Hellín.

Ese día llegaron a Hellín las fuerzas de Cartagena, haciéndose cargo el Capitán Siminiani de dos piezas de Artillería con la tropa que le quedaba, saliendo hacia Chinchilla donde recibió otras dos piezas, y formó parte de la columna que se formó con el Comandante Balibrea de Cartagena y más fuerzas venidas desde Alicante y Valencia, avanzando hacia Albacete.

En Albacete, al Alférez Salvador García lo tuvieron dos falangistas recorriendo calles al grito “Arriba España”. Posteriormente se acercaron a Pozohondo para ordenar seguir a los que traían ganado a la ciudad y recoger de paso las tablas de tiro que le había encargado el Teniente Arcos.

Una Sección, mandada por el Teniente Arcos, la habían desplegado frente la gasolinera en la carretera de Murcia y otra Sección, mandada por el Teniente Ricardo Bayo, estaba en la carretera de Madrid, a la cual se le acercó una ametralladora.

REGIMIENTO DE INFANTERÍA SEVILLA Nº 34.-

El Teniente Aurelio López fue consciente de que varios oficiales habían sido detenidos en el Castillo de San Julián y que el organizador de tales arrestos había sido el tal Teniente Benito que había quedado agregado al Regimiento, siendo él el que disponía la salida y formación de Unidades que tenían que salir así como destinos de oficiales al frente.

Al Capitán Salvador Meca Cedo lo llamaban “el asistente del Coronel “ por su amistad con el mismo al haber estado destinados juntos en Lorca con anterioridad.

Al ser detenido el Capitán Vázquez , ayudante del Coronel, es sustituido por el Capitán Meca, amigo íntimo del Capitán Calderón que era a su vez el enlace con el Frente Popular dentro del cuartel, y se dedicó a abrir la correspondencia de los oficiales donde encontró en alguna de ellos propaganda fascista.

El citado Capitán mandaba la compañía de ametralladoras y era el encargado del economato, pero poco a poco le fueron quitando material y armamento para las columnas, hasta que solo se quedó con los conductores.

VIERNES DIA 24.-

Entierran en Cartagena a Antonio García Fuentes, obrero miliciano, primera víctima caída en Hellín. Es exaltado a nivel municipal como un mártir y en la prensa le dedican un montón de titulares.

En el periódico se publica que las fuerzas de Cartagena y Alicante entran en Chinchilla victoriosos pernoctando allí.

COMANDANCIA MILITAR DE CARTAGENA.-

Se nombra al General Martínez Cabrera como Comandante Militar de Cartagena.

Comenzaron las detenciones entre la oficialidad del ejército, sobre todo al apoderarse de Albacete las fuerzas que contra dicha plaza se enviaron desde Alicante, Murcia y Cartagena.

Todo lo organizaba el General Cabrera sin descanso, que disponía de tres teléfonos por los que impartía órdenes sin cesar, las cuales eran mecanografiadas a limpio y difundidas, tanto por el ayudante Carlos Oliver y un mecanógrafo apellidado Muñoz.

Para la detención de la oficialidad y que éstos no pusieran resistencia de ninguna clase se les llamaba de uno en uno, se les desarmaba y les decían que para librarlos del peligro de ser asesinados había decidido enviarlos en concepto de detenidos gubernativos al Castillo de San Julián.

Mientras tanto los aviadores de San Javier fueron llevados al vapor España nº 3 convertido en prisión.

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA.-

La compañía que está en Alicante comienza a realizar guardias en el Gobierno militar, Gobierno Civil, en un banco y en la cárcel.

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº 3.-

En la comida de la tropa, el Coronel reunió a los jefes, oficiales y suboficiales y exaltó la causa roja, despreciando el levantamiento y pidiendo la muerte de los traidores. A partir de ese momento se arrestó a los claramente afectos al levantamiento y la Unidad quedó en manos del Frente Popular y comité del Regimiento.

El Teniente Guillermo Conesa se presenta en la Unidad para hablar con el Comandante quien lo destina al destacamento de Cenizas, que iban a duplicar la plantilla.

El Teniente José Hellín Sánchez, por orden del General Cabrera,  a las 05:00 de la mañana salió con una camioneta facilitada por el Ayuntamiento de Cartagena en dirección a Cuevas de Vera (Almería) acompañado de 4 clases de la Unidad, así como del concejal Julio Escudero y del profesor del Frente Popular Juan Barcelona, con la misión de presentarse en dicha localidad, requerir la presencia del Alcalde y con las formalidades de rigor hacerse cargo de las armas y municiones en poder de las fuerzas de la Compañía de la Guardia Civil, cuya cabecera era Cuevas de Vera. Lo incautado sería depositado en el Parque de artillería de Cartagena, y lo mismo hizo en los diferentes puestos de la Guardia civil de dicha compañía.

Arrestaron por orden del Gobernador civil de Almería a los guardias civiles en la cárcel del pueblo, y a su capitán jefe Pascual Morales Segura lo llevaron a Cartagena e ingresado en el España nº3 porque temía por su vida en el pueblo. Se quedaron dos días en el pueblo porque vieron que peligraba la vida del resto de guardias civiles.

El Sargento José Moreno García sala hacia Huércal Overa para recoger el armamento incautado, regresando el día 25.

El Sargento Pascual Navarro Méndez estuvo haciendo guardias y retenes en el Regimiento y una guardia en la cárcel de San Antón, según órdenes del Teniente Ayudante Carlos Miras.

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERA DE MURCIA.-

Conocido en Murcia el pase a los nacionales del parte del personal del grupo, a los oficiales que había bajo sospecha se les mandó de permiso a sus domicilios, siendo arrestados ese mismo día uno a uno y conducidos a Cartagena en vehículos con escolta y encarcelados en el Defensivo Fajardo, éstos eran los Capitanes Ricardo Alarcón Cánovas, Macario García Monet, José Hilla Tuero y los Tenientes José Aznar Aznar, Eugenio Sevilla Navarro y Genaro Alarcón Cánovas.

El Teniente Antonio García Ratia estaba de permiso en su casa de Cartagena desde el 15 de julio, fue arrestado ese día y mandado al cuartel Defensivo Fajardo.

Se constituyó un comité rojo en la Unidad, cuyo primer presidente fue el Teniente Mariano Ramírez Roca.

En el asalto a Albacete, el Capitán Siminiani recibió orden del Comandante Balibrea de no disparar contra la ciudad si no disparaban Artillería contra ellos. Los milicianos les recriminaron pistola en mano que la Batería no tiraba mientras que su gente estaba sufriendo bajas, se les dijo las órdenes recibidas y fueron a hablar con el Comandante.

El Teniente Ayudante Hipólito Martínez fue a ordenarles que hicieran unos cuantos disparos pero que no ocasionaran daños, horquillando en distancia, cayendo los proyectiles pasada la ciudad.

Cerca de la línea de piezas quedó un camión de milicianos con fusiles y un marinero con un fusil ametrallador en posición de vigilancia por si la Batería no acertaba sus tiros.

REGIMIENTO DE INFANTERÍA SEVILLA Nº 34 DE CARTAGENA.-

En Chinchilla, a la columna del Comandante Balibrea se le incrementaron otras dos compañías de carabineros procedentes de Alicante mandadas por el Comandante Gilis y una batería de artillería al mando del Capitán Siminiani y otras fuerzas menos importantes, además de milicianos desorganizados.

Mientras en el cuartel de Cartagena, el Coronel organizó una reunión en el comedor de tropa, asistiendo todos los oficiales, suboficiales y tropa del Regimiento, donde les dirigió una arenga general diciendo entre otras cosas “que se avergonzaba de sus compañeros sublevados y que los consideraba unos cobardes” acabando con Vivas a la República. A las dos horas continuaron los arrestos.

Mientras que el Capitán Calderón estuvo en Albacete, el maestro armero Vicente Cases, como representante del comité del Regimiento, le consultaba al Capitán Meca cuantas detenciones se debían realizar, confirmando las detenciones siguientes: Capitanes Luis de Miguel Roncero, Miguel Vázquez de Castro y Waldo Barcón de la Furundurena (los tres asesinados más tarde en el vapor España nº3), Tenientes Antonio García Ratia, Juan Ricart Carlos, Alférez Cano, Sargentos Miguel Gonzalbez Andreu, José del Álamo Ferrin y José Garcés de los Fayos.

SÁBADO DÍA 25.-

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA DE CARTAGENA.-

Fallece en Chinchilla el Cabo de Infantería de Marina D. Carmelo Fernández Serrano, se le hace un homenaje en Cartagena y el teniente D. Ángel Pérez manda la sección de honores.

Una vez tomada Albacete, la compañía de Infantería de Marina queda de guardia en la ciudad para evitar saqueos, aunque algunos indeseables se dedicaron a saquear, como es el caso del corneta Antonio Morata Cabello, que en unión de otros asaltó la joyería de D. Pedro Sánchez Herreros, sita en la calle Mayor nº 26 de la ciudad, siendo amonestados por el auxiliar D. Rafael Vela sin saber el alcance del mismo.

Más adelante, cuando se encontraban en el Carpio haciendo guerra de trincheras con los nacionales en Villa Franca de Córdoba, el capitán Luque, desde su posición se trasladó al Carpio a interrogar al corneta mencionado, puesto que le habían descubierto varios relojes y pulseras, queriendo venderlas a soldados de artillería, ordenando su detención y dando cuenta al comandante de la columna Sr. José Balibrea, hecho por el cual casi es fusilado.

COMANDANCIA MILITAR DE CARTAGENA.-

En el pueblo de Portman por parte de hordas marxistas se realizó una quema generalizada de todo lo religioso que había.

Estando en el despacho del General prestando servicio el Coronel García Diez se recibió la noticia de la sublevación de Almería, ordenándole al Comandante Ortíz de Los Alcázares enviara aviones con toda urgencia para bombardear a los sublevados.

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº3.-

Al Teniente Andrés Viedma le correspondía ser relevado en el servicio de su Batería, llamó al Teniente Ayudante Carlos Mira para ver quién lo iba a relevar, contestándole que siguiera allí en calidad de arrestado, por estar la Plaza en contra suya.

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERA DE MURCIA,-

Ese día muy temprano atacó una columna de fuerza toja a los nacionales, obligando sobre las 12:00 a replegarse a las fuerzas de la Guardia Civil y artilleros al cuartel de Albacete.

El TCOL de la Guardia Civil Sr. Chapulí se suicidó, el Comandante militar huyó, quedando todos desconcertados e izaron una bandera blanca.

En la creencia de que los milicianos iban a asaltar el cuartel les dijeron a los artilleros que formaran guardia en la puerta para contenerles ya que los considerarían como prisioneros, cosa que hicieron los Alféreces Salvador García y Buendía, no dejando pasar a ningún miliciano.

A las 17:00 se presentó una columna de carabineros mandada por un Comandante, siendo todos arrestados, desarmados e incomunicados en el cuartel

El Cabo de artillería Pedro Antolines Pastrano tuvo una actuación en Albacete evitando que unos marxistas asaltaran y saquearan el convento de las hermanitas de los pobres en esa localidad.

REGIMIENTO DE INFANTERÍA SEVILLA Nº 34.-

A 2 kilómetros de Albacete, el Comandante Balibrea le dijo a su ayudante Capitán Calderón que no llevaban fuerzas suficientes para tomar la ciudad, siendo mejor retirarse a Chinchilla hasta que el General diese nuevas órdenes, mientras que mantenían una reunión con el diputado Zafra, que estuvo de acuerdo con ellos, comenzaron a ver que desde los tejados de Albacete aparecían banderas blancas en señal de rendición, saliendo más tarde de la capital  un vehículo con una bandera blanca más grande a negociar su rendición. El encargado de hacerlo fue el Capitán Calderón, dando su palabra de respetar la vida de los sublevados, entrando en la ciudad sin resistencia, quedando sofocada la rebelión sobre las 13:00.

DOMINGO DÍA 26.-

EL 26 DE JULIO DE 1936 CORDOBA FUE CAPTURADA POR LOS NACIONALES

Regresan los milicianos que fueron a Albacete.

REGIMIENTO DE ARTILLERÍA DE COSTA Nº3.-

El Sargento José Torrano Sánchez es enviado a cargo de un camión de munición al frente de Granada, quedando en Guadix por órdenes superiores.

REGIMIENTO DE INFANTERÍA SEVILLA Nº 34.-

Cuando el día anterior se liberó Albacete, fue liberado el Gobernador Civil de la provincia, ordenando al Comandante Balibrea que se hiciera cargo de los presos, en su mayoría guardias civiles, además de militares y gentes de derechas, personas que se iban incrementando de una manera exponencial.

Los guardias civiles y militares quedaron prisioneros en el cuartel de la guardia civil y el resto lo fue en la cárcel provincial.

Con las dos compañías que traía a sus órdenes montó la seguridad, la de infantería de Marina montó el servicio en la cárcel provincial y la de infantería de tierra la montó en el cuartel de la guardia civil.

Mientras en Albacete las fuerzas rojas cometieron numerosos pillajes, asesinatos, atropellos, asaltos, robos, tanto en casas comerciales como particulares.

Recibió orden de salir hacia Andalucía por la mañana formando parte de la columna Miaja, al mando de sus dos compañías iniciales, negándose en un principio hasta no cumplir su palabra de salvaguardar la vida de los detenidos.

Esa noche fueron conducidos a la estación de tren y trasladados a Alicante unos 350 prisioneros.

El trayecto fue a pie desde el cuartel de la guardia civil hasta la estación, marchando de a tres y formando en la primera fila el mismo Comandante Balibrea flanqueado por los detenidos Comandante de la caja de reclutas Valerio Camino Peral y Comandante de artillería Berdonces.

En la estación le hizo entrega de los prisioneros al Teniente de carabineros de la comandancia de Alicante José del Rey Pastor. Al mando de 60 carabineros.

LUNES DIA 27.-

Se publica en el periódico “el noticiero” con todo lujo de detalles el asalto a Albacete, siendo heridos en este asalto los soldados de infantería de Marina Miguel Marín (herida contusa en cara y extremidades) y el soldado Aguado (herida contusa y conmoción cerebral).

A partir de este día no se vuelven a dar bajas en combate en la prensa de Cartagena, dejando de ser novedad.

GRUPO DE INFANTERÍA DE MARINA.-

Las tropas de Infantería de Marina que había en Albacete, salieron al mando del Comandante Balibrea hacia Andalucía, sector de el Carpio.

Por la tarde, las tropas de Infantería de Marina que había en Alicante, salen hacia Albacete en camiones, llegando por la noche en misión de vigilancia en un banco, gobierno civil y la cárcel.

El Capitán de Infantería de Marina que las mandaba, Juan Luque Canís, antes de salir de Alicante fue sustituido por el Oficial 1º Leoncio de la Torre, siendo su 2º jefe Isidoro González Martínez, al llegar, la columna se partió en dos, la mitad fue a Villarrobledo y la otra mitad quedó en Albacete.

Un pelotón fue destacado inmediatamente a hacer guardia en la “Audiencias” donde se alojaba el General Martínez Monje y unos días después Martínez Barrios.

En Albacete se alojaron en varios hoteles, entre ellos el “Nacional” y el “Central”.

De vez en cuando el Gobernador Civil de Albacete José María Papín ordenaba a las tropas de Infantería de Marina que pusiera a disposición personal para pelotones de fusilamiento, se sacaba a los presos de la cárcel provincial y los llevaban al cementerio para fusilarlos.

Uno de esos fusilamientos, les llegó por la forma habitual de parte del Gobernador Civil al Oficial 1º Leoncio de la Torre, quien redactó el oficio para nombrar el piquete, entre los que se encontró el Cabo fogonero Nicolás García y Sánchez Martínez. A las 3 de la madrugada acudió el Auxiliar Naval José Tortosa Martínez junto al juez, el secretario y el médico forense en un vehículo aparte del piquete, procediendo al fusilamiento, dando el mencionado Auxiliar los tiros de gracia a los penados.

COMANDANCIA MILITAR DE CARTAGENA.-

Se tiene conocimiento de que la guarnición de Almería se había rendido y que la oficialidad sería trasladada a Cartagena en el destructor Lepanto.

El TCOL Billón recibió orden de que cuando llegara a puerto el destructor se presentara a bordo y se hiciera cargo de los prisioneros, recogiendo informe del comandante del buque la relación de prisioneros así como el relato de lo sucedido.

6º REGIMIENTO DE ARTILLERÍA LIGERA DE MURCIA.-

Se formó una Unidad de Artillería sobre la base del I y II Grupo, saliendo de Albacete bajo el mando del General MIAJA, creyendo que iban a Jaén tanto el Capitán Siminiani, como el Teniente Isidoro Calderón y el médico Hurtado pensaron pasarse a los nacionales porque eran conocedores de esas tierras, pero resultó que fueron a MONTORO. En esa localidad el Teniente Calderón pasó a las órdenes del Capitán Bañón y se disolvió la posibilidad del pase de bandos.

Pasaron por Linares, Andújar, Montoro y Adamuz, por periodos de cinco días en cada sitio, quedando la 2ª batería pie a tierra en servicio de protección de la 3ª batería con material.

El Sargento Feliciano Galache también sale con la Batería al frente de Granada, pasando por Huétor, Santillana e Iznalloz.

La batería mandada por el Capitán Rufino Bañón se desplazó a el Carpio.

Ese día se destinó al Teniente Cepeda González a la Batería del Capitán Bañón (llegando el día 30), que se emplazó en una posición denominada “Avanzadilla de el Carpio”, abriendo fuego contra artillería nacional en varias ocasiones.

Ese mismo día, los oficiales que no habían salido de Murcia hacia Hellín, formaron una 4ª Batería, con personal y cinco piezas, y se sumó a la columna comandada por el Comandante Bernal marchando hacia Montoro y después a el Carpio, redistribuyendo fuerzas entre todas las baterías.

El Sargento Antonio Martínez Pallares se mantuvo con su batería en el Carpio hasta últimos de diciembre sin combatir, siendo destinado entonces al depósito de municiones en Jaén ascendido a Brigada.

REGIMIENTO DE INFANTERÍA SEVILLA Nº 34.-

En la madrugada de ese día salió hacia Andalucía la columna Miaja, mandada por el Comandante de infantería Juan Bernal, llegando al Vacar y más tarde a Pozoblanco, en ella iban las dos compañías de infantería mandada por el comandante Balibrea.


7. FINALES DE JULIO DE 1936

EL 28 DE JULIO DE 1936 HUELVA Y GRANADA FUERON CAPTURADAS POR LOS NACIONALES

A la columna MIAJA se le agrega un batallón de ametralladoras de Castellón y otra compañía de marinería de Cartagena, concentrando hasta 5.000 hombres (El cabo José Sánchez Muros y los soldados Francisco Ros Nicolás y Salvador Sánchez Roca iban en ella).

En los días 29 o 30 de julio llega la columna a el Carpio sin intervención alguna.

Albacete sería la única capital de provincia que perderían los nacionales hasta Teruel, convirtiéndose en centro neurálgico de la organización de sus Fuerzas Aéreas y la Base de entrenamiento y organización de las Brigadas Internacionales.

El día 28 de julio, antes de aclarar, el TCOL de Infantería Billón, acompañado por el Capitán de infantería Alberto Calderón se traslada desde la Comandancia de Cartagena al Destructor Lepanto, donde su comandante el Capitán de Fragata Valentín Fuentes, les contó que fue él quien consiguió la rendición de la plaza que con solo tres telegramas instó a rendirse bajo amenaza de bombardeo en caso contrario, llevando a bordo 47 jefes y oficiales, que por orden de la Base fueron trasladados al vapor España nº3.

El día 29 de julio.– el Capitán de Infantería de Marina Francisco García Martín, disponible en su casa y por miedo ante tanto registro de domicilios se presentó en Capitanía al Sr. Guevara, ayudante del Sr. Ruiz, censurándole éste por la tardanza.

Le ordenaron que se presentara todos los días a las 10:00, pero al día siguiente, el General del Arsenal Manuel Gutiérrez, a voz en grito, no lo dejó salir ni a él ni a otros en su misma situación, mandando que los llevaran detenidos al España nº3.

Por mediación del Ayudante Sr. Guevara sacaron del pelotón a los capitanes de infantería de marina Francisco García Martín y Emilio Escuasín Sánchez, presentándose al Comandante Baeza en el Regimiento Naval nº1, quedando el día 30 de julio los dos a disposición del Jefe del Arsenal, procurando no llamar mucho la atención sufrieron vejaciones varias y diversas.

Al poco tiempo llegaron también los capitanes de infantería de marina Carlos Arriaga de Puerta y Juan Luque Canís, entrando los cuatro de Capitán de puerta en el Arsenal, siendo vejados e insultados diariamente, amenazándolos con llevarlos al España nº3.

En esos días en el Arsenal reinaba la anarquía, era la casa de asesinos y ladrones, cometidos por la guardia roja y del Jaime I, no habiendo mandos que quisieran enderezar la conducta de la marinería, haciendo causa común con ella, pues podrían considerarse cómplices y ser arrestados en cualquier momento.

Mas tarde, entre los prisioneros pidieron voluntarios para mandar fuerzas de desembarco de la columna Bayo para apoderarse de Palma de Mallorca, así como para los frentes andaluces con la “Columna Lillo”, y a ésta última se ofrecieron los cuatro capitanes mencionados, dándole el mando del 2º Batallón al capitán Francisco García Martín.

En el periódico “Tierra” del día 30 de julio se detalla como pasaron los primeros días de guerra en la base de submarinos y el Arsenal, se dan noticias de que la columna que partió hacia Córdoba está entre Montoro y el Carpio.

El Grupo de Infantería de Marina de transforma en Regimiento Naval nº1, quedando como base organizativa y entrenamiento de las reservas y nuevos reclutamientos de marinería de las Unidades de combate. Los Batallones y Brigadas estaban compuestas por reemplazos de marinería y milicias voluntarias, con mandos de Infantería de Marina.

Se dispusieron éstas fuerzas en varios cuarteles para dispersarlas: Puerto de Mazarrón, Casa Grande en la Aljorra, Casa de Los Padres en la Aljorra, en El Algar y en otros de menor importancia, instruyendo a 23 Batallones con un total de 11.000 hombres, y tres Brigadas Mixtas.

Al quedar la Algameca como punto de suministro de munición al resto del Ejército, la Infantería de Marina estuvo prestando escoltas en todos los trenes de municionamiento a los frentes de Córdoba, Granada y Madrid.

A finales de julio del 36, la batería del Regimiento de Costa nº3 mandada por el Capitán de artillería Meliá que estaba en San Javier es mandada al frente de Granada cediendo el mando al Teniente de artillería Mateo, a quienes en la carretera de Alcantarilla se les unió el Comandante de artillería Rivadeya y el Capitán de artillería Bañón, donde estuvieron 45 días alejados de la línea de fuego en los pueblos de Baza y Guadix.

El 29 de julio del 36, el Teniente de artillería Juan Sánchez Campano del Regimiento de Costa nº3, sale junto a 10 Sargentos hacia Guadix con la misión de instruir milicianos, cosa que no pudo hacer por no presentarse voluntarios.

El Sargento de Artillería José Moreno sale para Guadix con la misión de organizar milicias, no llegando a actuar por enfermedad, regresando a Cartagena y destinado al Frente izquierdo.

El 30 de julio, los periódicos publican que la columna cartagenera de infantería de marina está entre Montoro y el Carpio, en esa zona estuvieron 3 semanas realizando guardias y patrullas.

El Auxiliar de Infantería de Marina Ernesto Hernández, desde Capitanía llamó al Auxiliar de Infantería de Marina Agustín Aparicio entregándole varias fichas de él y otros Auxiliares como lo eran Gregorio Martínez, Gregorio Conesa y Vicente Albiol, donde decía en clave que eran nacionalistas y que las destruyera.

El 30 de julio, al Teniente de Artillería Guillermo Conesa le mandan un coche a la batería de Cenizas para bajarlo al Regimiento de Costa nº3

Los Sargentos de artillería Antonio Martínez y Pascual Navarro son destinados a Guadix con 32 milicianos, algunos de ellos sin armamento, saliendo para Torre candela y Bogarre. En unión de 9 Sargentos más y el Teniente de Artillería Sánchez Campano se les presentó al Capitán Manuel Burguete y estuvieron con las milicias del 11 al 16 de agosto con misión de reparto de víveres al frente, hasta el día 1 de septiembre.


8. A PARTIR DE AGOSTO DE 1936

El 1 de agosto, el General Cabrera anunció al TCOL de infantería Billón que no tenía más remedio que mandarlo a un Castillo para protegerlo de los comités, cosa que formalmente declinó por ver el camino que había seguido la oficialidad anteriormente, llevando desde ese día una pistola cargada y montada en el bolsillo del uniforme. No tuvo tanta suerte el Sargento del Álamo que si ingresó en prisión.

El Capitán de Artillería José Cervera Jiménez Alfaro es detenido y llevado a Fajardo, todo por una discusión con el Alférez Luengo por no ponerse al lado del movimiento.

El arresto del mencionado Capitán y del Teniente de Artillería Guillermo Conesa fue ordenado por el Capitán Ayudante del Regimiento de Costa nº3 Gaspar Mira, quien ordenó su ejecución al Alférez de Artillería Luengo quien acompañado por el Sargento de Artillería Eulalio Matías Juárez y a otro más (personas de confianza del Comandante Orcajo y Teniente Hellín) se presentaron en sus domicilios particulares arrestándolos y llevándolos al Castillo de San Julián.

Los oficiales presos en el Castillo de San Julián empezaron a entretenerse en cantar los himnos de las academias, lo que disgustó al General Cabrera y como castigo dispuso que seis de ellos fueran trasladados al España nº 3, entre los que estaban los Capitanes Lombarte, Vázquez de Castro y Barcón, significando que la manutención que se servía en San Julián corría a cargo del Regimiento de Artillería y atendidos por un suboficial, y los arrestados en los vapores SIL y España nº3 corrían a cargo de la marinería quien los martirizaba diariamente.

El General Cabrera mantuvo una gran amistad con el Teniente de Navío Antonio Ruiz y con el comité rojo del Jaime I, que en su mayoría eran gallegos.

El Brigada de artillería Olmedilla, del Regimiento de Costa nº3 recibió orden de pasar destinado al Defensivo Fajardo, a las órdenes del Teniente Alfredo Paya, que junto a él se hicieron cargo del Destacamento, al presentarse el Brigada se hizo cargo de la parte administrativa y el Teniente del resto. Allí se encontraban varios jefes y oficiales detenidos, custodiados por una guardia de 20 hombres y un Sargento al mando, de personal del Regimiento de Artillería que se nombraba diariamente.

El Teniente de Artillería Alcantud, de la Batería de Conejos, es relevado por el Alférez de Artillería Antonio Fernández (adicto a la causa roja) que por su carácter desconsiderado para con todos es relevado por el Teniente de Artillería Salguero en el mes de septiembre del 36.

El 2 de agosto, el Coronel del Rgtº de Murcia dispuso la marcha a Madrid del Coronel Felipe Yracheta, el TCOL Alejo González, Comandantes Alfonso Camilleri, Ernesto llamas del Toro y Capitanes Alfonso Ros y Antonio Ros, todos destinados en la Fábrica de la Pólvora, que salieron a las 09:00 del día siguiente de uniforme y conducidos al Ministerio de Guerra donde los detuvieron y trasladaron a la cárcel de San Antón de Madrid. A los 15 meses fueron trasladados al reformatorio de adultos de Alicante hasta el final de la guerra.

Hasta entonces se habían dedicado al saboteo de la fábrica quemando planos de fabricación, libros utilizables para fabricar las bombas Lafitte.

El Comandante de Infantería de Marina Arturo Herrera Marín embarca en el destructor “A. Miranda” al mando de 150 hombres de la FAI para trasladarse a Mahón y cooperar con el intento de expedición sobre Mallorca. (al salir del puerto de Barcelona intentó embarrancar el buque sin conseguirlo, pero lo cogieron preso el Comité del barco para fusilarlo por dos veces, pero finalmente fue enviado a la Subsecretaría de Marina de Madrid).

El Sargento de Artillería Santiago Fernández Fernández es destinado a un transporte de material para la Batería expedicionaria destacada en Guadix (Sector Granada).

El Sargento de Artillería Manuel López Guzmán es destinado a Guadix, zona del Molinillo (Granada) durante dos días.

El 3 de agosto, el Comandante de Infantería de Marina D. Diego Baeza ordena al Ayudante Auxiliar Mayor D. Guillermo Cavo Perpiñán, como juez instructor, efectuar una “información testifical” que acredite la participación que hayan tenido directa o indirectamente los oficiales, auxiliares y tropa de la Unidad en el levantamiento habido contra el gobierno legalmente constituido de la República. (éste Auxiliar estaba destinado en Cádiz con permiso en Cartagena al tener una hija ingresada en el hospital).

A los Tenientes de Artillería Andrés Viedma, Benito Picó y a otros tres, se les envía a Madrid arrestados y conducidos por las milicias, ingresando en la Dirección General de Seguridad, conducidos a la cárcel de San Antón de Madrid, juzgados y condenados a un campo de trabajo hasta el final de la guerra.

El Capitán de Infantería de Marina Manuel Burgos Monsalve, estaba retirado en Cartagena, lo activan y destinan como jefe de registros de la Delegación Marítima de la Provincia de Murcia, como persona de confianza del Gobierno rojo.

El 4 de Agosto, nombra secretario al Cabo D. Gregorio Calleja González, pide y se le da la relación nominal del personal que estaba presente en el cuartel el día 17 de julio de 1936 (en dicha relación aparece mi abuelo).

En el mes de agosto, ante la falta de oficialidad en Infantería de Marina al haber sido la gran mayoría destituidos, asesinados o arrestados, TODOS los Auxiliares son ascendidos a Teniente (alguno a Capitán), los Cabos de la Unidad son ascendidos a Sargento, y los Soldados de 1ª a Cabo.

»

Durante 1936 y 1937 se producen ingresos masivos de milicianos en Infantería de Marina, que fueron disminuyendo conforme avanzaba la contienda, y que al principio con apenas 15 días de instrucción se mandaban a los frentes, bien formando Batallones expedicionarios o engrosando las tres Brigadas Mixtas.

El mismo día 4, una sección de infantería de Marina mandada por el Auxiliar D. Domingo García es mandada a Madrid y destinada al frente.

Al Teniente de infantería Andrés Vivo, del 34,  le ordenan embarcar con una sección de ametralladoras  en el Alsedo, encontrando grandes dificultades para entrar en el Arsenal, lo llevan ante una persona vestida de mono y sin insignias al que llaman “mi general” quien ordena que lo acompañen  al barco anclado en la dársena interior, apareciendo el maestro armero de su Unidad que había ido a prevenir al comité de Marina de que el embarque era correcto y de confianza para que no lo tiraran al agua como le explicó más tarde.

Mientras caminaba por el Arsenal no vio a ningún oficial de la escala general, siendo el primero en ver al Alférez de Navío del Alsedo, sin poder mediar palabra entre ellos llega una orden de que es sustituido por el Teniente de infantería Sánchez Roca y él se incorporó al Regimiento. Cuando llegó no lo dejaban hacer corrillo con ningún oficial, siempre acercándose un soldado para ver lo que hablaban. En las casas particulares el miedo hacía que solo se relacionara con los vecinos más íntimos y con familiares.

El Sargento de Artillería Bernardo Guirao Fernández salió con 4 ametralladoras para Málaga, al mando un Teniente de Infantería, llegando el día siguiente.

El Sargento de Artillería Orencio Marcos Ortiz es destinado al frente de Málaga por dos meses, a un depósito de intendencia, volviendo a Cartagena ascendido a Brigada en octubre del 36.

El 5 de agosto, sale una compañía de carabineros por tren hacia Madrid (200 PAX).

Se presenta en el Regimiento Naval nº 1 el Soldado de Infantería de Marina Tomás Morales Heredia (el día 18 estaba destinado en Cádiz con permiso en su pueblo de Jódar (Jaén), se presentó el día 2 de agosto a su Alcalde, quien tras consultarlo con Madrid lo mandan a Cartagena) ingresando en la Compañía de Depósito.

El 7 de agosto, se le entrega el bastón de mando al Comandante de infantería de Marina D. Diego Baeza, entregándoselo el oficial subalterno D. Blas Marzal, estando presente el Capitán General D. Antonio Ruiz.

Ese mismo día sale el Auxiliar Mayor Blas Marzal al mando de dos secciones (unos 40 hombres aproximadamente) a bordo del vapor “Navarra” con la misión de instruir a unos 50 milicianos, quedaron todos afectos a él y marcharon hacia Antequera (Málaga) formando una peque columna que entregó a las fuerzas que había en aquel Sector, de allí al Valle de Abdalagis, vuelta a Málaga el día 27 y a los pocos días regreso a Cartagena donde se estaba organizando el I Batallón quedando la compañía adscrita al mismo.

En esta misión es evacuado por enfermo el soldado Ceferino Martínez Ayala, quien al recuperarse es ascendido a Cabo. Iban también en dicha expedición el Auxiliar Silvestre Solano Gálvez, los Cabos Antonio Nieto, Pedro Madrid. Pedro Burruezo García y José García Agustí, y los soldados José Aparicio, Eloy Miñarro Ortiz, Andrés Pastor Carbonell, Fernando Soriano Ferri, Domingo Saval Guardiola, Francisco Selva Manchón, Lorenzo Martí Puchart, Juan Murcia Cubel, Abdres Escobar Martínez, José Castello Vinardell, Juan Ciza Vives, Cristóbal Colls Llorench, Kuis Santana Sánchez, José Caparros Terol, Ramon Sanchis Canet, José Alegre Torres, Juan Maña Hidalgo, José Méndez Bravo, Francisco Morcillo Sánchez, Pascual Pastor Aznar, Juan Mas Casals, Juan Marine Castello, José Valve Marques  y Jaime Nifre Tous.

El marinero José Sánchez Ávila se enrola en las fuerzas de Infantería de Marina

El Cabo de Infantería de Marina Pedro Madrid se hizo cargo del Comité Revolucionario del vapor Navarra y de la Unidad, repartiendo al llegar a Málaga a su antojo monos de la tropa a prostitutas y milicianas. De vuelta a Cartagena fue jefe de la Guardia Roja del Regimiento Naval nº1, llevando una vida desenfrenada y licenciosa, cuya misión era vigilar al personal dentro y fuera de la Unidad.

Ese día,  la 1ª compañía del 2º batallón de infantería de Marina marcha a Málaga embarcados, acabarán en el frente de Guadix (Granada) en marzo del 37, volviendo el 24mar37 e incorporándose a la 151ª Brigada y marchando al frente de Madrid.

Ese mismo día se asaltó el cuartel de Artillería de Murcia por parte de milicianos de la CNT amenazando de muerte a todos los oficiales que allí se encontraban, entre ellos el Alférez de artillería José Costa Sáez, trasladándose el Coronel y su familia enferma al hotel Metropol de Murcia, pues vivía hasta entonces en el pabellón del Cuartel.

El Sargento de Artillería Bernardo Guirao sale para el frente de Guadiaro.

El Sargento de Artillería Manuel López pasa a Vielma con una Batería del 6º Ligero que se encontraba de descanso, hasta 1º de septiembre del 36.

Francisco Ruiz Gutiérrez y Francisco García Berenguer ingresan en Infantería de Marina, en la 1ª Compañía.

En agosto36.- la 2ª compañía del 2º Batallón de infantería de Marina marcha al frente de Granada.

El Auxiliar Agustín Aparicio lo ascienden a Teniente continuando en víveres.

El 8 de agosto, se nombra juez instructor de las causas de Marina a D. José Balboa López, siendo ascendido de maestro de radio a Capitán de Navío.

Ese día el Sargento de Artillería Manuel Blanco Vega es nombrado para llevar un coche blindado desde Cartagena a Guadix (Granada), dejándolo en Iznalloz y volvió a Cartagena.

El Comandante de Infantería de Marina Basilio Fuentes es puesto en libertad y destinado a la Base Naval de Cartagena y más tarde al Regimiento Naval nº1, donde el Coronel Baeza le da el mando de un Batallón en formación (el II Batallón) obligándole a pasar dos veces desfilando por la calle Mayor de Cartagena, donde es insultado por gentes de izquierdas que estaban sobre aviso. Por ello, solicita ir al campo con su Batallón, de Destacamento en Destacamento.

Desde su llegada a Cartagena va a ser vigilado permanentemente por el Coronel Baeza y el Comandante Balibrea (1º y 2º jefe del Regimiento Naval nº1), aun siendo más modernos que él, no encontrando ya a ningún oficial afín a la causa a excepción del Capitán de Infantería de Marina Martínez Pellicer, que consigue que se le asigne como Ayudante del Batallón. El Partido Comunista lo detecta y le va cambiando el Ayudante hasta asignarle uno de confianza de ellos: Vicente Albiol.

Como 2º Jefe del Batallón se le nombra al Comandante Pérez del Río (rojo y asesino de oficiales nacionales). Como Capitán de la 4ª Compañía le nombran a Antonio Buixán (jefe de la patrulla que lo trasladó a la cárcel de San Antón y casi lo asesina en el traslado).

El 9 de agosto, reaparece el periódico ·Cartagena Nueva”.

En el Regimiento de Costa nº3 formó parte del comité de control e información por esas fechas el Brigada de artillería Santos Benítez Gómez.

Ese día se encontraba al mando del Castillo Defensivo Fajardo del Regimiento de Costa nº3 el Teniente de artillería Alfredo Paya Belda así como el Brigada Vicente Olmedilla Saiz, dicho Oficial había sustituido al Teniente Lorenzo Bellver Campos por ser demasiado condescendiente con los presos que allí se encontraban, que como trato de favor dejaba por ejemplo que los visitaran sus familiares en su despacho más discretamente o deambular por el patio libremente.

Ese día y con motivo de un traslado de presos desde San Julián, el Teniente Paya consintió que tanto la escolta como la plantilla los insultaran y amenazaran,  incluso en un momento dado que estaban tramitando la documentación de la entrega, el Brigada Olmedilla facilitó las llaves de la nave donde se encontraban y pasaron los guardias de asalto con el pretexto de saludar a uno de los presos y los zarandearon y siguieron insultándolos y amenazando, sin que el jefe del Castillo interviniera en el asunto.

La tropa entonces se reveló negándose a ser ordenanzas de los presos y éstos tuvieron desde entonces que arreglárselas solos en cuestión de limpieza y aseo, con mala alimentación de la cocina.

Esta situación fue empeorando en días siguientes, y al tener frente a la costa el Jaime I se empezó a correr el rumor de que querían ajusticiarlos, máxime que alguno de la plantilla era procedente de Andalucía.

El Teniente de infantería Aurelio López salió formando parte de la 1ª Compañía que mandaba el Capitán de infantería Jacinto Martínez (el cual se encontraba disponible forzoso en Cartagena) del 2º Batallón en dirección a Guadix, llegando el día 10. Saliendo ese día hacia Iznalloz a ponerse a las órdenes del Comandante Ribadella, quedando en este pueblo hasta el 3 de septiembre.

El 11 de agosto, el Teniente de artillería Sánchez Campano del Regimiento de Costa nº3 sale con un grupo de 30 milicianos que había en Purullana con armamento individual desde Guadix al frente de Granada por Iznalloz, situándose por la carretera Jaén-Granada en el Cortijo del Montañés. En los meses que estuvo en esa posición la distancia entre líneas enemigas era de 10 kilómetros y solo avanzaron 3 km para situarse en el Cortijo de Arenales en Marzo del 37.

El 12 de agosto, sale el barco “Delfín” con tropas de Infantería de Marina rumbo a Málaga. Iban además los soldados Gabriel Bastidas Sánchez, Manuel Noriega Santos y Francisco Marín Martínez.

Ese día es trasladado desde Alicante a Murcia el Alférez de artillería Buendía del 6º ligero e ingresado en la cárcel provincial.

Ese día ordenan al Teniente de infantería Andrés Vivo ir a Guadix con una sección de ametralladoras, se embarca en las estación férrea el ganado y material con los anuentes tras muchos trámites de control. También van destinados a Guadix en el mismo tren los Comandantes Camino y Hernández Angosto. En Alcantarilla surge el primer problema pues toman como sacerdote al Comandante Angosto solucionándolo sin problemas mayores.

Al llegar a la estación de Guadix, un descamisado con las insignias de Teniente le comienza a dar órdenes a voces intentando cambiarle las órdenes que llevaba del General Cabrera. Se consigue hablar con el Estado Mayor solucionándolo y lo trasladan en una camioneta a Diezma, donde se incorpora a la Compañía que manda el Capitán de infantería Murcia.

El Sargento de Artillería Santiago Fernández actúa como secretario de la Unidad de Guadix, destacándose a Diezma hasta el 14 de septiembre del 36.

El 13 de agosto a las 05:00 de la madrugada, estando el “Jaime I” fondeado en Málaga es atacado por la aviación nacional provocándole daños al buque y matando e hiriendo a vario personal. Parten hacia Cartagena fusilando a los oficiales detenidos durante la travesía. El oficial al mando alegó que al estar en la enfermería del buque no se enteró de los fusilamientos.

Ese día se presenta el Capitán Galdeano del Estado Mayor de Guadix y le ordena a la Compañía del Capitán Murcia y el Teniente Andrés Vivo que avancen hasta La Venta del Molinillo, el Teniente pide permiso para adelantarse con un coche ligero para inspeccionar el terreno (para evaluar las posibilidades de evasión de paso) y lo acompañan el maestro armero y tres más con fusiles.

En la Venta no se encontraba nadie, solamente todo lo saqueado y destrozado tras las hordas rojas tanto en los edificios como en las instalaciones. Se coloca allí un pelotón a cada lado de la carretera en pésimas condiciones tácticas, pues se parecía más a un control de carreteras que a una posición defensiva.

El Comandante Camino se hace cargo del mando de aquel Sector, a la vez que empiezan a llegar las primeras fuerzas organizadas por un Sargento del Regimiento de Costa nº 3, otras que manda Burguete, casi todas constituidas por presidiarios, pero la que más se distingue por los atropellos son loas que acaudilla un tal Maroto, que tiene atemorizada a toda la comarca.

El Sargento de Artillería Bernardo Guirao sale para el pueblo de Manilva.

El 14 de agosto, relatan que las tropas de infantería de Marina están en Iznalloz (cerca de Granada). El jefe de esta columna era el Capitán D. Francisco García Martín, ascendido a comandante (pudiera mandar el II batallón de nueva creación), casi lo fusilan por lo mal que manejó a la Unidad por su negligencia, le quitan el mando y más tarde lo trasladan al frente de Granada, Guadix y al castillo de Locubin. En la 2ª compañía del II batallón iba el soldado Leandro Bermúdez Bernal, como ayudante de cocina. También iba el soldado Santiago Devesa Paredes.

Comenzó a circular por Cartagena la noticia de que el día de la Asunción de ese año sería sonado y efectivamente fue cuando ocurrieron los hechos de los asesinatos realizados por la dotación del Jaime I.

El mismo día 14 llegó a Cartagena el Acorazado “Jaime I” con averías por haber sido atacado por la aviación nacional, la dotación completamente descontrolada y ávida de venganza, soliviantando a toda la población con mítines, y la guardia roja del “Jaime I” quiso hacerse con el mando del “España nº3”.

RELATO OFICIAL DE LOS PARTES QUE SE CURSARON RELATIVOS A LAS MATANZAS DE LOS BARCOS SIL Y ESPAÑA 3

El vapor “Río Sil” llevaba varios días en puerto, procedente de Alicante y Valencia, con detenidos en aquellas dos ciudades, se le ordenó que fuera trasladado por dos remolcadores al Arsenal, para que desde allí se trasladara a los detenidos al presidio de la ciudad, colindante con el Arsenal, para que no fueran trasladados por las calles de la ciudad y no provocar más tumultos, en la pared medianera del presidio con el Arsenal se abrió un gran boquete para que a través de él pasaran los detenidos.

A las 11:30 se comenzó la operación con 10 detenidos, que frente al cuartel de marinería cruzaron frases soeces entre ellos, dos prisioneros intentaron escapar entre el revuelo que se formó por la plaza sin éxito, siendo conducidos al callejón mencionado, y con la confusión de la escolta con la marinería armada así como unos cuantos milicianos comenzaron a masacrarlos rápidamente.

Con éste hecho se suspendió el traslado y para no crear más conflictos, se ordenó que el “España nº3” y el “Sil” salieran a la mar, a las 02:30 horas.

A unas 30 millas del puerto, la dotación del “Sil” totalmente insubordinada fueron sacando a los prisioneros a cubierta y amarrados de dos en dos y lastrados con parrillas en los pies los fueron tirando al agua, hasta un total de 51.

El resto se negó a salir intimidando con prenderle fuego al barco, por lo que se volvió al Arsenal entre los vítores del “Jaime I” y de todo el que esperaba en los muelles.

A las 02:30 horas también salió el “España nº3” al mar, y a las 20 millas, la dotación en franca superioridad numérica obligó al buque a reducir a media marcha, comenzando a sacar a los prisioneros por grupos, los fusilaban y con unas parrillas en los pies los tiraron por la borda, finalizado el escarmiento volvió el vapor al Arsenal entre los mismos vítores con los que se cruzaban, habiendo asesinado a más de 150 prisioneros.

De entre los asesinados esa noche cabe resaltar el siguiente personal:

Del Grupo de Infantería de Marina:

COMANDANTE D. JOSÉ MARIA RODRÍGUEZ PATUDO DE LA ROSA

COMANDANTE D. ESTEBAN DODERO PÉREZ

CAPITÁN D. CARLOS DE MIGUEL RONCERO

CAPITÁN D. CARLOS GARCÍA BERMUDEZ DE CASTRO

TENIENTE D. ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA

TENIENTE D. VALENTIN ARIZA ARRONIZ

TENIENTE D. RAMON DORDA MORGADO

TENIENTE D. VICENTE VIDAL SAEZ

TENIENTE D. GERARDO FRAILE MASA

TENIENTE D. FERNANDO RUIZ DE VALDIVIA DIAZ

TENIENTE D. ARTURO SÁNCHEZ FUENTES

Del Regimiento de Infantería Sevilla nº 34:

CAPITÁN D. WALDO BARCON DURUNDARENA

CAPITÁN D. MIGUEL VAZQUEZ DE CASTRO

CAPITÁN D. LUIS DE MIGUEL RONCERO

Y DEL REGIMIENTO DE COSTA Nº3:

CAPITÁN D. ANTONIO LOMBARTE

TENIENTE D. MIGUEL CARLOS ROCA

El traslado de los 10 detenidos del SIL a tierra lo hicieron en remolcador, haciéndose cargo de ellos el Auxiliar de Artillería de la Armada Carlos Balandrón, los formó y los condujo, por dentro del Arsenal, en dirección al Penal, un poco pasado el edificio de la Comisión Inspectora fue cuando los mataron.

Estos asesinatos no dieron actuaciones por parte de las Autoridades y sí mucha estupefacción en los barcos ingleses y franceses que había en puerto.

Como los oficiales detenidos en los Castillos del Regimiento de Costa nº3 no estaban sujetos a procedimiento alguno, el General Cabrera nombró al capitán de infantería de Marina Coll como juez instructor y que procediera a formar diligencias previas de todos en indagación de las causas que habían motivado su detención.

La tropa del ejército con el tiempo se empezó a confundirse con la marinería y organizaron comités que empezaron a exigir paseo hasta las 12:00 de la noche y luego fueron haciendo cada cual su voluntad sin freno alguno.

En un momento dado las hordas comunistas de Murcia quisieron asaltar el cuartel de la guardia civil y el centro de movilización, organizando su defensa el capitán de infantería Millán se llevó a casa todo el dinero de la caja de pagaduría y algunas armas, no llegando a efectuarse el asalto.

El capitán Millán en Murcia se hizo cargo del juzgado militar, nombrando a un secretario de confianza, negándose a ir al frente y no dejando que lo hicieran sus oficiales del centro de movilización.

En otra ocasión que en Murcia se presentaron elementos revolucionarios de la CNT de Barcelona junto con otras masas de amotinados quisieron asaltar la cárcel provincial y llevar a cabo una matanza, evitándolo la guardia de asalto desplegada bajo las órdenes del tal Capitán Millán.

Una noche, estando en el hotel Colón como de costumbre el capitán Millán reunido con los oficiales de asalto que allí vivían Balaca, Pérez Redondo y Chamorro, recibieron una invitación a tomar café con el gobernador civil, yéndose el Capitán hacia su domicilio y el resto al gobierno civil,  donde fueron detenidos antes de una hora por denuncias hechas por el Teniente Hernández Rives y su cuñado Ricardo Galán, conociendo posteriormente que habían sido traicionados por el Cabo de la falange Miñano.

Por parte de la falange Capitaneada por el Capitán Millán se comenzó a estudiar el hacerse con el control de la cárcel, se consiguieron planos, se contabilizó a la guardia, se pensaron en narcóticos, se consiguieron listados de oficiales prisioneros afines, relación de armamento, situación de la puerta escusada, personal afecto en la seguridad.

El 15 de agosto, salen para Jaén 90 carabineros y 50 milicianos de La Unión. Llega a Cartagena el tribunal que ha de juzgar a los sublevados de la Marina. Lo preside el Sr. Balboa y lo forman: Benito Pavón, Mariano López, Mariano Sánchez Roca y Joaquín Faro.

Uno de los dueños del Teatro Maiquez, el Sr. García, fua a visitar a su oficina al Capitán de Infantería de Marina Manuel Burgos y dándole un fuerte abrazo le dijo “Don Manuel, ya los hemos liquidado”, todo ello en relación con los asesinatos del España nº 3, siendo oído por los presentes José Cazorla Ruiz, María de los Ángeles Mateo Vivancos, Antonio Pérez Hernández y Brufao Rodríguez.

A mediados de agosto, la Unidad Artillera murciana marchó de Montoro a Villafranca de Córdoba, Pozoblanco y Cerro Muriano, siendo su actuación muy deficiente, estuvo varias veces a punto de ser fusilados sus jefes. La Unidad estuvo presente en la rendición de Pozohondo por los nacionales sin pegar un solo tiro.

Pasan los días sin ningún acontecimiento en el Sector de Guadix hasta la visita del General Cabrera que tiene la ocurrencia de que las piezas de artillería hagan una serie de disparos sobre las posiciones nacionales de Huétor de Santillán, marchándose a continuación.

Los efectos no se hacen de esperar, las milicias que cubrían “Los Dientes de la Vieja” reciben disparos de la artillería nacional, abandonando sus puestos y fueron con ánimo de linchar a los artilleros, cosa que se logró impedir al emplazar una ametralladora antes de llegar a alojamiento propio.

El Frente Popular de Guadix obligó a cubrir las posiciones de las milicias que habían abandonado en “Los Dientes de la Vieja”, situándose a la retaguardia el batallón de milicias de Guadix mandado por el Teniente Fernández Gámez.

Por esos días las fuerzas en el Sector se fueron enterando de los desmanes acaecidos en el Vapor España nº3 en Cartagena y los soldados se fueron maleando con el contacto de las milicias haciendo protestas y reclamaciones absurdas.

En Cartagena prosiguen los fallos de los tribunales militares populares así como los asaltos a las cárceles tras los bombardeos nacionales, apareciendo Checas por muchos lugares.

El Cabo de Infantería de Marina José Antón Devon asciende a Sargento y el soldado de Infantería de Marina Fulgencio Martínez asciende a Cabo y pasan al penal donde se estaba organizando el I Batallón de milicias navales, mandado por el Capitán de Infantería de Marina Marciano Gutiérrez Gutiérrez dedicados hasta últimos de mes a instrucción de perfeccionamiento.

El 18 de agosto, el comandante de infantería Balibrea recibe orden de ir a Sierra Morena a atacar posiciones de Puente Mocho.

El Sargento de Artillería Antonio Martínez pasa a Iznalloz a la Batería del 6º ligero que mandaba el Capitán de Artillería José García Martínez, permaneciendo entre Iznalloz y Benalúa de las Villas.

El 19 de agosto, sale hacia Montoro (Córdoba) una columna de infantería de Marina al mando del Auxiliar D. José Andreu Lillo, saliendo al día siguiente hacia Alcalá la Real (Jaén) varios días, en dicha columna iba también el cabo Diego Cayuela Molero y los Soldados Manuel Noriega Santos y Juan José Gutiérrez Montes. El Soldado Pedro Egea Moreno ingresa como enfermero en el Hospital de Montoro (y el día 27 sale para Cartagena acompañando un tren de heridos, volviendo el al cuartel).

El 20 de agosto, al comandante de infantería Balibrea le ordenan verificar a primeras horas un ataque previsto en una operación coordinada para atacar, una columna por Cerro Muriano, otra partiendo del Espejo en dirección Córdoba y la suya que lo haría hacia Puente Mocho. Al no tener comunicación con el cuartel general se dejó para el día siguiente, y apenas tomado contacto con el enemigo ordenó el repliegue de la fuerza, no llegando al punto designado en Puente de Alcolea y recibiendo órdenes de marchar a Villafranca de Córdoba donde quedaron hasta final de mes.

Debido a una dolencia el Brigada de artillería Olmedilla fue sustituido por el Brigada Emilio Mencía Arias en el Defensivo Fajardo, que encontrándose de retén le ordenaron marchar al Fuerte del General Fajardo para hacerse cargo de la guardia que custodiaban a 52 detenidos, haciéndolo hasta el día 18, en que parte de Laguardia, así como personal de la Batería de Podaderas, influenciados por el Comité del Jaime I y otros elementos del Regimiento de Costa nº 3 tales como el Cabo Juan Castelló, pretendieron dar muerte a los detenidos

Llegado el día 23 de agosto del 36, el Teniente de artillería Paya del Regimiento de Costa nº3 y Jefe del Defensivo Fajardo puso en conocimiento del General y del Comandante Julián Orcajo Vázquez, la agresividad de la plantilla en relación con los presos, el cual a las 10:30 de la noche recibió orden del Comandante Militar de Cartagena de que se trasladara al “Defensivo Frente Derecho” en unión de fuerzas que fueran de su confianza que creyera oportuno, para impedir el fusilamiento de los presos detenidos en el fuerte.

Las fuerzas que envió el General se limitó a un Teniente y 6 guardias de carabineros para poner paz en el Castillo, pero al ser tan pocos, quedaron en las inmediaciones hasta la llegada del Comandante Orcajo.

El personal que se llevó el Comandante Orcajo se redujo a unos Sargentos de su confianza porque el retén que tenía preparado creía que tendrían las mismas intenciones.

Al llegar a la Batería de la Podadera reunió a todos los artilleros y exhortándoles al cumplimiento de su obligación, despidiéndose con todos conformes con gritos de “Viva la República”.

Continuó hasta el “Defensivo de Fajardo”, observó que todos iban armados, y como hiciera con el anterior, reunió a todos en la explanada para exhortarles de la misma forma, replicándoles éstos que estaban oyendo por la radio las atrocidades que estaban cometiendo los facciosos en sus pueblos y que los detenidos les increpaban que cuando ganaran la guerra les iban a cortar la cabeza.

Los calmó con buenas palabras y accediendo a su solicitud de que mejor estarían en un barco que en el Destacamento, cogió el teléfono y trasladó la solicitud al Comandante Militar y éste a Vicealmirante.

Al mismo tiempo los artilleros de la Batería de Podaderas, solicitaron a través de un Teniente permiso para subir al Defensivo de Fajardo a ver lo que estaba ocurriendo. Tras una arenga de los mandos y viendo que no iba a pasar nada se autorizó a la fuerza que fuera a Fajardo, haciéndolo todos armados.

Al llegar allí se volvieron a encontrar con el Comandante Orcajo que les dio las novedades correspondientes y se disolvieron en forma correcta.

Por teléfono, el General indicó al Comandante Orcajo que en una hora estaría un barco de La Tabacalera en el muelle del Espalmador, dándole órdenes que se trasladaran hasta allí a todos los detenidos, habiéndose cumplido la orden sobre las 04:00 de la madrugada, exceptuando a unos pocos que a petición de todo el personal destacado fueron dejados allí porque habían sido respetuosos con la tropa y con el Régimen. Una vez se marcharon los presos al barco, el Teniente Paya les dijo a los presos que quedaron que no creía que llegaran a Almería, que descansarían en el fondo del mar.

El Sargento de Infantería José del Álamo Ferrin confirma que el encargado del transporte de los presos al barco fue el Sargento de Carabineros Sixto Fernández Valero con unos pocos guardias, más unos cuantos marineros del “Kanguro” con la misión de vigilar a los guardias.

El Sargento de Artillería José Toro Ros acompañó personalmente a los Capitanes Alarcón e Hilla al barco sin las esposas puestas pues los conocía y apreciaba.

Fueron trasladados a Almería la casi totalidad de los detenidos, en cantidad de 46 entre jefes y oficiales, entre ellos los Capitanes José Cervera Jiménez-Alfaro, Alarcón, Hilla, Monet y tenientes Aznar, Sevilla y Ratia,

En el traslado quedó el Brigada Mencía en Fajardo con los presos y el Comandante Orcajo le ordenó le diera novedades del traslado, para lo cual tuvo que bajar al muelle del Espalmador, comprobando que habían embarcado sin novedad, aprovechando para insultarlos reiteradamente.

Cuando estaban en el barco, pretendieron los del Jaime I subir a bordo para asesinarlos a todos, envalentonados por haber quedado impunes los asesinatos del día 14 en el España nº 3 y el Sil, no pudiendo hacerlo.

Otros de los que estaban arrestados en el Castillo Defensivo Fajardo fueron: Comandantes Hipólito Martínez Parra, Alarcón Cánovas, Nicanor Martínez Ruiz, Ramon de Carlos Roca, Capitanes José Gómez Soler, Macario García Monet, Antonio García Ratia, Flores, José Hilla Tuero, Eugenio Sevilla Navarro, Emilio Hernández Angosta, José Salguero Clemente, Tenientes Aznar y Aznar, Jesús Zapata Albaladejo, Suboficial Pedro Martínez Adán y Brigadas José Garcés de los Fayos Moreno y José del Álamo Ferrín.

En esos días, el Teniente de Artillería Lorenzo Bellver Campos ya estaba detenido, pero en su casa ocultaba al Capitán de Artillería Domingo Blanco Cruz. El Auxiliar del CASE Ajustador Matías García Lorente, destinado en la central eléctrica del Frente Derecho, bien por indiscreción o no, junto a algunos soldados lo pusieron en conocimiento del Comandante de Artillería Orcajo, quien fue con el Teniente de Artillería Gomila a cogerles declaración, mandándolo arrestar.

El encargado de arrestarlos fue el Alférez Valeriano Linares Alajarin quien lo sacó de su casa estando enfermo y lo asesinó junto a milicianos en las puertas de la cárcel de San Antón.

El 24 de agosto, los Sargentos de Artillería Antonio Ruiz Martínez, Jesús Martínez y Francisco García   salen con una Batería expedicionaria sin cañones, al mando del Capitán Antonio Soto García hacia Málaga, alojándose en un grupo escolar denominado Bergamín, en el barrio Trinidad y trasladados más tarde al pueblo de “Alora del Burgo” y “Sierra de Ronda” en el Sector de Alora.

El 25 de agosto, el auxiliar de infantería de Marina Fulgencio Martínez Zapata, ascendido a Teniente, fue destinado a El Carpio, como secretario del capitán D. Antonio Luque Ramírez, volviendo a Cartagena el 15 de septiembre.

Ese día, sale hacia Málaga una Batería de artillería expedicionaria pie a tierra del Regimiento de Costa nº3 mandada por el Capitán de artillería Soto Guinea e iban en ella los Tenientes Antonio Rubio Flores y Cristóbal Sarriá Aranda, en cantidad de 200 PAX perteneciendo a un Batallón de Infantería del Regimiento de Alicante más 200 dinamiteros de La Unión.

El Sargento de Artillería José Teruel González va en ella, en el barco “Monte Toro” , en el trayecto tenían la orden de asesinar a los oficiales, pero no pudo cumplir la orden al desembarcarlos la noche anterior.

En el mismo barco iba también el Brigada de Artillería Juan Trejo, cuando durante la travesía sus compañeros y Sargentos lo quisieron tirar por la borda, evitándolo el Capitán Soto.

El 26 de agosto, el Regimiento de infantería nº 34, está peleando en Alcolea (Córdoba).

El Sargento de Artillería Manuel Ramón Sánchez marcha a Guadix (Granada) a instruir milicias, pero cuando llegó ya habían salido al frente, volviendo a Cartagena el 4 de septiembre, cae enfermo y asciende a Brigada.

El General Toribio ordena al Comandante Coll abriese diligencias previas a todos los presos de los primeros días, arrestados sin ninguna argumentación legal hasta el momento, pero cuando fue a Fajardo a entrevistarse con los presos ya se los habían llevado a Almería, por lo cual tuvo que desplazarse hasta allí con la documentación y entregársela a un Tribunal Popular que se creó al efecto, siendo sus secretarios el Teniente de Infantería de Marina Vicente Vidal y el Auxiliar Felipe Conesa Pujol.

El Auxiliar Felipe Conesa cuando vuelve a Cartagena es ascendido a Teniente y pasa a la Compañía que manda el Capitán Guillermo Cabo.

El 27 de agosto, marcha destinado a Murcia el Capitán de artillería Francisco Sierra Gauche, ayudante del Regimiento de costa nº3.

El Auxiliar Luis Serra es llamado por un juez llamado Vicente Alonso para justificar los días anteriores en Madrid, entregando éste un certificado de haber seguido trabajado en su destino. Es destinado a Cartagena junto a los Auxiliares Joaquín de Cáliz e Ildefonso Mouriño.

El 28 de agosto, las tropas de infantería de marina mandadas por el Capitán Antonio Luque que había entre Montoro y el Carpio pasan por 15 días en trincheras en el pueblo de Villafranca de Córdoba.

El Auxiliar de infantería de Marina D. Rafael Vela Fernández es relevado de la columna de Carpio y devuelto de escribiente en el DETALL de la Unidad.

La 1ª compañía enviada a el Carpio es mandada por el capitán de infantería de Marina D. Emilio Escuasín, durante 28 días, en servicio de trincheras. Tan corta estancia se debió a que días antes el capitán Escuasín y un teniente se pasaron a los nacionales, quedándose la compañía al mando del teniente D. José Rodríguez Vert. En esa compañía iban además el Auxiliar Gregorio Conesa Ros, el sargento D. Manuel Vera Martínez, los cabos Francisco Ruiz, Francisco Díaz Vergara,  Francisco Saura Gil (como cabo furriel y de cocina) y Francisco García Berenguer y los soldados Eloy Miñana, Antonio Guillamón Rodenas y Antonio Valverde de Haro.

Al haberse pasado los Capitanes Arriaga y Escuasín, quisieron fusilar a todos los Capitanes de la escala activa.

Ese día, son destinados al 6º Regimiento de artillería Ligero de Murcia varios oficiales, entre ellos el Comandante Gómez y el Teniente Rubio Manzanares.

El Sargento de artillería Máximo Andrés fue nombrado por el Regimiento de Costa nº 3 para llevar un camión al frente de Córdoba cargado de vestuario para repartir a las tropas de la Unidad desplegadas en el Sector de Pozoblanco, regresando a Cartagena el 17 de octubre con el empleo de Brigada.

En Almería son juzgados una parte de los presos trasladados desde Fajardo el día 23, por un Tribunal Popular acusados de rebelión militar, y tanto el Teniente Paya, como personal de la plantilla y personal del Jaime I actuaron de mala fe y declararon que los presos salieron del Castillo de Fajardo dando Vivas a Franco y vociferando contra el Gobierno y la República, siendo condenados a muerte once de ellos, siendo el piquete que los fusiló de la dotación del Jaime I que se habían trasladado allí.

Los 11 presos fusilados en los días 29 y 30 de ese mes en Almería fueron: Contraalmirante Francisco Martínez Doménech, Comandantes Enrique Bonilla Herrera, Aurelio Llamas del Toro, Capitanes José Esteban Palero, Antonio Melián Caballero y Tenientes Agustín Entero Huertas, José Carrero Blanco, Camilo Candela Moltó, Mauricio Fraile Méndez, José María Torres Broch y Guillermo Conesa Aparicio.

Las tropas mandadas por Blas Marzal vuelven del Valle de Abdalagis a Málaga y a los pocos días a Cartagena.

El 29 de agosto, al entrar el Capitán de infantería Millán al hall del hotel Madrid de la ciudad de Murcia, donde comía todos los días con el ingeniero Santos, el cual le estaba ayudando con la preparatoria del asalto a la cárcel provincial, observó que dos policías y milicianos estaban buscando al referido ingeniero para arrestarlo. Para disimular tomó asiento con otro ingeniero conocido y le hizo mandar un aviso a Santos para que se deshiciese de todo lo comprometido que tuviera en su poder antes de ir al hotel.

Cuando entró Santos en el hotel el camarero avisó a la policía que le esperaba en un coche y le hicieron un registro en su habitación, hallando indicios de poseer una radio y documentación comprometedora.

Salió el capitán Millán del hotel con la excusa de ir a tomar un café, marchando rápidamente a su domicilio y comenzó a esconder todo lo que le comprometía, planos militares, planos de la cárcel, relaciones nominales de los falangistas, armas, municiones, sellos de cotización, mirando por la ventana observó que un policía montaba guardia en la acera de enfrente, esperó a burlar la vigilancia y salió apresuradamente metiéndose en el café Oriental, tomó un café y lo abonó, personándose después en el café París donde lo esperaba el ingeniero con quien había comido anteriormente y estaba acompañado por un guardia de asalto, quien le preguntó dónde había estado, al decir que había estado tomando un café en otro establecimiento no lo creyeron y comprobaron su coartada, no obstante lo anterior, fueron a su casa a realizar un registro en el que no encontraron nada, pero acabó igualmente en la cárcel provincial incomunicado, por el periodo de dos meses.

A finales de agosto, como excusa de una denuncia falsa realizada al Capitán Espá del Regimiento de Costa nº3 de que escondía en su casa tanto a elementos de derechas como tenencia de un depósito de armas, se le arrestó una primera vez, una vez que no se encontró nada se dispuso volviera a su domicilio continuando un mes y medio en dicha situación.

El 30 de agosto, es juzgado en Almería el Capitán José Cervera, condenado a 17 años, pasando a las cárceles de la zona, más tarde a Totana y Ciudad Real.

El Cabo de Infantería de Marina José Muñoz pasa destinado al DETALL de la Unidad.

En el mes de septiembre, en el 6º ligero de Murcia se crea el Comité Rojo de Información, cuyo presidente fue el Capitán de Artillería Rodríguez, acompañado del Sargento Jesús Fernández y los Cabos José Garrido Valverde y Antonio Sánchez Martínez, realizando persecuciones, creando incluso una Batería disciplinaria para los arrestados o dudosos (2ª Compañía de Depósito), sus misiones eran entre otras la depuración del personal del Regimiento procurando informarse de su ideología y enviando a los desafectos a los frentes de combate y a las cárceles de Murcia, e informando a las Unidades donde los mandaban de los antecedentes que tenían para que a la más mínima ocasión fueran “baja en combate” o mandados a Batallones disciplinarios.

La Batería de arrestados la utilizaban para la limpieza del cuartel hasta que no iban a los Batallones o a los frentes.

El 1 de septiembre, el Sargento de Artillería Pascual Navarro marcha a una Batería que mandaba el Capitán José García Martínez, en misión de contabilidad y suministro de gasolina a los del frente.

Ingresa en Infantería de Marina Juan Llamas Arjona, saliendo el día 15 para el Carpio y volviendo a Cartagena el día 14 de octubre del 36.

Personal de izquierdas irrumpe en el domicilio del Comandante de Infantería de Marina Basilio Fuentes, produciéndose registro, vejaciones y persecuciones.

Por la tarde se presenta un coche de nuevo en su domicilio para otro registro, llevándoselo detenido en esta ocasión por personas del Frente Popular.

A la salida del pueblo de Santomera lo bajan del vehículo junto a un huerto, lo amenazan con pistolas para asesinarlo, implorando por su vida consigue que lo lleven a la cárcel de San Antón de Cartagena, metiéndolo preso junto con otros 62 en una sala.

Por mediación de familiares y amigos consiguen trasladarlo a la cárcel de Albatera hasta que sea juzgado por desafecto al Régimen y no haberse presentado voluntario a prestar servicio.

El 2 de septiembre, la columna Lillo de marinería está en “Alcalá la Real” sin novedad. la Compañía mandada por el Oficial 3º José Rodríguez Aledo, donde iba el Cabo de Artillería Diego Cayuela, sale destacada a Montefrío haciendo funciones de aprovisionamiento, cuando llegaron, en poder de los nacionales, el Cabo se encontraba en Alcalá la Real también de aprovisionamiento. Se reunió allí toda la Compañía y salieron hacia Puerto López y Moclín.

De las primeras incorporaciones que se hacen en el Regimiento Naval nº 1 lo es el Antonio Hernández García, que es ascendido a Cabo directamente por saberse la instrucción al haber sido explorador en su niñez.

Se realiza el juicio contra oficiales del ejército y guardias civiles por sediciosos.

Estando aún en su domicilio de Madrid a la espera de destino el Comandante de Infantería de Marina Luis Fernández, a las 09:00 de la mañana se presentó en su domicilio la “Brigada del Amanecer” al mando de García Artadell, le hicieron un registro y al encontrar documentos considerados “fascistas” lo encarcelaron en una checa que había en una trasversal de la Castellana, acabando en la cárcel modelo, junto al Coronel Agustín Muñoz Grandes entre otros.

En Madrid también se encontraba disponible el Comandante de Infantería de Marina Julio Fuentes Birlain.

En el Ministerio, el Teniente de Infantería de Marina Vicente Alonso se había elevado a la categoría de Jefe de Sección de Infantería de Marina y fue destinando al personal disponible y de la reserva, haciéndolo a últimos de septiembre al Regimiento Naval nº1

El 3 de septiembre, por órdenes del jefe del Sector, la compañía donde iba el teniente de infantería Aurelio López es mandada al poblado de Peza hasta el día 7.

Ingresa en Infantería de marina Antonio Valverde de Haro, saliendo para el Carpio en trincheras 23 días, volviendo a Cartagena de Cabo a la 1ª Compañía del I Batallón. Enfermó durante 5 meses, mandado después al destacamento de el espalmador con el empleo de Sargento y más tarde al VI Batallón que estaba en las Lomas del Albujón.

El 5 de septiembre la Unidad Artillera murciana recibió su primer ataque de los nacionales en Cerro Muriano, abriendo fuego por primera vez, retirándose posteriormente hacia el VACAR unos 20 km, por votación popular de los jefes, confirmando el Capitán Siminiani que sus órdenes no eran obedecidas si no las ratificaba el Teniente Fuentes. El Alférez Salvador García está en dicha Unidad.

El Teniente de artillería Fuentes es herido por arma de fuego y evacuado a Murcia hasta finales de octubre.

En el Vacar se incorporaron fuerzas comunistas del Batallón de Jaén que viendo nuestra desidia en cumplir las órdenes rodearon la casa donde se refugiaban los artilleros y quisieron asesinarlos.

Ingresa en Infantería de Marina el marinero Francisco Pérez López, ascendido a Sargento, saliendo para Córdoba con la Compañía expedicionaria, más tarde al Carpio, volviendo a Cartagena en octubre del 36.

El soldado de Infantería de Marina Ildefonso González asciende a Cabo y sale el día 12 con esa compañía expedicionaria al frente de Córdoba y más tarde al Carpio por 28 días en trincheras y vuelta a Cartagena.

Se reincorpora a Infantería de Marina el Capitán Antonio Berrocal, como Ayudante del II Batallón.

El 6 de septiembre, le dan el mando de la 3ª compañía del segundo batallón al Auxiliar 1º de 1ª de infantería de Marina a D. Antonio Martínez Laredo, ascendido a Teniente, saliendo al frente de Granada, llegando a Iznalloz y castillo de Locubin. Iban con él los Cabos Miguel Valera Jiménez y Juan Ros García, y el Soldado Martín Fuentes Rodríguez.

Se presenta el Auxiliar 2º de Artillería retirado Sebastián Duboy de Tapia, ascendiendo a Teniente , y es destinado a la 3ª Compañía del II Batallón. (persona muy roja, antes de su ingreso se instaló su cuartel de milicianos en el “Gran Hotel”.

El Soldado de Infantería de Marina Leandro Bermúdez sale hacia Granada con la 2ª Compañía del II Batallón como ayudante de cocina.

En el mes de septiembre se realiza una clasificación de los oficiales por parte de los comités y se realizan ascensos masivos en todos los empleos. El empleo de Alférez fue abolido en la zona republicana y ascendieron todos a Teniente.

El primer barco que llegó a Cartagena con armamento fue el vapor Magallanes, que dejó miles de mauser y 30 millones de cartuchos, dicho vapor estaba escoltado por buques de guerra, habiendo sido perseguido por aviación nacional intentando bombardearlo. El Comandante Orcajo del Regimiento de Costa se hizo cargo del cargamento y mandado a Madrid por órdenes del General Cabrera.

Otro día llegó el vapor ruso Kousal, atracando en la dársena del Arsenal, con un cargamento secreto, pero al tiempo se vio como desfilaban por la calle Real una columna de carros de combate buscando la carretera de Madrid.

El Brigada Olmedillas, del defensivo Fajardo fue dado de alta tras 35 días enfermo y destinado a la 9ª batería donde fue destinado poco más tarde el Capitán Lucio Mateo.

Las tropas del comandante de infantería Balibrea recibieron orden de marchar al balneario de Fuente Agria como reserva de la columna que actuaba en Cerro Muriano y al verse ésta a retirarse se unieron ambas fuerza constituyendo una sola columna, asumiendo él el mando por ser el más antiguo. Se hizo la retirada al Vacar resistiendo dos o tres días ataques de los nacionales.

El 7 de septiembre el Teniente Mateo del Regimiento de Costa nº3 se hace el enfermo y consigue que desde Guadix sea pasaportado a su domicilio de Cartagena a que sea examinado en el Hospital, mientras deja atrás el mando de una Batería que había inutilizado el goniómetro así como los frenos y recuperadores por falta de mantenimiento y pérdidas hidráulicas.

La compañía del Teniente de infantería Aurelio López marcha al Valle de los Agustinos, quedando una sección en un caserío del poblado, otra destacada en Cerro Cugeiro y otra que marcho a Guadix, hasta el día 23.

Ese mismo día los prisioneros del Defensivo Fajardo son trasladados a Murcia para ser juzgados, entre ellos fueron los Capitanes Alarcón, Hilla, Monet y los tenientes Alarcón, Sevilla y Ratia.

Se presentó en Cartagena un Tribunal Popular que sentenció a muerte a una buena porción de oficiales y paisanos.

Reingresa en Infantería de Marina como Teniente el Auxiliar Pío Wandosell.

El 8 de septiembre, sale por primera vez en prensa que en Toledo había un frente.

El Capitán de Artillería José Hellín es destinado al Frente de Andalucía.

El 9 de septiembre, se ha efectuado un fuerte cañoneo contra el Alcázar, derribando el último torreón.

El Ayudante Auxiliar 1º de 1ª de infantería de Marina José Aliaga Buendía, en situación de retirado en Cartagena es llamado a presentarse en el Regimiento Naval nº1 asciende a Teniente y lo nombran Secretario de Causas del Juzgado Militar Permanente del Regimiento hasta el día 12 de octubre.

El Sargento de Artillería José Toro es ascendido a Brigada.

El Cabo de Infantería de Marina Gregorio Calleja asciende a Sargento y lo destinan a una Compañía que iba a salir hacia el Carpio, pero permuta el día 20 con otro Sargento de Guardia de Arsenales y se queda.

El Soldado de Infantería de Marina Fernando Bravo se enteró de que en Málaga había un Grupo de Infantería de Marina en el vapor “Navarra” embarcándose y volviendo a Cartagena, asciende a Sargento y destinado a la 4ª Compañía del I Batallón.

El Cabo de Infantería de Marina Agustín Cano asciende a Sargento, y temiendo que lo ajusticiaran le comenta al Auxiliar de cocina Agustín Aparicio y al Cabo José Llamas Espín que estaba pensando en desertar.

Ingresa en Infantería de Marina Juan González Espada, el 17 sale a Málaga y Toledo, donde es herido en un brazo y evacuado a Madrid y a Cartagena.

El 11 de septiembre, el Alcázar sigue sitiado y próxima su rendición.

Ingresa en Infantería de Marina Felipe García Requena, ascendiendo a Cabo en Noviembre del 36 y a Sargento en Marzo del 37. Ingresa también Juan Villa Fuster.

Ese día, el Teniente de artillería Rubio Manzanares del Regimiento de Costa nº3 marcha a incorporarse desde Murcia a las fuerzas que había del 6ª Regimiento en el Vacar (Córdoba).

En el mes de septiembre del 36 es ascendido a TCOL el entonces Comandante de artillería Fabián Navarro Moreno del Regimiento de Artillería de Costa nº3, siendo nombrado Jefe de Instrucción, este señor hasta entonces había estado en la Unidad sin cargo alguno, dado el nivel de anarquía y desorganización existente en esos meses. Lo único reseñable fue el intento de paso a las filas nacionales a través de un Artillero llamado José Cañizares que hizo de enlace con el consulado inglés en la ciudad para conseguirlo a cambio de información tal como datos sobre la existencia de polvorines y otros objetivos militares de interés para la aviación nacional, pero no se llegó a cuajar por falta de pasaporte e imposibilidad de conseguirlo.

Asciende a Cabo el Soldado de Infantería de Marina Juan Torres y destinado a la 2ª Compañía del I Batallón,

Ingresa en Infantería de Marina Fulgencio García Martínez directamente como Cabo. El día 17 asciende a Sargento y sale hacia Málaga y Toledo.

El Auxiliar de Infantería de Marina Luis Serna asciende a Capitán y pasa a la 4ª Compañía del II Batallón, saliendo para Granada el 6 de octubre del 36.

El 13 de septiembre, el Brigada de Artillería Juan Trejo pasa de Málaga a Sierra de Ronda, y por vuelco de un camión es hospitalizado en Málaga por más de un mes.

El 14 de septiembre sale una nueva expedición de infantería de Marina hacia el Carpio, para relevar a las tropas del Capitán Antonio Luque, donde en su mayoría eran nuevos reclutas de primero de mes, con marcada ideología de izquierdas, militantes del Frente Popular y otras configuraciones de la época, entre ellos fueron los siguientes soldados: José Martínez Sanchis, José Mateo Sáez, Juan Rodríguez Jiménez, Juan Blanco Fernández, Juan Manuel Caparros Caparros, José González Salas, José Martínez Martínez, Isidoro Ferrer Soto, Gregorio Sánchez Mateo, Francisco Nicolas Sánchez, Francisco Torres Carmona, Francisco Gil López, Filiberto Sánchez Fernández, Francisco Sánchez Mendoza, Diego García Pedreño, Dionisio Serrano Arcos, Francisco Cañadas Rendon, Domingo Páez Abenza, Carmelo Martínez Carrión, Carlos Pérez Nicolas, Carmelo Sánchez Hernández, Bartolomé Cánovas Ros, Antonio Rodríguez Añino, Antonio Campos Córdoba, Ángel García Águila, Antonio Fuentes Cuadrado, Antonio Rodríguez García, Antonio Quesada González, Antonio García Guillamón, Alberto Zaplana García, Antonio Méndez García, Alfredo Coma Albarracín, Ángel Aguera Martínez, Antonio Campillo Gambón, Miguel de Haro García, Salvador Jorda Rico, Juan Llamas Arjona, José Navarro Seguer, Juan Martínez Jódar, José López Ruiz, José Alberto Cachero de los Santos, Juan Cuesta García, José Antonio Paredes Martínez, Juan Sánchez Hernández, José Martínez Garre, Salvador Soto Madrid, Salvador Corbalán Farcon, Sebastián Martínez Rincón, Salvador Mula Cánovas, Santiago Lozano Pedreño, Luis Cáceres Vázquez, Lorenzo Ros Martínez, Francisco Rodríguez Casado, José García Cazorla, Francisco Pérez López y Antonio Valverde de Haros.

Es ascendido a Brigada el sargento de artillería Juan Caparros, continuando en su destino de control de municiones y materiales en el Regimiento de Costa nº3.

También es ascendido a Brigada el Sargento de artillería Vicente Almagro, pasando a prestar sus servicios en las oficinas del DETALL del Parque.

El Sargento de Artillería Santiago Fernández es destinado a la Sección de obuses del 43 del 6º ligero al asentamiento “Dientes de la Vieja” en Diezma.

Asciende a teniente el brigada de artillería Santos Benítez pasando destinado a la batería AAA de Los Dolores a las órdenes del Capitán Ambrosio Mena.

El alférez de infantería Álvaro Rizo, estando en el sector de Guadix entrega el mando de la compañía al teniente de infantería Rómulo Tenes.

El Auxiliar de Infantería de marina José Ruiz Teruel se presenta al Regimiento Naval nº 1, es ascendido a Teniente y mandado a la Compañía de depósitos. A los dos días salió con sesenta y tantos hombres a Jaén hasta enero del 37.

El 15 de septiembre el Auxiliar Mayor de infantería de Marina Blas Marzal es ascendido a capitán y le ordenan al mando de la 1ª compañía de un batallón nuevo, salir hacia Málaga, quedándose él enfermo en Cartagena.

El Auxiliar de Infantería de Marina Joaquín Vallejo se presenta en el Cuartel de marinería del Arsenal de instructor, ascendiendo a Teniente.

Ese día, el Teniente Paya del Regimiento de Costa nº3 es ascendido a Capitán y es destinado a mandar un Grupo de artillería, el cual fue deshecho por la aviación nacional y al reconstruir dos Baterías con los restos salió hacia el Sector de Mayas.

A mediados de septiembre vino de Madrid una Sección de Policía especial, volviendo a arrestar al Capitán Espá del Regimiento de Costa nº 3, esta vez por una denuncia de ser éste un fascista peligrosísimo. De ésta detención se libró gracias a amigos obreros del Barrio de Peral, donde estaba su domicilio, que estudiaron con él desde primaria y lo conocían bien y consiguió volver a casa una vez más.

Asciende a Cabo el soldado de infantería de Marina Pedro Egea, saliendo con una compañía de ametralladoras hacia Marto (Jaén), llegando el 19 y estableciéndose en trincheras en Santiago de Calatrava, desde ahí a la Loma de Los Colorados, a Frailes (Granada), a Benalúa de las Villas, acabando en el Cortijo de la Cruz, donde enfermó e ingresó en el hospital de Nonolejos (Jaén), u tras darse de alta evacuado con un mes de licencia por enfermo a Totana.

El Brigada de Artillería Manuel González es amonestado por el Alférez Salazar Capilla con ocasión de estar descargando dos camiones de munición en la Batería de Santa Ana, por negligencia en el servicio, diciéndole que se presentara ante el oficial de guardia Teniente Lucio Mateo, siendo arrestado hasta el 14 de octubre del 36.

El Sargento de Artillería José Vázquez marcha al frente de Guadix para organizar una Batería de montaña, hasta el 29 de octubre.

El 16 de septiembre la Batería que había en Málaga del Regimiento de Costa nº3 sale hacia Alora, Ardales y el Burgo, quedando en el Puerto del Viento frente a Ronda con la misión de cubrir línea. En uno de los ataques nacionales, el Teniente Rubio Flores no hizo nada por contener el ataque huyendo a la desbandada, el mando desarmó a su personal y a él le quitó el mando, pasando a prestar sus servicios al Campamento de Benítez, en una sección de montaña.

Al Teniente Sarriá del Regimiento de Costa nº3 le dieron el mando de una Agrupación de 150 hombres que actuaron como infantes en la vanguardia de El Burgo, frente a Málaga.

Ese día, el Teniente Mateo del Regimiento de Costa nº3 es ascendido a Capitán y dado de alta es destinado a la 9ª Batería denominada Trincabotijas, donde saboteó las cargas de proyección.

El 17 de septiembre, la Batería del Capitán de Artillería Antonio Soto García y el Sargento Francisco García marcha al Burgo acampando en sus alrededores hasta el 24 de octubre del 36.

El Brigada de Artillería José Toro sale con la 1ª Batería (solo personal) para montar dos piezas y quedarse al mando hacia La Torre de la Horadada (Alicante), quedando en posición hasta septiembre del 37. El Capitán de dicha Batería lo era Francisco Salazar Capilla.

Por la noche, al Sargento de Infantería de Marina Agustín Cano lo llama el Capitán Balibrea ordenándole que se incorpore de inmediato a la sección de ametralladoras del I Batallón para marchar al frente, dándole dos horas para ello. Se concentraron en el penal del cuartel y en la mañana del día 18 embarcaron en el “Navarra” llegando a Málaga el día 19.

Ingresa en Infantería de Marina José Martínez Ramos, siendo destinado al III Batallón mandado por el Comandante Trigo.

Reingresa en Infantería de Marina como Teniente el Auxiliar Diego Fuentes, pasando a la1ª Compañía del I Batallón saliendo al día siguiente hacia Málaga y Toledo.

Reingresa en Infantería de Marina como Teniente el Auxiliar Alfonso Rosique Echenique, a la 3ª Compañía del I Batallón, que mandaba el Capitán Francisco Ruiz Gutiérrez, saliendo el día 22 para Toledo y Algodor. Volviendo a Casa de los Padres y Casa Grande.

Reingresa en Infantería de Marina como Teniente el Auxiliar Alfonso Grandall, como instructor de la 1ª Compañía del II Batallón.

Reingresa en Infantería de Marina como Teniente el Auxiliar Daniel Pujol, como instructor de quintos en el Arsenal.

El Auxiliar José Paredes Zaplana es ascendido a Teniente, pasando a la 1ª Compañía del I Batallón, saliendo para Málaga y Toledo.

El Capitán retirado de Infantería de Marina José López Romero es llamado a reincorporarse, nombrado Ayudante del I Batallón del Regimiento Naval nº1.

El 19 de septiembre, salió el I batallón de infantería de Marina mandados por el comandante de infantería de Marina Marciano Gutiérrez en “El Almirante Lobo” y el vapor “Navarra” para Málaga, en el puerto pasaron por unas horas al “Jaime I”, desembarcando incluso y acomodándose en un cuartel de carabineros, y a los dos días regresaron a Cartagena.

La 1ª Compañía la mandaba D. Guillermo Cabo Periñan e iban además los tenientes D. José Paredes Zaplana y D. Felipe Conesa Pujol, el auxiliar D. Antonio Pozo Borrajo, el sargento D. Fulgencio García Martínez, los cabos Francisco Martí Martínez, Pedro Madrid López, Fulgencio Martínez Martínez, Enrique Aguirre Conesa, y Agustín Cano Martínez y los soldados Tomás Morales, Rafael Cruz Oña, José González Rosique, Pedro Juan Rodríguez López y Juan Ruiz Parra.

 En la 2ª compañía iba al menos el soldado Juan Torres Gil (El día 18 se sale hacia Málaga, el 19 se llega, el 20 se vuelve a Cartagena en el vapor Navarra y el 21 se llega). En dicha Compañía iban los Cabos Julián Mendoza, Juan Torres y los Soldados Juan Pedro Rodríguez López,  José Sánchez Ávila.

En la 3ª compañía el Cabo Leopoldo Alonso Martínez.

En la 4ª compañía el Sargento Fernando Bravo Berrocal.

Los Soldados de Infantería de Marina Antonio Martínez Sánchez, Francisco Soler Pérez y José Soler Díaz, ingresaron el pasado día 12, salieron con el I Batallón hacia Málaga.

Los Sargentos de Artillería Manuel López Guzmán y Eugenio López García son mandados al frente de Málaga (Guadix), a una Batería de 105 de montaña de nueva organización que mandaba el Teniente de Artillería Diego Albaladejo, ascendieron a Brigada. Salieron en dirección a Almería llegando el día siguiente. Por la noche embarcaron en un mercante saliendo para Málaga, llegando el día 21 estableciéndose en el Campamento Benítez de instrucción hasta el 30oct36.

El Auxiliar 1ª de Infantería de Marina José Barba Ponce, en situación de retirado, es llamado a reintegrarse, ascendido a Teniente es destinado a la 1ª Sección de la 2ª Compañía del III Batallón.

Ingresa en Infantería de Marina Francisco Blanco Gras, a la 1ª compañía del III Batallón que mandaba Rio Martínez.

El 20 de septiembre, las tropas de infantería de Marina que había en Albacete fueron a Puente Contreras (Cuenca) para servicio de vigilancia del puente y control de la carretera general de Madrid con Valencia. (A los 20 días pasan al frente de Jaén y castillo de Locubin). El Cabo Domingo Sánchez iba con ellos. El marinero Gaspar Costa también,

El Sargento de Artillería José Teruel es destinado al Sector de Arola, con sus 200 artilleros fusileros y como jefe del comité mandando aun habiendo oficiales, hasta el 25 de octubre.

El Sargento de Artillería Agustín Sicilia Navarro es nombrado escolta de un convoy por ferrocarril a Madrid, y al mes siguiente de otro en las mismas condiciones.

Las tropas de Infantería de Marina que había en Málaga vuelven a embarcar por la noche en los mismos barcos, llegando a Cartagena el 21 por la noche.

El Teniente de Infantería de Marina Antonio Pozo sale con la Compañía de Blas Marzal a Málaga. Con su sección a los pueblos de Arola y Ardales al servicio de control. A los 10 días es baja y evacuado a Cartagena.

El  21 de septiembre, el Teniente Cayetano Serna Carbonell, mandaba la Batería de Podaderas del Regimiento de Costa nº3, cuyo delegado político era el Cabo Miguel Muñoz Medina, recibió un escrito que formara un pelotón de ejecución compuesto por él y cuatro soldados para que recogieran a once sentenciados a muerte de la cárcel de San Antón y fueran trasladados al Castillo de Galeras y se ejecutara la sentencia del Tribunal Especial Popular, posteriormente se cambió el sitio de la ejecución y se llevó a cabo a las 06:00 del día 22 de septiembre a las puertas del cementerio de Nuestra Señora de Los Remedios.

En la noche las tropas de Infantería de Marina, el I Batallón que acababa de llegar desde Málaga apenas unas horas antes las llevaron a la estación de tren, embarcadas y saliendo a Aranjuez, llegando en la mañana del día 22 (parando en Albacete a comer).

Desde el 21 de septiembre al 1 de octubre no hay prensa escrita en los archivos.

Se reincorpora el Auxiliar de Infantería de Marina Tomás Martín ascendido a Teniente y destinado a la Compañía que mandaba el Capitán Solís Martínez, a los pocos días a la compañía de ametralladoras en Casa Grande y de ahí al IV Batallón de la 151ª Brigada que se estaba formando en Torrevieja.

Es readmitido como Teniente el Auxiliar de Infantería de Marina Mariano Martínez y pasa como instructor en el Arsenal, pasando al Regimiento Naval nº 1 en noviembre del 36.

El 22 de septiembre, según la prensa, (erróneamente, se supone que por la censura del momento), después de tomado el Alcázar, Largo Caballero visita Toledo. Ese mismo día siguen los combates en Iznalloz (Granada). El batallón Murcia nº3 sale hacia Madrid. Intentan mediar para que las mujeres y niños del Alcázar salgan del asedio.

El tren con en I Batallón estuvieron en Aranjuez hasta el día 26 por la noche.

El Ayudante Auxiliar Adolfo García Mateo asciende a Teniente y marcha con el I Batallón.

La defensa republicana de Toledo corrió a cargo de:

  • General Asensio Torrado.
  • Comandante Juan Bernal
  • Teniente Coronel Ricardo Burillo
  • Teniente Coronel José Ortega Moliner
  • Teniente Coronel José Cerón

El Sargento de Artillería Florentino Fuentes marcha con una expedición de dinamita a Valencia, Castellón y Vinaroz.

El Cabo de Infantería de Marina Guillermo de Juan asciende a Sargento y sale con el I Batallón, de víveres hacia Aranjuez.


El 22 de septiembre sale todo el I batallón de nueva creación del Regimiento Naval nº1 hacia Aranjuez,  mandado por el comandante D. Marciano Gutiérrez Gutiérrez. Salieron en ferrocarril el día 23 de septiembre hacia Aranjuez (parando a comer en Albacete) acampando en los alrededores de la ciudad, y el 25 hacia Toledo hasta la estación de Algodor, llegando el 26 de madrugada, quedando en reserva en el frente de Bargas.

Por la tarde se trasladaba todo el batallón por una carretera, cuando el Comandante D. Marciano Gutiérrez paró a hablar con un motorista que venía en sentido contrario y ordenó que se echara a ambos lados de la carretera el batallón.

A primeras horas del día 27, los nacionales atacaron con bombardeo de Artillería y aviación, entrando en desbandada todo el batallón, huyendo desordenadamente al desaparecer el Comandante, el capitán ayudante intentó reorganizar la defensa con los que estaban huyendo, pero desde el Alcázar los disolvieron con fuego de ametralladoras. (el Cabo Mariano Egea Rojo, intentó esconderse para pasarse a los nacionales, pero lo descubrieron y tuvo que huir hasta la orilla del Tajo y de ahí hasta Algodor, donde el comité de la estación fue deteniendo a todos aquellos que se retiraban, despojándolos del poco armamento que traían y en cantidad de 150 hombres los trasladó detenidos a Madrid, donde a los pocos días los trasladaron a Cartagena).

La 1ª compañía estaba mandada por el capitán D.  Guillermo Cabo Periñan, iban también el teniente D. Jose Paredes Zaplana, el teniente D. Diego Fuentes Cuadrado (mandando la 3ª sección), el teniente D. Felipe Conesa Pujol, el sargento D. Fulgencio Garcia Martínez y los soldados Silviano Ortega Sáez y Juan Ruiz Parra. Ésta compañía queda en reserva, no llegando a entrar en fuego, ordenándose  la retirada vuelve todo el mundo a Aranjuez.

La 2ª compañía la mandaba el capitán D. Agustín Pérez, iban el teniente D. Adolfo Garcia Mateo, los  Sargentos Mariano Egea Rojo y  Pedro Burruezo Garcia, los cabos Julián Casado Martínez, Enrique Aguirre Conesa, Agustín Cano Martínez, Luis Malet Potis y Fulgencio Martínez Martínez y los soldados Juan Torres Gil, Francisco Marín Martínez y  Antonio Nieto Carrillo (este último agregado a cocina), llegó en tren a Aranjuez,  y el 26 por la madrugada llegaron a Toledo, a la estación de Algodor acampando en un olivar. Al atardecer de ese mismo día se trasladó su compañía unos 4 kilómetros delante de la ciudad, quedando en 2ª línea, en unas lomas debajo de unas encinas. El día 27, sobre las 10:00 llegó la aviación nacional y bombardeó, al iniciarse el fuego de artillería nacional se desmoronó la 1ª línea huyendo desorganizadamente. El teniente Garcia Mateo fue alcanzado por una granada y evacuado a Mora de Toledo. El cabo Agustín Cano Martínez es alcanzado por una bomba con pérdida de conocimiento, es evacuado en una ambulancia al hospital de Toledo y de ahí al de Aranjuez, quien al darse cuenta que estaba en un hospital rojo se hizo el mudo, pero no el sordo, siendo visitado por el practicante auxiliar de sanidad del batallón D. Jesús Martínez quien lo pasaportó a Cartagena, siendo acompañado por el Cabo Luis Malet.

La 3ª compañía  mandada por el Capitán D. Francisco Ruiz Gutiérrez, participó en las operaciones del 27 y 28.  En esta Unidad iba también el teniente D. Alfonso Rosique Echenique, los cabos Julián Mendoza Victoria, Leopoldo Alonso Martínez y Ceferino Martin Ayala en la sección de víveres,  y los  soldados  Francisco Soler Pérez, Antonio Guillamón Ródenas, Tomás Morales Herrera, José González Rosique, Pedro Rodríguez López, Jose Sánchez Ávila, Juan González Espada,  Juan Letang Ibáñez y  Juan Cías López (ranchero), llevando como enlace al soldado Juan Villa Fuster (ascendiendo a Cabo a su regreso el 4 de octubre).

En el repliegue a la desbandada que se hizo, el soldado José González Rosique fue arrestado por la guardia roja de uno de los pueblos de alrededor, y mediante la intervención del soldado José Sánchez Ávila entre otros consiguieron liberarlo.

La 4ª compañía, iban el cabo Fernando Bravo Berrocal, y el soldado Gabriel Bastida Sánchez. Llegados a Aranjuez son trasladados en camiones para Teruel durante dos días, volviendo a los pueblos de Burguillos y Aljofri, a la espera de medios de locomoción durante seis días.

Sin definir compañía, iban los Tenientes Dionisio Alonso Calderón y Jose de la Cotera Martínez, los Auxiliares Saturnino Bocos Estape, Francisco Cayuela Molero y Angel Perez Perez (dándose por desaparecido los tres), los Cabos Ramón García Bayona, Gregorio Inglés Martínez, José Antón Devon, Antonio Lopez Reche, Antonio Sanchez Bernal, Carmelo Haba Garcia, Ignacio Rodriguez Perez, Joaquin Lorenzo Martinez, Jose Diaz Siles, Jose Garcia Sanchez, Jose Perez Orcajada, Patricio Moreno Garcia, Jose Garcia Agusti  y Ginés Arcos Gómez, y los soldados Pedro Tomás Molina, Abelardo Valenciano Crespo, Alfonso Martinez Pagan, Feliciano Delgado Gutierrez, Gustavo Garrido Navarro, Valentin Garcia Hernandez, Agustin Lopez Gonzalez, Francisco Soriano Ferri, Domingo Savalls Guardiola, Jose Segura Garcia, Antonio Obiol Gil, Antonio Garcia Carbo, Jose Alcarde Berenguer, Francisco Morcillo Sanchez, Juan Lluis Lloret, Esteban Masvidal Sors, Adolfo Moreno Perez, Gines Robles Ninet, Diego Garcia Egea, Gabriel Gomez Guzman, Bartolome Cuenca Soler, Fulgencio Gonzalez Hernandez, Gines Adan Carrillo, Francisco Montoya Lopez, Juan Aldeguer Beltran, Gines Zamora Acosta, Antonio Lopez Hernandez, Angel Sachez Bastida, Andres Leal Lajarin, Fernando Gutierrez Hernandez, Jose Tobar Exposito, Pedro Bocos Estape, Jose Legaz Almagro, Hilario Vivancos Blazquez, Pedro Rosique Sanchez, Valero Martinez Carmelo, Antonio Abril Ruiz, Francisco Conesa Caballero, Patricio Villaescusa Caballero, Vicente Huedo Esteban, Jose Blazquez Garcia, Mateo Casales Sarabia, Miguel Diaz Serrano y Mariano Diaz Robles.

VERSIONES  OFICIALES

El 27 de septiembre asaltan Toledo los nacionales al mando del General José Enrique Varela. donde los republicanos tuvieron que hacer la retirada inmediatamente por el avance de las tropas nacionales que las superaban en número, el I batallón, que estaba en primera línea, al desaparecer el comandante y por la labor de  desánimo que difundían elementos pro-nacionales en las filas republicanas, se desmoronó y se disgrego al completo y a marcha forzada retrocedieron sin orden ni concierto, unos hacia Madrid,  otros hacia Aranjuez y otros hacia el pueblo de Aljofri, desapareciendo mi abuelo y el comandante Marciano Gutiérrez, haciéndose cargo del batallón el capitán ayudante.

RELATO:

“El I Tabor de Regulares Tetuán de Melilla (tropas indígenas), venían desde Maqueda, dirección  Mocejón teniendo como eje de progresión la carretera de Ávila, desalojó las trincheras cercanas al  cruce de carreteras de Madrid con Mocejón y se dirigió  hacia Toledo.

El Tabor avanza en vanguardia de la columna del ala izquierda, a la izquierda de la carretera de Vargas-Toledo sentido Toledo.  En el cementerio chocan las dos columnas encontrando gran resistencia, limpian la zona de la plaza de toros e inmediaciones, colegio de huérfanos, hospital de Távera y edificios cercanos (asesinando a todo el personal médico junto a los combatientes heridos) y continúan el avance por el barrio de covachuelas.

Una compañía marcha por la orilla del Tajo, mientras que el grueso avanza por la puerta de bisagra, miradero y cuesta del Carmen, sobrepasando los atrincheramientos y barricadas con alambradas de la calle de armas  y plaza de Zocodover, alcanzando el Alcázar por la tarde/noche”

”La V Bandera del Tercio avanza por el flanco derecho de la columna tomando contacto con el enemigo en el cementerio.

Por la carretera de Torrijos se divisa una columna de vehículos enemiga progresando hacia Toledo y se bate con fuego de ametralladoras, causándole numerosas bajas y haciéndola que huyera a la desbandada.

Se le ordena tomar la plaza de toros, siendo rechazados, ocupan los edificios cercanos, hacen boquetes y consiguen matar a los ocupantes. Se ocupa el colegio de huérfanos y el hospital de afuera, progresando hasta el Alcázar llegando por la noche”

El día 23 de septiembre, la compañía donde va el Teniente de infantería Aurelio López sale para Benalva de las Villas, donde se destacó a dos secciones al Cortijo de la Cruz y otra quedó en el poblado en servicio interior, hasta el día 28 en que el capitán de la compañía asciende a comandante y el teniente a capitán haciéndose cargo de la compañía.

El día 24 de septiembre, el sargento de artillería Manuel Blanco es destinado a la “Delegación de armamento de Cartagena” con la misión de clasificar el armamento que vuelve de las expediciones. Allí asciende a Brigada el 3 de octubre y a teniente el 9 de enero del 37.

El 25 de septiembre, el Auxiliar de Infantería de Marina Juan Maraboto junto a otros compañeros de Madrid son destinados a Cartagena, encabezados por el Comandante de Infantería de Marina Andrés Diaz Abascal. Al Comandante Baeza le hicieron llegar una carta informándole que Maraboto era el más peligroso de todos, destinándolo a una Compañía de ametralladoras en Casa Grande hasta el 15 de diciembre del 36.

El 26 de septiembre, el I Batallón que había en Aranjuez esa noche fueron llevados a Toledo, rebasando la ciudad, quedando a unos 4 km de ella, en unas lomas y debajo de unas encinas pasaron la noche.

El Ayudante Auxiliar de Infantería de Marina Emilio López de Ávila asciende a Teniente y destinado a Cartagena.

Se reintegra en Infantería de Marina como Teniente el Auxiliar Antonio García Perona pasando a la 2ª Sección de la 2ª Compañía del III Batallón.

El 27 de septiembre, sobre las 10:00 en Toledo apareció la aviación nacional que junto al ataque de Artillería les causó graves daños poniendo el Batallón en huida a la desbandada.

Al Sargento de Infantería de Marina Agustín Cano le causó heridas leves pero fue evacuado con pérdida de conocimiento al Hospital de Toledo y trasladado rápidamente al de Aranjuez en una ambulancia. Al despertarse y ver que estaba en zona roja se hizo el mudo pero no el sordo (ya por la noche).

En la desbandada de ese día los Soldados de Infantería de Marina Rafael Cruz Oña y José González Rosique fueron arrestados por la guardia roja y conducidos a un calabozo en Huertas de Baldecaravanas, hasta que 3 o 4 Soldados de su Unidad lo sacan de allí, entre ellos José Sánchez Ávila, y con un camión llegan a Aranjuez.

El Soldado Epifanio Rodríguez huye hacia Mora y Aranjuez.

Es alta en Infantería de Marina Francisco García García, destinado a Casa Grande, I Batallón, saliendo al frente de Málaga, cae enfermo y acaba en el hospital de Albacete.

El 28 de septiembre, ocupa Toledo el General Franco.

El 29 de septiembre la 2ª compañía del I batallón de Infantería de Marina van a Madrid durante cinco días, en ella va el Cabo Juan Torres, a la vuelta lo poco que quedó del Batallón acabó en Casa de los Padres para su reconstrucción.

Cuando el Cabo de Infantería de Marina Fulgencio Martínez le dan el alta de sus heridas de Toledo se presenta en Cartagena y se incorpora como furriel a su 2ª Compañía del I Batallón que estaba en el penal. Su jefe de Compañía lo era Juan Agustín Pérez y el Comandante Andrés Diaz Abascal.

A finales del mes de septiembre, el Teniente Rubio Flores del Regimiento de Costa nº3 vuelve a ser destinado al Burgo, Camsa de la Breña y Puerto del Viento al mando accidental de fuerzas de fusilería.

Cuando cayó Moclín, el Cabo Diego Cayuela fue detenido por la columna Julio Ardaz que estaba en los Berves, llevado a Colomera donde habían construido una prisión, es liberado y mandado de nuevo con su compañía que estaba en Puente Contreras (límite de Valencia y Cuenca) por dos meses en misión de control de carreteras.

Las tropas de Infantería de marina que había en Moclín pasan a Puente Contreras de servicio de control.

El Sargento de Artillería Francisco Saura es destinado a la Batería del 38,1 de Castillitos.

Desde el día 29 el Auxiliar de Infantería de Marina Gregorio Conesa Ros formó parte del Comité Central de la Base de Cartagena, hasta el 15 de mayo del 37.

El soldado de infantería de marina Francisco Blanco asciende a Cabo y pasa a la 2ª compañía del II Batallón alojado en el penal.

El 30 de septiembre, al Capitán de Infantería de Marina D. Vicente Trigo Santodomingo, lo ascienden a comandante, dándole el mando del III batallón de infantería de Marina y lo mandan hacia Alcalá la Real, en 2/3 días llegan a Alcaudete y de allí al castillo de Locubin y Tocón de Quenta. En dicho Batallón iba el Teniente José Barba Ponce.

El Cabo de infantería de Marina Pedro Miralles Torroa, sale con su Batallón a l frente de Córdoba, volviendo a Cartagena en octubre habilitado a Sargento.

El II batallón de infantería de Marina marcha al frente de Granada (Iznalloz), parte de ellos son los que fueron a Hellín y Albacete.

El Cabo de Infantería de marina José Quesada asciende a Sargento y destinado a la 3ª Compañía del II Batallón.

Desde el Ministerio de Madrid son destinados al Regimiento Naval nº1 por orden del Teniente de Infantería de Marina Vicente Alonso, Comandantes de Infantería de Marina Julio Fuentes Birlain, Andrés Díaz Abascal, Arturo Herrera, Capitán Francisco Sánchez Castillo y varios Auxiliares más.

Al llegar, al Comandante Julio Fuentes lo destinan al juzgado permanente.

Toda la compañía del Oficial Leoncio de la Torre desde Puente Contreras es mandada a Granada donde es agregada al Batallón del Comandante Trigo, realizando funciones de control de carreteras en Castillo de Locubín).

El 1 de octubre del 36, el TCOL Burillo, uno de los jefes encargados de la defensa de Toledo, reúne a todos los oficiales  del batallón de infantería de Marina amonestándoles  por su mala conducta en el frente y para el día 2 organizó una compañía (al mando del Capitán Guillermo Cabo y el teniente Felipe Conesa Pujol) que junto a un batallón de milicianos de Jaén y Murcia, los volvió a mandar a Toledo, pasando por los pueblos de Mora de Toledo y Aljofri, pero al llegar a este último pueblo, toda la compañía se negó a avanzar.

Personalmente tuvo que ir el Comandante Baeza para conseguir trasladarlos a Cartagena (lo acompañaba D, Manuel Gómez), llegando a Cartagena sobre el 5 de octubre.

En el viaje de ida, al paso por el pueblo de Aljofri, cae enfermo el teniente José Paredes Zaplana e ingresa en el hospital de Aranjuez.

A los dos o tres días, volvió todo el batallón a Cartagena, incorporándose la mayor parte de los efectivos al V Batallón expedicionario marchando al Frente de Locubin y el resto se redistribuyó por otras Unidades.

Y LA GUERRA SIGUE SU CURSO…………….

LEYENDA ASENTAMIENTO
UNIDADES EN EL SEGUNDO
SEMESTRE DE 1936
Ademuz22Cortijo de las Minas33Málaga11 
Albalá12Diezma50Martos34 
Alcalá la Real38El Burgo4Montoro25 
Alcaudete16El Carpio23Motril14 
Almería15El Chorro6Porcuna29 
Alora7El Fragüe42Pozoblanco17 
Andújar26El Vacar18Puente Mocho28 
Antequera9Estepona1Puerto del Viento3 
Ardales5Frailes40Purullana53 
Baena32Fuente Agria16Ronda2 
Baza56Granada45Santiago de Calatrava31 
Benalúa52Guadix54Sierra Nevada46 
Benalúa de las Villas41Higuera de Calatrava30Tocón de Quentar48 
Bujalance24Iznalloz43Valle de Abdajalis8 
Castillo de Locubín37Jaén35Valle de los Agustinos49 
Cerro Muriano19La Peza51Venta del Molinillo47 
Córdoba20Linares27Villafranca de Córdoba21 
Cortijo de Arenales44Loma de los Coloraos55Zafarraya13 
Cortijo de la Cruz19Madroño10   

En Octubre del 36.– la compañía de infantería de Marina del Oficial Leoncio de la Torre pasa a Castillo de Locubin (Jaén).

En el mes de octubre de 1936, el Comandante Marcos Navarro del Regimiento de Costa nº3, entabló relación con Mamerto Melgarejo, que estaba formando una organización de Falange en contacto con el Inspector Provincial de la Falange Juan de Dios Moñirro.

Hubo una primera reunión en la Finca “Los Gorriones” del término municipal de Pozo Estrecho, le invitaron a sumarse y se le consideró el Delegado de la Dirección del Grupo Militar.

El Teniente de Artillería Argimiro Gil es destinado a la 23ª Brigada en Cartagena, donde al mes es destinado a la Batería de Castillitos.

El 1 de octubre, el 6º Regimiento de Artillería Ligera volvió a hacer fuego contra los nacionales en la zona del Vacar, retirándose desde allí hacia Pozoblanco.

El Gobierno Rojo decretó la 1ª movilización, organizándose en el Regimiento de Infantería Sevilla nº 34 dos nuevos Batallones. El III Batallón lo mandó el Capitán de Infantería Salvador Meca por ser el más antiguo, pudiendo elegir que oficiales, suboficiales y tropas llevase. La plantilla la componían 3 jefes, 11 oficiales, 32 suboficiales y 538 de tropa más un comisario político.

El Sargento de Artillería Feliciano Galache asciende a Brigada.

El día 1 el Sargento de Artillería del 6º Ligero Manuel Feito es ascendido a Brigada y regresa a la Unidad como encargado del almacén de vestuarios.

El Brigada de Artillería Emilio Mencías es ascendido a Alférez y mandado como Subalterno a la Batería de Castillitos hasta finales de noviembre del 36.

El Sargento de Artillería Pedro Madrid asciende a Brigada y destinado como Auxiliar en la recepción de material de guerra que llegaba al Arsenal.

El Brigada de Artillería Orencio Marcos es destinado a una Batería de Costa hasta el día 5 de julio del 38, ascendiendo en ella a Teniente y Capitán, no significándose en el resto de la guerra.

El Sargento de Artillería Florentino Fuentes es destinado a una Batería de Costa del Regimiento de Costa nº3 hasta el día 12 de noviembre del 36.

El Soldado de Infantería de Marina Santiago Devesa vuelve de el Carpio a Montoro a organizar un hospital de sangre durante dos meses, marcha después de permiso a Cartagena ascendido a Cabo.

A primeros de mes, el Cabo de Infantería de marina Salvador Sánchez Roca asciende a Sargento y pasa al II Batallón reorganizándose en el penal del Arsenal, saliendo días después hacia Granada e Iznalloz. El Cabo Francisco Blanco también va con él.

El Auxiliar de Infantería de marina Miguel San Valero lo mandan con la 3ª compañía del III Batallón a Jaén de trincheras, estando al mando de dicho Batallón el Comandante de Infantería de marina Vicente Trigo.

El Teniente de Infantería de marina Antonio García Perona sale hacia Alcaudete (Jaén), el día 2 al pueblo, y más tarde con la 2º compañía del III Batallón a Locubín, a 15 Km de Alcaudete, en los Puertos de la Camuña, Los Olivos y Castillo de Locubin., todos en un área de 5 Km alrededor.

El 5 de octubre el tribunal popular que había en Cartagena se traslada a Murcia para juzgar a los que allí se encontraban presos en la cárcel provincial, condenado a todos, la mayoría a reclusión perpetua, por el delito de rebelión militar. Entre ellos estaban los Capitanes Alarcón, Hilla, Monet, teniente Alarcón y alférez Buendía.

El Cabo de Infantería de Marina Antonio Nieto, volvió de Toledo con el I Batallón siendo destinado a la compañía de ametralladoras del mismo Batallón en Casa Grande, destinado en la enfermería.

El Capitán de Infantería de marina Francisco García Martín asciende a Comandante y sale con el II Batallón al frente de Granada con la Columna Lillo.

A la altura de una estación cercana a Baza, el Batallón embarcado se lanzó a robar las viñas de la cantina , el Comandante ordenó que no saliera el tren hasta que no se devolviese todo, y por otro lado, la tropa quería fusilarlo en las vías, quedando en entredicho desde ese momento.

También marchan al frente de Iznalloz (Granada) con el II Batallón formando la “Columna Lillo” el Cabo de Infantería de marina José Aparicio ascendido a Sargento, el Sargento de Infantería de marina Joaquín Martínez con el II Batallón, el Capitán de Infantería de marina Antonio Berrocal, el Maestro armero de Infantería de Marina Fernando Mateo Piorne que cuando desplegaron a todas las compañías, el armero quedó en la PLMM con el Teniente Coronel Francisco García Martín, el Sargento de Infantería de Marina José Quesada, el Teniente de Infantería de Marina Sebastián Duboy donde es herido y evacuado a Cartagena, el Capitán de Infantería de Marina Antonio Martínez Aledo como Ayudante del Comandante Pedro Muñoz Caro, el Sargento de Infantería de Marina Antonio Martínez Sánchez, el Sargento de Infantería de Marina José Nicolich, el Cabo de Infantería de marina Alfonso Manzano donde asciende a Sargento y regresa a Cartagena, el Teniente de Infantería de marina Fulgencio Martínez.

El Soldado de Infantería de marina Antonio Rodríguez García pasa a Casa Grande hasta abril del 37.

El 6 de octubre al llegar a Iznalloz las tropas de Infantería de marina comandadas por el Comandante Francisco García Martín, la tropa hacía corrillos criticando su actuación. Allí se forma la “Columna Iznalloz” compuesta por el II Batallón y algunos milicianos al mando del Comandante García Martín. El Comandante Torrena y el Capitán Borrego de Rueda recogieron firmas para quitarle el mando del Batallón, así como una cuantiosa cantidad de denuncias que había en su contra.

El Teniente de Infantería de marina Pío Wandosell marcha a Colomera, enferma y vuelve a Cartagena. Reestablecido vuelve con su compañía que estaba en el Cortijo del Montañés, a Los Coloraos y a Martos, enferma y vuelve a Cartagena, reestablecido de nuevo se incorporará a su Unidad en Castillo de Locubin.

En Colomera prestarán servicio de patrullas por las calles durante un mes, prestando el Cabo de infantería de marina Aurelio Parras servicio de cocina con la 2º compañía.

El Teniente de Infantería de Marina José Pascual asciende a Capitán, quedando en el almacén de vestuario y conserje hasta el 17 de abril del 37.

El Capitán de Infantería de marina Francisco Ruiz Gutiérrez, se hace cargo de la Compañía de ametralladoras del I Batallón hasta el día 15 de diciembre del 36.

El 8 de octubre.- el III Batallón de infantería de Marina marcha al frente de Guadix (Granada), volviendo el día 24mar37.

Con el Batallón sale el cabo de infantería de Marina José Almela Sabater para el frente de Jaén a Castillo de Locubin.

A Alcalá la Real llega con el III Batallón del Comandante de Infantería de Marina Vicente Trigo solo dos compañías, incorporándose una 3ª compañía de marinería, acampados en la falda izquierda del Cerro denominado “Camuña” y derecha de una torre que hay allí. Cuando llegó el Teniente Coronel Peirey, jefe del Subsector, les ordenó la ocupación de una casa de peones camioneros a un kilómetro más debajo de donde no había nadie.

Con la 2ª compañía del II Batallón sale el cabo de infantería de Marina Antonio Hernández hacia el frente de Alcalá la Real (Jaén), a 8 Km al Sur, en servicio de trincheras.

El Cabo de infantería de Marina Gabriel Bastida es destinado a Cartagena a la 1ª compañía de ametralladoras.

Ese día, la Batería del Teniente Rubio Manzanares del Regimiento de Costa nº3 se retira de Pozoblanco.

El comandante de infantería Balibrea recibe la orden de retirarse a Pozoblanco sin tomar parte en operaciones, ascendiendo a TCOL. En ese pueblo en colaboración con el comandante militar capitán de carabineros José Casted y el teniente ayudante Hipólito Martínez Aparicio evitó el asalto a la cárcel de la chusma que querían asesinar a los presos, consiguiendo evacuarlos a Ciudad Real.

El Sargento de Artillería Santiago Fernández vuelve a Cartagena ascendido a Brigada.

El Cabo de Infantería de marina José González Rosique asciende a Sargento, saliendo hacia el Carpio y Locubin, donde es herido y evacuado a Cartagena el 26 de marzo del 37.

El Teniente de Infantería de marina Diego Fuentes sale hacia el Carpio hasta el 16 de diciembre, que enferma y es evacuado a Cartagena hasta el final de la guerra.

El Teniente de Infantería de marina Alfonso Grandall sale al mando de una sección para Granada hasta dic del 36.

El 9 de octubre, el Capitán de Infantería de Marina Blas Marzal es alta médica, dándole el mando de la 1ª Compañía de otro Batallón organizándose para el Sector Sur, pero tampoco sale por enfermedad.

El Soldado de Infantería de marina Francisco García García es dado de alta y destinado al V Batallón, saliendo para Alcalá la Real y Castillo de Locubín de trincheras, volviendo a Cartagena a mediados de julio el 37.

El Soldado de Infantería de Marina Pedro Sánchez Andreu asciende a Cabo pasando a la Compañía de Depósito de la Guardia de Arsenales hasta junio del 37.

El 10 de octubre, el Teniente Sanchís es vuelto a destinar al Regimiento de Costa nº3 y encargado de la cocina.

El Teniente de infantería de Marina José Aliaga pasa destinado a la 2ª compañía del I batallón hasta el día 20 que vuelve a ser secretario de causas afecto a la compañía de depósitos del Regimiento Naval nº1 en Cartagena.

El Cabo de Infantería de Marina José González sale para el Carpio, y a los pocos días al Castillo de Locubín, ascendiendo a Sargento, cae herido y mandado a Cartagena.

El Comandante retirado de Infantería de Marina Nicolás Llobregat Beltrán es llamado a reincorporarse en Madrid, destinado al Regimiento Naval nº1 para hacer servicios de cuartel de “jefe de Cuartel” en corrida con el resto de Jefes.

El Cabo de Infantería de Marina Manuel Pérez Alarcón es alta en el Regimiento Naval nº1 como Sargento y destinado a las oficinas de secretaría (el día 18 de julio estaba licenciado en Espinardo, donde fue detenido por el Frente Popular y condenado a muerte por pertenecer a Falange, se escapó y escondió hasta su ingreso en Infantería de Marina).

El 11 de octubre el Brigada de Artillería Pedro Macías Lara es designado para ir de escolta de un tren militar con material de guerra a Madrid, regresando el día 13.

El 12 de octubre el marinero Domingo Sánchez pasa al frente de Jaén en servicios de trincheras hasta el día 21 de febrero del 37.

Las tropas de infantería de marina del Oficial Leoncio de la Torre, con el Cabo Domingo Sánchez pasan a Jaén de trincheras.

El 13 de octubre,  el Alférez José Collado Sánchez del 6º Regimiento de Artillería Ligera, que había estado enfermo en su domicilio en los primeros días de la sublevación y prestando servicio de régimen interior en la Unidad, es destinado a la 4ª Batería que se hallaba en el frente de Madrid (El Escorial), retirándose poco después hacia Madrid a distintos asentamientos.

El 19 de mayo del 37 es ascendido a Capitán y le dieron el mando de otra Batería en el mismo frente, hasta que el 8 de febrero del 38 volvió destinado a Murcia hasta que acabó la guerra, formando parte activa como Capitán Mayor en representación del Coronel de la Unidad al ser el único oficial profesional que había en el Comité Rojo de Artillería, cuya misión consistía en depurar y clasificar a todos los reclutas que se incorporaban como afectos, desafectos o indiferentes, haciendo listados y remitiéndolos al Comité Central.

A los desafectos los metían en una Batería de Depósito y mandados a Batallones disciplinarios, y a los indiferentes los privaban de ascensos.

Reingresa en Infantería de marina Juan Antonio Quesada Blanco ascendido a Sargento.

El día 15, atacan los nacionales al III Batallón de Infantería de Marina en Alcalá la Real (Jaén) y se repliegan 8 km, pero son recuperados sin combatir.

El 18 de octubre, las fuerzas del Teniente de Artillería Rubio Flores y del Sargento de Artillería Jesús Martínez del Regimiento de Costa nº3, desplegadas en la Sierra de Ronda fueron atacadas por los nacionales no haciendo nada y replegándose hasta el Puerto de la Ñoreta, siendo relevados y desarmados toda la Unidad por una centuria de la FAI por no haber disparado ni un solo tiro, regresando a Cartagena, ascendiendo el Sargento a Brigada.

Cartagena fue bombardeada por primera vez por la aviación nacional, y como al General Cabrera le habían asegurado que con tanta defensa antiaérea la ciudad era imposible que fuera bombardeara buscó responsable en todos sitios, tales como el jefe del servicio de la Comandancia, luego a los Capitanes de las batería antiaéreas, después a los aviadores de Los Alcázares, acabando con una degollina de presos de la cárcel de San Antón. Los marineros del Arsenal dieron muerte a unos cuantos oficiales presos, ametrallados sin compasión, instaurando el resto del año que con cada bombardeo se realizaba una degollina del mismo tipo.

El Sargento de Artillería Agustín Sicilia asciende a Brigada y destinado a la Batería AAA de Sierra Gorda.

El 20 de octubre a las 15:00 horas, estando en su casa el Alférez de Artillería Francisco García recibe orden de presentarse al Capitán Ayudante del Regimiento de Costa nº3 Carlos Mira, recibiendo orden de que con tres Sargentos, 4 Cabos y 50 Soldados marchasen a Madrid a presentarse al Comandante General de Artillería.

Vuelven a atacar los nacionales al III Batallón de Infantería de marina en Alcalá la Real y se retiran a Castillo de Locubin definitivamente.

El 21 de octubre el Capitán de Infantería de Marina Antonio Martínez Laredo es nombrado Comandante militar de Iznalloz hasta el día 10 de marzo del 37, con misiones de suministro de tropa y gasolina para autos y camiones.

El 23 de octubre el Sargento de Artillería Bernardo Guirao sala para el Sector de Málaga.

El 24 de octubre se presentan en Madrid la expedición comandada por el Alférez Francisco García y le recriminaron que lo que habían pedido y necesitaban era material, que personal le sobraba. Le agregaron 2 Brigadas, 1 Sargento, 1 Cabo y 13 Soldados más de Artillería, que también eran de Cartagena, para que cuando hubiera oportunidad o camiones disponibles volvieran a su Unidad (armamento solo tenían los agregados a última hora), quedando acuartelados en un cuartel de milicias en la Calle Santa Engracia.

El 25 de octubre el Comandante de artillería Marcos Navarro del Regimiento de Costa nº3 es ascendido a Teniente Coronel.

Ascienden a comandante los Capitanes de infantería Salvador Meca y Calderón Martínez y a capitán el teniente de infantería Gómez Nieto.

A finales de octubre del 36, el capitán Bañón del 6º Regimiento de Artillería Ligera es ascendido a Comandante dejando el mando de la Batería al Teniente Rufino que ascendió a Capitán.

A los 20 días, sin hacer fuego, el personal de la batería marchó a Bujalance de descanso, dejando el material con personal de relevo, allí se hicieron cargo de una Batería con 3 piezas del 10.5 y se fueron a Porcuna, donde atacaron los nacionales y al huir dejaron abandonadas las piezas, refugiándose el personal en Andújar.

El Brigada de Artillería Ricardo Cuevas es ascendido a Teniente y mandado de vuelta a la 16ª Batería en Cabo Negrete, Las Cenizas.

El Sargento de Artillería Francisco García es ascendido a Brigada volviendo a Cartagena siendo su Batería relevada, donde lo destinan el día 27 a la Batería de la Parajola. Hasta febrero del 38.

El Capitán de Infantería de Marina Moisés Carmona se presentó en el Ministerio de Marina por haberlo puesto en activo de nuevo.

El Sargento de Artillería José Teruel asciende a Brigada y vuelve a Cartagena tras cometer infinidad de tropelías y arrestos.

El 29 de octubre el Sargento de Artillería José Vázquez asciende a Brigada volviendo al Parque como administrativo.

El 30 de octubre la Batería donde van el Teniente de Artillería Albaladejo y el Brigada Eugenio López van al pueblo de Estepona (Málaga) hasta el día 14 de enero del 37.

Al Brigada de Artillería Manuel López lo destinan a una Sección de artillería de montaña que mandaba el Teniente Francisco Madrid Sacristán a la Sierra de Ronda, siendo herido por la coz de un caballo y pasando por varios hospitales acaba en Cartagena en diciembre del 36.

El Cabo de Infantería de marina Francisco García Berenguer asciende a Sargento y pasa a la Compañía de ametralladoras que manda el Capitán Francisco Ruiz Gutiérrez, en Granada 4 meses en línea, volviendo a Cartagena en abril del 37.

Por una orden publicada se suprimen las categorías de Alférez y Brigada en el Ejército de Tierra, ascendiendo todos los de esos empleos a Teniente.

En noviembre del 36, sale de Albacete hacia Aranjuez una Batería del 10.5 donde iba destinado el Teniente Fernández del 6º Regimiento de Artillería Ligera

Es ascendido a Teniente el Brigada de artillería Juan Caparros y destinado a la División Territorial de Albacete, y presentándose paso destinado a la Comandancia Militar de Almansa a las órdenes del comandante José Gómez García, como encargado de la oficina.

El 1 de noviembre, es destinado al mando de las Baterías Atalayón y Cabo Negrete del Regimiento de Costa nº3 ascendido a Capitán al Teniente Juan Salguero Castro, que en su anterior empleo estaba destinado en la Batería del Jorel.

En los primeros días del mes de noviembre, tras un bombardeo de los Nacionales, el TCOL Marcos Navarro del Regimiento de Costa nº3 subió al Castillo de Galeras con objeto de disponer de un refugio para los detenidos, y viendo un próximo destino por ascenso pensó en subirse con algunos jefes y oficiales del Regimiento hacerse fuertes en él, idea que no prosperó.

En el mes de noviembre de 1936 el TCOL Marcos Navarro del Regimiento de Costa nº3 es destinado a Mahón, cuando estaba en Barcelona esperando el vapor que lo trasladaría a Menorca, se ingresó en el Hospital Militar por una dolencia de úlcera de estómago falsamente empeorada. Aguantó hasta que salió el vapor de puerto y entonces solicitó un pasaporte hasta Marsella para embarcarse desde allí hasta Menorca, con la esperanza de pasarse a los nacionales una vez en suelo francés, pero la superioridad se lo denegó e hizo que regresara a Cartagena.

En noviembre del 36 el Teniente Rubio Flores del Regimiento de Costa nº3 es vuelto a destinar al Campamento de Benítez, marchando más tarde con su sección de montaña a El Chorro, Madroño, Málaga, las Ventas de Zafarraya, Motril y finalmente a Almería a primeros de febrero del 37, siendo destinado de nuevo al Regimiento de Costa nº3 hasta acabar la guerra el 2 de marzo del 37.

Por gestiones hechas con el coronel actual del Regimiento de Infantería nº34 Sr. Sarabia, volvió destinado a Cartagena el TCOL de infantería Balibrea, prestando servicios de guarnición como 2º jefe del Regimiento y jefe accidental de la comisión de fortificaciones de la Base Naval, desde el 5nov36 al 14ago37.

En la 2ª decena de noviembre, el general Cabrera fue nombrado jefe del estado mayor del Ministerio, encargándose del mando de la comandancia militar de Cartagena el Coronel de infantería Lázaro García Díaz.

Asciende a capitán el teniente de infantería Andres Vivo, continuando en Guadix encontrándose la 3ª compañía del 34 en el Cortijo de las Minas. Entre las líneas combatientes se hacen intercambio entre nacionales y milicianos, llegando a pasarse una noche tres oficiales a las filas nacionales, cuando se enteró el personal republicano quiso ajusticiar al resto de oficialidad. Al ser uno de los pasados el Capitán Verdú, le dieron el mando de la compañía de ametralladoras.

Las tropas que había en Madrid a la espera de transporte para Cartagena al mando del Teniente de Artillería Francisco García, las milicias los echan del alojamiento, teniendo que trasladarse a un cuartel próximo al Hospital de San Carlos. El día 5 les ocurre lo mismo y acaban en el cuartel de Vicálvaro.

El Teniente de infantería de marina Vicente Alonso Peral, que en el Ministerio se encargaba de destinar a los oficiales, destinó a Cartagena al Teniente Martínez Pellicer, al Sargento Jaime Roig Gomila y a él mismo.

Antes de marcharse dejó organizada una columna llamada “Guardia Nacional Republicana” que operaba por el barrio de Usera haciendo detenciones y pillaje.

El Sargento de Infantería de marina Jaime Roig en cuanto llegó fue destinado a Casa Grande, compañía de ametralladoras, que mandaba el Capitán Francisco Ruiz en Almería.

El 2 de noviembre, el comandante de infantería Salvador Meca, al no existir alojamiento en la plaza de Cartagena, recibe orden de marchar con el III Batallón de Infantería del 34 a La Unión alojándose en un cine o teatro de la ciudad sin dar más servicio que el de guardia de prevención.

El 3 de noviembre, el Sargento de Artillería Pascual Navarro asciende a Brigada pasando al Regimiento de Costa nº3 a cargo de la alimentación de una Batería.

El 4 de noviembre, el Sargento de Infantería de Marina Miguel Osuna López sale con una Compañía hacia el Barrio de Usera en Madrid hasta el día 12, y el día 30 pasa destinado a Cartagena. (este Sargento el día 18 de julio estaba destinado en la 2ª Compañía del Batallón de Cádiz, con permiso en su pueblo, donde es detenido y mandado a Madrid destinándolo a la estación de radio de Ciudad Lineal).

El 5 de noviembre, el Teniente de Artillería José Gómez Hernández pasa destinado a la Batería de Sierra Gorda por 21 días, cayendo enfermo hasta febrero del 37.

El Teniente de Infantería de marina Vicente Albiol asciende a Capitán.

El 6 de noviembre, el Brigada de artillería Pedro Madrid sufre un accidente de camión y pasa al hospital de marina de Cartagena hasta el día 29 de noviembre del 36 que pasó a su domicilio hasta el día 31 de mayo del 37.

El 7 de noviembre, el comandante de infantería Salvador Meca recibe orden telefónica de que le mandaban camiones para trasladar a su Batallón a la estación férrea de Cartagena donde les esperaba un tren formando para trasladarlos a Valencia. A su llegada a Valencia estuvieron alojados en el Seminario de la calle Trinitarios prestando servicios de guarnición y guardias diversas por no haber otras fuerzas en la ciudad que las suyas, tales como en el Ministerio de la Guerra, Comandancia Militar, cárceles, Estado Mayor, hospitales, juntas de compras, polvorín de Paterna y prisión de Monte Olivete.

El Teniente de Infantería de Marina Andrés Viedma es trasladado al presidio de Alcalá de Henares (Casa de Trabajo) hasta abril del 38.

El Sargento de Infantería de marina José Sánchez Muros vuelve al Carpio y después a Almería en una compañía que mandaba Rafael Columga por un mes, volviendo a Cartagena.

El 9 de noviembre, toda la fuerza de artillería que había en Vicálvaro se traslada a Carabanchel Bajo, en una escaramuza con los nacionales cae herido el Teniente Francisco García y evacuado al hospital del Buensuceso, acabando en el de Murcia el día 22.

El 12 de noviembre, 20 Brigadas de Artillería son destinados al Ejército del Centro, a un Regimiento de artillería a Caballo del 18,6, entre ellos estaban Sebastián Herrero, Agapito García Sacristán, Florentino Fuentes, Jesús Martínez, Antonio Moya y Ramón García, hasta el 15 de febrero del 37 que la Brigada de Intendencia les reclama el material presentándose a la Comandancia General de Artillería de Madrid.

Se ubicaron en la Comandancia de Vallecas y más tarde a la 1ª Batería de la 18º División en el Sector Centro en el Cuartel de La Zarzuela.

Acaban en el Parque de Artillería nº 1 (oficina de municionamiento).

El Auxiliar de Infantería de marina Antonio Fernández se presenta en el Regimiento Naval nº1 ascendido a Teniente.

El 15 de noviembre, es destinado a la fábrica de cartuchería del Parque al Capitán Mena del Regimiento de Costa nº3, siendo el jefe de la misma el TCOL Orcajo.

Ese día, es ascendido a Capitán el Teniente Rubio Manzanares y es nombrado al mando de la 23ª Batería del Regimiento de Costa nº3, sin cañones, con misión de protección de las baterías armadas de la zona de los Regimientos 5º y 6º ligeros.

El Sargento de Artillería Bernardo Guirao regresa a Cartagena ascendido a Brigada.

El Sargento de Infantería de marina Joaquín Martínez pasa con su Batallón a la Sierra de Los Mosquitos por 15 días, siendo relevados por otra compañía y pasando a descansar a FRAGE y después a trincheras a la Sierra.

El 18 de noviembre, ingresa en Infantería de marina Manuel Montoro Navarro.

El Soldado de Infantería de Marina José Sánchez Ávila sale con una compañía de ametralladoras al frente de Granada, agregándose al III Batallón, que mandaba el Comandante Pedro Muñoz Caro, y como asistente el Teniente Juan Maraboto, hasta el mes de marzo del 37 que es evacuado al hospital de Cartagena.

El Cabo de Infantería de marina Ildefonso González asciende a Sargento y pasa al I Batallón que se hallaba en FRAULLES, hasta enero del 37.

El 21 de noviembre, el Brigada de Artillería Ginés Gallego Martínez es nombrado instructor de expedientes de deserción del Regimiento de Costa nº3 y expedientes de accidentes de trabajo de los obreros de la Comandancia de Ingenieros, como secretario del Capitán Sierra Gauche.

El 22 de noviembre, es torpedeado en Cartagena el vapor “cervantes”, pasando la dotación a Guarnición en Almería hasta su reparación el 11 de abril del 38.

El 23 de noviembre, el Cabo de Infantería de Marina José Martínez Julián se presenta en la guardia de arsenales hasta abril del 37 que es ascendido a Sargento.

El 26 de noviembre, es destinado a la 23ª Brigada el teniente José Torrano.

El 28 de noviembre, el Teniente de artillería Santiago Fernández va a Chinchilla y Almansa a asistir a cursillos de aplicación de artillería y destinado después a la 14ª Batería del 6º Ligero hasta el 1 de febrero del 37.

El 29 de noviembre, el Teniente Sanchís del Regimiento de Costa nº3 es destinado al mando de una de las Baterías antiaéreas, ascendiendo a Capitán en esa Batería a primeros de marzo del 37.

En el mes de Diciembre el Capitán Siminiani del 6º Regimiento de Artillería Ligera es ascendido a Comandante y mandado a Albacete a cargo de la Batería, el servicio de Municionamiento y jefe del Parque de Artillería, donde fue denunciado por actuar en favor de los nacionales, negando suministros, municiones y armamento al ejército republicano.

En diciembre del 36 se infligió una derrota a la columna del general Mola, y al querer festejarlo la oficialidad roja se negó el Alférez Salvador García del 6º Regimiento de Artillería Ligera, siendo amenazado por los oficiales y suboficiales, pero su tropa lo defendió.

El Oficial 3º Manuel Fando es destinado a la Base aeroespacial de Barcelona.

El Brigada de Artillería Pascual Navarro pasa a la Inspección de Artillería de Albacete, de ahí a Almansa y sale encuadrado en la Batería que manda el Teniente Joaquín Ortíz Parra.

Nombran al Brigada de Artillería Juan Trejo Comandante militar de Galeras, encontrándose allí detenidos en esas fechas, entre otros los siguientes: Comandantes de Infantería Alfonso Berizo Lardín, Francisco Flores Gaudín, Capitán Rafael Flores Armenta, Capitán médico José Madariaga Garriga, Teniente de Carabineros José Salguero, Teniente de Caballería Joaquín Portillo Togores, Teniente de Intendencia Jesús Zapata Albaladejo, Brigada de Infantería Pedro Martínez Adán y Capitán de Corbeta José María García Freyre.

El 3 de diciembre, el Brigada de Artillería José Cuesta es destinado al Parque de Artillería de Albacete.

El 8 de diciembre, el Sargento de artillería Lafuente, que había ascendido a Brigada anteriormente, pasa destinado a la Inspección General de Artillería con el empleo de Teniente.

El Alférez de Artillería Antonio Pacheco pasa destinado a la Batería AAA de Conejos a las órdenes del Capitán Juan Salguero Castro.

Cuando se presentó el Alférez Pacheco, el resto de los mandos le contaron que más de un tercio de la plantilla reinaba la indisciplina y las costumbres rojas habían arraigado, todo eso antes de la llegada del nuevo Capitán.

Tal era la gravedad que el Capitán actual daba parte a la Jefatura del Regimiento de Costa nº 3 día sí y día también, exigiendo que o relevaba al personal más extremista como lo eran los Soldados Bartolomé Álvarez Fernández y Ramón Rodríguez García (delegados políticos de la Batería) o se marchaba de la Unidad.

El Jefe del Regimiento mandó a la Batería en varias ocasiones al Comisario político del Regimiento a dar unas charlas sin resultado alguno. También el Mayor del Regimiento Ávila Zapata intentó en el alta y baja mensual darlos de baja pero no lo aceptaban.

Las indisciplinas que imponían eran entre otras:

  • Exigir el mando de las piezas y la Batería en todos los órdenes.
  • Nombramientos de los servicios sin intervención superior.
  • Ausentarse de la Unidad sim permiso, para acudir a reuniones con comisarios políticos.
  • Omisión de saludos, respeto y obediencia a los Oficiales, Suboficiales y ajustador.
  • Malos tratos de palabra.
  • Vigilancia constante al Capitán y al Alférez Antonio Pacheco.

El 12 de diciembre, el Sargento de Artillería Valentín López asciende a Brigada y pasa de Auxiliar en la recepción del material de guerra que llegaba al Arsenal, hasta el día 30 que sufre un accidente automovilístico. Cumplía órdenes del Comandante Joaquín Comba y su misión era embarcarlo en el tren.

El Sargento de Infantería de marina Epifanio Rodríguez y el Soldado Juan Rodríguez López salen para el frente de Jaén (Martos), por 10 días, regresando a Cartagena.

El Cabo de Infantería de marina Juan Llamas es detenido por fascista y llevado a Cartagena para depurar.

El 15 de diciembre, la compañía de ametralladoras se une al III Batallón de infantería de Marina en el frente de Granada

El cabo de infantería de Marina Gabriel Bastida sale hacia Martos (Jaén) y el 20 para Porcuna.

A mediados de diciembre del 36, es publicado en el D.O. que el Capitán Espá del Regimiento de Costa nº3 pasa a Disponible Gubernativo, iniciando en el cuartel una recogida de firmas entre la tropa para sacarlo de esa situación, pero se consigue justo lo contrario, es vuelto a detener por orden del Director General de Seguridad y encerrado en la Cárcel de San Antón el 2 de enero del 37.

El Brigada de artillería Feliciano Galache pasa al frente de Córdoba en los sectores de Higuera de Calatrava, Porcuna, Pozoblanco y Valsequillo. (en Pozoblanco es acusado de asesinar a 18 prisioneros).

En el 6º Ligero se constituyó la creación de un Comité rojo, siendo representante del CASE el maestro carpintero Onofre Gascón Llopis. Su misión era la de informarse de los que ingresaban en sus pueblos, hacían actas y las mandaban a un Comité Central, resultando unos 70 desfavorables y a los indiferentes cuando ascendían no se les daba antigüedad ninguna.

El Brigada de Artillería Manuel López es destinado a la 23ª Brigada, ascendiendo a Teniente a primeros de año.

Los Soldados de Infantería de marina Julián Casado Martínez y Jesús Jordán Carrasco, ingresado en Infantería de marina el 27 de septiembre marcha a Andalucía con el II Batallón (Córdoba, Jaén y Granada), volviendo a Cartagena el 15 de abril del 37.

El Comité de la Base Naval de Cartagena quedó a la mitad, quedando el Auxiliar Gregorio Conesa Ros como comisario político de la Intendencia.

El Sargento de Infantería de marina Ramón García sale con una Compañía a Jaén, campamento LENDINA, encargado de cocina hasta el 12 de enero del 37 que cae enfermo y vuelve a Cartagena.

El Capitán de Infantería de marina Francisco Ruiz Gutiérrez sala para Jaén, tomando parte en operaciones en Santiago de Calatrava con 50 soldados con mosquetones a las órdenes del Jefe del Subsector Comandante de Infantería José Villagras, hasta el 21 de enero del 37.

El Auxiliar de Infantería de marina Juan Maraboto sale con una compañía de ametralladoras al frente de Jaén, sin operar hasta el día 22 de enero del 37, mandado a Granada hasta el día 10 de abril del 37 que vuelve a Cartagena.

Para detraer fuerzas atacantes en Málaga, se le ordena al Comandante de Infantería de marina Vicente Trigo ocupar Alcalá la Real y al decir que no tenía fuerzas suficientes le mandan una compañía de la 25º Brigada, al mando del Capitán Lagares, destinado desde Alcaudete, a guarnecer el Sector de Blancares.

Al dejar solo una sección en la falda de Camuña, ésta fue ocupada por los nacionales, replegándose todo el Batallón, llegándoles de refuerzo un Batallón de milicias de Murcia mandado por el Comandante de Infantería Ignacio Martín.

El Sargento de Infantería de marina José Sánchez Muros pasa a la 1ª compañía del V Batallón a Castillo de Locubín, de trincheras, cae enfermo y evacuado a Cartagena.

El Batallón de Vicente Trigo, con el maestre de marinería Santiago Longa) entabla combate y Longa es evacuado al hospital de Jaén hasta el día 14 de enero del 37.

El II Batallón se encuentra en Higueras de Calatrava (Jaén).

El Teniente de Infantería de marina Emilio López de Ávila es mandado al II Batallón al frente de Andalucía sin armamento (la compañía que mandaba Francisco Ruiz Gutiérrez, y de Teniente iba también Juan Maraboto González).

El Cabo de Infantería de marina Juan Villa marcha a Jaén y Locubín.

El Teniente de Infantería de marina Felipe Conesa vuelve a Cartagena como secretario de causas al juzgado militar de la flota y en septiembre del 37 como juez, acabando el 2 de junio del 38 en el 18º Batallón de Guardamar sin armamento.

Los días 15 y 20 de diciembre, en Alcalá la Real, el III batallón de infantería de Marina sufre unas cuantiosas bajas en sendos ataques de los nacionales.

El 17 de diciembre, el Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona es destinado al Regimiento Naval nº1 presentándose el día 25 realizando solo servicios de cuartel.

El I Batallón vuelve a salir hacia Málaga, quedando el Cabo de Infantería de marina Fernando Bravo enfermo en la 3ª compañía del mismo Batallón.

El Teniente de Infantería de marina Vicente Albiol Estape es ascendido a Capitán y sale con el I Batallón a Málaga, de Ayudante de Batallón por 18 días, volviendo a Cartagena.

El 18 de diciembre, el II Batallón están en Santiago de Calatrava (Jaén) por 3 meses en misión de vigilancia en las zonas comprendidas entre Monte de López Álvarez (Martos), Arenales (Iznalloz) y el Cerro de las Comiñas (Locubín).

El 19 de diciembre, el Brigada de Artillería Manuel Lozano Marín asciende a Teniente y trasladado a Madrid como Oficial Auxiliar de la 1ª Batería de Obuses del 11,43 en Cerro Negro (Entrevías).

El 20 de diciembre, el Brigada de Artillería Jesús Martínez lo mandan con una pieza del 7,7, junto al Brigada Luis Ortega cerca de la Iglesia de La Almudena hasta el día 15 de marzo del 37.

El Brigada de Artillería Antonio Moya es destinado a una Batería del 11,43 que mandaba el Teniente Sánchez Tomás en el Paseo de los Pontones como administrador.

El 21 de diciembre.- la 4ª Compañía del III Batallón de infantería de Marina se une al Batallón en el frente del Castillo de Locubin (Jaén) volviendo el día 24mar37.

El Sargento de Infantería de marina Francisco Saura es destinado al almacén de vestuarios.

El Soldado de Infantería de marina Esteban Molinero, asciende a Cabo y es destinado a Cartagena, a una compañía de ametralladoras del I Batallón.

El Auxiliar 2º de Infantería de Marina Luis Nieto es destinado a Cartagena como Teniente y como instructor en el Regimiento Naval nº1.

El 23 de diciembre, el Capitán de Infantería de marina Blas Marzal asciende a Comandante, lo mandan a Jaén como 2º jefe del Batallón que mandaba Vicente Trigo. Cuando llegó a Jaén tomó el mando de dos de las compañías en Higueras de Calatrava, llegando el día 26 por la noche y alegando una perforación de tímpanos del oído izquierdo es evacuado al Hospital de Martos, a los 2 o 3 días es evacuado al de Villafranca del Arzobispo y más tarde a Cartagena, el 13 de febrero del 37.

El Capitán de Infantería de marina Juan Luque Canís reclama al Sargento Joaquín Martínez como encargado de la compañía de guardia de arsenales.

El 24 de diciembre, el Capitán de Infantería de Marina Juan Martínez Laredo, que se encontraba retirado en Madrid, es destinado al Regimiento Naval nº1 y de allí al Destacamento nº2 en Casa de Los Padres, haciéndose cargo de la 1ª Compañía de marinería en instrucción.

Por órdenes del jefe del Sector, la compañía del capitán de infantería Aurelio López sale hacia Martos (Jaén), a las órdenes del Coronel Peire, recibiendo orden de marchar a Higueras de Calatrava a las órdenes del comandante de Marina Muñoz Caro, con la misión de poblado y campaña.

El Sargento de Infantería de marina Francisco Ruiz es destinado al espigón de Navidad con una ametralladora contra lanchas torpederas.

El Cabo de Infantería de marina Francisco Blanco pasa destinado al DETALL de Cartagena.

El Soldado de Infantería de marina Juan Pedro Rodríguez marcha a Martos (Jaén) por 10 días, volviendo a Cartagena el 2 de enero del 37 ascendido a Cabo.

El Cabo de Infantería de marina Juan Llamas marcha a Málaga, donde lo arrestan creyéndolo fascista y detenido en Almería hasta enero del 37 que es mandado a Cartagena.

El Sargento de Infantería de Marina Alfonso Manzano sale a Granada de cocina.

El 31 de diciembre, tras un bombardeo de la aviación nacional sobre el poblado de Higueras de Calatrava, el capitán de infantería Aurelio López se hizo el mudo y demente, siendo evacuado a varios hospitales, acabando en el de Murcia hasta el fin de la guerra, que sanó de golpe.

El capitán de infantería Andres Vivo pasa por fin destinado a la 23ª Brigada Mixta en creación en el Algar, ascendiendo a comandante y tomando el mando de unos de los Batallones que mandaba accidentalmente el capitán Manzano. El personal era en su mayoría reclutas de Murcia, encontrándose allí al teniente Fernández Pellicer, Capitán medico Sancho, capitán de artillería Espá y capitán Sicilia.

El Comandante de infantería de marina Blas Marzal resulta herido por metralla de bomba.

El Capitán de Infantería de marina Joaquín Lascuarin Berasate desde Madrid es destinado al Regimiento Naval nº1 como instructor del Campamento en Casa de Los Padres y Casa Grande.

A primeros de 1937, con la creación de muchos más Batallones de infantería de Marina se hizo necesario aumentar el número de mandos, los Tenientes ascendieron a Capitanes, los Sargentos y Cabos fueron ascendidos a Teniente y los Soldados más antiguos a Cabos y Sargentos, quedando como tropilla los milicianos y marinería recién incorporados.

LEYENDA ASENTAMIENTO
UNIDADES EN EL PRIMER
SEMESTRE DE 1937
Aeródromo el Guijo57Colmenar de Oreja75Pingaron82
Alcalá de Henares95Colomera60Pinto80
Alcalá la Real38Diezma50Porcuna29
Alcaudete36El Pardo92Pozoblanco17
Almansa63Estepona1Puig67
Almería15Galapagar91Rio Jarama88
Aranjuez73Granada45Sagunto66
Baena32Guadalajara96San Martín de la Vega81
Bejijar61Guadix54Sierra Nevada46
Benalúa de las Villas41Jadraque100Taracena97
Brihuega99Jarama94Tembleque70
Brunete89La Garganta58Teruel65
Budía98La Marañosa87Titulcia77
Campo de Criptana69Lopera59Torrevieja62
Casa Gozques de Arriba86Madrid93Tortosa64
Casa Valgrande84Málaga11Valdemoro79
Casasola del Monte83Martos34Valencia68
Castillo de Locubín37Mesa de Ocaña71Villaconejos74
Chinchón76Morata de Tajuña85Villanueva de la Cañada90
Ciempozuelos78Ocaña72  

A primeros del 37, el Teniente de artillería Delgado del Regimiento de Costa nº3 se hace cargo del mando de la Batería del Roldán.

El teniente de artillería Antonio Martínez Pallarés es destinado al depósito de municiones de Úbeda.

La 2ª compañía del III Batallón de infantería de Marina donde va el cabo Antonio Hernández sale para el puente de Baena.

Asciende a Teniente el Brigada de artillería Manuel Feito nombrándolo oficial de transeúntes y pagador habilitado.

Asciende a Teniente el Alférez de artillería José Cuesta y destinado a Chinchilla hasta el día 1 de marzo del 37 que vuelve a Cartagena.

El Alférez de artillería Antonio Pacheco asciende a Teniente, pero los problemas en la Batería AAA Conejos continúan. Una de las arengas que hizo el Comandante rojo del Regimiento en la Batería fue que “la tropa camarada” eran los verdaderos defensores de la Batería, que si notaban algo en la Oficialidad, con cogerlo y tirarlo por el cortado al mar era asunto arreglado, porque la proporción era de 60/1.

El Brigada de artillería Florentino Fuentes asciende a Teniente y va al Pardo con una Batería a Caballo.

El Brigada de artillería José Teruel asciende a Teniente y es destinado a la Batería Aguilones.

El Brigada de Artillería Juan Trejo asciende a Teniente y destinado a la División Territorial de Albacete, con destino en la Escuela de Artillería de Almansa, saliendo el día 4 de febrero del 37 con una Batería rusa al Pardo (Madrid), al día siguiente ingresa en el hospital por 47 días por reumatismo.

El Brigada de Artillería José Vázquez asciende a Teniente y mandado a Santa Ana Casamentada, con 20 artilleros, sin artillar, para servicios de limpieza y custodia.

El Brigada de artillería Santos Frontela asciende a teniente, y por haber variado la forma de contabilidad de las nóminas con su consiguiente retraso en el pago es enviado a Valencia con el Teniente Ballesteros volviendo al Regimiento de Costa nº3.

El Sargento de Infantería de marina Pedro Miralles va a la Escuela Popular de Guerra de Paterna, hasta abril del 37.

El Sargento de Infantería de marina Epifanio Rodríguez pasa al frente de Granada y después a Castillo de Locubín.

El Cabo de Infantería de marina Ginés Munuera pasa a la compañía de ametralladoras mandada por Vicente Albiol en Casa Grande.

El Teniente de Infantería de marina Joaquín Vallejo pasa al destacamento de el Espalmador, causando baja volviendo a retiro.

El Sargento de Infantería de Marina Alfonso Manzano pasa a Castillo de Locubín como escribiente del Capitán Francisco Sánchez Castillo.

El Teniente de Infantería de marina Alfonso Grandall sale con su compañía del II Batallón a Higuera de Calatrava (Jaén).

El 2 de enero del 37, el Brigada de artillería Valentín López asciende a Teniente, es dado de alta médica y se incorpora a su puesto de recepción de material en el Arsenal.

Fallece en combate el Teniente de Infantería de marina Jesús García Daro.

El 4 de enero del 37, a las 48 horas de ser encarcelado el Capitán de artillería Espá, es puesto en libertad y enviado a su domicilio, donde al día siguiente le mandaron un coche para que se incorporara al Regimiento de Costa nº3, pues su clasificación había cambiado de “fascista” a “indiferente”. El día 6 de enero es destinado a Cabo Tiñoso por el Coronel Sr. Magdalena, pero al seguir a la semana en situación de disponible gubernativo, tuvo que volver a su domicilio.

En enero del 37 el Teniente de artillería Rufino del 6º Regimiento de Artillería Ligera es destinado a Jaén a instalar un depósito de municiones.

El 8 de enero, la compañía del Teniente de Infantería de marina Fulgencio Martínez Zapata protegió a otra que daba un golpe de mano en Deifontes, a 10 Km de Iznalloz.

El 9 de enero del 37, el Brigada de artillería Feliciano Galache asciende a Teniente.

El Sargento de Infantería de marina Esteban Molinero sale para Almería por 40 días, acabando en Motril con su Batallón continuando a Málaga. Saliendo a actuar en Alhama de Granada, retirándose al contacto con el enemigo a Málaga. Con la Sección que mandaba José Duarte pasó a Marbella, Málaga y Cartagena.

El Sargento de Infantería de marina Jaime Roig se traslada a Motril, incorporándose al I Batallón, siguiendo a Málaga, donde todo el Batallón partió a Fuengirola.

El Teniente Lafuente pasa destinado a la 23ª Brigada Mixta hacia el frente de Madrid, como juez de la Brigada se establece en el pueblo de Chinchón como instructor de Causas, y como era tradición en la república, los comités rojos de los pueblos le asignaron alojamiento en una casa del pueblo.

El Alférez de artillería Ricardo Cuevas, ascendido a Teniente, continúa en la Batería de Las Cenizas.

El Brigada de artillería José Gómez, ascendido a Teniente, continúa en la oficina de mayoría del Regimiento de costa nº3.

El 10 de enero, el Cabo de Infantería de marina Silviano Ortega sale a Málaga como encargado de víveres del I Batallón, poco después a Alhama de Granada y a Málaga, hasta la víspera de la entrada de los nacionales (feb del 37) en que el Ayudante Vicente Albiol le ordenó cogiese todos los víveres y utensilios que pudiera que salían hacia Vélez Málaga o Torre del mar, Almería y Cartagena, ascendiendo a Sargento.

El día 11 de enero, la 2º compañía del III Batallón marcha a Guadix (Granada).

El 14 de enero, la Batería del Teniente de artillería Albaladejo y del Brigada Eugenio López (ascendido a Teniente) pasan a Marbella, a la Venta de Zafarralla.

El Alférez de artillería Emilio Mencías asciende a Teniente y al haber ascendido el Capitán Bartolomé Torres, se hizo cargo de la Batería hasta el 18 de julio del 38.

Desde el 15 de enero hasta julio del37 se formó otra Batería del 6º Regimiento de Artillería Ligera en el frente de Granada, en Benalva de las Villas y el mando fue para el Capitán Rufino, quien realizó algún disparo desde el Puesto de Guerra al Pico de Limones (de la 80 Brigada).

El 16 de enero, el TCOL Billón, ante la imposibilidad de escapar de Cartagena se dio de baja, hasta el 22 de febrero del 37 en que ascendió a Coronel y destinado al Ejército del Sur, estando de alta el 9 de marzo del 37 llegando a Jaén.

Al llegar observó que a espaldas del estado mayor oficial funcionaba otro integrado por el coronel Morales y dos titulares rusos: Kolman y Wolf.

Se trasladó el cuartel general a Úbeda y él se llevó a la familia al parador de turismo cercano.

El 17 de enero el Comandante de Infantería de marina Basilio Fuentes asciende a Teniente Coronel, y con las vicisitudes sufridas le mandan salir con el I Batallón hacia Estepona (Málaga), a 75 Km de Málaga.

Con el I Batallón salen también el Teniente Silvestre Solano Gálvez, el Cabo de Infantería de marina Juan Cía López, el Teniente de Infantería de marina Manuel de los Reyes, el Cabo de Infantería de marina Severiano Martín, el Teniente de Infantería de marina Juan Antonio Fernández, el Teniente de Infantería de marina José Ruiz Teruel, el Sargento de Infantería de marina Fulgencio García marcha, el Sargento de Infantería de marina Juan Antonio Quesada, el Sargento de Infantería de marina Francisco Pérez, Sargento de Infantería de marina Guillermo de Juan, Soldado de Infantería de marina Ildefonso González, Cabo de Infantería de Marina Francisco Soler Pérez ascendido a Sargento, Cabo de Infantería de marina Jesús Souto,

El Capitán de Infantería de marina José López, queda enfermo destinándolo al Batallón de ametralladoras como Ayudante. (dicho Batallón estaba en cuadro por estar todas sus compañías en los diferentes frentes).

El 18 de enero, el Capitán de Infantería de marina Luis Serra sale con su Compañía a Jaén, a la Zona entre los Coloraos, Castillejos, Locubín y Cerro el Cauro, hasta el 15 abril del 37.

El 20 de enero, el Capitán Espá del Regimiento de Costa nº3 por D.O. es destinado a la 23ª Brigada Mixta que se estaba organizando en Cartagena, partiendo con ella hacia Chinchón. El día 28 de enero del 37, es vuelto a destinar por presiones de particulares al Regimiento de Costa nº 3, pero al estar ya en el frente, continuó allí destinado y al no tener la Brigada aún material de artillería, quedó agregado a su Estado Mayor.

El marcha con su Batallón a Málaga, y Alhama de Granada. Retrocediendo a Venta de Zafarralla en trincheras por 3 días, después le entregan el armamento a otro Batallón que los relevó y fueron a Málaga. Le dan armamento allí y su Compañía sale a Marbella, retrocediendo a Motril, Almería, llegando a Cartagena el 14 de febrero del 37.

El 21 de enero, el Capitán de Infantería de marina Francisco Ruiz Gutiérrez pasa a Iznalloz al II Batallón a las órdenes del Teniente Coronel de Infantería de Marina Francisco García Martín, pasando seguidamente a Guadix, 35 Km al Este, por 4 días.

El I Batallón al mando del Teniente Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes marcha a Alhama de Granada, a 50 Km al Este de Málaga, huyendo tras un ataque a Venta de Zafarralla, los Sargentos de Infantería de marina Guillermo de Juan y Fulgencio García son heridos y evacuados a Cartagena. Allí entregan el armamento a otro Batallón que los relevaron volviendo a Málaga.

El Teniente de Infantería de marina Alfonso Grandall sale con su compañía del II Batallón pasan a Martos (Granada) y Locubín.

El 22 de enero, el I Batallón, al mando del Teniente Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes, estando a la 01:00 de la madrugada en un cuartel de Málaga, recibe orden de trasladarse a Alhama de Granada, a 50 Km al Este. El Batallón compuesto por tres compañías de fusiles y una sección de ametralladoras fracasa en resistir a los nacionales. Destrozándole todo el Batallón.

La misión hubiera sido la de ocupar unas trincheras rojas que había en el lado Noroeste del pueblo a unos 3 kilómetros con pocas fuerzas. Desde el pueblo fueron pasando la 1ª y 2ª compañía junto con la sección de ametralladoras, a pie en orden de aproximación hacia la posición y la 4ª compañía en los camiones que habían sido transportados hacia el paraje denominado “Puente de las lanchas”. Los nacionales vieron el movimiento y batieron al Batallón con la artillería y aviación, causándoles numerosas bajas y una huida a la desbandada, llegando a Venta de Zafarralla, a 18 kilómetros al Oeste de Alhama.

El jefe del Sector también había abandonado el pueblo hacia Venta de Zafarralla, no sin antes mandar el apoyo a una Batería de artillería al mando del Capitán de artillería Albaladejo, pero por urgencia no se pudo usar.

Quiso volver a Cartagena para reorganizar el Batallón, pero al contrario, a los tres días, se le presenta una compañía de refuerzo procedente de Cartagena, ordenándole que fuera con el Batallón al frente de Fuengirola (Marbella), pero al estar recuperándose de unas anginas en el Hotel Caleta, su 2º Jefe, el Capitán de Infantería de marina Pérez del Río reorganiza dos compañías y salen a cumplir la orden.

El 23 de enero, infantería de Marina aun combate en “Alhama de Granada”. Es herido el Cabo de Infantería de Marina Fulgencio Martínez e ingresado en el hospital de nuevo.

El Brigada de artillería Bernardo Guirao, ascendido a Teniente, pasa a ser auxiliar en la recepción del material que llega al Arsenal. Hasta el día 2 de noviembre del 38.

El 27 de enero, el Brigada de artillería Juan Roca asciende a Teniente y lo mandan a la División Territorial de Albacete, en Almansa, COPA nº1 (Centro de Organización Permanente de Artillería).

En esas fechas, el Coronel de la Armada Luis Monreal estuvo comisionado en París por el Gobierno Rojo para la adquisición de material de guerra.

El I Batallón de Infantería de marina marcha a Málaga y Antequera, a 35 Km al Norte de Málaga, entregan las armas a su relevo y regresan a Cartagena.

El 28 de enero, la 2º compañía del III Batallón marcha a Sierra Nevada (Granada).

El 29 de enero, sale el Teniente de artillería José Torrano con la 23ª Brigada al Jarama, sector Centro, al mando de la sección de municionamiento en varias posiciones y pueblos de Chinchón y Colmenar de Oreja.

El Teniente de artillería Manuel González va al frente de Madrid hasta el 20 de abril del 37.

El 30 de enero, asciende a teniente el brigada de artillería Máximo Andres y enviado al frente de Madrid con la 23ª Brigada Mixta, con la que pasó al sector de Aranjuez, como jefe de línea de piezas de una batería que mandaba el capitán Honorio Gómez y el jefe de grupo lo era el Arturo Espá.

El Brigada de artillería Argimiro Gil, ascendido a Teniente es destinado al frente de Madrid.

El 31 de enero del 37 el Coronel del 6º Regimiento de Artillería marcho a Águilas y Puerto Lumbreras para estudio e inspección de la línea defensiva que allí se hace por la comisión de defensa y fortificaciones de Murcia.

El cabo de infantería de Marina Gabriel Bastida sale hacia Guadix.

El Soldado de Infantería de marina Juan Rodríguez asciende a Cabo saliendo para Madrid el 12 de febrero del 37.

El teniente de infantería Álvaro Rizo es destinado como pagador habilitado a la columna del comandante de infantería Balibrea.

A Valencia llegó una fuerza desde Madrid para hacerse cargo de las guardias en el Ministerio de Guerra, continuando el comandante de infantería Salvador Meca al frente de su batallón y resto de servicios.

El Capitán de artillería jefe de la Batería AAA Conejos se presenta en el Regimiento de Costa nº3 con intención de ultimar el asunto de la insubordinación y que causen baja los dos Soldados más característicos.

A las 7 de la tarde llamó por teléfono el Capitán al Teniente Pacheco para que por la mañana bajaran ya al Parque dichos soldados por haber causado baja en la lista de revista. Los llamó a su presencia para comunicarles las órdenes, cosa que no aceptaron de manera alguna, salieron y volvieron con unos cuantos sicarios más a pedirle explicaciones violentamente, llegando la situación a medianoche sublevándose los 2/3 de la plantilla a gritos de mueran los fascistas y abajo los traidores.

Al día siguiente cayó el Teniente enfermo con una psico-neurosis aguda bajando a su domicilio hasta el día 11 de abril del 37.

El 1 de febrero del 37, el Teniente de Artillería Santiago Fernández vuelve a Cartagena a la Batería de Castillitos.

El Teniente de Artillería Antonio Ruiz pasa a Almería, donde cae enfermo y regresa a Cartagena hasta el final de la guerra.

El 2 de febrero, la situación en la Batería AAA de Conejos es insostenible por su indisciplina, el mismo Coronel del Regimiento Sr. Ángel Magdalena subió para calmar los ánimos no consiguiendo sus propósitos.

El 3 de febrero, el Teniente de Artillería Juan Roca sale al frente de Córdoba con una batería de tres piezas, siendo bombardeado por los nacionales quedando solo una operativa.

El 4 de febrero del 37 salieron dos Batallones de la 23ª Brigada republicana hacia el Sector de San Martín de la Vega, y posteriormente el resto de la Brigada, en esa zona había una Batería de 3 piezas del 11.43 que se agregó a la Brigada.

Uno de los Batallones era mandado por el comandante de infantería Andres Vivo de la 23ª Brigada al frente de Madrid, llegando el día 4 de febrero a Chinchón, reclamándole el Frente Popular de Chichón que habían asaltado la iglesia de la localidad destrozándola incluidos objetos que guardaban en habitaciones separadas, resultando ser los culpables las fuerzas de la 19ª Brigada.

Se reciben órdenes de que la 23ª Brigada tome posiciones en el sector de San Martin de la Vega cubriendo 1ª y 2ª línea los que están en Chinchón,  acompañados siempre por personal ruso fueron a ver las posiciones del batallón en Jaén mandado por el comandante Gallego que cubren las alturas próximas a San Martín, la 1ª compañía en la carretera de este pueblo a Pinto, y avanzadillas en Casa Gozques de Arriba, y las otras dos compañías en el pueblo de descanso.

La orden de la Brigada era tener dos Batallones en línea y dos de reserva.

Se echó a suertes y le tocó al batallón del comandante de infantería Andres Vivo a la izquierda y el primero que mandaba el comandante de infantería Federico Martínez a la derecha. Se regresa de la visita a Chinchón y esa misma noche en camiones se sale hacia San Martin de la Vega donde pernoctaron.

Ese día es puesto en libertad en Murcia el Capitán de infantería Millán, restituido a su puesto de jefe y cajero en el centro de movilización de Murcia, recuperando todos sus contactos con la falange.

El III Batallón al mando de Vicente Trigo es relevado por la 25º Brigada, volviendo a Cartagena hasta final de mes.

El Teniente de Infantería de marina Juan Antonio Fernández con su Batallón pasa a Marbella y Málaga, donde es herido acabando en Cartagena.

El 5 de febrero del 37, los Batallones de la 23ª Brigada relevan a las fuerzas del batallón de Jaén en los asentamientos previstos ocupando posiciones en Mesa y Casa Gozques, enlazando el batallón del comandante Andres Vivo por la izquierda con la 18º Brigada y por la derecha con el primer batallón, enlazando Pinto y Valdemoro.

En esa noche/madrugada, los nacionales atacan a esos dos Batallones de primera línea, organizándose un caos de fuerzas entrelazadas, habiendo por un momento huidas de fuerzas por ambos bandos con tiroteos y desconfianza mutua. Al Capitán de artillería Espá el Jefe de la Brigada Sr. Calderón le ordena el emplazamiento de la batería de artillería para prestar apoyo a los Batallones, indicando éste el cruce de las carreteras de San Martín de la Marañosa con las Casas de Gozques Alto, en conjunto una pésima posición artillera.

Desde el pueblo se apreciaba el fácil y rápido avance de la caballería nacional y se dio orden de retirada de la batería de artillería al margen izquierdo del Jarama, pero no esperaron en recibirla y la batería huyó en desbandada así como los dos Batallones de milicianos que la precedían.

Calculando que las tropas nacionales habrían llegado al pueblo, el Capitán Espá pensó que era la oportunidad de pasarse a los nacionales y con la excusa de que los equipajes habían quedado en los aposentos del pueblo consiguió permiso para que con un camión y dos soldados voluntarios ir a recogerlos, no consiguiéndolo por no ver ni rastro de los nacionales en los alrededores del pueblo.

El 6 de febrero del 37, sobre las 4 de la tarde, el jefe de la 23ª Brigada comandante de infantería Calderón ordena la retirada de los Batallones a posiciones de retaguardia que estaban bien fortificadas en la zona de Ocaña, siendo sustituidos por fuerzas de asalto y del tercer batallón para resistir.

Los nacionales toman Ciempozuelos y avanzan sobre San Martín, que a las 8 de la noche están llegando las compañías del 2º batallón.

 Estando en Villaconejos, se le ordena al Capitán de artillería Espá hacerse cargo de una Batería del 11.43 que había en Titulcía, pero cuando llegó al mando se le antojó poca cosa y le nombraron jefe de un grupo de dos baterías del mismo calibre con la misión de cubrir el puente del pueblo. Al estar dicho puente muy vigilado y ser la única vía de escape tampoco se pudo pasar a los nacionales, y es cuando empieza a insistir para volver a su destino asignado del Regimiento de Costa nº3, consiguiéndolo el día 5 de Abril del 37 por presión del Coronel Sr. Magdalena.

El 7 de febrero, el TCOL Camino, que manda medía Brigada ordena cubrir posiciones a la izquierda de la carretera donde hay muy buenos atrincheramientos y nidos de ametralladoras. Durante el resto del día no hay novedad salvo el recoger fuerzas sueltas de la 18º y 23ª Brigadas desperdigadas por San Martín.

Llegó una sección de carros y entraron en el pueblo lo que aprovecharon infinidad de milicianos y paisanos para entrar con ellos y sacar objetos y enseres.

Ese día, llaman a presentarse en la Comandancia del Sector al Teniente Coronel Basilio Fuentes para comunicarle que las fuerzas de su Batallón se habían internado en la Sierra de Hijar huyendo del enemigo, a 20 Km al Norte de Marbella.

A primeras horas de la tarde de ese día le dieron orden de que fuera a Torremolinos, 15 Km al Oeste de Málaga (entre Marbella y Málaga), para que informara de la situación de aquella Plaza. Acudió en un coche, con el chofer, el Ayudante y un enlace. Al llegar, vio que existía un desconcierto general de abandono, organizó malamente la defensa de la misma, quitando las avanzadillas de la carretera de Fuengirola a la parte Norte del pueblo.

Un Comandante de artillería le ofreció 5 piezas de artillería para batir a la escuadra nacional que había entre Fuengirola y Torremolinos, muy cerca de la costa, pero la rechazó sabiendo que solo había una carretera de salida como vía de escape fácil de batir desde la escuadra.

Los nacionales atacaron con carros ligeros, obligando a los rojos a replegarse a la línea de ferrocarril Granja Agrícola, siendo herido el Teniente Coronel Basilio y evacuado a Motril.

En la huida no se pudo evacuar la gran cantidad de armamento y municiones que había en Torremolinos hacia un cuartel que había en dirección a Málaga.

De Motril, el Teniente Coronel Basilio es evacuado a Murcia donde lo visita el Coronel Baeza a recibir el parte de la actuación de su Batallón.

De vuelta al Regimiento Naval nº 1, el Teniente Coronel Basilio es destinado a Torrevieja con el VII Batallón, donde estaban también destinados el Capitán Martínez Pellicer y el Teniente Manuel Pérez Alarcón, de su confianza, pero de Ayudante para vigilarlo le pusieron al Capitán José Casellas Roca.

EL 8 DE FEBRERO DE 1937 MÁLAGA FUE CAPTURADA POR LOS NACIONALES

El 8 de febrero el coronel del 6º Regimiento de Artillería Ligera marcha a Almería para estudio de la defensa exterior e interior de la ciudad y organización de los servicios de artillería de la plaza.

De la desbandada de Málaga, se pierden y/o desaparecen muchos hombres de infantería de Marina, la mayor parte pasarán a formar parte de la 151ºBrigada marchando al frente de Madrid y otros al V Batallón al frente de Castillo de Locubin.

El cabo de infantería de Marina Gabriel Bastida sale hacia Huetar (Granada).

La Unidad que manda el Teniente de artillería Cristóbal Sarriá Aranda del Regimiento de Costa nº3 huye en dirección a Almería, pasando a prestar servicios de artillería de instrucción y guarnición en Cartagena.

El Teniente de Artillería Manuel López sale con la 23ª Brigada al pueblo de Villaconejos (Madrid) y a los pocos días es destinado a una Batería del 77 que se encontraba en Titulcia (Madrid), evacuado por enfermedad de paludismo a los hospitales de Ocaña y Valencia.

La 23ª Brigada es relevada por la 17ª Brigada y en camiones son llevados a Ocaña, alojándose el 2º batallón que manda el comandante Andres Vivo en un convento destrozado. Contando con la tranquilidad del momento, un juez vista una declaración de las operaciones realizadas en San Martin ordena detener a los comandantes Calderón y F. Martínez siendo arrestados y llevados a Madrid.

El Brigada de artillería Pascual Navarro asciende a Teniente y sale con una Batería que manda el Teniente Juan Ribot a las Rozas (Madrid) e inmediatamente a Cerro Santo.

El Teniente de Artillería Pascual Navarro pasa destinado a la COPA en servicios administrativos hasta marzo del 38.

Ingresa en Infantería de marina el marinero Luis García Escobar, ascendiendo a Cabo y destinándolo al VII Batallón.

El 9 de febrero, el Capitán de Infantería de marina Juan Martínez le da el mando de la 1ª compañía del Destacamento nº2 en Casa de los Padres al Capitán Isaac Peral, pasando al cuartel.

El 10 de febrero, el Teniente de Infantería de marina Manuel de los Reyes cae enfermo acabando en el hospital de Murcia.

Amparados por la confusión de la caída de Málaga, las fuerzas de artillería huyen hacia Almería, y en ese revuelo, por la noche del día 10, el Teniente de Artillería Eugenio López llega al pueblo de Villanueva del Rosario (Málaga) presentándose y entregándose al Cabo de la Guardia Civil, comandante de puesto de los nacionales. Se dedicó los días siguientes a la recogida de todo tipo de materiales y armamento de los alrededores que se habían dejado los republicanos en su huida, tanto en Casa Bermeja, Cuartel de Trinidad y Parque de Artillería, todos de la provincia de Málaga.

El 11 de febrero.- el I batallón de infantería de Marina en Málaga al mando del TCOL. Basilio Fuentes es deshecho por los nacionales. Lo que pudo volver se mandó a Almería para reforzar su defensa, en dicha Unidad va también el Cabo de infantería de Marina Antonio Hernández.

Ese día.-  sale una columna de marinería hacia Almería, siendo su 2º jefe el Comandante Juan Luque Canís, y en ella iban entre otros los Tenientes recién ascendidos Pedro García Gómez y José Sánchez Muros, presentándose allí el día 7 de marzo.

El III batallón de infantería de Marina se manda al Norte de Martos (cerca de Alcaudete), caen Lopera y Porcuna, pero no se llega a Martos, quedando a 25 Km al NO. Con la llegada de una Brigada Mixta de apoyo se estabilizó el frente.

El Sargento de Infantería de marina Ildefonso González tras un permiso pasa al V Batallón en Cartagena por un mes.

El 12 de febrero, el Teniente de Artillería Antonio Martínez es destinado al tren blindado nº2 de Águilas, haciendo la ruta: Ciudad Real – Almorchón – Villanueva de la Serena.

El Teniente de Artillería Eulalio Matías es destinado al Ejército Centro (Jarama) en misiones de municionamiento.

El III Batallón del Comandante de Infantería de marina Vicente Trillo de Castillo de Locubín se traslada a Tocón de Quenta (Guadix), a 23 Km al Sur de Martos, guarneciéndose unas posiciones separadas unas de otras y con muy poca gente.

El marinero Rafael Ariza Rodríguez asciende a Cabo de Infantería de marina en el Regimiento Naval nº1 y destinado al IV Batallón.

El Capitán de Infantería de marina Vicente Albiol Estape sale al IV Batallón a Colomera por 20 días y a Cartagena nombrado Ayudante Mayor del Regimiento Naval nº1.

El 13 de febrero, hasta esa fecha la 23ª Brigada ahora mandada por el TCOL Camino permanece en Ocaña y a las 11 de la noche sale el batallón del comandante de infantería Andres Vivo hacia Villa Conejos, llegando de madrugada.

El Comandante de Infantería de marina Blas Marzal es destinado al Campamento de Casa Grande a las órdenes del Comandante Andrés Diaz Abascal.

El Teniente de Infantería de marina Antonio García Perona marcha con el III Batallón a Guadix (Granada), a 22 Km al Este de Tocón de Quenta,  donde cae enfermo y marcha de permiso.

El 14 de febrero, a la 1 de la madrugada le dan la orden al II batallón del comandante de infantería Andres Vivo marche hacia Titulcia, a 8 Km al NO de Villaconejos, poniéndose a las órdenes del comandante Cano al mando de la 18º Brigada ligera, relevando a unas compañías de la misma que están frente a Pingaron, Casasola del Monte. A la derecha hay un batallón de Lister mandado por el comandante Rodríguez Corbata y a la izquierda un batallón de la 18ª Brigada.

A mediados de febrero del 37, el Alférez de artillería José Costa Sáez del 6º Regimiento de Artillería Ligera, que se encontraba en Murcia sin salir a frentes, dedicado a los servicios propios de su empleo tales como servicios de guardia en el interior e instrucción de reclutas, es ascendido a Capitán y mandado a Almansa (Albacete) con 50 hombres para allí recibir órdenes.

El 15 de febrero, el Teniente de Artillería Antonio Pacheco, aun estando de baja, por orden del Mayor del Parque de Artillería Ávila Zapata, sale destinado a la Batería AAA de Los Dolores, en el puesto del Teniente Puertas Castrillo, y éste pasaba a la Batería AAA de Conejos. El comité rojo de la Batería de Los Dolores se entera del cambio de destinos y mostraron su disconformidad al Mayor Zapata, dejando al Teniente Pacheco alejado de destinos de armas.

El Teniente de artillería Juan Trejo es dado de alta y destinado a la Comandancia de artillería de Almería hasta el 2 de Julio que vuelve a ingresar en el hospital.

El marinero Fernando García Moreno marcha a Cartagena de permiso ascendido a Cabo y a Casa Grande de la Aljorra durante 18 días al IV Batallón.

El 16 de febrero, de madrugada el batallón de la 23º Brigada del comandante de infantería Andres Vivo se le ordena que avance hacia el Pingaron, en las afueras de Titulcia, pero al hacerse de día son divisados por los nacionales y al abrir un eficaz fuego inutilizó al batallón en una cañada causándole muchas bajas.

El 17 de febrero, le ordenan volver a atacar con dos o tres compañías obteniendo peores resultados que el día anterior.

El 18 de febrero del 37, el Teniente de Artillería Eulalio Matías salió hacia Madrid, frente del Jarama, sector de Casasola con una Batería de 3 piezas del 11.43 del 6º Regimiento de Artillería Ligera, algunos accesorios y mismo personal, los disparos que se realizaban eran imprecisos y poco eficaces por no disponer de elementos de puntería, ni anteojo ni oficial de Batería ni teléfono. Lo mandaron a la Comandancia General de Artillería donde se le dotó de anteojo y se incorporó a Guadalajara.

Desde esta posición marchan a Taracena, donde se encontraba la Comandancia de Artillería del Sector de Guadalajara, tomando posiciones en el kilómetro 66 de la carretera de Soria hasta mediados de marzo.

El 19 de febrero, llega a la zona deslingaron el batallón Pasionaria de la 66ª Brigada y le ordenan atacar junto con el batallón del comandante de infantería Andres Vivo con la 23º Brigada y más fuerzas, pudiendo batir los nacionales a más de 1000 combatientes aglomerados en un espacio muy pequeño causando numerosas bajas y una huida a la desbandada, y así transcurre la noche.

El 20 de febrero, el comandante de infantería Andres Vivo facilita guías a la 70ª Brigada para posicionar a sus tres Batallones.

El Teniente de artillería Juan Roca vuelve a Andújar destinado a la 12ª batería hasta abril del 38.

El 21 de febrero, al amanecer se pone en marcha la 70ª Brigada, rebasando las posiciones del batallón del comandante de infantería Andres Vivo, marchando muy apiñados y cantando himnos anarquistas, pero son segados materialmente por las armas de los nacionales sin dar un solo paso, queriendo asesinar al comandante Vivo por engañarlos.

Por la tarde al comandante de infantería Andres Vivo le ordenan marchar con su batallón a Casa Valgrande a incorporarse con su Brigada y por la noche recibe orden de ponerse a las órdenes del comandante Pando, jefe de la 2ª Brigada.

El marinero Domingo Sánchez tras un permiso es destinado a Infantería de marina ascendido a Sargento y mandado al frente de Granada de trincheras.

El Cabo de Infantería de marina Domingo Sánchez asciende a Sargento volviendo a Cartagena.

Ingresa en Infantería de marina el marinero Luis García Escobar ascendido a Cabo y destinado al VII Batallón.

El Teniente de Infantería de marina Mariano Martínez es pasaportado a Guadix para hacerse cargo de la 1ª sección, 4ª compañía del III Batallón hasta el 22 de marzo.

El 22 de febrero, sale el batallón del comandante de infantería Andrés Vivo para situarse entre otros dos, pero es de noche y se despista el guía y los introduce entre los nacionales, cuando sale el sol son descubiertos obligados a huir, lo que aprovecha y se queda en segunda línea. Quedando en un frente de 1500 mt desplegados siete Batallones.

Con cada derrota, Lister fusila a jefes de batallón y otros oficiales arbitrariamente, llegando a disolver la 17ª Brigada en Morata de Tajuña.

El 23 de febrero, el teniente de artillería Máximo Andres consigue destino en Cartagena, pero al no conseguir pasaporte aprovechó un reconocimiento médico en Aranjuez para coger el tren y presentándose en Cartagena el 6 de abril.

A finales de febrero del 37, el Teniente Fernández del 6º Regimiento de Artillería Ligera es nombrado juez eventual de la Plaza de Aranjuez.

El Teniente de Infantería de marina Daniel Pujol pasa a la 1ª compañía del V Batallón en Casa Grande.

El 25 de febrero, los Capitanes de Infantería de marina Joaquín Lascuarain y Juan Martínez son destinados a la Ayudantía de guardias de arsenales hasta agosto del 37.

El 26 de febrero, el Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona pasa destinado como Ayudante de guardia de arsenales a las órdenes de la Ayudantía Mayor.

El 27 de febrero, el Capitán de Infantería de marina José López es destinado de Ayudante al IV Batallón en Casa de los Padres.

El 28 de febrero, el Teniente de Artillería José Gómez es destinado al servicio telefónico y defensa pasiva hasta el día 25 de mayo del 38.

El Cabo de Infantería de marina Rafael Ariza asciende a Sargento y pasa al frente de Granada en trincheras hasta julio del 37.

El III Batallón del Teniente de Infantería de marina Miguel San Valero marcha al frente de Colomera.

En el mes de marzo del 37 se publica una disposición general que hubiera un ascenso en general, ascendiendo a Comandante el Capitán Espá del Regimiento de Costa nº3.

Son destinados a la COPA (Centro de Organización Permanente de Artillería) de Almansa los Tenientes de Artillería Florentino Fuentes, Antonio Moya y Agapito García.

El Teniente de artillería Antonio Moya de Almansa será agregado al 5º Regimiento Ligero de Artillería para instrucción de reclutas en el pueblo de Algemesí hasta enero del 38.

El Sargento de Infantería de Marina José González es dado de alta y se reincorpora en su Unidad del frente ascendido a Teniente.

Al Comandante de Infantería de marina Francisco García Martín le quitan el mando de la Columna Iznalloz ante tantas denuncias y su Batallón fue destinado a Guadix, 45 Km al SE, a contener a las fuerzas de Maroto que trataban ir sobre Almería.

El día 1 asciende a Teniente de Infantería de marina Gregorio Inglés Martínez.

A partir de marzo37 se organizaron más Batallones de infantería de Marina para formar las Brigadas Mixtas, integrándose de reclutas masivas (con apenas 15 días de instrucción) así como de restos de Batallones y Unidades que vuelven diezmadas de los frentes.

El 5 de marzo, el Teniente de Artillería Sebastián Herrero marcha al IV Cuerpo de Ejército, sector Guadalajara, por una bomba de aviación cae herido el día 15 y trasladado al hospital de Madrid.

El Teniente de artillería Manuel López es dado de alta del hospital de Valencia, pasando por varios hospitales acaba en el Regimiento de Costa nº 3 en la 3ª Batería sin artillar de Loma Larga en Castillitos.

El 9 de marzo, la 23ª Brigada recibe orden de reemplazar a la 66ª Brigada ocupando posiciones a vanguardia el batallón del comandante de infantería Andres Vivo, enlazando por la derecha con la 15ª Brigada Internacional y por la izquierda con el 1º Batallón de la 23º Brigada.

El 10 de marzo, el Capitán de Infantería de marina Antonio Martínez Laredo vuelve a Cartagena, saliendo más tarde nuevamente a Castillo de Locubín donde estaba el II Batallón.

El Cabo de Infantería de marina Fulgencio Martínez se le acaba el mes de licencia, asciende a Sargento y destinado a Guardia de Arsenales.

El Sargento de Infantería de marina Juan Antonio Quesada sale con el V Batallón a Jaén, ascendiendo el 24 de junio del 37 a Teniente y destinado a Cartagena.

El Teniente de Infantería de marina Antonio García Perona pasa a la 1ª sección de la 1ª compañía del VII Batallón en el penal.

El 12 de marzo, el cabo de infantería de Marina Gabriel Bastida lo ingresan en el Hospital de Guadix, dándole de alta a los 10 días con 12 días de permiso.

El Sargento de Infantería de marina José Antón Devon asciende a Teniente y pasa al V Batallón que se encontraba en Granada, hasta junio del 37 que vuelve a Cartagena.

El Cabo de Infantería de marina Eloy Miñana asciende a Sargento.

El 14 de marzo, se crea la DECA (Defensa Especial Contra Aeronaves) dejando de depender las Baterías Antiaéreas del Regimiento de Costa nº 3 del mismo.

El Sargento de Infantería de marina Gregorio Calleja asciende a Teniente, destinado al VI Batallón en organización en las Lomas del Albujón.

El 15 de marzo, el teniente de artillería Juan Caparrós es destinado a la Comisión de la estación férrea de La Encina (Alicante) ascendiendo a Capitán el 2 de abril.

El Teniente de Artillería Jesús Martínez regresa al Regimiento de Costa nº3 donde es agregado a la COPA nº1 hasta mayo del 37.

El 16 de marzo, la Batería del Teniente de artillería Costa del 6º Regimiento de Artillería Ligera se trasladó a la carretera de Brihuega a Budía, entablando combate el día 18.

El Teniente de Infantería de marina Agustín Aparicio lo ascienden a Capitán y lo destinan como Ayudante del Comandante José García Gamboa, pero no se presenta continuando en víveres.

El Teniente de Artillería Ramón García vuelve de Madrid al Regimiento de Costa nº3, pasando en día 20 a Almansa.

El Soldado de Infantería de marina Devesa Peñalva es movilizado y mandado al Regimiento Naval nº1, destinado al VI Batallón en las Lomas del Albujón, ascendido a Cabo al mes.

El Sargento de Infantería de marina Joaquín Martínez asciende a Teniente y pasa a Casa de los Padres en la Aljorra, hasta el día 12 de abril del 37 que vuelve a Guardia de Arsenales.

El Cabo de Infantería de marina Francisco Blanco asciende a Sargento y pasa a la 3ª compañía del VI Batallón en casa de los Padres por un mes, donde cambia la denominación por la del I Batallón de la 151ª Brigada.

Ascienden a Teniente de Infantería de marina José Nicolich Lorente, Pedro Madrid López, Emilio Casteló Alcalde y Luis Fernando García siendo destinados al II Batallón.

El 17 de marzo, el teniente de Artillería Santos Frontela es destinado a la COPA de Figueras (Centro de Organización Permanente de Artillería) hasta 1º de abril del 37.

Ese día.- El IV Batallón de infantería de Marina sale al frente de Guadix (Granada), volviendo el 24 de julio.

El Sargento de Infantería de marina Felipe García Requena marcha al frente de Granada, operando en Alcalá la Real, de ahí a Colomera y regresando a Cartagena el 22 de julio del 37.

El Soldado de Infantería de marina Pedro Jara asciende a Cabo y marcha al frente de Granada unos 5 meses.

Se reorganizan Batallones y el Sargento de Infantería de marina Gregorio Inglés asciende a Teniente y se encuadra en el IV Batallón saliendo para Guadix (Granada) y Colomera hasta el 24 de julio del 37.

El Cabo de Infantería de marina Fernando Bravo pasa a la Compañía de ametralladoras del IV Batallón saliendo para Guadix (Granada) por dos días.

El Cabo de Infantería de marina Fernando García Moreno sale para Guadix por tres días, a Granada por un mes y a Colomera hasta el día 12 de julio del 37.

El Teniente de Infantería de marina Alfonso Rosique sale con el IV Batallón a Andalucía, al mando iba el Teniente Coronel García Gamboa.

En las operaciones efectuadas en el frente de Estepona resultó desaparecido el Teniente de Infantería de marina Silvestre Solano.

El 18 de marzo, Antonio Martínez Parra asciende a Teniente y pasa destinado a la 5ºcompañía del III Batallón.

El 20 de marzo la Batería del Teniente Costa del 6º Regimiento de Artillería Ligera cambia de posición a la carretera de Brihuega a Jadraque hasta últimos días de marzo.

El Teniente de Artillería Argimiro Gil vuelve a Cartagena a la Batería de Castillitos como jefe de sección.

Los Tenientes de infantería de marina Gregorio Inglés, Luis Fernando y los Sargentos de Infantería de marina Domingo Sánchez y Felipe García Requena marchan al frente de Granada, en la zona entre Alcalá la Real y Colomera, a 22 Km de distancia uno de otro, formando parte del IV Batallón, volviendo a Cartagena el 22 de julio del 37.

El 21 de marzo, el batallón de infantería mandado por el comandante de infantería Andres Vivo es relevado por uno de Lister, marchando hacia el km 3 de la carretera de Morata de Tajuña a Titulcia, poniéndose en contacto con la 23ª Brigada que forma parte de la 16º División.

El IV Batallón de Gamboa está en Guadix.

El 22 de marzo, el Batallón de infantería de Vives va a Morata de Tajuña de descanso, allí está acampado el Estado Mayor de la 23ª Brigada y se ponen al día con las vicisitudes sufridas, pero siendo vigilados constantemente por la tropa.

El Batallón de Gamboa está en Tocón de Quenta, a 22 Km al Oeste de Guadix.

El 24 de marzo.- el III Batallón de infantería de Marina que mandaba Vicente Trigo en Castillo de Locubin es relevado por el IV Batallón de infantería de Marina al mando de José García Gamboa, en Tocón de Quenta en trincheras, volviendo a Cartagena con el Cabo José Almela ascendido a Sargento, destacándose en Casa Grande y casa de los padres y destinado a la compañía de ametralladoras del VI Batallón. Con el III Batallón también va el Cabo Antonio Hernández que asciende a Sargento y pasa destinado a la 4ª compañía del III batallón saliendo con la 151º Brigada a Madrid. El Teniente de Infantería de marina Mariano Martínez regresa a Cartagena acabando hasta el final en el campo de instrucción de el Algar.

El 29 de marzo, El Batallón de Gamboa está en Colomera, a 32 Km al Oeste de Tocón de Quenta, donde el Teniente de infantería de marina Alfonso Rosique es nombrado de oficial víveres hasta el día 22 de julio del 37 que vuelve a Cartagena acusado de derrotista.

El 30 de marzo, el Capitán de Infantería de marina José López no sale con su Unidad al frente (IV Batallón), y es destinado al VI Batallón como Ayudante, de nueva creación en el Campamento nº2 en Casa de los Padres.

El IV Batallón marcha a Colomera por 17 días en trincheras.

El 31 de marzo, el capitán de artillería Costa del 6º Regimiento de Artillería Ligera entregó el mando de la Batería, quedando como Auxiliar de oficinas en la Comandancia Principal de Artillería de la 14ª División.

El Sargento de Infantería de marina Ildefonso González pasa a Castillo de Locubín en trincheras por dos meses.

SE COMIENZA A CREAR LA 151º BRIGADA MIXTA (1ª BRIGADA DE MARINA)

El Teniente de Infantería de marina Manuel de los Reyes le dan el alta médica y pasa destinado a la 1ª compañía del III Batallón de la 151ª Brigada.

El teniente de artillería Francisco Díaz Díaz es destinado a la 6ª Batería de Cabo Negrete.

El Comandante de Infantería de marina Blas Marzal es destinado como 2º comandante del Campamento Casa de los Padres hasta el final de mayo del 37 que vuelve a Cartagena.

El Sargento de Infantería de marina Fulgencio Martínez pasa al V Batallón, saliendo para Castillo de Locubín (Jaén) por 15 o 20 días en trincheras.

El Sargento de Infantería de marina Esteban Molinero, agregado al IV Batallón sale hacia Sierra Nevada en trincheras, acabando en Colomera el 30 de junio donde asciende a Teniente y destinado a Cartagena como instructor de reclutas.

El Cabo de Infantería de marina Antonio Nieto asciende a Sargento y pasa a la 2ª compañía del V Batallón encargado del hospitalillo del Batallón.

El Capitán de infantería de marina Vicente Albiol pasa como Ayudante del IV Batallón a las órdenes del jefe de la 80º Brigada Mixta.

El V Batallón completo de infantería de Marina marcha al frente del Castillo de Locubin (Jaén).

La 1ª y 2ª compañía del V Batallón de infantería de Marina está en Alcaudete (Jaén), a 15 Km de Locubín.

Se refuerza el batallón de infantería de Marina con voluntarios recién incorporados.

El Capitán de Infantería de marina José López, aun estando enfermo, sale con el V Batallón al frente de Jaén, Alcaudete, quedando en Castillo de Locubín, al igual que el Teniente de Infantería de marina Daniel Pujol .

El 1 de abril, la 23ª Batería mandada por el Capitán Rubio Manzanares que estaba protegiendo a las Baterías de los Regimientos Ligeros 5º y 6º es nombrada para hacer guardias en el pueblo de Pozoblanco, aeródromos de El Guijo y Garganta, y parte del personal en servicios de artillería y parque y municionamiento, de los que estaba encargado el Mayor Siminiani.

A primeros de abril el capitán de infantería Millán es ascendido a comandante y destinado como jefe de estado mayor de la 86ª Brigada que estaba organizándose en Puerto Llano, trasladándose el 7 de abril a Pozo Blanco.

El Teniente de Artillería Santos Frontela marcha con una Batería al frente de Lérida.

El Teniente de Infantería de marina Gregorio Conesa Ros asciende a Capitán.

El 3 de abril, la 2ª batería murciana va a Pozoblanco en servicio de plaza, va en ella el teniente Hurtado Hurtado.

Por los meses marzo, abril, mayo, el comité comunista del 6º Regimiento Ligero de artillería en Murcia estaba compuesto al menos por los soldados Antonio Rocamora Munuera, José Blesa Muñoz, Antonio Prior Pardo y Francisco Moreno Cano.

El teniente de artillería Máximo Andres es destinado como ayudante del capitán Espá, que era jefe del grupo de Cabo Tiñoso.

El teniente de artillería Santos Benítez es ascendido a capitán y se hace cargo de la batería AAA de Los Dolores hasta el fin de la guerra.

El Batallón del Comandante de Infantería de marina Francisco García Martín de Guadix se traslada a Castillo de Locubín, considerado ese frente como MUERTO INAMOBIBLE, volviéndolo a nombrar como jefe de la Columna Iznalloz.

El Capitán de infantería Álvaro Rizo es destinado a la 110 ª Brigada en Alicante y después a Madrid.

El Cabo de Infantería de marina Manuel Noriega marcha a Teruel y Zaragoza, ascendiendo a Sargento en mayo del 37.

El Sargento de Infantería de marina Pedro Miralles es ascendido a Teniente y mandado a la 85º Brigada en el frente de Granada (Sector de Motril) con ametralladoras hasta el mes de agosto del 38 que asciende a Capitán y allí sigue hasta el final de la guerra.

El Cabo de Infantería de marina Juan Llamas es absuelto, asciende a Sargento y mandado a Castillo de Locubín.

El II Batallón de Granada es relevado por el V Batallón, volviendo a Cartagena y el Soldado de Infantería de marina Leandro Bermúdez asciende a Cabo. En él también marcha el Teniente de Infantería de marina Fulgencio Martínez Zapata.

El Teniente de Infantería de marina Gregorio Calleja es destinado al V Batallón incorporándose a medio mes en Jaén.

El Teniente de Infantería de marina Luis Nieto marcha al frente de Jaén, controlando el Puente de Valdepeñas y a los tres meses a Granada.

El II Batallón en Iznalloz con el Sargento de Infantería de marina Salvador Sánchez Roca regresa a Cartagena.

El Cabo de Infantería de marina Juan Villa son relevados en Castillo de Locubín y enviados a Cartagena.

El Capitán de Infantería de marina Antonio Martínez Laredo vuelve con el II Batallón a Cartagena de descanso.

El Sargento de Infantería de marina Juan Torres, de la 4ª compañía del V Batallón fueron relevados de Castillo de Locubín por la columna Pancho Villa, trasladándose a Benalúa de las Villas, a 20 Km al SE de Locubín y a los dos días a Mures, a 10 Km.

El 5 de abril del 37, el Comandante de artillería Espá vuelve a ser destinado al Regimiento de Costa nº 3, haciéndose cargo del Grupo de Baterías de Cabo Tiñoso, encontrándose ya lista para el servicio la Batería de Castillitos, puesto que al empezar el Alzamiento solo le faltaba el rellenado de aceite para el movimiento.

El Teniente de Artillería Francisco García es evacuado desde el hospital de Murcia al de Cartagena hasta el 31 de octubre del 37.

El 7 de abril, el Capitán de Infantería de marina José López pasa destinado como Ayudante al V Batallón.

El 8 de abril.- la 4ª compañía de ametralladoras del IV Batallón de infantería de Marina está en el frente de Colomera.

Asciende a Sargento el cabo de infantería de Marina Gabriel Bastida y destinado al IV batallón de la 151º Brigada en Cartagena.

El Cabo de Infantería de marina Juan Torres destinado en la sala de banderas del cuartel asciende a Sargento, pasando a la 4ª compañía del V Batallón, saliendo el día 11 al frente de Jaén en servicio de trincheras en Catillo de Locubín.

El 10 de abril, el II Batallón del Comandante de Infantería de marina Francisco García Martín vuelve a Cartagena hasta el 30 de junio del 37.

El Sargento de Infantería de marina José Martínez Julián es destinado al IV Batallón de la 151ª Brigada en organización.

El 11 de abril, ese día, el comandante de infantería Millán es destinado a Alcoy, pero se presenta en Valencia mendigando un puesto cercano a Murcia, consiguiendo que lo destinaran a Cartagena el 2 de mayo, organizando allí sus contactos con la falange de Cartagena y Murcia.

En su estancia en Valencia se encuentra con un antiguo conocido de Lorca, el comandante de infantería Salvador Meca, a quien le propone entrar en la falange ofreciéndole el mando de una centuria, quedando para volverse a ver el mes de junio.

Se suprime el servicio del espigón de Navidad en Cartagena contra lanchas torpederas y los Sargentos de Infantería de marina Miguel Osuna y Francisco Ruiz pasa a la compañía de ametralladoras del V Batallón a Castillo de Locubín.

El 12 de abril, el Sargento de Infantería de marina Manuel Pérez Alarcón asciende a Teniente y destinado al VII Batallón (con el nombre de IV Batallón) de la 151ª Brigada, saliendo a Madrid como Ayudante del Batallón a las órdenes de Vicente Trigo.

El Cabo de Infantería de marina Tomás Morales asciende a Sargento y pasa al V Batallón al frente de Granada por 4 meses y vuelta a Cartagena de Teniente.

El Teniente de Infantería de marina Emilio López de Ávila asciende a Capitán destinado al IV Batallón en Colomera (Granada) hasta final de mes.

El 13 de abril, las fuerzas de Infantería de marina en el frente de Locubín son relevadas volviendo a Cartagena.

El Teniente de Infantería de marina Juan Ruiz Parra es mandado al frente de Levante, donde es herido y evacuado a Cartagena al XIV Batallón de la Plaza.

El Soldado de Infantería de marina José Sánchez Ávila pasa al V Batallón en Casa Grande y al mes al Castillo de Locubín como ordenanza de caballos, y a los tres meses a Cartagena ascendido a Cabo.

El Sargento de Infantería de marina Antonio Nieto pasa a la 2ª compañía del VII Batallón.

El Batallón donde va el Teniente de Infantería de marina Pio Wandosell es relevado y mandado a Cartagena, asciende a Capitán y mandado al Puerto de Mazarrón. más tarde sale con su Batallón sin armamento a Valencia – Mora de Rubielos – Diezma – Segorbe – Huelago (donde le dan el armamento) – Ybros (Jaén) – donde lo dan por inútil y mandado a Cartagena como instructor de reclutas en Canteras y Corvera, perdiendo todos los ascensos.

El II Batallón, con el Capitán de Infantería de marina Antonio Berrocal vuelve a Cartagena.

El 15 de abril, el Sargento de Infantería de marina Alfonso Manzano vuelve a Cartagena de Teniente y pasa a la 1ª compañía del VII Batallón en Torrevieja.

El Batallón del Capitán de Infantería de marina Luis Serna es relevado y mandado a Cartagena.

El Sargento de Infantería de marina Ildefonso marcha a Benalúa de las Villas un mes de descanso, y a Muros donde son atacados huyendo en desbandada hasta unos 5 km a retaguardia, donde se reúne todo el Batallón y marchan a Sierra Colomera en trincheras por 14 días, yendo de permiso a Cartagena.

El Sargento de Infantería de marina Fulgencio Martínez con el V Batallón, son relevados y pasan a Benalúa de las Villas (Granada), a 25 Km al SE de Locubín,  de descanso un mes.

El Capitán de Infantería de marina José López pasa con el V Batallón al pueblo de Benalúa de las Villas, al mes al pueblo de Frailes donde es ingresado en el hospital, acabando en el de Cartagena.

El Sargento de Infantería de marina Fernando Bravo va con el V Batallón a Benalúa de las Villas (Granada) por un mes de descanso y después a Colomera.

El 16 de abril, el Cabo de Infantería de marina José Martínez Ramos asciende a Sargento a pasa a Casa Grande por dos meses con el Batallón.

Ascienden a Teniente de Infantería de marina José Luis Valero Tuduri, Francisco Aparicio Bastida, Antonio Meroño Victoria, José Llamas Espín, Francisco Hernández Hernández, Ramón García Bayona, Aniceto León León, Antonio Ortega Torres, Mariano Egea Rojo, Ramón Requena Illán, José Rodríguez García, Fulgencio Espín Pagán y José Antón Devon, y asciende a Capitán José Paredes Zaplana.

El Capitán de infantería de marina Vicente Albiol cesa de ayudante del IV Batallón y se hace cargo de la ayudantía del Regimiento Naval nº1.

El 17 de abril, el Capitán de Infantería de marina Manuel Gómez le dan el mando de una compañía acantonada en La Mina (Albujón).

El Teniente de Infantería de marina Emilio Castelló se hace cargo de la 1º compañía del VI Batallón hasta el día 3 de mayo.

El 21 de abril, el Teniente de Artillería Manuel González vuelve destinado a Cartagena hasta el día 4 de septiembre del 37.

El 22 de abril, el comandante de infantería Calderón se ha vuelto a hacer cargo del mando de la 23º Brigada,  al estar el comandante de infantería Sicilia de permiso coge como ayudante al comandante de infantería Andres Vivo.

El 25 de abril, el Comandante de Infantería de marina Luis Fernández que había sido puesto en libertad en Madrid, es destinado al Regimiento Naval nº1 con el cargo de Juez permanente hasta el final de la guerra.

El 26 de abril, vuelve el comandante de infantería de permiso y se va el comandante de infantería Andres Vivo.

El 27 de abril, ingresa en Infantería de marina el marinero Francisco Cánovas Espín, a la 3ª compañía del III Batallón en Casagrande.

El Sargento de Infantería de marina Juan Llamas marcha a Castillo de Locubin hasta julio del 37 que vuelve a Cartagena.

El 28 de abril, ascienden a Teniente de Infantería de marina Eulogio Ramos Galán, Alfonso Manzano Pelayo y Escolástico Llamas Buendía.

El Capitán de infantería de marina Manuel Gómez Gómez se hace cargo de la compañía de ametralladoras de posición del IV Batallón.

El 29 de abril, los presos condenados a cadena perpetua son trasladados al campo de trabajo de Totana, entre ellos van los Capitanes Alarcón, Hilla, Monet y los tenientes Aznar y Sevilla.

El Teniente de Artillería Pedro Pozuelo pasa destinado a la DECA de Cartagena. (Defensa Especial contra Aeronaves).

El Teniente de Artillería José Vázquez pasa a la Batería de Loma Larga hasta julio del 38.

El Sargento de Infantería de marina José Quesada asciende a Teniente y mandado a un Batallón que había en Granada hasta julio del 37 que regresa a Cartagena destinado a la 95º Brigada que se estaba organizando.

El 1 de mayo, el comandante de infantería Andres Vivo vuelve de permiso y se encuentra que el comandante Sicilia está mandando la 23ª Brigada y a él le dan el mando de la 66ª Brigada para el día 14, continuando en línea entre Tibulcia y Morata de Tajuña.

El Coronel jefe del Regimiento Naval nº1 de infantería de Marina Sr. Baeza llama a todos los Sargentos y Cabos de sus Unidades para examinarlos para Tenientes. Uno de los que asciende es el Cabo Pedro Egea que es mandado a Casa Grande donde se está organizando el V Batallón de la 95ª Brigada.

El día 1 se crea la DCA (Defensa contra Aeronaves) y la DPCA (Defensa Pasiva contra Aeronaves), pasando todas las Baterías AAA bajo su dependencia, desglosándose del Regimiento de Costa nº3.

El Teniente de Artillería Francisco Díaz pasa destinado a la DCA.

El Teniente de Artillería Antonio Pacheco es destinado a la mayoría de la DCA.

El Capitán de Infantería de marina Juan Luque Canís nombra al Teniente Gregorio Calleja como oficial de información, disponiendo su oficina en Alcaudete.

El Capitán de Infantería de marina Antonio Martínez Laredo toma el mando de la 1ª compañía del VI Batallón en la Unidad, hasta el día 13 de junio del 37 que pasa a la sala de armas del Regimiento.

El Cabo de Infantería de marina Aurelio Parras asciende a Sargento y es destinado al I Batallón de la 151ª Brigada.

El Cabo de Infantería de marina Fernando Bravo asciende a Sargento y se traslada a Castillo de Locubín hasta el día 4 de junio del 37.

El Capitán de Infantería de marina Antonio Berrocal pasa a Casa de los Padres de la Aljorra.

El 3 de mayo, el Teniente de Artillería Agapito García es destinado al Frente de Extremadura, hospedado en el pueblo de El Hechal (Badajoz) y más tarde a Pozoblanco (Córdoba).

En el Regimiento Naval nº 1 se publica una orden para que todos los Sargentos se presenten a examen para ascender a Teniente.

Asciende a Teniente de Infantería de marina Eloy Miñana, destinándolo al VIII Batallón en Puerto de Mazarrón.

El 5 de mayo, el Teniente de Artillería Florentino Fuentes es destinado a municionamiento en Ciudad Real.

El Capitán de Infantería de marina Sebastián Duboy, que había pasado a retirado pidió volver y lo destinan al Campo de Instrucción nº 2 de El Algar.

El Soldado de Infantería de marina Francisco Cánovas Espín asciende a Cabo y destinado a la 1ª compañía del VII Batallón que estaba en el penal.

El Teniente de Infantería de marina Antonio García Perona pasa al juzgado a las órdenes del Comandante Luis Fernández Ortega.

El 9 de mayo, el Tribunal Popular de Albacete reclama a la cárcel de Murcia al Cabo de Artillería Adolfo Valcárcel para juzgarlos por el Alzamiento de Julio, siendo condenado a cinco años en un Campo de Trabajo, siendo ingresado en la prisión del partido en Hellín hasta el final de la guerra.

El 14 de mayo, los nacionales le hacen un juicio al Teniente de Artillería Eugenio López y lo absuelven por haberse pasado, siendo destinado el día 21 al Regimiento de Infantería Oviedo nº8 en el Cuartel de los Capuchinos (Málaga).

El Teniente de infantería de marina Eduardo de la Cotera le dan el mando de la 3º compañía del I Batallón.

El 20 de mayo, el Teniente de Artillería Jesús Martínez es agregado al 6º Ligero de Murcia.

El 25 de mayo, el VII Batallón que estaba en el penal, pasa a Torrevieja, en ella van el Comandante Vicente Trigo, el Capitán de Infantería de marina Manuel Gómez, y los Cabos Francisco Cánovas Espín y José María León.

El 27 de mayo, el sargento de infantería de Marina Gabriel Bastida asciende a Teniente en el mismo IV batallón de la 151ª Brigada.

El 31 de mayo, el Teniente de Artillería Pedro Madrid pasa de Ayudante del II Grupo de Baterías hasta el día 15 de septiembre del 37.

LEYENDA ASENTAMIENTO
UNIDADES EN EL SEGUNDO
SEMESTRE DE 1937
Albalate del Arzobispo128Guadix54Salvacañete111
Alcalá de Henares95Hijar127San Blas118
Alcalá la Real38Huelago101Santa Eulalia121
Alcaudete36Ybros102Segorbe106
Alfambra120La Carolina103Sierra de Palomera123
Argente125La Muela de Teruel117Tembleque70
Balbona de Mora109Libros112Teruel65
Bejijar61Los Morrones108Tortosa64
Belchite129Madrid93Villalba Baja119
Brunete89Mazarrón104Villanueva de la Cañada90
Bueñas124Mora de Rubielos110Villarreal107
Campo de Criptana69Pancrudo126Villastar114
Caspe131Puchol105Villel113
Diezma50Puebla de Hijar130Bisiedo122
El Campillo116Puig67Zuera132
El Pardo92Rubiales115  
Galapagar91Sagunto66  

En junio de 1937, vuelve a ser destinado al Regimiento de Costa nº3 el TCOL de artillería Marcos Navarro, y hasta que lo detuvieran el 25 de junio de 1938 desempeñó el cargo de Jefe accidental del Regimiento por la continua ausencia de los Coroneles respectivos, 3 meses Director accidental de la Fábrica de Cartuchería.

Una vez de vuelta y con la facilidad de ser el jefe de la Unidad, la labor de colaborar con la organización clandestina fue más eficaz, y entró con otra similar que funcionaba junto al Socorro Blanco cuyo organizador era el odontólogo Antonio Bermejo Sandoval, confirmando a Marcos como Delegado Militar, siendo sus primeros componentes junto con él, Mamerto Melgarejo, de intendencia Luis Ciga y el también Capitán de Intendencia de la Marina José Montoya Pascual como Delegado de la Base Naval.

En un momento dado, se le encargó al Regimiento de Costa asumiera el servicio de guardia de la Jefatura de la Base Naval.

En aquella época estaba prohibida la admisión de voluntarios en el Regimiento, y del CRIM (Centro de Reclutamiento, Instrucción y Movilización) tenían orden de no mandar a ninguno, teniendo que tirar de toda clase de procedimientos para conseguir que fueran destinados al mismo elementos de derechas.

Para ello se reclamó al Inspector de artillería se destinaran algunos soldados debido a la gran cantidad de servicios que se prestaban en la Plaza, contestándole que no había, consiguió que del cuartel de Murcia le enviaran 200 efectivos, que para que fueran de confianza se sirvió del Capitán Mariano Martínez Roca, Capitán Mayor de Murcia, alegando que eran especialistas en varios campos. Como así también consiguió algunos por parte del CRIM por medio de José Campuzano.

Una de sus habilidades era que por mediación de médicos militares daban por inútil a personas de derechas que así convenía para no mandarlas a los frentes y/o quedaran integradas en el mismo Regimiento, consiguiéndolo al menos con 800 personas.

En los servicios que realizaba la tropa, solía poner siempre a los mismos,  tales como eran el Cabo Alejandro Soler García y el Artillero Delgado Manzanares, quienes identificaban a los elementos rojos que hubiera entre ellos y los sustituían por otros de confianza, con vistas al Movimiento que se preparara.

El Teniente de Artillería Eulalio Matías pasa a la DECA de Barcelona. (Defensa Especial Contra Aeronaves).

El 1 de junio, el Teniente de Artillería Sebastián Herrero es pasaportado a la COPA de Almansa. (Centro de Organización Permanente de Artillería).

El Teniente de infantería de marina Antonio López Martínez pasa a la 3º compañía del II Batallón.

Todos los desaparecidos en la batalla de Toledo del mes de Septiembre de 1936 son dados de baja ADMINISTRATIVA en la documentación de la Unidad.

El 4 de junio, el Comandante de infantería de marina Blas Marzal se hace cargo del VI Batallón hasta el día 15 de junio.

El 5 de junio, el Teniente de Artillería Florentino Fuentes es destinado al frente de Extremadura, pasando a los 8/10 días al frente de Andújar, siendo herido pasa por varios hospitales de Andújar, Fortuna y Valencia.

El Teniente de infantería de marina Emilio Casteló se hace cargo de la 1º compañía del VI Batallón.

El 6 de junio, el Teniente de Artillería Ginés Gallego es nombrado juez instructor del Regimiento de Costa nº3.

El 8 de junio, el teniente de infantería preso del regimiento 34 Antonio García Ratia es trasladado a Cartagena, donde se le juzga siendo absuelto. Pero al publicarse en el diario oficial clasificado como “desafecto” lo estuvo buscando la policía para arrestarlo de nuevo, escondiéndolos en una casa en la playa de Los Nietos.

El Teniente de infantería de marina José Luis Valero pasa a la 3º compañía del III Batallón de la 151ºBrigada.

El 12 de junio, el Teniente de Artillería Jesús Martínez es mandado con una Batería antitanque al Ejército de Levante, en el XIII Cuerpo de Ejército, causando baja en el Regimiento de Costa nº3 y alta en la 22ª Brigada Mixta, estando en Cedrillas hasta el día 30 que fueron al pueblo de Perales de Alfambra (Teruel), siendo encargado de la Batería el Teniente Juan Bravo de la Sala (que el día 21 de noviembre del 37 se pasó a los nacionales con 4 Cabos y 9 Artilleros.

El Teniente de Infantería de marina Gregorio Martínez López asciende a Capitán destinándolo a la compañía de ametralladoras del III Batallón de la 151º Brigada.

El 15 de junio, el comandante Millán va a Valencia llevando los planos de baterías AAA de nueva instalación en Cartagena y comarca para dárselas a alguien nacionalista procedente de Lérida o Barcelona, pero no se presenta nadie a recogerlos.

El Teniente de Artillería Santos Frontela es destinado al III Cuerpo de Ejército, al 6º Grupo de Obuses del 15,5.

El 17 de junio, el Teniente de infantería de marina José Sánchez Muros pasa a la compañía de depósitos, y a la semana a la 1º compañía del II Batallón.

El Teniente de infantería de marina Ramón Requena Illán pasa como Ayudante del III Batallón.

El 19 de junio, estando reunidos los comandantes de infantería Millán y Salvador Meca en casa de éste último en Valencia apareció de repente la policía del Departamento Especial de Investigación del Estado haciendo una redada, el Comandante Millán huye para esconder la documentación a través de casa de unos vecinos, pero finalmente son detenidos los dos, a la familia y a los vecinos de las casas que había pasado en su huida, siendo llevados a la Comisaría de la Plaza de Basilia y desde allí a la Checa de Santa Úrsula.

El Oficial 3º Manuel Fando pasa destinado al “Miguel de Cervantes” que estaba en dique reparándose.

El Sargento de Infantería de marina José Aroca marcha a Torrevieja al IV Batallón de la 151º Brigada del Teniente Coronel Trigo.

El 22 de junio, el Capitán de infantería de marina Gregorio Conesa, presentado de licencia por enfermo, pasa como representante del Regimiento Naval nº1 en el Patronato del Economato militar.

El 25 de junio, el Sargento de Infantería de marina Jaime Roig es evacuado al hospital de San Martín de la Rosa hasta el mes de septiembre del 37, volviendo a Cartagena.

El 27 de junio, el Capitán de infantería de marina Vicente Albiol cesa en la Ayudantía del Regimiento Naval nº1 y pasa al Estado Mayor Mixto de la Base Naval.

El Teniente de Infantería de marina José Ruiz Teruel asciende a Capitán y sale con su Batallón a Torrevieja un mes y enlaza con Madrid y Brunete.

El 30 de junio, marcha al Frente de Madrid la recién creada 1ª Brigada Naval (nº 151 de infantería de Marina), al mando del Teniente Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes.

Los Jefes de los Batallones eran Blas Marzal con el I Batallón, Vicente Trigo, García Martín y Muñoz Caro.

Saliendo también con la misma, el Sargento de Infantería de marina Jaime Roig,  Cabo Manuel Noriega, Cabo de Infantería de marina Manuel Devesa Peñalva, Sargento José María León Palacios, Teniente José Aparicio Bastida a la 2º compañía III Batallón, el teniente Vicente Aguilar Liñana a la 4º compañía III Batallón, el Sargento de Infantería de marina Juan Ruiz Parra, el  Cabo de Infantería de marina Pedro Sánchez Andreu ascendido a Sargento, el Teniente de Infantería de marina José Paredes con la 1ª compañía del VII Batallón, el Teniente de Infantería de marina Mariano Egea, los Tenientes de Infantería de marina Mariano Egea Rojo y Ramón García con la compañía de ametralladoras del I Batallón, los Tenientes de Infantería de marina José González Rosique, Emilio Castelló y José Llamas con la 1º compañía del I Batallón, el Teniente de Infantería de marina José Nicolich con la 2º compañía del I Batallón, el Teniente de Infantería de marina Eduardo de la Cotera al mando de la 3º compañía del I Batallón, el Teniente de Infantería de marina Francisco Hernández Hernández con la 3º compañía del I Batallón, el Teniente de Infantería de marina Ginés Ortega como ayudante del II Batallón, el Teniente de Infantería de marina Leopoldo Alonso con la compañía de ametralladoras del II Batallón, el Sargento de Infantería de marina José Sánchez Muros asciende a Teniente y sale con la 1ª Compañía del II Batallón al mando de Modesto García, el Teniente de Infantería de marina Antonio Meroño con la 1º compañía del II Batallón, el Teniente de Infantería de marina José Sánchez Muros con la 4º compañía del II Batallón, el Teniente de Infantería de marina Ramón Requena como ayudante del III Batallón, el Capitán de Infantería de marina Gregorio Martínez al mando de la compañía de ametralladoras del III Batallón, el Teniente de Infantería de marina Francisco Aparicio con la 1º compañía del III Batallón, el Teniente de Infantería de marina José Aparicio Bastida con la 2º compañía del III Batallón, el Teniente de Infantería de marina José Luis Valero con la 3º compañía del III Batallón, el Teniente de Infantería de marina Vicente Aguilar con la 4º compañía del III Batallón, el Capitán de infantería de marina Manuel Gómez Gómez al mando de la compañía de ametralladoras del IV Batallón, el Capitán de infantería de marina José Paredes Zaplana al mando de la 1º compañía del IV Batallón, los Tenientes de Infantería de marina Alfonso Manzano y José Rodríguez García con la 1º compañía del IV Batallón, el Teniente de Infantería de marina Eulogio Ramos con la 2º compañía del IV Batallón, el Teniente de Infantería de marina Adolfo García Mateo con la 3º compañía del IV Batallón, el Teniente de Infantería de marina Pedro García Gómez con la 4º compañía del IV Batallón, el Teniente de Infantería de marina José Aparicio, el Teniente de Infantería de marina Ramón García y el Sargento de Infantería de marina Francisco Martín con la 3ª compañía del I Batallón, es herido y evacuado a Cartagena, (acabando el 5 de marzo del 39 pasando a Francia por Portbou), el Cabo de Infantería de marina Juan Rodríguez ascendido a Sargento, el Sargento de Infantería de marina Epifanio Rodríguez donde es , herido y evacuado, el Soldado de Infantería de marina Jesús Jordán donde es herido y evacuado a Cartagena ascendiendo a Cabo, el Sargento de Infantería de Marina Julián Casado, el Sargento de Infantería de marina Guillermo de Juan ascendido a Teniente, el Sargento de Infantería de marina Francisco Soler Pérez se pegó un tiro y casi lo fusilan por ello ascendiendo a Teniente y destinado a Guardia de arsenales en Cartagena, el Teniente de Infantería de marina Antonio Martínez Sánchez asciende a Capitán, Teniente de Infantería de marina José Nicolich, el sargento de infantería de Marina Gabriel Bastida en el IV Batallón, El Cabo de Infantería de marina Jesús Souto asciende a Sargento y es destinado al III Batallón, el Sargento de Infantería de marina Aurelio Parras de cocina del I Batallón de la 151º Brigada, el Sargento de Infantería de marina José Martínez Ramos, el Cabo de Infantería de marina Francisco Cánovas Espín, el Sargento de Infantería de marina Francisco Blanco sale con el I Batallón, el Sargento de Infantería de marina Julián Mendoza  siendo herido al 5º día, el Cabo de Infantería de marina Juan Pedro Rodríguez ascendido a Sargento, el Sargento de Infantería de marina Antonio Valverde sale con el III Batallón herido el día 21 y evacuado a Cartagena, el Sargento de Infantería de marina Severino Martín ascendiendo a Teniente, el Capitán de Infantería de marina Manuel Gómez, el Teniente de Infantería de marina Fulgencio Martínez Zapata con la compañía de ametralladoras sin armamento, el Teniente de Infantería de marina Miguel San Valero ascendido a Capitán es herido en un brazo y evacuado a Cartagena, el Sargento de Infantería de marina Fulgencio García ascendido a Teniente es herido y evacuado a Cartagena, el Cabo de Infantería de marina Juan González Espada es herido y evacuado a Cartagena, el Teniente de Infantería de marina Tomás Martín, el Teniente de Infantería de marina Alfonso Grandall, el Teniente de Infantería de marina José Paredes, el Capitán de Infantería de marina Antonio Berrocal sale con el II Batallón, Teniente de Infantería de marina José González es herido y trasladado a Cartagena, el maestro armero de Infantería de marina Facundo Mateo, Sargento de Infantería de marina José González Rosique ascendido a Teniente, Teniente de Infantería de marina Manuel de los Reyes, Teniente de Infantería de marina Alfonso Manzano, Cabo de Infantería de marina Juan Villa donde es herido y evacuado a Cartagena, Sargento de Infantería de marina Francisco García Berenguer ascendido a Teniente, Teniente de Infantería de marina Adolfo García Mateo pasa al VII Batallón, Sargento de Infantería de marina Pedro Sánchez Andreu, Teniente de Infantería de marina Gregorio Conesa con la 1º compañía del III Batallón es herido y evacuado a Cartagena, El Sargento de Infantería de marina Leopoldo Alonso ascendido a Teniente al mando de una sección de la 4ª compañía del II Batallón.

El Coronel de infantería de marina Diego Baeza nombra al Teniente Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes como jefe de la 151ª Brigada, para conseguir mandar al frente a los Oficiales que le estorbaban y por otro lado tener aspiraciones de ascender al lograr generar muchas Unidades de Combate, siendo auxiliado por el Teniente Coronel Ginés Sánchez Balibrea en la elección de los mandos para ella.

A la 151ª Brigada, los rojos la denominaban “La Sagrada Familia” por la cantidad de fascistas que intuían que había.

Como Ayudante de la Brigada iba el Comandante de Infantería de marina Martínez Pellicer.

Se presenta en Madrid con la Brigada para que el Estado Mayor los dote de Material y armamento, que fue bien poco porque se redujo a 12 ametralladoras (únicas armas automáticas que tuvo la Brigada en todo el tiempo).

El Cabo de Infantería de marina Santiago Devesa asciende a Sargento y mandado a los frentes de Granada.

El Teniente de Artillería Ramón García sale con una Batería al frente de Madrid, al mando de un Oficial de Complemento llamado Ávalos, quedando en descanso hasta el día 6 de julio del 37 en Valdemorillo.

SE COMIENZA A CREAR LA 95º BRIGADA MIXTA (2ª BRIGADA DE MARINA)

El 1 de julio, asciende a teniente el sargento de infantería de Marina Antonio Hernández y destinado a la 3º Compañía del IV batallón de la 95º Brigada de guarnición en Torrevieja.

El Sargento de Infantería de marina Francisco Ruiz pasa a la PLMM del IV Batallón de la 95ª Brigada.

El Sargento de Infantería de marina José Martínez Julián, asciende a Teniente y pasa a la 95ª Brigada en Cartagena.

En la 1ª decena de Julio del 37, la Batería de Rufino del 6º Regimiento de Artillería Ligera marchó a Alcaudete (Jaén) encuadrándose en la 79ª Brigada, solo tomó parte en una operación sobre Alcalá la Real, estando el resto del tiempo aparcada en Alcaudete.

El Sargento de Infantería de Marina Silviano Ortega asciende a Teniente y marcha como oficial de víveres a Torrevieja.

ANTE LA FALTA DE OFICIALES, EL DÍA 1 DE JULIO DE 1937, SE PUBLICA UNA ORDEN EN INFANTERÍA DE MARINA QUE EL QUE QUISIESE SER OFICIAL LO INSTANCIONARA.

Ascendieron en masa a más de 50 Sargentos el día 10 de julio.

Mas de 30 el día 12 de agosto.Mas de 50 el día 19 de septiembre.

Y mas de 80 el día 7 de octubre

Al no presentarse nadie a éstos exámenes, el Sargento de Infantería de marina Francisco Saura de la 2ª compañía. I Batallón, 95º Brigada es ascendido a Teniente. Y a los pocos días pasa a la 2ª Compañía, I Batallón de la 94º Brigada en Puerto de Mazarrón.

A mediados de 1937, el 6º Regimiento de Artillería Ligera de Murcia se convirtió en “Centro de reclutamiento especial de artillería” (CREA nº 3).

El Teniente de Infantería de marina Salvador Sánchez Roca asciende a Teniente y pasa al VIII Batallón de la 95º Brigada en Puerto de Mazarrón .

El Teniente de Artillería Sebastián Herrero lo vuelven a destinar al Ejército Centro, en Peña grande y Alpio.

El Cabo de Infantería de marina Luis García es ascendido a Sargento y destinado al destacamento de Corvera.

El Sargento de Infantería de marina José Aroca sale con la 151ºBrigada a Madrid- brunete – Villanueva de la cañada – asciende a Teniente y pasa al mando de una sección de ametralladoras.

El 2 de julio, la 151º Brigada llegan a Tembleque (Toledo), 42 Km pasado Alcázar de San Juan y 90 Km al Sur de Alcalá de Henares, estando allí durante dos días.

El 4 de julio, la 151º Brigada llegan a Alcalá de Henares y de allí a Vicálvaro (22 km al Oeste de Alcalá).

El Cabo Luis García Escobar es pasaportado a Alcalá de Henares donde estaba la 151º Brigada.

El Teniente de Infantería de marina Daniel Pujol pasa con el V Batallón a Fraile (Granada) haciendo una operación sobre Alcalá la Real, siendo deshechos por la aviación.

El 6 de julio.- infantería de Marina combate en “las lomas de los marrajos” y en “la Jineta”, en las cercanías de “Alcalá la Real” (Jaén).

El Teniente de Artillería Santos Frontela pasa al Frente de Levante.

El Sargento de Infantería de marina Juan Torres, con el V Batallón entran en combate en Fraile, permaneciendo hasta el día 10 que salen hacia Colomera, de descanso hasta el día 24 que regresa a Cartagena, destinándolo al Puerto de Mazarrón, agregado a la 1ª compañía del II Batallón de la 95ª Brigada.

El Cabo de Artillería Diego Cayuela es ascendido a Teniente y destinado al VII Batallón en Torrevieja. Luego formó parte de los servicios de intendencia de la 151ºBrigada en la sección de víveres hasta mediados de diciembre del 37.

El Sargento de Infantería de marina Fulgencio Martínez participa con el V Batallón en las operaciones sobre Alcalá la Real (Jaén) pasando después el Batallón a Colomera, en línea hasta el día 25 de julio en que el Batallón vuelve a Cartagena.

El Cabo de Infantería de marina Ginés Munuera, tras un examen ridículo asciende a Teniente y a los pocos días va a Casa de los Padres a las órdenes de Francisco Sánchez Castillo, y pasa a un Batallón organizándose en Torrevieja.

El Capitán Vicente Albiol se hace cargo de la compañía de depósito del Regimiento Naval hasta el día 11 que se hace cargo del tren regimental.

El 7 de julio, la 151º Brigada llega a Chamartín de la Rosa, estando allí otros dos días.

El teniente de infantería de Marina José Aliaga es ascendido a Capitán y destinado a la 4º compañía del II Batallón de la 95º Brigada en Casa de Los Padres, saliendo para Mazarrón el día 10 de julio.

El Teniente de infantería de marina Aniceto León por la explosión de una bomba de mano en Tembleque es hospitalizado.

Ascienden a Capitán de Infantería de marina:

Antonio Pozo Borrajo pasando a la 1º compañía del II Batallón de la 95º Brigada, al día siguiente al I Batallón y al siguiente definitivamente a la 2º compañía del III Batallón de la 95º Brigada.

Eduardo de la Cotera Martínez pasando a la 95º Brigada, presentándose el día 17 de Madrid pasando definitivamente a la 1º compañía del I Batallón de la 95º Brigada.

Antonio López Martínez pasando a la compañía de ametralladoras del I Batallón de la 95º Brigada.

Gregorio Conesa Ros pasando a la 1º compañía del III Batallón de la 151º Brigada.

José Espín Barbero pasando a la 2º compañía del II Batallón de la 151º Brigada, siendo pasaportado a Madrid.

Agustín Aparicio Martínez pasando como ayudante de la 95º Brigada.

Ginés Ortega Fuentes pasando a la 95º Brigada.

El 8 de julio, la 151ª Brigada se traslada en camiones a la zona del Pardo, a 10 km, donde queda afecta a la División Durán del VI Cuerpo de Ejército. En el Pardo reciben orden de que uno de sus Batallones se agregue a la 112ª Brigada y envía al Batallón que mandaba Blas Marzal.

Una vez que se quita de en medio al único jefe de Batallón que le incomodaba se reúne con los otros tres ya mencionados anteriormente y quedan de acuerdo en establecer contacto con los nacionales para pasar la Brigada completa o al menos individualmente quien pudiera.

Al poco tiempo Blas Marzal le manda a su comisario político con cuatro Soldados para que diera orden de fusilarlos por intentar pasarse al enemigo. Despidió al comisario quedando en dar parte al jefe del Cuerpo de Ejército, cosa que no hizo nunca.

La 1ª compañía del 4º Batallón de infantería de Marina está en Galapagar adelantada, a 25 Km de el Pardo.

El Batallón de Infantería de marina del Teniente Luis Nieto que operaba en Granada vuelve a Cartagena, asciende a Capitán y marcha al frente de Teruel.

El 9 de julio, el Capitán de Artillería José Hellín es destinado al frente de Extremadura hasta el 15 de agosto del 37 que simula enfermedad e ingresa en el hospital de Magaceda (Badajoz) y a los 20 días vuelve a la Batería de La Chapa.

El Teniente de Artillería Feliciano Galache pasa al frente de Extremadura, sectores de Villanueva de la Serena y Peraleda de Zaucejo, hasta el día 22 de septiembre del 37.

El Capitán de Infantería de marina Antonio Berrocal acude a Cartagena a hacerse cargo del mando de la 3º compañía del VII Batallón de la 95º Brigada.

El día 10 de julio, la 151º Brigada recupera el Batallón de Blas Marzal y marcha completa a Galapagar, a 25 Km al Oeste del Pardo.

Ascienden a Teniente de Infantería de marina:

Luis Malet Potes y Juan Ramón Vera Taranco pasando como disponibles.

José Caparrós Terol pasando a la 1ª compañía del I Batallón de la 95º Brigada, presentándose el día 17 procedente del frente de Madrid a la 2º compañía III Batallón de la 94º Brigada.

Julio López Garrido y Basilio Truque Nicolás pasando a la 1º compañía del I Batallón de la 95º Brigada, presentándose a la misma el día 11 procedente del frente de Madrid haciéndose cargo de la 4º compañía del I Batallón de la 95º Brigada.

José Martínez Ramos pasando  y Pedro Egea Moreno pasando a la 1º compañía del I Batallón de la 95º Brigada.

Enrique Aguirre Conesa y Francisco Saura Gil pasando a la 2º compañía del I Batallón de la 95º Brigada.

Salvador Sánchez Roca pasando a la 3º compañía del I Batallón de la 95º Brigada.

José Martínez Julián pasado a la compañía de ametralladoras del III Batallón de la 95º Brigada, presentándose a la misma el día 17 procedente del frente de Madrid.

Antonio Nieto Carrillo pasando a la 2º compañía del III Batallón de la 95º Brigada.

Ginés Munuera García pasando al IV Batallón de la 95º Brigada hasta el día 22.

Gabriel Bastida Sánchez y Gabriel Navarro Oliver pasando a la 1ª compañía del IV Batallón de la 95º Brigada, presentándose a la misma el día 17 procedente del frente de Madrid.

José García Adell pasando a la compañía de ametralladoras del IV Batallón de la 95º Brigada, presentándose a la misma el día 17 procedente del frente de Madrid.

Pedro Burruezo García pasando a la compañía de ametralladoras del II Batallón de la 151º Brigada en el frente centro.

Salvador Martínez Martínez pasando de Ayudante del II Batallón de la 151º Brigada en el frente de Madrid.

José Aroca Belmonte pasando a la compañía de ametralladoras del IV Batallón de la 151º Brigada en el frente Centro.

El 12 de julio, La 151º Brigada pasa a las proximidades del Puente de Retamares (Casa de las Conchas), a 25 Km al Sur de Galapagar, y por dejadez de camuflaje, la aviación nacional les destroza el polvorín de Granadas de mano de Galapagar y le causa varias bajas.

El IV Batallón en Colomera donde va el Cabo de Infantería de marina Fernando García Moreno son agregados a la 78º Brigada en el sector de Fraile (Granada) hasta el día 19 que vuelve a Cartagena de permiso.

El Cabo de Infantería de marina José Sánchez Ávila asciende a Sargento y pasa destinado a la PLM del XII Batallón en el penal por 7 días, con el cargo de cocina del Regimiento. A los 18 días con el mismo cargo pasa al XVIII Batallón en el Algar por dos meses, volviendo a Cartagena.

El Teniente de Infantería de marina Antonio García Perona asciende a Capitán y pasa a mandar la 2º compañía del IV Batallón en Torrevieja a las órdenes del Comandante Ignacio Herrán Ontoria, siendo baja por enfermo.

el 14 de julio, es ascendido a teniente el sargento de infantería de Marina Gabriel Bastida y destinado a la 1º compañía del II batallón de la 95º Brigada en Cartagena.

El 15 de julio, el Cabo de Infantería de marina Antonio Rodríguez García marcha a Locubín – en septiembre a Benalúa de las Villas (Granada) – en diciembre a Cartagena, al Algar ascendiendo a Sargento.

El 17 de julio, el Capitán de infantería de marina se presenta de Madrid pasando a la 4º compañía del I Batallón de la 95º Brigada.

El 19 de julio, el Teniente de Artillería José Cuesta sale para Valencia al pueblo de Algemesí con el Regimiento de Artillería 5º ligero.

El Cabo de Infantería de marina Francisco García García asciende a Sargento y es destinado al VII Batallón de la 94ª Brigada.

El 20 de julio, por la tarde, ya entrada la noche, el Teniente Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes recibe orden por escrito de pasar con la 151º Brigada a Villanueva de la Cañada, para relevar a la 3ª Brigada de Carabineros y ocupar la línea: Villafranca del Pardillo – Casas Barrancas – Río Olivencia, retrasa el traslado y en vez de llegar de madrugada, lo hace a las 10:00 del día siguiente.

El Cabo Luis García Escobar resulta herido en Villanueva y tras su alta tiene varias recaídas por reuma acabando de Teniente en Guardamar.

El Teniente de Infantería de marina Ginés Munuera pasa destinado a la 4ª compañía del II Batallón en Puerto de Mazarrón de la 95º Brigada Naval, cuyo capitán era José Aliaga.

Juan Llopis Moltó asciende a Teniente de infantería de marina pasando a la 4º compañía del I Batallón de la 95º Brigada.

El 21 de julio, a las 10:00 horas aún falta por llegar el Batallón del Comandante Vicente Trigo. Las fuerzas que operan por la zona son la 10ª y 45º División.

La 34ª División donde va encuadrada la 151ª Brigada queda en reserva del Ejército de Maniobra.

Cuando le apremian para que el relevo se haga urgentemente, ordena a sus Batallones que lo hagan por itinerarios que los nacionales pudieran ver desde un observatorio que tenían en el Castillo de Villafranca, en orden de aproximación. Son batidos por Artillería y aviación, que no causa muchas víctimas pero si desmoralización a las fuerzas, que no avanzan y no consiguen llegar a las trincheras que ocupan los carabineros.

El comisario político de la Brigada Antonio Vicente amonesta a los Jefes de los Batallones por ello y le propone al Teniente Coronel Basilio poner una compañía de carabineros detrás del Batallón de García Martín para obligarles a avanzar, cosa que rechaza y el comisario político da parte al jefe de la División.

El Batallón del Comandante Blas Marzal tampoco puede avanzar por estar la zona muy batida.

El Jefe de Estado Mayor de la 151ª Brigada Martínez Pellicer cae enfermo y no es sustituido.

Realizan un recuento de bajas en la Brigada y ascienden a 900, pocos muertos y heridos pero si muchos desaparecidos (compañías enteras).

El Cabo de Infantería de marina Manel Devesa es herido en Villanueva de la Cañada y evacuado a Cartagena.

Durante todo ese día 21 hace un calor asfixiante, sin agua ni comida, junto a la desmoralización general, la 151º Brigada recibe orden del jefe de la División para que de madrugada, a las 04:30 tenía que dar un golpe de mano sobre la cota 670.

Conscientemente, alegando que las fuerzas las tenía muy dispersas, fue retrasándolo esperando la claridad del día para tener que anularlo.

Al Batallón del Comandante de Infantería de marina Blas Marzal se le perdieron dos compañías en un bosque y atacó con las otras dos, ocasionando un número considerable de bajas. Aguantó al margen izquierdo del río Aulencia hasta el día siguiente.

El 22 de julio, a las 06:00 horas de la madrigada, ante la ausencia de fuego se presentaron los comisarios políticos de la División y del Cuerpo de Ejército queriendo fusilar al Teniente Coronel Basilio y a los jefes de sus Batallones.

Al Batallón del Comandante de Infantería de marina Blas Marzal le ordenan volver a Villanueva de la Cañada.

A las 08:30, el Batallón de García Martín, con apenas tres compañías mal nutridas y armadas se dirigen a la cota, pero reciben un nutrido fuego que les impiden llegar. En el intercambio de disparos es herido el Teniente Coronel Basilio en la pierna derecha siendo hospitalizado en Madrid.

El Batallón del Comandante de Infantería de marina Vicente Trigo, donde va el Capitán Manuel Pérez Alarcón, está en reserva de las operaciones en Villanueva de la Cañada. El jefe de la Brigada, el Teniente Coronel Basilio Fuentes había mandado a buscar al Comandante Trigo, pero cuando éste acudió no encontró al Teniente Coronel y volvió a su puesto. El motivo fue que el Teniente Coronel había caído y había sido sustituido por el Comandante del III Batallón Pedro Muñoz Caro. Ante la falta de enlaces, decide mandar solo dos compañías a combatir, quedándose él en lo alto observando que tampoco atacaban el Capitán Carreño con su compañía ni el Capitán Alarcón con sus máquinas, dado el intenso fuego que había.

En el Batallón de Vicente Trigo va el Teniente de Infantería de marina José Paredes, que resulta herido y hospitalizado en Madrid, acabando en Cartagena hasta el día 3 de septiembre del 37.

El Comandante de Infantería Vicente Trigo al inicio del repliegue, en un ataque nacional es herido de bala en el pecho y evacuado a un hospital de Madrid por 15 días, acabando en el de Cartagena otros 15 días.

El 23 de julio, fue solo de paqueo.

Por la noche se trasladó el Batallón del Comandante de Infantería de marina Vicente Trigo a la derecha del Castillo que había en Perales, a 60 Km al Este,  llegando en la madrugada del día 24 para relevar a una Brigada Internacional. Hubo combate pero su Batallón estaba de reserva en una cañada.

El Capitán de infantería de marina Gregorio Martínez se hace cargo del I Batallón de la 94º Brigada.

El 24 de julio.- la 151º Brigada de infantería de Marina había sufrido una derrota con importantes pérdidas en Villanueva de la Cañada, con más de 1000 bajas.

En las operaciones de Villanueva de la Cañada fallecen los Tenientes de Infantería de marina Eulogio Ramos, Vicente Aguilar y José Luis Valero Tudurri, y son heridos los Capitanes José Paredes Zaplana, Gregorio Conesa y los Tenientes José González Rosique, Antonio Meroño y Francisco Aparicio.

La artillería nacional desorganizó el Batallón del Comandante de Infantería de marina Francisco García Martín, haciendo más de 120 bajas contra ninguna de los nacionales, siendo cesado y mandado a Cartagena, dejando el mando del Batallón a Antonio Luque el 26 de julio.

Al Batallón del Comandante de Infantería de marina Blas Marzal le ordenan salir hacia entre el Castillo de Villafranca y Brunete, 60 Km al Oeste, estableciéndose en línea, retirándose poco a poco hasta volver al río Aulencia por el acoso de los nacionales.

En las operaciones de Brunete, uno de los Batallones que quedó en retaguardia era el que iba el Sargento Jaime Roig, cuyo Capitán de compañía era José Castellaz y los Tenientes Miguel Caballero, Antonio Ortega y Juan Marine.

Sobre las 09:30 / 10:00 de la mañana, las posiciones del Batallón del Comandante de Infantería Vicente Trigo fueron atravesadas por los combatientes de la 1ª línea en huida. Quedó el Batallón en posición para que fuera copado por el enemigo. También se fueron del lugar una central de la Brigada Internacional que quedaba al no enlazar con nadie.

Cuando se empezó a correr la voz de que estaban solos en la línea no tuvo más remedio que ordenar la retirada, estando presentes los capitanes Sanabria (de otro Batallón) , Alarcón y Tortosa.

Ese día no se presentaron a nadie, pero por la noche fueron al puesto de mando de la Brigada donde les ordenaron ir a las posiciones anteriores.

Ese día, vuelve del frente de Granada la compañía de ametralladoras del IV Batallón de infantería de Marina y el batallón al completo vuelve a Cartagena.

El Teniente de Infantería de marina Gregorio Inglés con el IV Batallón en Colomera son relevados volviendo a Cartagena hasta el día 21 de octubre del 37.

El Sargento de Infantería de marina Fernando Bravo también va en el Batallón.

El 25 de julio, se ordena ir a Teruel a la 151º Brigada de infantería de Marina.

El Capitán de Infantería de marina Juan Maraboto, con la compañía de ametralladoras en el Batallón de la 151ª Brigada que mandaba Blas Marzal, sin poder usar las armas por estar inoperativas se retiraron hasta llegar a Galapagar, 20 Km al Norte, en descanso por unos días y reorganizarse.

El Batallón del Comandante de Infantería Vicente Trigo de Brunete fue replegándose hacia Galapagar.

Vuelven la 1ª, 2ª y 3ª compañía del V batallón de infantería de Marina que estaban en Alcaudete, incorporándose a la 94ª Brigada

Ese día vuelve la 2ª compañía del V Batallón de infantería de Marina del frente de Granada, en Benalúa de las Villas, viniendo en ella el Teniente Antonio Ortega Torres.

Se presenta en Granada el Teniente de infantería de marina Escolástico Llamas a la 2º compañía del V Batallón.

Ese día el Coronel Billón fue dado de baja del IX Cuerpo de Ejército y destinado a Mahón, personándose en Valencia para oponerse al traslado y quedó a la espera de resolución en Cartagena. La resolución fue el destinarlo al VIII Cuerpo de Ejército y al no estar conforme con ello, se buscó la complicidad de un médico oculista para darse de baja definitiva del Ejército.

El Batallón donde iba el Teniente de Infantería de marina Daniel Pujol en Alcalá la Real vuelve a Cartagena ascendiendo a Capitán.

El Sargento de Infantería de marina Rafael Ariza, después de intervenir en la operaciones sobre Alcalá la Real regresa a Cartagena, siendo destinado al VIII Batallón de la 95º Brigada.

La Compañía de Infantería de marina del Capitán Santiago Longa llega al Algar.

El Sargento de Infantería de marina Juan Pedro Rodríguez es herido en el frente de Madrid y evacuado a Cartagena hasta el día 12 de agosto del 37 que pasa al XIV Batallón.

El 27 de julio, la 151º Brigada salió entera hacia Molino de la Hoz en el Guadarrama por 3 o 4 días, de ahí hacia Mora de Rubielos (Teruel), a 280 Km al Este, siendo hospitalizado el Comandante Blas Marzal al llegar, hasta el día 18 de agosto que regresa éste a Cartagena.

El Teniente de Infantería de marina José Barba asciende a Capitán y pasa a la 1ª compañía del III Batallón de la 95ºBrigada.

El 28 de julio, la 151º Brigada llega a Salvacañete (Cuenca), 200 Km al Este de Madrid, en reorganización por unos días con un reajuste de fuerzas de infantería de marina, marchando seguidamente hasta Minas de Rubielos y Perales (Teruel). El Teniente de Infantería de marina Adolfo García Mateo asciende a Capitán, tomando el mando de una de las compañías.

El 29 de julio, el Teniente de infantería de marina Gregorio Inglés regresa con el IV Batallón del frente de Granada.

El 31 de julio, el Teniente de infantería de marina Julio López Garrido se hace cargo de la 2º compañía del II Batallón de la 95º Brigada.

El 1 de agosto, sale la 151º Brigada (nutrida con los incorporados en julio37) hacia Hijar, a 150 Km al Norte de Salvacañete, ascendiendo a teniente el Sargento José Almela y destinado al III Batallón.

En agosto del 37, al Capitán Mateo del Regimiento de Costa nº3 lo acusó el comisario político de la Batería de Trincabotijas, Soldado Vélez, de fascista y junto a sus incondicionales llamaron al Comité Rojo del Regimiento para ajusticiarlo, queriendo incluso tirarlo al mar, siendo en el juicio calmados los ánimos por el Sr. Andrés Lorente Redondo y acabó siendo trasladado el tal Vélez a otra Batería.

SE COMIENZA A CREAR LA 94º BRIGADA MIXTA (3ª BRIGADA DE MARINA)

El 2 de agosto, el Cabo de Infantería de marina Pedro Jara asciende a Sargento y destinado a Castillo de Locubin. Fueron relevados y mandados a Cartagena con 6 meses de descanso, pasados a  Alcalá la Real para organizar la 94º

El Cabo de Infantería de marina Fernando García Moreno asciende a Sargento y pasa a la 3º compañía del VII Batallón en el penal de Cartagena para servicios de guardia.

Los Tenientes de infantería de marina Juan Ramón Vera y José Caparrós marchan comisionado al frente del Centro por el plazo de 11 días, acabando encuadrados en la 1º compañía del VIII Batallón de la 95º Brigada.

El Teniente de Infantería de marina Antonio Ortega pasa destinado a víveres del Regimiento Naval nº1.

El 3 de agosto, el Oficial 3º Naval Manuel Fando desembarca al ascender a Oficial 2º y es vuelto a destinar a la Base de Barcelona.

Del 4 al 21 de agosto, la 151º Brigada estuvo de reserva en Híjar, 150 Km al Norte de Salvacañete.

El 4 de agosto, el Teniente de infantería de marina Escolástico Llamas, presentado de baja médica, pasa a la 2º compañía del III Batallón de la 94º Brigada.

El 5 de agosto, el Teniente de infantería de marina Adolfo García Mateo asciende a Capitán y pasa a la 151º Brigada.

El 7 de agosto del 37, pasó el Capitán José Costa del 6º Regimiento de Artillería Ligera a la Comandancia Principal de Artillería del IV Cuerpo de Ejército como Jefe de la oficina de organización ubicada en Guadalajara, siendo trasladada a una finca a 12 kilómetros denominada “Villaflores”.

El Capitán de Infantería de marina Francisco Ruiz Gutiérrez asciende a Comandante y le dan el mando del IV Batallón en Colomera (Granada) hasta el día 25 que vuelve a Cartagena.

El 9 de agosto, el Teniente de Artillería Eugenio López, que se encontraba prestando servicios con los nacionales en el Regimiento Oviedo nº8, marcha al frente de Lanjarón y Orjiba (Granada) donde cae prisionero por una patrulla republicana, lo llevan al pueblo de Berja para verificar su historia de que pertenecía al Regimiento de Costa nº3. Una vez comprobada fue llevado custodiado a una cárcel de Valencia habilitada en el cuartel de Infantería nº7.

El 10 de agosto, el Teniente de Infantería de marina Pedro Sánchez Andreu pasa destinado a la 94ºBrigada formándose hasta que marcha al frente de Levante, hasta que es nombrado para hacer un curso en Barcelona que aprovecha para huir a Francia.

El Sargento de Infantería de marina Agustín Cano asciende a Teniente y destinado al juzgado permanente de la Base Naval de Cartagena.

El Cabo de Infantería de marina Francisco Cánovas Espín asciende a Sargento y sigue con la 151º Brigada en Teruel de trincheras en el Pico del Zorro.

Asciende a Teniente de infantería de marina Agustín Cano Martínez, pasando al juzgado permanente de la Base Naval.

El Capitán de infantería de marina Manuel Gómez asciende a comandante y pasa al mando del IV Batallón de la 151º Brigada.

El 11 de agosto, el Sargento de Infantería de marina Francisco Blanco asciende a Teniente, y pasa destinado en Cartagena a la 2ºcompañía del VII Batallón en el penal, formando la 95º Brigada. Cambia el nombre del Batallón por el III Batallón de esa Brigada.

El 12 de agosto, el Sargento de Infantería de marina Juan Rodríguez es destinado al XIV Batallón de la Plaza.

El Cabo de Infantería de marina Manuel Devesa es alta del hospital y pasa al II Batallón de la 94º Brigada que se estaba organizando en Cartagena.

Ascienden a Teniente de Infantería de marina:

Antonio Morata Cabello, pasando a la 3º compañía del I Batallón de la 151º Brigada.

Julián Casado Martínez, pasando a la compañía de ametralladoras del II Batallón de la 151º Brigada.

Andres Pastor Carbonell, pasando a la 3º compañía del II Batallón de la 151º Brigada.

Luis Zurro Vallón, pasando a la compañía de ametralladoras del III Batallón de la 151º Brigada.

Hermenegildo Martín Paton, pasando a la 1º compañía del III Batallón de la 151º Brigada.

Eduardo Piñana Segado, pasando a la 1º compañía del IV Batallón de la 151º Brigada.

Juan Ruiz Parra, pasando a la 2º compañía del IV Batallón de la 151º Brigada.

Emilio Martínez Fernández, pasando a la 3º compañía del IV Batallón de la 151º Brigada.

El 13 de agosto, el Capitán de Infantería de marina José López es dado de alta y destinado a la Ayudantía de la guardia de arsenales como Ayudante de la puerta de dicho establecimiento, hasta que el día 29 de diciembre del 37 que pasa al Regimiento Naval nº1.

El 14 de agosto, todos los oficiales de la escala activa del Regimiento de infantería Sevilla nº 34 son declarados como “indiferentes” y destinados al Ejército del Centro, entre ellos el TCOL Balibrea y los Capitanes Hipólito Martínez Aparicio, Eduardo Pignatelli Guerrero y Alfonso Sánchez Roca. El TCOL al no estar de acuerdo con el traslado, acudió a Valencia donde no consiguió quedarse en Cartagena pero le cambiaron el destino al Ejército de Levante, al mando del XIII C.E. en organización, incorporándose el 20 de agosto en Barracas.

El 15 de agosto, el Sargento de Infantería de marina Fulgencio Martínez lo mandan al IX Batallón que mandaba Blas Marzal Gómez y varios días después pasa a las órdenes de Juan Luque, en el Estado Mayor de la 94º Brigada ascendido a Teniente pasando como Ayudante del X Batallón en Torrevieja.

El 16 de agosto, el Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona es nombrado para mandar la 2º compañía del II Batallón de la 95º Brigada Naval en el Puerto de Mazarrón, que le entregó el Teniente Julio López.

El Capitán de Infantería de marina Daniel Pujol marcha a Aragón al mando de una compañía de intendencia sin armamento, en retaguardia de los pueblos de Caspe – Baella – Hijar,

El 17 de agosto, el Teniente de Artillería Santos Frontela es destinado a la Comandancia de artillería del XIII Cuerpo de Ejército haciéndose cargo de la documentación del personal, hasta diciembre del 38 que es nombrado pagador.

El 20 de agosto, el Teniente de Infantería de marina Ramón García, con su Batallón de la 151º Brigada fueron a ocupar una posición en el sector de Bezas (Teruel), 15 Km al Oeste de Teruel.

El Sargento de Infantería de marina Juan Torres pasa destinado a la 2º compañía del II Batallón de la 94ª Brigada.

El 21 de agosto, marcha a Puig (Valencia), a 220 Km de Cartagena, la recién creada 2º Brigada Naval (nº 95º de infantería de Marina), al mando de José García Gamboa.

Saliendo con la misma, el Teniente de infantería de marina Antonio Hernández con la 3º Compañía del IV batallón, Teniente Gabriel Bastida, Capitán de Infantería de marina Gregorio Martínez como jefe del DETALL de la Brigada, Capitán de Infantería de marina Antonio López Martínez con la compañía de ametralladoras del I Batallón, Capitán de Infantería de marina Eduardo de la Cotera con la 1º compañía del I Batallón, los Tenientes de Infantería de marina Basilio Truque y Pedro Egea marchan a Puig con la 1º compañía del I Batallón, Teniente de Infantería de marina Enrique Aguirre con la 2º compañía del I Batallón, Capitán de Infantería de marina Ginés Ortega con la 4º compañía del I Batallón, Tenientes de Infantería de marina Gabriel Navarro y Gabriel Bastida con la 1º compañía del II Batallón, Teniente de Infantería de marina José García Ardell con la 2º compañía del II Batallón, Teniente de Infantería de marina José Martínez Julián con la compañía de ametralladoras del III Batallón, Capitán de Infantería de marina Antonio Pozo y Teniente de Infantería de marina Antonio Nieto con la 2º compañía del III Batallón, Teniente de Infantería de marina José Antón Devon con la 3º compañía del V Batallón, Sargento de Infantería de marina Francisco Ruiz ascendido a Teniente y destinado a la 3ª compañía que mandaba Aurelio Gran Ortega, del X Batallón que mandaba Domingo García Victoria, Teniente de Infantería de marina José Martínez Julián, Capitán de Infantería de marina Emilio López de Ávila, Teniente de Infantería de marina Severino Martín  en el XIII Batallón, Capitán de Infantería de marina José Ruiz Teruel, Capitán de Infantería de marina Antonio Berrocal, Teniente de Infantería de marina José Aroca, Teniente de Infantería de marina Enrique Aguirre al V Batallón, Teniente de Infantería de marina Silviano Ortega,  Soldado de Infantería de marina Gaspar Costa ascendido a Cabo y destinado al VII Batallón,Capitán de Infantería de marina Alfonso Grandall con la  3º compañía del V Batallón, Capitán de infantería de marina Agustín Aparicio pasa al tren de víveres de la Brigada, Capitán de Infantería de marina Miguel San Valero donde cae enfermo y es evacuado a Cartagena, Sargento de Infantería de marina José María León ascendido a Teniente con la 4º compañía del III Batallón, Sargento de Infantería de marina Felipe García Requena, Sargento de Infantería de marina Fernando García Moreno con el VII Batallón, Sargento de Infantería de marina Antonio Nieto acabando en las oficinas de organización del XVIII Cuerpo de Ejército como persona de confianza, Capitán de infantería de Marina José Aliaga sale con la 4ª compañía, Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona sale con su 2º compañía del II Batallón, Teniente de Infantería de marina Jaime Roig sale con el IV Batallón, Teniente de Infantería de marina Francisco Saura, Teniente de Infantería de marina Ginés Munuera, Teniente de Infantería de marina Eloy, Capitán de Infantería de marina Tomás Martín sale con la compañía de ametralladoras del V Batallón, Sargento de Infantería de marina Juan Llamas.

El Teniente de infantería de marina Rafael Vela pasa como jefe del DETALL de la 94º Brigada.

El 22 de agosto, se incorporó al mando del XIII Cuerpo de Ejército el Coronel Sarabia, ordenando se realizara un reconocimiento ofensivo sobre el frente de Santa Eulalia. Dicho reconocimiento fue un fracaso porque el comandante nombrado para ello al mando de un Batallón compuesto por compañías de distintos Batallones se evadió a los nacionales por la noche, dándose orden entonces de replegar las fuerzas a la línea del Río Alfambra.

El 24 de agosto, el Capitán de Infantería de marina Joaquín Lascuarain asciende a Comandante y es destinado a la 151º Brigada como jefe del III Batallón que estaba en Libros (Teruel), a 22 Km al SE de Bezas.

más tarde pasó a mandar el II Batallón que estaba en Sierra Palomera, relevando a la 22ºBrigada roja. Tras una retirada escandalosa, desarmaron a su Batallón y a los Oficiales los dejaron pendientes de juicio, llegando a Monteagudo, entregando el mando al Capitán José Rodríguez García.

El Sargento de Infantería de marina Epifanio Rodríguez es dado de alta y ascendido a Teniente destinándolo con su Unidad a Valencia.

El Sargento de Infantería de marina Felipe García sale con la 95ºBrigada a Valencia, en septiembre a Tortosa y de ahí a Argente.

El Teniente de Artillería Agustín Sicilia es destinado a la Batería de Conejos.

El Sargento de Infantería de marina Julián Mendoza es dado de alta, asciende a Teniente.

El 26 de agosto, el Sargento de Infantería de marina Juan Villa pasa a la 1º compañía del IX Batallón en el Algar.

El Capitán de infantería de marina Vicente Albiol pasa como ayudante de la 94º Brigada.

El Capitán de infantería de marina José Pascual se hace cargo del tren regimental y de la conserjería del Regimiento Naval nº1.

Sobre el 27 de agosto del 37, estando desplegados en Pozoblanco, al Alférez de artillería Salvador García Jiménez del 6º Regimiento de Artillería Ligera quisieron darle el mando de una Batería de montaña del 7.5 negándose y siendo tratado desde entonces como dudoso elemento fascista.

El Teniente de infantería de marina Juan Llopis pasa a la 4º compañía del I Batallón de la 94º Brigada.

El Teniente de infantería de marina Antonio Ortega pasa destinado a Intendencia de la 94º Brigada.

El Teniente de infantería de marina José Martínez Ramos es pasaportado al frente a la 1º compañía del VIII Batallón de la 95º Brigada.

El Comandante de infantería de marina Blas Marzal pasa al mando del III Batallón de la 94º Brigada.

El Teniente de infantería de marina Juan Ramón Vera pasa como secretario de la 94º Brigada.

El 28 de agosto, el Comandante de Infantería de marina Blas Marzal toma el mando de un Batallón de la 94ª Brigada en el Algar.

El Teniente de Infantería de marina Francisco Blanco cae enfermo y evacuado a Cartagena.

El 30 de agosto, la 95º Brigada sale para Sagunto (Valencia), a 10 Km al Norte de Puig.

El 31 de agosto, la 151º Brigada sale hacia Villel (Teruel), 10 Km al Norte de Libros y de ahí al sector de Rubiales (Picos del Soro), yendo en ella el teniente José Almela. El Teniente de Infantería de marina Ramón García Bayona manda accidentalmente la compañía de ametralladoras de la 151º Brigada.

Tras dos meses de baja por enfermo, el Teniente Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes es ascendido a Coronel y destinado a la Subsecretaría de marina de Valencia, como jefe de la Sección de Infantería de Marina.

El Regimiento Naval nº1 estaba en esas fechas organizando una tercera Brigada, y desde su nuevo cargo en Valencia ordena que sea el Teniente Coronel de infantería de marina Gines Sánchez Balibrea quien salga al mando de la Brigada para alejarlo de Cartagena y de la cercanía del Coronel Diego Baeza.

Días después también dicta una disposición para que el Jefe del Regimiento Naval nº1 deje de tener el mando de las Brigadas Navales, quedando relegado al mando de los Batallones de su Unidad, siendo en ese momento 6.

El 1 de septiembre, la 151º Brigada pasa a la Zona del Campillo (Teruel), a 10 Km al NO de Villel), en trincheras unos días. En una escaramuza huyen hacia Villastar, a 7 Km al Este, reorganizándose y pasando a Rubiales y Villel, 5 Km al Sur.

El TCOL de artillería Fabián Navarro del Regimiento de Costa nº3 es agregado a la Comandancia de Ingenieros, sin cargo alguno, limitándose a salir una vez por semana a visitas de inspección por los campos dependientes de la misma.

A primeros de septiembre, en el frente del río Alfambra el TCOL de infantería Balibrea con el E.M. observó que Sierra Palomera no estaba ocupada, acordando ocupar dicha posición lo que se hizo sin resistencia apenas, únicamente en Bueñas por el Norte y en Santa Barbara de Villar quemada por el Sur, ocupando solo ésta última. No habiendo más operaciones hasta la toma de Teruel, que una División quedó en reserva de las operaciones y la otra en ofensiva en la zona que comprende entre Villa baja por el Sur y Pancrudo por el Norte sin intervenir, teniendo el P.C. en Mora de Rubielos.

Ante la falta de oficiales, el Sargento de Infantería de marina Santiago Devesa es ascendido a Teniente y destinado a Torrevieja, XXI Batallón en depósito, al mando de una compañía.

Pasa el Teniente Hurtado como pagador a la 19º División.

El Teniente de Artillería Pedro Macías Lara estuvo de comandante militar en el Castillo de Galeras hasta el día 20 de septiembre, quedando aún 12 presos políticos (5 de la Armada, 6 de Tierra y 1 de Carabineros). Entre ellos estaban los Capitanes Rafael Flores Armentia, Pedro Martínez Adán, Jesús Zapata Albaladejo y Tenientes Joaquín Portillo Togores y de carabineros José Salguero Clemente.

Al Capitán de Infantería de marina Antonio Martínez Laredo se le añade al destino de Sala de Armas los de conserjería y tren regimental, cesando en junio del 38 en la sala de armas y en marzo del 38 del tren regimental, quedando solo en conserjería.

El Teniente de Infantería de marina Tomás Morales sale hacia Teruel, siendo ingresado por reuma y evacuado a Cartagena.

El Sargento de Infantería de marina Felipe García marcha a Andalucía (Granada y Bejijar (Jaén) por un mes).

El Sargento de Infantería de marina Jaime Roig asciende a Teniente y es destinado al IV Batallón de la 95º Brigada en Casa Grande, siendo el jefe de la misma José María Gamboa y su 2º Vicente Alonso.

El Capitán de Infantería de marina Manuel Gómez es evacuado por enfermo a Cartagena, ascendiendo al mes a Comandante.

El teniente de infantería de marina José Martínez Ramos pasa a la 2º compañía del III Batallón de la 151º Brigada.

El 2 de septiembre, el Comandante de Infantería de marina Francisco Gutiérrez se hace con el mando del IV Batallón de la 95ºBrigada en Torrevieja, hasta el día 22 que salen para Valencia.

El Teniente de infantería de marina Juan Ramón Vera pasa a la 3º compañía del I Batallón de la 94º Brigada, pasando el día 10 a la compañía de depósito de la misma Brigada.

El 3 de septiembre,  la 95º Brigada de infantería de Marina está en Caspe, a 175 Km al Norte de Sagunto.

El 4 de septiembre., la 95º Brigada pasa a Gelsa del Ebro (Zaragoza), 40 Km al NO de Caspe y a 45 Km al SE de Zaragoza.

Después de las operaciones de Villanueva de la Cañada y Brunete hay un reajuste de fuerzas de infantería de Marina

El 5 de septiembre, el Teniente de Artillería Manuel González es destinado al 5º Regimiento ligero de artillería de Valencia hasta el día 15 de febrero del 38.

El 6 de septiembre.- la 151º Brigada está en Alfambra (Teruel), a 30 Km al Norte de Villel, pasando a Mora de Rubielos, 40 Km al SE. En ella va el teniente José Almela.

El 9 de septiembre, al Teniente de Infantería de marina Fulgencio Martínez, el jefe de Estado Mayor de la 94º Brigada Vicente Albiol lo destituye de Ayudante del X Batallón al incumplir una orden de facilitar un estado de municiones y lo pasa al mando de una sección en la 3ºcompañía del X Batallón. Cae enfermo y evacuado a Barcelona, y cuando le iban a dar el alta es herido en un bombardeo y hospitalizado de nuevo.

El Sargento de Infantería de marina Juan Torres asciende a Teniente y pasa a la 4º compañía del XII Batallón de la 94º Brigada.

El 10 de septiembre, la 95º Brigada pasa a Tortosa (Teruel), 100 Km al SE de Gelsa.

El 13 de septiembre, el Teniente de Artillería Manuel Lozano es requerido por el Tribunal Popular de Cartagena para juzgarlo, siendo condenado a 8 años en un campo de trabajo, permaneciendo en la Cárcel de San Antón hasta el día 9 de mayo del 38.

El 15 de septiembre, la 95º Brigada pasa a Visiedo (Teruel), 135 Km al Oeste de Tortosa, donde el Teniente de Infantería de marina Alfonso Manzano asciende a Capitán y pasa destinado a la 3ºcompañía del VI Batallón.

El Teniente de Artillería Pedro Madrid es designado como gestor de compras del depósito de víveres hasta el día 17 de marzo del 38.

El Sargento de Infantería de marina Ildefonso González asciende a Teniente y pasa destinado al XII Batallón de la 94º Brigada que se hallaba en el penal por un mes y medio.

El Teniente de Infantería de marina Manuel de los Reyes con su sección marcha a Sierra de Colomera de trincheras.

El 17 de septiembre,  la 151º Brigada, con el Sargento de Infantería de marina Francisco Cánovas Espín, está en Visiedo (Teruel), 55 Km al NO de Mora de Rubielos.

En el vapor “Jaime II” iba embarcado el TCOL de infantería Gerardo Sánchez Monje, con billete de guerra nº 7 y pasaportado por cuenta del estado, cuando fue detenido.

Sobre la 01:00 hora de la noche del día 17, los vapores “JJ Sister” y “Rey Jaime II” que habían salido del puerto de Barcelona en dirección a Mahón, escoltados por los destructores “Antequera”, “Gravina” y “Sánchez”,  fueron apresados por el crucero  nacional “Canarias”, quien tras poner en fuga a los destructores, los hizo dirigirse al puerto de Palma, quedando amarrados a las 11:00 del día 18 de septiembre, e ingresando a los detenidos en la prisión del Fuerte de Illescas del “Grupo Mixto de Artillería nº1.

El Teniente de Infantería de marina Joaquín Martínez asciende a Capitán y es destinado a la 3º compañía del II Batallón en Casa Grande en instrucción.

El 18 de septiembre, ascienden a Capitanes de Infantería de marina:

Luis Fernando García, quedando en el frente de Granada.

Rafael Vela Fernández, pasando como secretario del Regimiento Naval nº1.

Gregorio Inglés Martínez, pasando a la 3º compañía del XII Batallón de la 94º Brigada.

Pedro Madrid López, pasando a la 4º compañía del XII Batallón de la 94º Brigada.

El 19 de septiembre, el Sargento de Infantería de marina Fernando Bravo asciende a Teniente y pasa destinado a la 3º compañía del XII Batallón de la 94º Brigada en instrucción teórica y práctica hasta el día 21 de octubre del 37.

El teniente de infantería de marina Luis Malet Potes pasa como ayudante del IV Batallón de la 94º Brigada.

Ascienden a Tenientes de infantería de marina:

Leandro Bermúdez Bernal, pasando a la 3º compañía del III Batallón de la 94º Brigada.

Ildefonso González González, pasando a la 1º compañía del IV Batallón de la 94º Brigada.

Alfonso Manzano Ros, pasando a la 2º compañía del IV Batallón de la 94º Brigada.

Luis Santana Sánchez y José Izquierdo Ortuño, pasando a la 3º compañía del IV Batallón de la 94º Brigada.

Juan Torres Gil, pasando a la 4º compañía del IV Batallón de la 94º Brigada.

Juan Murcia Cubell, pasando a la 2º compañía del IV Batallón de la 95º Brigada.

Ángel Marín Martínez, pasando a la 3º compañía del IV Batallón de la 95º Brigada (56º en operaciones).

Rogelio Martínez Jiménez, pasando a la compañía de guardia de arsenales de la Base.

El 20 de septiembre del 37, el Teniente Fernández Marín del Regimiento de Costa nº3 es destinado a Barcelona, a cargo de la 5ª Batería de esa ciudad.

El 21 de septiembre, el Teniente de Artillería Valentín López va a la Batería del Jorel hasta el día 30 de noviembre del 37.

El Teniente de Artillería Agustín Sicilia es destinado a Cabo Negrete.

El Teniente de Infantería de marina Alfonso Rosique asciende a Capitán y mandado al Algar a la compañía de ametralladoras del IX Batallón de la 94º Brigada.

El 22 de septiembre, el VI Batallón de la 151º Brigada marcha a “Macía de los Árboles” y al “Cerro del Rodar”.

El IV Batallón, mandado por el Comandante de Infantería de marina Francisco Ruiz Gutiérrez, de la 95º Brigada mandada por José García Gamboa, con el número de Batallón nº 2, al ser solo tres batallones en la Brigada salen hacia Argente, a 5 Km al Oeste de Visiedo.

El Teniente de Artillería Feliciano Galache es destinado a Cartagena hasta el final de la guerra como Ayudante del Grupo en el frente izquierdo.

El 23 de septiembre, en la madrugada el 95º Batallón marcha hacia Mora de Rubielos, 60 Km al SE de Argente.

El capitán de infantería de marina José Espín pasa a la compañía de depósitos de la 151º Brigada.

Ascienden a Capitanes de infantería de marina:

Emilio Castelló Alcalde, pasando a la 2º compañía del II Batallón de la 151º Brigada.

José Nicolich Lorente, pasando a la 4º compañía del X Batallón de la 94º Brigada.

José Sánchez Muros, pasando a la 4º compañía del IV Batallón de la 151º Brigada.

Ramón Requena Illán, pasando a la 1º compañía del III Batallón de la 94º Brigada.

El 24 de septiembre, el tren que transporta a la 95º Brigada llega a Mora de Rubielos a las 06:00 de la mañana del día 24, saliendo a las 09:30 en camiones hacia Balbona de Mora (Teruel), a 5 Km, llegando a las 12:00.

El 25 de septiembre, la 151º Brigada pasa a Sierra de Colomera (Teruel) relevando a la 22º Brigada, en ella va el Teniente de Infantería de marina Ramón García, quedando tres Batallones en línea y el suyo en reserva.

El teniente de infantería de marina José Aparicio Bastida pasa como ayudante del III Batallón de la 151º Brigada.

La 95º Brigada sale en camiones desde Balbona de Teruel hacia Mora de Rubielos, a 5 Km, para volver a embarcar en el tren y continuar viaje hacia Segorbe, a 56 Km al SE de Mora.

El 26 de septiembre.- en la madrugada, la 95º Brigada llega a Segorbe y continúa hacia Alcázar de San Juan, a 240 Km al Este, y de ahí a Baza, a 214 Km al Sur, llegando a ésta última localidad a las 6 de la tarde, en ella va el Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona.

A su paso por Valencia de camino a Huelago la 95º Brigada, se incorpora a ella el Auxiliar de infantería de Marina Manuel López Villanueva.

El 27 de septiembre, el Capitán de Infantería de marina Antonio Berrocal y el Teniente de Infantería de marina Ginés Munuera con la 95º Brigada salen hacia Huelago (Granada), a 43 Km al Oeste de Baza.

El Oficial 2º Manuel Fando asciende a Oficial 1º y mandado a Cartagena.

Sale el VIII Batallón expedicionario de infantería de Marina a Mora de Rubielos.

El 1 de octubre, en Huelago (Granada) se le dota de armamento a la 95º Brigada, pasando a denominarse el VIII Batallón al mando de Juan Luque.

Dos de sus Jefes de Batallón fueron el Comandante de infantería de marina Manuel Gómez al mando del XII Batallón y el Comandante de infantería de marina Blas Marzal al mando del IX Batallón.

Acabando en la Zona de La Carolina y Baeza, a 250 Km al Oeste de Cartagena, concentrados y realizando prácticas. Durante este mes, pasan a 75 Km al sur a las localidades de Darro, Baeza y Huelago, dotándoles en este último lugar de armamento para la instrucción por el resto del mes.

Saliendo con la misma el Teniente de Infantería de marina Fulgencio García ascendido a Capitán cae enfermo y evacuado a Cartagena, Capitán de Infantería de marina Vicente Albiol, Cabo de Infantería de marina Manuel Devesa ascendido a Sargento con la PLM del II Batallón, Cabo de Infantería de marina Jesús Jordán ascendido a Sargento, Teniente de Infantería de marina Juan Antonio Quesada, Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona, Teniente de infantería de marina Lorenzo Doménech, Teniente de infantería de marina Luis Malet como oficial de recuperación y cuerpo de tren de la Brigada, Teniente de infantería de marina Bermúdez Bernal con la 3º compañía del III Batallón, Teniente de Infantería de marina Juan Llopis con la 4º compañía del IX Batallón, Teniente de infantería de marina Fulgencio Martínez como ayudante del X Batallón, Capitán de infantería de marina Luis Fernando con la compañía de ametralladoras del X Batallón, Capitán de infantería de marina Fulgencio Espín y el Teniente de Infantería de marina Juan Murcia con la 2º compañía del X Batallón, Teniente de infantería de marina Ángel Marín con la 3º compañía del X Batallón, Capitán de infantería de marina José Nicolich y el Teniente Pascual Pastor con la 4º compañía del X Batallón, Capitán de infantería de marina Ramón Requena  con la 1º compañía del XI Batallón, Teniente de infantería de marina Ildefonso González con la 1º compañía del XII Batallón, Teniente de infantería de marina Alfonso Manzano con la 2º compañía del XII Batallón, Capitán de infantería de marina Gregorio Inglés y los Tenientes de Infantería de marina Ángel Hernández, José Izquierdo y Luis Santana con la 3º compañía del XII Batallón, Capitán de infantería de marina Pedro Madrid López y el Teniente de Infantería de marina Juan Torres con la 4º compañía del XII Batallón, Sargento de Infantería de marina Domingo Sánchez ascendido a Teniente, Teniente de Infantería de marina Francisco Ruiz, Teniente de Infantería de marina Gregorio Inglés ascendido a Capitán, Capitán de infantería de marina Vicente Albiol como jefe de Estado Mayor de la Brigada, Capitán de Infantería de marina José Nicolich, Teniente de Infantería de marina Juan Torres, Teniente de Infantería de marina Fernando Bravo, Sargento de Infantería de marina Leandro Bermúdez ascendido a Teniente nada más llegar es herido y mandado a Cartagena por reemplazo por herido e inútil, Capitán de Infantería de marina Santiago Longa es herido y evacuado a Cartagena, Capitán de Infantería de marina Joaquín Martínez, Teniente de Infantería de marina Aurelio Parras  con el XI Batallón, Teniente de Infantería de marina Ildefonso González, Sargento de Infantería de marina Domingo Sánchez ascendido a Teniente, Sargento de Infantería de marina Juan Villa, Capitán de Infantería de marina Alfonso Rosique sale con la compañía de ametralladoras del IX Batallón, Tenientes Gabriel Bastida y el Auxiliar Manuel López, Teniente de infantería de Marina Pedro Egea.

El Capitán de infantería de marina Gregorio Conesa pasa al mando de la compañía de depósito de la 94º Brigada hasta el día 9 que pasa al mando de la 4º compañía del XIV Batallón.

El 2 de octubre, el teniente de infantería de Marina Gabriel Bastida, de la 95º Brigada, ingresa en el hospital de Guadix, dándole de alta el día 15 y mandado con 15 días de permiso particular. Se incorpora a su Unidad el día 31 en Bejijar (Jaén).

El Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona pasa con la 95º Brigada Naval a Huelago (Granada).

El Capitán de Infantería de marina Luis Serra se hace cargo de la 3ºcompañía del III Batallón en Miranda (Cartagena) y meses después pasó a Cartagena con el fin de cubrir los destacamentos de petrolera, Atalaya, Fábrica de la luz y prisiones militares de la Aljorra y Alhama de Murcia, hasta el final de la guerra.

El teniente de infantería de marina Juan Ramón Vera pasa a la 2º compañía del XIV Batallón y en diciembre a la compañía de depósito.

El Teniente de infantería de marina Antonio Martínez Parra pasa a la 4º compañía del XIV Batallón.

El Teniente de infantería de marina Francisco Hernández Hernández pasa a la 4º compañía del XIII Batallón, presentándose el día 9.

El 5 de octubre, el Teniente de infantería de marina Antonio Ortega toma el mando interino de la 2º compañía del XIV Batallón hasta el día 6 que lo entrega al Teniente García Aledo. El día 7 asciende a Capitán y le dan el mando definitivo de la 2º compañía de depósito de la 94º Brigada.

El 6 de octubre, el capitán de infantería de Marina José Aliaga se incorpora al II Batallón en Guadix (Granada), llegando el día 7 a Diezma y a Huelago donde ya le dieron armamento al batallón.

Al teniente de infantería de Marina Pedro Egea lo destinan al hospital de Linares hasta el día 22 que regresa a Belijar.

El Capitán de Infantería de marina Antonio Berrocal asciende a Comandante y pasa al XVII Batallón en Cartagena.

El Capitán de Infantería de marina Enrique Aguirre pasa al VIII Batallón de la 95ºBrigada de la 72º División.

El 7 de octubre, ascienden a Comandantes de Infantería de marina:

El Capitán Rafael Vela asciende, pasando como jefe accidental del Regimiento Naval nº1.

El Capitán Gregorio Martínez López, pasando como jefe del XVI Batallón, y el día 15 al mando del XVIII Batallón.

Ascienden a Capitán de infantería de marina:

Pedro García Gómez y le dan el mando de la 2º compañía del VI Batallón de la 95º Brigada.

Alfonso Manzano y le dan el mando de la 3º compañía del VI Batallón de la 95º Brigada.

Ramón García Bayona y le dan el mando de la compañía de ametralladoras del II Batallón de la 151º Brigada.

Mariano Egea Rojo y le dan el mando de la compañía de ametralladoras del I Batallón de la 151º Brigada.

José Rodríguez García y le dan el mando de la 1º compañía del IV Batallón de la 151º Brigada.

José Antón Devon y le dan el mando de la 1º compañía del VI Batallón de la 95º Brigada, siendo pasaportado a ella el día 20.

Escolástico Llamas y le dan el mando de la 3º compañía del V Batallón de la 95º Brigada, siendo pasaportado a ella el día 20.

Enrique Aguirre, quedando en la 95º Brigada.

Antonio Meroño, dándole el mando de la 3º compañía del I Batallón de la 151º Brigada.

José Llamas Espín, dándole el mando de la 3º compañía del II Batallón de la 151º Brigada, pasando al mes a intendencia de la misma Brigada.

Ascienden a Tenientes de Infantería de marina:

Fulgencio Martínez Martínez pasando destinado como juez permanente de la 94º Brigada.

José Labela Gómez pasando destinado a la 1º compañía del XV Batallón, presentándose el día 19.

Diego Martínez Sitcha pasando destinado como ayudante del IV Batallón de la 151º Brigada.

José Nicolich Sánchez pasando destinado a la 4º compañía del XIV Batallón, incorporándose el día 20.

Luis Pérez Jover pasando destinado a la 3º compañía del XV Batallón, incorporándose el día 20.

Jacinto Sevilla Mateo pasando destinado a la Sección de artillería, incorporándose el día 20.

Lorenzo Doménech Barjadi pasando como ayudante del XIX Batallón, y el día 9 a Intendencia de la 94º Brigada.

Ángel Hernández Lafuente pasando como Ayudante del XI Batallón de la 94º Brigada y el día 12 a la compañía de ametralladoras del XVI Batallón.

Pascual Pastor Aznar pasando a la compañía de ametralladoras del XVIII Batallón.

Salvador Durán Vila pasando a la compañía de ametralladoras del XIX Batallón, presentándose el día 13 a la compañía de ametralladoras del XVI Batallón.

Amadeo Deu Ferrer pasando a la 4º compañía del XV Batallón, y el día 20 a la compañía de depósito de la 94º Brigada.

El 8 de octubre, la sección de información toma declaración al detenido Teniente de Artillería Eugenio López, creyéndolo evadido de un campo de prisioneros y destinado tras un permiso al Regimiento de Costa nº3, dándole 5 meses de baja por su estado deplorable.

Asciende a Teniente de infantería de marina Juan Antón Saura pasando a la compañía de ametralladoras del XVI Batallón.

El 9 de octubre, el Capitán de infantería de marina José Paredes toma el mando de la 4º compañía del XIX Batallón, hasta el día 19 que le dan el mando de la 3º compañía del XIV Batallón.

el Capitán de infantería de marina José Espín pasa a la 2º compañía del XVI Batallón.

El Capitán de infantería de marina Ginés Ortega pasa a la 3º compañía del XV Batallón.

El Capitán de infantería de marina Antonio Pozo pasa al XIX Batallón.

El Capitán de infantería de marina Eduardo de la Cotera pasa al mando de la compañía de ametralladoras del XV Batallón.

Desde el 11 de octubre hasta el 8 de diciembre del 37, el Teniente Salvador García del 6º Regimiento de Artillería Ligera estuvo prestando servicios de vigilancia y protección de una Batería en los alrededores de Pozoblanco, el 9 de diciembre esa Batería sale para Almansa y el día 19 para Valencia.

El Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona es nombrado como jefe del DETALL de la 95º Brigada, entregando la compañía al Teniente Francisco Saura Gil, saliendo después para Begijar (Jaén).

El 13 de octubre, la 95º Brigada marcha a Begijar e Ibros (Jaén), a 65 Km de Huelago.

El Teniente de Infantería de marina Gregorio Calleja asciende a Capitán y queda como Ayudante de la 95º Brigada que estaba en Bejijar.

El Teniente de Infantería de marina Ramón García asciende a Capitán y destinado al IV Batallón, en febrero del 38 cae enfermo y evacuado a Cartagena.

El Teniente de infantería de marina Fulgencio Espín asciende a Capitán pasando a la 2º compañía del X Batallón de la 94º Brigada.

El 14 de octubre, el batallón del capitán de infantería de Marina José Aliaga es agregado a la 95º Brigada, denominándose el VIII batallón, saliendo para Ybros (Jaén).

El Capitán de Infantería de marina Miguel San Valero pasa al XVIII Batallón de el Algar.

El 15 de octubre, se le ordena al Coronel Billón abandonar el pabellón que ocupaba en Cartagena, trasladándose a Murcia ocupando el del comandante mayor del cuartel Jaime I dado las constantes órdenes de incorporación a destinos de oficiales y tropa en esos días.

El Capitán de Infantería de marina Juan Maraboto, conforme se presenta es devuelto a la 151ºBrigada como jefe de Estado Mayor, siendo relevado por “sospechoso” devolviéndolo a Cartagena , según manifestaciones de los Comandantes Basilio Fuentes y Andrés Díaz Abascal.

Ricardo Cusco Bergues es alta en el Regimiento Naval nº1, desde Barcelona, destinado a Los Molinos, pasando 15 días en el campamento de Corvera donde se formó el XXII Batallón. Destinado a la 1ºcompañía del XX Batallón. Asciende a Sargento acabando en el XX Batallón en la Aljorra, tomando el nombre de XVIII Batallón.

El Teniente de Infantería de marina José Martínez Ramos es destinado al XX Batallón (que luego se llamó XVIII Batallón), en la Aljorra. Saliendo a los 14 días a Levante, llegando a Torreblanca el 19 de abril del 38.

Ingresan en Infantería de marina Fernando Jiménez Rubio y Narciso Collell Barbúes, destinados al XXI Batallón en Torrevieja.

El Comandante de Infantería de marina Manuel Gómez le dan el mando de un Batallón de la 94º Brigada.

En Teruel es acusado por un comisario político al jefe de la 34º División por no haber ocupado con su batallón dos posiciones e ingresado en Montjuic hasta el día 15 de febrero del 38, que fue trasladado a la prisión de Valencia en Monte Olivete, y al salir regresa a Cartagena mandado a Guardamar a un Batallón sin armamento hasta el final de la guerra.

El Capitán de Infantería de marina José Ruiz Teruel, en Guadix causa baja por inútil hasta el final de la guerra.

El 19 de octubre, El Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona es mandado a Cartagena como jefe del DETALL de la 94º Brigada, actuando en la Aljorra, el Algar y Torrevieja para acoplar plantillas.

El 21 de octubre, el Capitán de Infantería de marina José Sánchez Muros sale mandando una compañía sin armamento a Torreblanca, allí es denunciado por sus oficiales, degradado a Sargento y pasaportado a Cartagena por borracho, acabando en Mazarrón.

El Teniente de Infantería de marina José Antón Devon asciende a Capitán y pasa a la 95º Brigada a Begijar (Jaén).

El Sargento de Infantería de marina José Sánchez Ávila asciende a Teniente y pasa a la Aljorra con el XVIII Batallón y más tarde a Castellers donde es herido por 3 meses al hospital de Elche.

El 23 de octubre, el Capitán de Infantería de marina Antonio Martínez Sánchez vuelve a Cartagena y se incorpora a la 94º Brigada que marcha a Socuéllamos.

El 26 de octubre, el Teniente de infantería de marina Leopoldo Alonso Martínez pasa a la 2º compañía del XIII Batallón.

El 27 de octubre del 37, por mediación del TCOL Marcos Navarro del Regimiento de Costa nº3 es destinado el Capitán Estrada a las Baterías de Costa de Almería.

El Comandante de Infantería de marina Nicolás Llobregat marcha a Valencia a la Sección de la Subsecretaría de Marina, en la época que estaban preparando el traslado de la misma a Barcelona, que se realizó el 20 de noviembre del 37.

Asciende a Teniente de infantería de marina Antonio Segura Bernal, pasando a la compañía de ametralladoras del IV Batallón de la 95º Brigada.

EL 27 DE OCTUBRE DE 1937 FINALIZA LA CAMPAÑA DEL NORTE

El 30 de octubre, la 95º Brigada vuelve a Begijar (Jaén).

El Teniente de infantería de marina Leopoldo Alonso pasa destinado a la 2º compañía de guardias del Ministerio de Defensa Nacional.

El 1 de noviembre, el capitán de infantería de Marina José Aliaga se le da como inútil para campaña y se le nombra juez militar de la 95º Brigada.

La 95º Brigada sale hacia Campo de Criptana (Ciudad Real), a 162 Km al Norte de Begijar.

El Teniente de Infantería de marina Gines Munuera, con el VIII Batallón de la 95º Brigada sale a Campo de Criptana (Ciudad Real), su capitán se da de baja y se hace cargo de la compañía por unos días, dándole el mando al Capitán Francisco Sanchís.

La 94º Brigada marcha a Socuéllamos y Campo de Criptana (Ciudad Real), a 211 Km al Norte de Huelago.

El Teniente de Artillería Francisco García se incorpora a Vestuarios del Regimiento de Artillería nº3 con la graduación de Capitán.

El Sargento de Infantería de marina Fernando García Moreno es alta médica y con un mes de convalecencia por la apendicitis.

El Teniente de infantería de marina Leopoldo Alonso se presenta en su destino de guardias del Ministerio en Valencia, siendo pasaportado para Barcelona donde se presenta el día 10.

El Capitán de infantería de marina Eduardo de la Cotera vuelve del frente y se hace cargo del personal existente en el depósito del Penal del Arsenal, pasando al mando del XXIII Batallón el día 12, y el día 17 le dan el mando de la 1º compañía del XXIII Batallón.

El Capitán Sánchez Campano del Regimiento de Costa nº3 pasa destinado a la Agrupación Sur de Defensa de Costas de Valencia, destacado al Cabo de Santa Pola de Alicante, al mando de dos piezas de 15 cm.

El 5 de noviembre, el Capitán de Infantería de marina José Barba es destinado a la 1ºcompañía del XVIII Batallón en el Algar.

El 6 de noviembre, el Teniente de Artillería Agustín Sicilia asciende a Capitán y destinado a la Batería Atalayón.

El 7 de noviembre, el Sargento de Infantería de marina Miguel Osuna asciende a Teniente y pasa a la 4ºcompañía del IX Batallón en el Algar, que manda Blas Marzal.

El 9 de noviembre, el Soldado de Infantería de marina Fernando Jiménez asciende a Sargento y destinado al XIX Batallón en Canteras.

El 11 de noviembre, el Teniente de infantería de marina Luis Pérez Jover pasa a la compañía de depósito en el penal de la Base.

El 14 de noviembre, el Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona pasa con la 94ºBrigada a Socuéllamos (Ciudad real) y de allí a Villarreal (Castellón) el día 17.

El 15 de noviembre, la 95º Brigada sale hacia las localidades de Puig y Puzol (Valencia), a 243 Km al Este de Campo de Criptana.

La 94º Brigada sale hacia la localidad de Puig (Valencia), a 243 Km al Este de Campo de Criptana.

El 16 de noviembre, la 94º Brigada sale hacia Segorbe, a 25 Km al NE, donde la dotan de armamento.

El Comandante de Infantería de marina Enrique Ardois, estando en Madrid disponible gubernativo y ser bombardeada su casa, evacua a Valencia con el Ministerio para poder cobrar la paga.

El Teniente de infantería de marina Francisco Hernández Hernández asciende a Capitán pasando destinado al XXII Batallón.

El Teniente de infantería de marina Aniceto León asciende a Capitán y pasa destinado al XXII Batallón.

El 17 de noviembre, la 94º Brigada sale hacia Villareal (Castellón), 40 Km al Norte de Puig, a intensificar el adiestramiento.

El 18 de noviembre, asciende a Teniente de infantería de marina Manuel Montaner pasando a transmisiones del XXIV Batallón.

El Teniente de Infantería de marina Esteban Molinero sale con el VIII Batallón a incorporarse a la 95º Brigada que estaba en Balbona con una sección de ametralladoras, llegando a Puzol asciende a Capitán y pasa a mandar la 3º compañía del VIII Batallón de la 95ºBrigada continuando a Casas Bajas (Teruel) donde es hospitalizado por el choque de dos camiones en Valencia.

Asciende a Teniente de infantería de marina Santiago Devesa Paredes pasando al XXI Batallón.

El 21 de noviembre, el Comandante de Infantería de marina Francisco Ruiz Gutiérrez, de la 95º Brigada, estando en  Puzol (Valencia) marcha a Cartagena por enfermo.

El Teniente de Infantería de marina Manuel de los Reyes asciende a Capitán y pasa a la 1ºcompañía del XXII Batallón en Mazarrón.

El Sargento de Infantería de marina Antonio Valverde es dado de alta, asciende a Teniente y pasa al XXIV Batallón en Mazarrón, vuelve a caer enfermo otros 5 meses, degradado a Sargento y acabando en el XVI Batallón en Puerto de Mazarrón.

El 26 de noviembre, El teniente de artillería Manuel Blanco es destinado a la Batería de El Jorel.

El 27 de noviembre, el Capitán de Infantería de marina Tomás Martín marcha a Cartagena al XXII Batallón en Corvera – Puerto de Mazarrón.

El 30 de noviembre, el Teniente de Artillería Valentín López vuelve a su puesto anterior en el Arsenal, como recepción de material de guerra.

El 1 de diciembre, la 95º  Brigada marcha hacia Salvacañete (Cuenca), a 115 Km al NO de Puzol.

La 94º Brigada marcha hacia Libros (Teruel), a 97 Km al Oeste de Villareal, llegando de noche y alojados en parideras de ganado ovino. El Puesto de mando lo instalaron en la escuela del pueblo.

El comandante de infantería de marina Manuel Gómez es pasaportado a Libros (Teruel) para formar parte de la 94º Brigada.

Hasta finales de julio del 38 el Comandante Siminiani del 6º Regimiento de Artillería Ligera fue nombrado Jefe del Parque del Ejército de Extremadura.

El Capitán de Artillería Juan Trejo es dado de alta y destinado a la 23ª División en Ugijar, como encargado de municionamiento, pero la el día 7 es detenido y encarcelado por desafección, derrotismo y alta traición en Baza, hasta el día 4 de agosto del 38 que lo trasladan a la cárcel de Murcia hasta el final de la guerra.

El Capitán de Infantería de marina José Quesada sale con la 94º Brigada para Libros (Teruel), cae enfermo y acaba en Cartagena.

El Teniente de Infantería de marina Juan Torres, con la 94º Brigada marcha a Libros (Teruel)..

El 2 de diciembre, la 94º Brigada recibe el resto del armamento que le faltaba, fusiles y ametralladoras, que los maestros armeros de los Batallones desengrasaron y repartieron entre los Batallones que les faltaba, realizando el día siguiente prácticas de tiro con el mismo.

El Capitán de Artillería de la Armada Octavio San Martín consigue mediante un permiso para ir a Valencia continuar viaje hacia Barcelona y Figueras, desde allí a pie a Francia, pasando la frontera. Presentándose el día 9 al Comandante de Marina Nacional de San Sebastián.

El parte que le da a los nacionales fue muy amplio en cuanto a la situación de los barcos de la flota roja y su armamento, producciones militares en Cartagena y comarca, polvorines de la Algameca, oro del banco de España, así como la situación en Barcelona en esas fechas.

Asciende a Teniente de Infantería de marina Francisco Selva Manchón, pasando a la 4º compañía del IV Batallón de la 151º Brigada.

El Teniente de infantería de marina Antonio Morata es degradado a Sargento quedando sin efecto las habilitaciones que tenía, hasta el día 30 que lo vuelven a ascender.

El 4 de diciembre, el Capitán de infantería de marina Adolfo García Mateo pasa al XXI Batallón.

El 5 de diciembre, el teniente de artillería Paulino Benito es destinado a Barcelona y de ahí al frente de Teruel.

El 6 de diciembre.- la 151º Brigada está en Alfambra (Teruel), 25 Km al Norte de Teruel.

El Capitán de infantería de marina Mariano Egea Rojo toma el mando accidental del I Batallón de la 151º Brigada.

El Comandante de Infantería de marina Enrique Ardois es destinado al Regimiento Naval nº1 donde hace su presentación el día 16 y se le nombra profesor de la Escuela Naval Popular, sección de Infantería de Marina.

El Oficial 1º Manuel Fando pasa a la Ayudantía Mayor del Arsenal como jefe del DETALL.

El 9 de diciembre, el capitán de infantería de Marina José Aliaga de la 95º Brigada es destinado a Cartagena pasando destinado al XIX Batallón en Canteras.

el Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona acaba en la 94º Brigada en Libros (Teruel), incorporada a la 34º Divión del XVIII Cuerpo de Ejército.

El 11 de diciembre, el Comandante de Infantería de marina Leoncio de la Torre, jefe del VIII Batallón de la 95º Brigada ordenó salir en camiones para Casas Altas (Teruel) – Salvacañete (Cuenca) – pasando el Teniente Ginés Munuera al destino de PLM de la Brigada, que seguía al mando de Juan Luque.

El 13 de diciembre, el teniente de infantería de Marina Pedro Egea pasa a Salvacañete (Cuenca).

El Comandante de Infantería de marina Blas Marzal con la 94º Brigada marcha a Libros (Teruel), no llegando a operar sobre Teruel el 16 de diciembre del 37 porque una vez hecho el cerco, en la zona SUR donde ellos estaban no había nacionales, que se habían replegado sobre la Plaza.

El Teniente de Infantería de marina Diego Cayuela es destinado al mando de la 1ºcompañía del I Batallón de la 151ºBrigada en el frente de Alfambra, sector de Teruel, hasta el día 6 de febrero del 38 que es evacuado por enfermo a Cartagena.

El 14 de diciembre, la 94º Brigada parte hacia Loma Gorda, a 10 Km al Norte de Libros y a 10 al SO de Teruel, sería la base de partida para operar sobre Teruel. Encuadrados en la 34º División mandada por el Comandante de Milicias Mayor Etelvino Vega. La División la encuadraban las Brigadas 94º de Infantería de marina, la 68º comunista y la 116º socialista. Una vez llegados a Loma Gorda cada Batallón ocupó su sitio para pasar la noche y a la madrugada cumplir sus objetivos establecidos. En ella iba el Teniente de Infantería de marina Fernando Bravo.

El día 15 de diciembre del 37 comienza la ofensiva en Teruel

El 15 de diciembre, al amanecer, dos batallones de la 95º Brigada marchan a sus objetivos cercanos a Teruel, cumpliéndolos uno de ellos y el otro no llegó.

El Teniente de Infantería de marina Salvador Martínez asciende a Capitán y pasa destinado como Ayudante de la 151º Brigada.

El 16 de diciembre, se mueven los otros dos batallones de la 95º Brigada, ocupando el que faltó el día anterior y los ordenados específicamente a ellos, facilitando así el acceso a la Muela de Teruel, a 7 Km de Loma Gorda y a 3 Km de Teruel.

El Teniente de Artillería Jesús Martínez se encuentra junto al Teniente Vicente Camilleri mandando piezas aisladas por el frente de Buñas y en el Alto de Celadas, la documentación se guardaba en el pueblo de Perales de Alfambra y los sitios donde actuaban los ordenaba directamente el jefe de la 22º Brigada Mixta Jorge Ibón de la Barberá.

El Teniente de Infantería de marina Ildefonso González, estando en la Muela de Aragón pierde contacto con su Batallón, es localizado y llevado al Centro de recuperación de Torcal (Teruel) donde lo desarman y dejan unos días, es mandado al frente con otras fuerzas, operando y ante otro repliegue vuelve a ser detenido, degradado a Soldado y mandado a su Unidad de origen (la 94ºBrigada) acampados en un olivar en las cercanías de San Mateo, de ahí a Almanzora recuperando el grado de Teniente, llegando el 8 de marzo del 38 a Cartagena.

El 17 de diciembre, el Capitán de infantería de marina Francisco Hernández se hace cargo de la 2º compañía del VIII Batallón de la 95º Brigada.

El 18 de diciembre, a las 5 de la tarde, finalizó el ascenso a La Muela de Teruel en una operación conjunta de la 94º Brigada y de la 68º Brigada.

El Teniente de infantería de marina Luis Pérez Jover pasa a la 1º compañía del XX Batallón.

El 19 de diciembre, el Coronel Hernández Saravia ordena se ataque Teruel. La 94º Brigada llega al extremo de La Muela, que cae casi en cortado a pico sobre la vía de ferrocarril, estableciendo una primera línea sobre el borde de la meseta.

El 20 de diciembre, se ordena el relevo de las Divisiones 34º y 68º, pasando a reserva en Rubiales, a 15 Km al SO de Teruel. Allí se les ordenó un ataque nocturno que no prosperó por premura de tiempo.

En las operaciones efectuadas en el Frente de Teruel resulta herido el Teniente de infantería de marina Alfonso Manzano Ros.

El 21 de diciembre, llaman al jefe de la 94º Brigada, Teniente Coronel Balibrea, a una reunión en el Puesto de Mando, pero se presenta y no encuentra a nadie en el sitio acordado, volviendo a su asentamiento.

El Capitán de Infantería de marina Moisés Carmona asciende a Comandante.

El 22 de diciembre, la 95º Brigada pasa a Rubiales (Pico del Zorro), a 28 Km al NE de Salvacañete, entrando en trincheras.

El Batallón del Comandante de Infantería de marina Blas Marzal pasa a Loma Gorda, pasando esa noche enfermo a Libros (Teruel) y evacuado a Cartagena.

Se toma Teruel por los republicanos no tomando parte ninguna Brigada de Infantería de marina.

El Capitán de Infantería de marina Antonio Martínez Sánchez pasa a Teruel hasta el día 4 de abril del 38 que vuelve a Cartagena, a Cabo de Palos.

La 95º Brigada releva a la 83º Brigada entrando de trincheras uno o dos Batallones en Rubiales.

El Cabo de Infantería de marina Gaspar Costa, con la 95º Brigada entra en trincheras en Teruel. El día 29 es herido y evacuado a Cartagena.

El 23 de diciembre, el Teniente de Infantería de marina Gregorio Inglés pasa con la 94º Brigada a Libros (Teruel), tomando parte en la últimas operaciones como Batallón de reserva, el día 30 de diciembre cae enfermo e ingresado en el hospital de Libros.

El 24 de diciembre, el Teniente Salvador García del 6º Regimiento de Artillería Ligera se incorpora a la 10ª Batería en el Cabo Santa Pola.

El 25 de diciembre, el Sargento de Infantería de marina Rafael Ariza con el VIII Batallón de la 95ºBrigada toman posiciones en los Morrones (Teruel).

Después de un bombardeo a la 95º Brigada, se reorganizó en Utiel, pasando a Maella hasta el 1 de marzo del 38.

El 27 de diciembre, la 95º brigada, con los tenientes de infantería de Marina Pedro Egea, Gabriel Bastida, Antonio Hernández y el auxiliar Manuel López, pasa a las posiciones del frente de Teruel en Los Morrones relevando a la 83º Brigada que ocupaba posiciones entre La Pedriza y Los Morrones en el Sector de Campillo San Blas, a 7 Km al Oeste de Teruel y 6 Km entre ellos.

El Capitán de Infantería de marina Juan Martínez vuelve al Regimiento Naval nº1 hasta que el día 31 de enero del 38 es expulsado del mismo.

El 29 de diciembre.- la 95º Brigada es atacada replegándose a Villastar de trincheras, a 10 Km al Sur de Teruel, siendo relevada por la 16º Brigada.

El Capitán de infantería de marina Esteban Molinero es dado de alta y se incorpora en Villastar a la 95º Brigada en trincheras. Son relevados por la 94º Brigada, pasando la mayoría de los jefes por enfermos, se hizo cargo del Batallón entregándolo al Capitán Pérez Alarcón, volviendo él a la compañía de ametralladoras.

En las operaciones efectuadas en el frente de Teruel por la 95º Brigada desertan los Capitanes de infantería de marina Antonio López Martínez, Escolástico Llamas Abadía y el Teniente de infantería de marina Basilio Truque.

Los nacionales inician una ofensiva para recuperar Teruel, donde los asaltantes pasan a ser los sitiados, las Divisiones 41º y 64º abandonan el frente desordenadamente, y con gran urgencia la 34º División se envía para ocupar y defender Loma Gorda, porque el enemigo había llegado a la Muela de Teruel.

El 30 de diciembre,  el Capitán de Artillería José Cervera es trasladado al campo de trabajo de Totana.

El Teniente de Infantería de marina Francisco Saura cae enfermo y evacuado a Cartagena, siendo alta de dos meses de licencia el 17 de febrero del 38, volviendo como Ayudante del XIV Batallón de la Plaza, haciendo un curso en la Escuela Naval.

El Teniente de infantería de marina Amadeu Deu pasa a Transmisiones de la 94º Brigada.

LEYENDA ASENTAMIENTO UNIDADES EN 1938 y 1939
AGRAMUNT180FUENDETODOS168PUIGCERDA189
AGUATON161GANDESA165RUBIALES115
AITONA170GERONA190RUBI184
ALBACETE147ISLA DE GRACIA163SABADELL183
ALFAMBRA120JAEN35SAGUNTO66
ALICANTE144JUNEDA174SEGORBE106
ALMANSA63LA GRANADELLA172SERÓ178
ALMERIA15LA HOZ DE LA VIEJA198SEROS169
AMPOSTA164LA JUNQUERA193SEU D,URGEL187
AMPURIAS191LE PERTHUS194SIERRA DE JAVALAMBRE157
ARCHENA142LERIDA175SILLA148
ARTESA DE SEGRE180LINARES27TALAVERA DE LA REINA137
AZUARA167LOS CABEZOS160TARRAGONA173
BAILEN134MADRID93TARRASA185
BALAGUER176MAELLA166TERUEL65
BARCELONA186MANZANERA156TOLEDO139
BELCHITE129MAZARRON104TORREGROSA171
BUÑOL150MONTALBAN197TORTOSA64
BURJASOT149MONTEAGUDO200TREMP182
BUSTARVIEJO140MURCIA143UTIEL151
CANREDONDO141OCAÑA72UTRILLAS199
CASPE131PEÑARROYA133VALENCIA68
CASTELLON154POBLA DE SEGUR181VALL DE UXO153
CEDRILLAS158POLAN138VALLFOGONA DE BALAGUER177
CHILCHES152PONTS190VILLAFAMES155
CIUDAD REAL136PORT BOU195VILLARREAL107
COLOMERA60POZOBLANCO17VILLASTAR114
ELDA145PRAT DE CADI188VILLEL113
ESCORIHUELA159PUEBLA DE HIJAR130VILLENA146
FIGUERAS192PUERTOLLANO135VINAROZ179

El 31 de diciembre, la 34º División ataca la Muela de Teruel, realizando ofensivas en el eje Carrascalejo, tomando posiciones en Loma Gorda organizando su defensa.

El Teniente de Infantería de marina Juan Torres, con la 94º Brigada toma parte en las operaciones sobre La Muela de Villastar.

El Comandante de infantería de marina Blas Marzal, tras las operaciones en Teruel, resultó enfermo por quebrantamiento.

El día 1 de enero del 38, el personal de la 23ª Batería republicana mandada por el Capitán Rubio Manzanares se convierte en la Base de creación del Parque del Ejército de Extremadura, trasladándose a Puertollano en febrero del 39.

En enero del 38, el Teniente Fernández Marín es vuelto a destinar a Cartagena, haciéndose cargo de la Batería de Cabo Negrete del Regimiento de Costa nº3, ascendiendo a Capitán al poco tiempo y haciéndose cargo de la Batería de Conejos.

El teniente Hurtado es destinado a la Comandancia Principal de Artillería del VIII C.E. con el cargo de pagador.

El capitán de artillería Antonio Carrillo es destinado a Barcelona, a la batería AAA de Monte Carmelo.

La batería que estaba destinado el teniente de artillería Paulino Benito es relevada por fuerzas francesas y él pasó destinado a la DECA de Gerona.

En Barajas se realiza un curso para jefes de Brigada, asisten unos 20, siendo uno de ellos el comandante de infantería Andres Vivo.

Se crea el CRIM (Centro de Reclutamiento, Instrucción y Movilización) en Murcia y el Teniente de Artillería Manuel Feito cesa como pagador.

El Teniente de Artillería Antonio Moya es destinado a una Batería de Costa de Valencia, marchando a Santa Pola (Alicante) a la Agrupación SUR, y más tarde a una Batería pesada en el Sector de Vinaroz por 15 días.

El Teniente de Artillería José Toro pasa destinado a San Julián.

El Teniente de Infantería de marina Leopoldo Alonso es destinado a la 3º compañía del XIV Batallón en Cartagena.

El Sargento de Infantería de marina Jesús Souto asciende a Teniente y pasa destinado a la 1ºcompañía del IV Batallón de la 151ºBrigada.

El Sargento de Infantería de marina Fernando García Moreno asciende a Teniente y pasaportado a Rubiales (Teruel).

El Teniente de infantería de marina Leopoldo Alonso es destinado a la 3º compañía del XIV Batallón.

El 2 de enero, la 95º Brigada pasa a Rubiales, a 10 Km al Oeste de Villastar. En ella van el teniente Gabriel Bastida y el auxiliar Manuel López.

El Capitán de Infantería de marina Alfonso Manzano cae enfermo y evacuado a Cartagena, dado de alta es incorporado a la 94º Brigada en Barcelona, no pudiendo incorporarse por avance del enemigo, mandado al XIV Batallón en la Plaza.

El 3 de enero, la 94º Brigada de infantería de Marina es mandada a Caspe y Maella (Zaragoza), a 135 Km NE de Teruel, en reserva por varios días.

El 5 de enero, el Teniente de Artillería Francisco Díaz pasa destinado a la 515ºBatería Atalayón.

El Sargento de Infantería de marina Juan Rodríguez asciende a Teniente e ingresa en la Escuela Naval Popular, sección de Infantería de marina.

El Sargento de Infantería de marina Felipe García, asciende a Teniente y pasa a Valencia y Begijar, acabando en el XIX Batallón de Alicante. El XIX Batallón se transforma en el XV Batallón.

El Comandante de Infantería de marina Nicolás Llobregat es relevado de la Subsecretaría de Marina por el Comandante Antonio García Viñas, regresando a Cartagena, hasta el día 8 de mayo del 38 que causa baja por cumplir 60 años.

El Sargento de Infantería de marina Juan Pedro Rodríguez ingresa en la Escuela Naval, hasta el día 25 de julio que asciende a Teniente y pasa al XVIII Batallón en Guardamar.

El 6 de enero, el teniente de infantería de Marina Pedro Egea pasa al hospital de Valencia donde salió con 20 días de permiso para Totana.

El 7 de enero.- la 151º Brigada sigue en Alfambra (Teruel).

El 8 de enero, trasladan a Valencia a los presos condenados a 30 años de reclusión para hacer un canje de prisioneros, pero al final solo lo hacen 31 personas. Entre los que viajaron estaban los Capitanes Alarcón, Hilla, Monet y los tenientes Aznar y Alarcón.

El Teniente de Infantería de marina Ginés Munuera cae enfermo acabando en el hospital de Cartagena por 2-3 meses.

El Teniente de infantería de marina Leandro Bermúdez ingresa en el hospital naval como herido de guerra.

El 9 de enero, El XIX Batallón de Canteras es trasladado a Corbera.

El 10 de enero, la 95º Brigada pasa a Villel,  10 Km al SE de Rubiales.

El Comandante de Infantería de marina Moisés Carmona sale con su IX Batallón hacia el Cerro Perdigón ocupando tres cotas el día 13.

El Teniente de infantería de marina Juan Ramón Vera es degradado a Cabo perdiendo todas las habilitaciones.

El Capitán de Infantería de marina Manuel Pérez Alarcón es destinado a la 95º Brigada que estaba en Villel (Teruel) de reserva, cuando se incorporó fingió enfermedad volviendo el día 10 de marzo del 38 al hospital de Cartagena.

El 12 de enero, el Comandante de Infantería de marina Francisco Ruiz Gutiérrez tiene el mando del XXI Batallón del Regimiento Naval nº1 en Torrevieja hasta el día 30 de marzo del 38.

El Capitán de infantería de marina Aniceto León pasa a la 2º compañía del XXI Batallón.

El 13 de enero, el Comandante de Infantería de marina Antonio Berrocal pasa al VII Batallón de la 95º Brigada que estaba en Villel, solo 48 horas, resultando inútil para campaña y destinado al Campo de Instrucción nº2 en el Algar.

El 15 de enero, el Sargento de Infantería de marina Francisco Cánovas Espín, con el I Batallón de la 151º Brigada pasa al Cerro del Radal, a 2 km del frente.

El Teniente de Infantería de marina Fernando García Moreno pasa con su Batallón de a 94º Brigada a Villastar en trincheras un mes.

El Capitán de Infantería de marina Gregorio Inglés es dado de alta y se presenta en su Batallón de la 94º Brigada en Villastar hasta finales de mes.

El Comandante de Infantería de marina Blas Marzal es alta médica y toma el mando del XIV Batallón de Cartagena.

El Teniente de Infantería de marina José Sánchez Ávila es dado de alta y mandado al Batallón de Mazarrón, incorporándose a la compañía de ametralladoras y a víveres.

El Sargento de Infantería de marina Antonio Nieto vuelve a la 95º Brigada, con la información de que los marxistas querían fusilar a varios jefes de la misma.

El Capitán de Infantería de marina Emilio López de Ávila acaba en la escuela naval popular como Ayudante de profesor en la sección de Infantería de marina.

El 16 de enero, la 95º Brigada vuelve a Rubiales, a 10 Km.

El 18 de enero, el Sargento de Infantería de marina Jesús Jordán es mandado a Cartagena a hacer un curso ascendiéndolo a Teniente.

El 22 de enero, el Comandante de infantería de marina Blas Marzal pasa como profesor interino en la sección de infantería de marina en la Escuela Naval Popular, sin desatender su destino en el Regimiento Naval nº1.

El 23 de enero, el Capitán de infantería de marina Eduardo de la Cotera sale para Málaga con la compañía de ametralladoras del I Batallón, regresando el día 7 de febrero.

El 25 de enero, el Teniente de Infantería de marina Domingo Sánchez es herido y pasa por varios hospitales, acabando en el de Cartagena el día 4 de abril del 38.

El 16 de enero, el IX Batallón de la 94º Brigada está en Peñagorda relevando al X Batallón.

El 24 de enero, el IX Batallón de la 94º Brigada está en Muela de Villastar, relevando de nuevo al X Batallón.

El 25 de enero, en la 95ºBrigada va a Hijar (Teruel) hasta el día 7 de febrero que pasa el Teniente de Infantería de marina Francisco Blanco a la guardia de arsenales.

El Teniente de Infantería de marina Domingo Sánchez cae herido y evacuado a Cartagena, acabando en el XVIII Batallón hasta el día 4 de abril del 38.

El 26 de enero, el Teniente de Artillería Gregorio López es ascendido a Capitán y destinado a Cartagena al mando de la 6ºBatería del frente izquierdo.

El 28 de enero, la 95º Brigada marcha a Villastar, a 10 Km al Este de Rubielos.

El Comandante de Infantería de marina Moisés Carmona toma el mando del IX Batallón de la 94º Brigada en Villastar (Teruel).

El 30 de enero, el Teniente de Artillería Jesús Martínez es mandado al pueblo de Aguilar de Alfambra, y trasladando la pieza que permanecía frente a la posición de Bueñas al pueblo de Aguilar, quedando de descanso.

El IX Batallón de la 94º Brigada es relevado del Cerro por Carabineros de la 222º Brigada, pasando al Arroyo de Villel reuniéndose con el resto de la Brigada.

El Teniente de Infantería de marina Fernando Devesa, con la 94º Brigada en Tembleque queda hospitalizado. Cuando le dieron el alta no pudo incorporarse a su Unidad que estaba en Seu de Urgel, volviendo a Cartagena a la compañía de depósitos.

El 31 de enero, al XIII C.E. le agregaron la 27ª División para atravesar Sierra Colomera por Aguatón y atacar los Cabezos y de esta forma amenazar las comunicaciones de Zaragoza con Teruel.

El II Batallón de la 94º Brigada, el Sargento de Infantería de marina Manuel Devesa asciende a Teniente y pasa como Ayudante del II Batallón, marchando a Alcañiz – Aliaga – Segura de Baños de reserva.

El 1 de febrero, la 95º Brigada marcha hacia el Norte dirección a Puebla de Hijar y Zuera (Zaragoza).

El Teniente de Infantería de marina Eloy Miñana, con la 95º Brigada sale a Zaragoza, siendo atacados en Herrera de los Navarros, a 45 Km al Sur de Zaragoza, retirándose a la desbandada, reorganizándose en los pueblos de Azuara y Fuendetodos, y mandados a Guadix de la Sierra (Madrid), llegando el día 1 de abril del 38, pasando a la 94º Brigada.

El Capitán de Infantería de marina Miguel San Valero lo pasaportan a la 95º Brigada que estaba en Azuara (Zaragoza), donde son desarmados y mandados a Cartagena, acabando en el XVIII Batallón de Guardamar.

El teniente Martínez Pallares es destinado desde Jaén a la Escuela Popular de Guerra a realizar un curso de perfeccionamiento en Paterna, acabando dicho curso en abril del 38.

El Capitán de Infantería de marina Juan López es destinado al XV Batallón en Puerto de Mazarrón.

El Teniente de Infantería de marina Santiago Devesa es destinado a Barcelona con el IV Batallón de la 151ºBrigada por 4 meses en la fabricación de barcas para el Ebro cuando la ofensiva.

El 2 de febrero, el Comandante de Infantería de marina Moisés Carmona se traslada con su IX Batallón a Alcañiz en camión.

El Teniente de Infantería de marina Juan Villa sigue en la 94º Brigada en Alcañiz, a 60 Km NE de Montalbán, y Minas de Segura, hasta que el día 9 de marzo es herido de metralla, acabando el día 4 de abril en Cartagena destinado en el XVIII Batallón en la Aljorra.

El 5 de febrero, la 151º Brigada, ante un ataque nacional todos corren a la desbandada hacia Monteagudo del Castillo (Teruel) y Escorihuela, a 20 Km al SE de Alfambra.

En las operaciones efectuadas en el frente de Levante resultan heridos el Capitán de infantería de marina Ramón García y los Tenientes de Infantería de marina Julián Casado y Antonio Segura. Muerto el Capitán Emilio Casteló. Desaparecidos los Capitanes José Sánchez Muros (de la 2º compañía del I Batallón de la 151º Brigada), Mariano Egea y Antonio Meroño Victoria.

El Teniente de Artillería José Cuesta sale destinado a la COPA (Centro de Organización Permanente de Artillería) de Almansa.

Los nacionales atacan la zona del XIII Cuerpo de Ejército consiguiendo el derrumbe del frente del rio Alfambra, debiendo trasladar el Puesto de Mando a Cedrillas. En una visita posterior del General Rojo y con motivo de esta derrota, fue trasladado el TCOL de infantería Balibrea al E.M. del Ejercito de Levante, y que al fusionarse el ejército de maniobras con el de Levante, quedó como jefe de la primera sección en misiones burocráticas hasta el fin de la guerra.

Los nacionales hacen una ofensiva a las posiciones del VI batallón de la 151º Brigada de infantería de Marina haciéndoles retirarse a Escorihuela y al día siguiente a Monteagudo del Castillo (Teruel). Iba en ella el teniente José Almela.

Ante un ataque nacional al Batallón de la 151º Brigada donde iba el Capitán de Infantería de marina Guillermo de Juan, el Comandante Joaquín Lascuarin ordenó retirada, dejando abandonado el armamento y municiones.

Por este motivo se desarmó al Comandante del Batallón y a todos los oficiales en Monteagudo del Castillo, mandándolos a Cartagena expedientados el día 20, quedando detenidos en Casa Grande.

El Capitán de Infantería de marina Luis Nieto, tras una gran derrota a su Batallón de la 151º Brigada, a 150 km de Teruel, los desarmaron en Cedrillas y mandaron a Cartagena.

El Capitán de Infantería de Marina Mariano Egea en una retirada se escondió y pasó a los nacionales.

El 6 de febrero.- la 151º Brigada de infantería de marina, ocasionó por negligencia, muchas pérdidas republicanas, la retiraron a Monteagudo para depurar y reconstruir.  A los dos días pasó a reserva del Ejército del Este.

El Comandante de Infantería de marina Joaquín Lascuarain al mando del II Batallón de la 151º Brigada relevó a la 22º Brigada roja. Tras una retirada escandalosa, desarmaron a su Batallón y a los Oficiales los dejaron pendientes de juicio, llegando a Monteagudo, entregando el mando al Capitán José Rodríguez García.

El Sargento de Infantería de marina Julián Casado vuelve a Cartagena ascendiendo a Teniente.

El Capitán de Infantería de marina José Quesada se reincorpora ala 94º Brigada en Alcañiz.

La 95º Brigada donde va el Teniente de Infantería de marina Francisco Ruiz está en la Zona de Alcañiz (Zaragoza) tres días, donde es herido y evacuado a Cartagena.

El 7 de febrero, la 95º Brigada es atacada en Herrera de los Navarros, a 30 Km al SO de Belchite (Zaragoza), retirándose a Azuara y Fuendetodos, a 20 Km en dirección a Belchite.

El Capitán de Infantería de marina Enrique Aguirre marcha con la 95º Brigada por Herrera de los Navarros (Zaragoza).

El Teniente de Infantería de marina Jaime Roig estaba en Herrera de los Navarros con la 4º compañía del VIII Batallón de la 95º Brigada cuando fueron copados por la caballería nacional, pasándose todos sus soldados a las filas nacionales.

  • Jefe de la Brigada: Vicente Alonso
  • Comandantes de los Batallones:
    • V: Sánchez Ferrer
    • VI: Calleja
    • VII: Deceles
    • VIII: Capitán Molinero
  • Capitán de su compañía: Patricio Moreno
  • Tenientes en su Compañía: Manuel González Saura

Fallece en combate el Teniente de infantería de marina Gabriel Navarro y herido el Teniente Salvador Durán.

Los Capitanes de infantería de marina José Nicolich, Antonio Pozo y el Teniente Francisco Saura son agregados al XIV Batallón.

El Teniente de infantería de marina Ginés Munuera es destinado al XIV Batallón.

El 8 de febrero, la 151º Brigada pasa al Pobo (Teruel), a 7 Km de Monteagudo, donde se realizan las detenciones de toda la oficialidad, llegando personal desde Cartagena para su relevo y traslado, pasando a los pocos días como reserva del Ejército del Este.

El Teniente de Infantería de marina José Almela es detenido en el Pobo con motivo con la retirada que se hizo en Palomera, regresando a Cartagena en esa situación, acabando en Casa Grande a disposición del jefe de la Base.

Ante una ofensiva nacional, el Teniente de Infantería de marina José Aroca, del IV Batallón de la 151º Brigada se retiran a Pobo (Teruel) y de ahí a Cartagena al Campamento de Casa Grande arrestado junto a otros.

Todos los jefes y oficiales de la 151º Brigada, donde va el Teniente de Infantería de marina Jesús Souto van arrestados a Cartagena al campamento Casa Grande.

la 95º Brigada de infantería de Marina pasa a Maella. En ella iba el teniente Gabriel Bastida.

La 95º Brigada se retira a Maella (Zaragoza), a 90 Km al Este de Azuara.

El IX Batallón se traslada a Aliaga.

La pieza que mandaba el Teniente de Artillería Vicente Camilleri se manda ordenada por el jefe de la 22ºBrigada Mixta a la 74ºDivisión Mixta en Sierra de Palomera.

El Teniente de Infantería de marina José Aparicio, como consecuencia del derrumbe del Frente de Teruel, toda la oficialidad de la 151º Brigada fueron llevados detenidos a Cartagena por un mes en un campamento.

El 11 de febrero, el Teniente de Infantería de marina José Paredes marchó a recoger el personal de la 151º Brigada sin armamento del Frente de Teruel, volviendo el día 26 y a las órdenes del Teniente Coronel Gamboa.

El 12 de febrero, el Teniente de infantería de marina Leandro Bermúdez es pasaportado al frente a incorporarse a la 94º Brigada.

El 13 de febrero, el IX Batallón se traslada a Baños de Segura, donde se concentró de nuevo toda la 94º Brigada para una operación.

El 14 de febrero, la 94º Brigada pasa a Montalbán (Teruel), a 80 Km SO de Caspe.

Es destinado el Capitán Salguero del Regimiento de Costa nº3 como jefe del servicio de la DECA (Defensa Especial Contra Aeronaves) en Cartagena.

El Teniente de Artillería Florentino Fuentes es dado de alta del hospital y destinado a Mancha Real y Jaén.

El Teniente de Artillería Francisco García marcha a Valencia para instruir reclutas en el 5º Regimiento ligero de Artillería en el pueblo de Algemesí hasta el día 5 de abril del 38.

Operó la 94º Brigada, debiendo el IX Batallón atacar por retaguardia un pinar a poniente de Segura de Baños, coparlo, fortificarlo, dejar allí una de sus compañías y tomar otras dos posiciones, estableciendo una línea de contención entre las tres posiciones.

El Teniente de infantería de marina Salvador Sánchez Roca marcha al frente a incorporarse a la 95º Brigada.

El 15 de febrero, la 94º Brigada pasa a Baños de Segura, a 17 Km NO de Montalbán, en servicio de parapetos.

La 94º Brigada realiza un ataque sobre Villel del Rio, a 13 Km al Oeste de Montalbán, exitosamente, regresando a los pocos días a las posiciones de partida.

El Capitán de Infantería de marina Gregorio Inglés, con la 94º Brigada pasa a Villel por 6 días.

A las 8 de la mañana llegó el IX Batallón de la 94º Brigada a la primera posición, que estaba defendida por una sección de la Falange, y capturaron una Batería del 7,5 y en vez de continuar, ordenó el repliegue del Batallón para no ser copado por los nacionales de las otras dos posiciones.

El Comandante de Infantería de marina Moisés Carmona queda rezagado a propósito con uno de los prisioneros nacionales y en vez de huir se presentó en las posiciones enemigas para pasarse.

El Teniente de Artillería Manuel González va a la Escuela de Artillería de Valencia hasta el 16 de mayo del 38.

El Teniente de infantería de marina Jacinto Sevilla pasa a la compañía de ametralladoras del XXIII Batallón.

El 16 de febrero, el Capitán de infantería de marina José Paredes Zaplana es pasaportado a Barcelona comisionado.

El 17 de febrero, la 151º Brigada se reorganiza en dos Agrupaciones. El Sargento de Infantería de marina Francisco Cánovas quedó encuadrado en el I Batallón de la 1º Agrupación, marchando al pueblo de Fuecar (Teruel) por 7 días.

El Capitán de Infantería de marina Joaquín Martínez es herido y evacuado a Cartagena el día 1 de marzo.

El 18 de febrero, el Comandante de infantería de marina Gregorio Martínez pasa como Jefe de Estado Mayor de la 95º Brigada.

El 20 de febrero, la 94º Brigada luchó en Hoz de la Vieja, a 10 Km al Norte de Montalbán, y se ocupan posiciones cerca del ferrocarril minero de Utrillas, a 5 Km al Sur de Montalbán.

El 21 de febrero, los restos de la 151º Brigada marchan a Barcelona a reorganizarla al mando de José García Gamboa.

El 22 de febrero, el Capitán de infantería de marina Vicente Albiol cesa de jefe de Estado Mayor de la 94º Brigada pasando a ser Ayudante de la misma Brigada.

El 1 de marzo, se encontraba el TCOL Marcos Navarro del Regimiento de Costa nº3 a cargo de la Fábrica de cartuchería del Parque por haberse dado de baja por enfermo el TCOL Orcajo, cuando realizó el mencionado Navarro sabotaje en la producción.

Redujo la producción de 5 o 6 millones de cartuchos mensuales a un millón, alegando problemas en la adquisición de materias primas, siendo el auxiliar del almacén Higinio Capitán Moreno.

Ante la falta de materias primas aprovechó para quitar los tres turnos diarios de obreros a 8 horas, suprimiendo el de la noche y dejando los otros dos a 4 horas.

Con objeto de ampliar el sabotaje mandó a su auxiliar administrativo Luis Gilabert Pérez a que se hiciera cargo del Taller del Albujón consistente en falsear los partes semanales, indicando que solo tenían el 50 o 60 % del total real, para de este modo los jefes republicanos creyeran que disponían de mucha menos munición, alegando para ello imaginables problemas con los envases, transporte y mantenimiento.

Como sabotaje externo a la Fábrica, consiguió que no se artillera Cabo de Palos ni montara ninguna Dirección de Tiro antiaéreo en Cartagena.

Otra forma de actuar era que cuando se sabía de algún elemento de derechas que operaba en las Brigadas de los Frentes, los reclamaba para el Regimiento con el pretexto que tenían orden del Ministerio. También se repartían Tarjetas Militares como si prestaran el servicio militar en la Unidad, así se aseguraban no eran reclutados.

Se hace cargo de la batería de el Jorel el Teniente Vicente Olmedilla y encargado del economato del Regimiento de Costa nº3.

El teniente de artillería Máximo Andres pasa a mandar la batería de Santa Ana Casamentada.

El teniente de artillería Vicente Almagro es destinado al Centro de Organización Permanente de Artillería de Figueras (COPA nº2).

El Teniente de Artillería Feliciano Galache pasa a la Batería de la Parajola.

El Teniente Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes asciende a Coronel y se presenta en Cartagena para hacerse cargo del Regimiento Naval nº1, desplazando definitivamente a Baeza del mando, ofreciéndole promesas de ascensos y mandos en las Inspecciones para no alarmar a sus amigos del Frente Popular.

A partir de entonces, fue colocando personal de su cuerda en puestos clave.

Contactó con los Capitanes de Intendencia José Montoya y Antonio González de Guzmán, elementos de Falange de marina. Con Antonio Bermejo y Antonio Ramos Carratalá, enlaces de Falange civil. Al Teniente Coronel de Infantería de marina García Martín lo coloca de 2ºJefe del Regimiento. Al Capitán de Infantería de marina Manuel Pérez Alarcón (destinado al frente con la 95ºBrigada por haber sido denunciado) lo coloca como Capitán Ayudante.

En Habilitación pone a los Capitanes de Intendencia Luis Ciga Olave y Hermenegildo Fernández Delgado y Martín-Baldo. Como Oficial de víveres al Capitán Agustín Aparicio Martínez. Como Oficial de compras a Daniel Pujol Escudero. En Vestuario al Capitán López Romero.

Al depender el Regimiento, la organización, del Estado Mayor de Marina, se contaba con las garantías de:

  • Jefe de Estado Mayor: Carlos Esteban
  • Secretario: José Ruiz Ahumada
  • Jefe de personal: Emilio Rodríguez Lizon

Y más tarde con los nuevos puestos:

  • Jefe de Estado Mayor: Fernando Oliva
  • Secretario: José María de la Puerta

Cuando llega el Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes a la Base, la cabeza como jefe del movimiento radicaba en el Teniente Coronel de Artillería Marcos Navarro, jefe del Regimiento de Artillería de Costa nº3, con quien se carteaba a través del enlace Mamerto Albaladejo.

La última acción que pudo hacer Baeza antes de marchar fue ofrecer la salida de 5 Batallones expedicionarios que aceptó el alto mando.

El Regimiento Naval nº1 quedó con una plantilla oscilante de entre 4000 y 8000 hombres, no saliendo una Unidad más a los frentes.

Por la facilidad que le daban los Jefes de Estado Mayor de la Base antes citados, al Regimiento fue llegando personal derechista de confianza, y a los que no podía traer por temas burocráticos los colocaba en el XIII o XIV Batallones, únicos de los que poseían armamento. (el XIII Batallón guarnecía los Destacamentos y el XIV Batallón guarnecía la Plaza).

El Capitán de Infantería de marina Gregorio Inglés con su Batallón de la 94º Brigada es relevado por la Brigada Marcial y regresando a Baños de Segura, en donde hay una ofensiva nacional y son trasladados a Puente de Crusantos, disgregándose todo el Batallón retirándose en desbandada por la carretera de Cortes de Aragón y llegar a presentarse al Comandante Emilio Sagasta Moreno, jefe del XII Batallón, fueron recogiendo más fuerzas, acabando en Castel de Cabra, totalmente desorientados se pasaron a los nacionales a la 01:00 de la madrugada del día 14 al 15 de marzo del 38, en el pueblo de Ester cruel (con 9 soldados y 2 Sargentos).

El 3 de marzo, al Comandante de infantería de marina Gregorio Martínez se le nombra jefe del IV Batallón de la 151º Brigada.

El 5 de marzo, el Teniente de Infantería de marina Juan Torres, de la 94ºBrigada fueron relevados por Batallones de la 46ºBrigada.

El 6 de marzo, la 95º Brigada vuelve a Azuara,  90 Km al Este, entablando combate con los nacionales, la derrota fue tan grande que casi desaparece, haciendo la retirada el teniente Gabriel Bastida cae herido e ingresado en el hospital de Bonanova (Barcelona).

El Sargento de Infantería de marina Rafael Ariza, en Azuara deserta, marchándose a Albacete, es detenido y mandado a Cartagena, destinado al XVII Batallón en el Algar, sin armamento.

En las operaciones realizadas resulta como desaparecido el Teniente de infantería de marina José Martínez Ramos.

El Teniente de Infantería de marina Tomás Morales sale a incorporarse a la 95º Brigada a Maella, pasando al frente de Zaragoza hasta el día 10 de marzo del 38 que cae herido y evacuado a Barcelona y finalmente a Cartagena, acabando destinado en el XVII Batallón en Antiguones.

El 8 de marzo, el Teniente de Artillería José Cuesta es designado para la Comandancia Principal de Artillería de Guadix (Granada) hasta el final de la guerra.

El Teniente de Infantería de marina Ildefonso González es mandado al XVIII Batallón de Torrevieja como oficial de víveres hasta octubre del 38, siendo cesado y mandado a la 2ºcompañía.

El 9 de marzo.- en la Batalla de Belchite (en Fuendetodos) casi se cargan a la 95ª Brigada de infantería de Marina y fue retrocediendo derrota tras derrota.

El teniente de infantería de Marina Antonio López, en trincheras con la 95º Brigada, al ver aproximarse tres tanques nacionales a sus posiciones ordenó la retirada, siendo herido y evacuado al hospital de Cambrils, de este al de Alcora, acabando el día 5 en Cartagena.

El Teniente de Artillería Ricardo Cuevas es destinado a la COPA (Centro de Organización Permanente de Artillería) en Almansa, a cargo de una Batería de depósito que efectúan diariamente instrucción pie a tierra y de transmisiones.

El Teniente de Infantería de marina Juan Torres, de la 94ºBrigada, estando de descanso en un pueblo fueron atacados por los nacionales y cayó herido en la retirada, acabando en el hospital de Valencia.

En las operaciones efectuadas en el Frente Este desaparecen los Capitanes de infantería de marina Gregorio Inglés, Enrique Aguirre y Teniente José García Adell. Y resultan heridos los Capitanes de infantería de marina Pedro Madrid, Luis Fernando y Teniente Luis Santana.

El Teniente de infantería de marina Santiago Devesa pasa a la 2º compañía del XIV Batallón.

Marcha con el XXIII Batallón expedicionario a Sabadell el Teniente de infantería de marina Francisco Selva.

El 10 de marzo, La 95º Brigada sale hacia Maella, 75 Km al Este, a Prat de Conte, otros 25 Km al Este, acabando en La Senia, a 45 Km al SE.

El Batallón de la 95º Brigada del Teniente de Infantería de marina Fernando García Moreno es atacado y huyen hasta Maella donde cae enfermo y evacuado a Cartagena.

El Teniente de Infantería de marina José Martínez Julián lo mandan a la compañía de depósitos de la 94º Brigada en Villarobledo, de ahí a Cartagena al XV Batallón en Torrevieja.

El Capitán de Infantería de marina Manuel Pérez Alarcón es nombrado Ayudante Mayor del Regimiento Naval nº1, cargo que no fue del agrado de elementos partidarios del Coronel Baeza como por ejemplo el Comandante Blas Marzal, profesor de la Escuela Naval, que advirtió al Coronel Basilio Fuentes de que era elemento de derechas. A partir de ahí se dedicó, junto al Coronel Basilio, Vicente Trigo, Francisco García Martín y varios Soldados que hacían de enlaces con el Teniente Coronel de Artillería Marcos Navarro a fomentar las simpatías de Falange y preparar el golpe de primavera del 38.

La 94º Brigada entra en fuego, siendo herido el Teniente de Infantería de marina Manuel Devesa, evacuado el día 14 a Valencia y de ahí a Madrid.

El 11 de marzo, el Sargento de Infantería de marina Francisco Cánovas asciende a Teniente, marchando su compañía y dos más al cuartel de Fell (Barcelona) por un mes – Castellón de Ampurias (Gerona) 15 días – Tarragona 7 días – servicios de costa a Ametlla de Mar (Tarragona) 15 días – Mataró (Barcelona) de vigilancia de costas hasta el día 3 de agosto.

El Capitán de Infantería de marina Enrique Aguirre, con la 95º Brigada son atacados por caballería nacional, entregándose con 20 hombres. En las operaciones resulta herido el Teniente Gabriel Bastida.

El 12 de marzo, el Teniente de Infantería de marina José Paredes pasa a la 151º Brigada en Barcelona, a la compañía de ametralladoras que se estaba organizando, quedándose interinamente al mando del III Batallón hasta que llegó de Cartagena el Comandante Juan Maraboto.

El Capitán de Infantería de marina Fulgencio García es dado de alta y mandado a la 94º Brigada que estaba en Montalbán.

Antes del corte del Frente de Cataluña por los nacionales se manda a la 94º Brigada a Villarobledo (Albacete) y posteriormente la Sierra de Madrid para reorganizarse y completar efectivos, armas y equipos, acantonados en el pueblo de Bustarviejo.

El Teniente de Infantería de marina Fulgencio Martínez, cuando al tiempo fue a reincorporarse, la 94º Brigada estaba en Guadix de la Sierra y Bustarviejo reorganizándose, integrándose en la 1º compañía del X Batallón, en las operaciones en la Ermita de Esplá es herido de un balazo en el pecho y evacuado a Cartagena.

En esos meses, la 94º Brigada de infantería de Marina es mandada a la Sierra de Madrid, acantonados en el pueblo de Bustarviejo, para completarla y descansar. (entre otros efectivos con los restos de la 95ºBrigada).

El 13 de marzo, le dan el alta al teniente de infantería de Marina Gabriel Bastida y destinado a la 94º Brigada en Villarrobledo (Albacete).

El 14 de marzo, el Capitán de Infantería de marina Antonio García Perona pasa al Campamento del Algar, 1º compañía del Campo de instrucción nº2 del que era jefe el Comandante Antonio Berrocal.

El 15 de marzo, el Capitán de infantería de marina Ramón García emprende marcha a Barcelona a incorporarse a la 151º Brigada.

El 16 de marzo, el Teniente de Artillería Ginés Gallego asciende a Capitán y pasa a Almansa, y de ahí a Figueras.

El 17 de marzo, los Tenientes de Artillería Antonio Noguera, José Moreno, José Gómez y Pedro Madrid son designados junto a otros oficiales a Figueras (Gerona) al COPA nº1 hasta finales de mes, destinándolos a una Batería con piezas del 152 rígido para el Sector de Lérida (Tortosa).

el Teniente de Artillería Pascual Navarro, cona la Batería que mandaba el Teniente Luis García Santamaría sale para Alcañiz.

El Teniente de Infantería de marina José Aroca marcha a Cataluña con la 56ºBrigada al mando del Teniente Coronel Luis Calleja – Lérida de compañía de municionamiento, acabando escapando a Francia el día 7 de febrero por Portbou.

El Teniente de Infantería de marina Pedro Burruezo sale a Lérida con la 56ºBrigada que mandaba un Teniente Coronel de Carabineros – Segre – Villanueva de la Barca – Artesa de Segre – Alatares – Labordeta – …

El 19 de marzo, el Teniente de Artillería Florentino Fuentes asciende a Capitán y destinado al Parque de Úbeda, hospitalizado de nuevo en Úbeda y Jaén.

El Capitán de Infantería de marina Juan Maraboto asciende a Comandante y enviado al Frente de Lérida, que por su mala actuación fue degradado a Capitán y mandado a las Costas catalanas acabando en Cartagena, donde el Comandante Enrique Ardoy lo reclama para la Escuela Naval como Ayudante de profesor (jefe de estudios) hasta el final de la guerra.

El Sargento de Infantería de marina Antonio Rodríguez García marcha a Teruel donde es herido hasta junio del 38.

El 20 de marzo, el Capitán de infantería de marina José Paredes Zaplana pasa destinado a la 151º Brigada.

El Capitán de infantería de marina Adolfo García y los Tenientes de infantería de marina Juan Antón Saura, José Izquierdo, Manuel Montaner, Jacinto Sevilla, Luis Pérez Jover, Antonio Martínez Parra, Eduardo Piñana, Santiago Devesa y Salvador Durán pasan a la 151º Brigada.

El 21 de marzo, el Teniente de Infantería de marina Juan Torres es dado de alta y destinado a Cartagena al XIV Batallón de la Plaza, y a los pocos días al XIX Batallón en Torrevieja (3ºcompañía).

El 22 de marzo, el Teniente de Infantería de marina Epifanio Rodríguez sale para Amposta en Defensa de Costas.

El Teniente de Infantería de marina Manuel Montoro pasa a la 151ºBrigada que estaba de defensa de costas en Barcelona.

El 23 de marzo, la 23ª Brigada Mixta marcha a Fraga (Lérida) y Alcaraz.

El 25 de marzo, el Teniente de Artillería Jesús Martínez es destinado al Regimiento de Costa nº3, presentándose el día 28 a la 9ª Batería de Trincabotijas hasta el día 1 de enero del 39.

El 26 de marzo, el comandante de infantería Andres Vivo, recibe la orden del III Cuerpo de Ejército de que la 66º Brigada sea relevada por la 17º Brigada, haciendo el relevo sin novedad el día 27, saliendo el 28 en dirección al Pinar de Cauredondo (Guadalajara) siendo observados por una torre de vigilancia de los nacionales, por lo que fue reprendido severamente.

El 27 de marzo, el Teniente de Artillería Ricardo Cuevas es destinado a la COPA (Centro de Organización Permanente de Artillería) nº1 de Figueras, organizando la creación de la 21ºBatería.

El 28 de marzo, la 95º Brigada es disuelta, mandando los restos de la Brigada a Guadix de la Sierra (Madrid) a engrosar a la 94º Brigada en Bustarviejo (Madrid).

El teniente de infantería de Marina Pedro Egea se incorpora a la 95º Brigada mandada por el TCOL Vicente Alonso, saliendo para Guadix de la Sierra (Madrid), donde fue trasladado a la 94º Brigada mandada por el Teniente Coronel de Infantería de marina Gines Sánchez Balibrea, saliendo posteriormente para Cataluña.

El Capitán de Infantería de marina José López es destinado al almacén de vestuarios del Regimiento Naval nº1.

El Teniente de Artillería José Toro es destinado al 5ºRegimiento Ligero de Artillería como instructor de reclutas.

El Capitán de Infantería de marina José Pascual asciende a Comandante y se hace cargo del DETALL del Regimiento Naval nº1.

La 95º Brigada es considerada contraria al Frente Popular, disuelta y absorbida por la 94º Brigada, quedando el Sargento de Infantería de marina Antonio Nieto destinado en la oficina de organización.

Disuelta la 95ºBrigada, el Capitán de Infantería de marina Esteban Molinero marcha con su VIII Batallón a incorporarse en Guadix de la Sierra a la 94º Brigada, siendo destinado a la compañía de ametralladoras del II Batallón saliendo hacia los Pirineos en trincheras.

El 30 de marzo.- se envía el XXII Batallón expedicionario de infantería de Marina a Sabadell.

Ese día, los nacionales copan las posiciones de la 23ª Brigada y el teniente José Torrano, a pesar de disponer de vehículos para poder huir, es hecho prisionero y trasladado a campos de concentración de Zaragoza el 1 de abril. Pasando el 7 de abril a Santoña a una junta clasificadora, el 10 de octubre a una cárcel de Bilbao y acabando en Cartagena el 1 de mayo del 39.

El Teniente de Infantería de marina Julián Casado marcha a Cataluña – Lérida con la 56ºBrigada, pasándose a los nacionales el día 26 de diciembre del 38.

Al atacar los nacionales en el Frente de Aragón, el Capitán de Infantería de marina José Quesada con su Unidad huye en desbandada, es arrestado por otras fuerzas republicanas, hasta que fue descubierto por sus Jefes y mandado a Julvez donde estaban reorganizándose, degradado y vuelto a ascender en Abril del 38.

El Capitán de Infantería de marina Guillermo de Juan sale con su Batallón hacia Cataluña – Castellón de Ampurias (Gerona), dos meses en la 56ºBrigada en reorganización.

El Comandante de Infantería de marina Francisco Ruiz Gutiérrez pasa destinado al XIV Batallón en Cartagena.

El Teniente de Infantería de marina Jesús Souto se incorpora al V Batallón en Isla Plana, marchando con él a Rubí (Barcelona) de Ayudante del Batallón.

El Comandante de infantería de marina Blas Marzal cesa en su destino en el Regimiento Naval nº1 quedando solo como profesor en la Escuela Naval Popular.

El 31 de marzo.- se envían los Batallones expedicionarios XV y XVIII de infantería de Marina a Tarrasa, y al XVI expedicionario de infantería de Marina a Rubí.

Marchan con el XV Batallón expedicionario a Tarrasa el Capitán de infantería de marina Ginés Ortega y los Tenientes de infantería de marina Luis Zurro, José Labela y Emilio Martínez.

Marchan con el XVI Batallón expedicionario a Rubí los Tenientes de infantería de marina Hermenegildo Martín, Andrés Pastor, José Aparicio y José Aroca.

Marchan con el XXII Batallón expedicionario a Sabadell los Tenientes de infantería de marina Julián Casado, Pedro Burruezo y Diego Martínez.

El Sargento de Infantería de marina Francisco García García asciende a Teniente y destinado al XVII Batallón en el Algar, como Ayudante del Comandante Lascuarain.

El Comandante de Infantería de marina Blas Marzal pasa a la Escuela Naval hasta el día 5 de marzo del 39.

El Capitán de Infantería de marina Luis Nieto es mandado a Lérida.

El 1 de abril, el teniente Pallares es destinado al CREA (Centro de Reclutamiento Especial de Artillería) nº1 de Barcelona por unos días, pasando al frente de Tortosa con la 7ª Batería de la Reserva General por 40 días sin intervenir, volviendo al CREA nº1.

El Capitán Mateo del Regimiento de Costa nº3 es destinado a la Batería del Jorel en Cabo Tiñoso.

Al capitán de infantería de Marina José Aliaga lo destinan a los Campos de Instrucción nº 1 y 2 de el Algar, hasta que son disueltos, acabando en el Regimiento Naval nº1 en Cartagena.

El teniente de artillería Vicente Almagro es mandado al frente de Balaguer con una batería ligera.

El teniente de infantería de Marina José Almela sale con el XVI Batallón de infantería de Marina para Rubí (Cataluña), a los cuatro días para Ampurias (Gerona).

El Teniente de Artillería Antonio Noguera es destinado a la COPA (Centro de Organización Permanente de Artillería) nº 2 de Figueras hasta el día 10 de mayo del 38.

El Capitán de Infantería de marina Manuel de los Reyes marcha a Sabadell (Barcelona) – Lérida – Cartagena al XVIII Batallón en Torrevieja.

El Teniente de Infantería de marina Joaquín Vallejo es alta de nuevo pasando como instructor en el Algar y más tarde a Guardamar.

El Capitán de Infantería de marina Tomás Martín sale con el V Batallón para Tarrasa (Barcelona) – Bermeu, donde pierde 4 ametralladoras y le quitan el mando.

EL 3 DE ABRIL DE 1938 LERIDA FUE CAPTURADA POR LOS NACIONALES

El 5 de abril.- se envía el XXIII Batallón expedicionario de infantería de Marina a Sabadell  (defensa de costas con la Agrupación Norte), van en el mismo el Capitán de infantería de marina Aniceto León y el Teniente de infantería de marina Francisco Selva.

El Teniente de Artillería Ricardo Cuevas es destinado al CREA nº1 de Barcelona (Centro de reserva y especialización de artillería), sito en el cuartel de Fermín Salvoeches de Figueras, marchando a Barcelona con personal de tres Baterías (él al mando de la 2ª Batería). No llegando a incorporarse por haber salido ya al frente.

El Teniente de Artillería Francisco García marcha con los reclutas que instruía en Algemesí a Barcelona, incorporándose al CREA nº1 hasta el día 15 de mayo del 38.

El Teniente de Infantería de marina José Paredes sale para Balaguer (Lérida) y de ahí a Defensa de costas en la Estación de Sanz.

El  6 de abril del 38, desde la Jefatura de la Base Naval de Cartagena destinaron por sorpresa a Almansa a 200 hombres del Regimiento de Costa nº3 escogidos con nombres y apellidos, a Batallones disciplinarios, porque habían sido sospechosos de ser de derechas e imaginar algo turbio se estaba preparando, que tras una violenta discusión el TCOL Navarro pudo detraer de dicha lista trece de ellos, todo ello consiguió en parte desbaratar los planes que estaban urdiendo de alzarse cuando la Escuadra hubiera salido a acompañar algún convoy que suministrara armas e impedir por las Baterías de Costa que no volvieran a entrar. (uno de esos 200 soldados lo fue Ramiro Bermúdez de Castro y Sánchez).

El fin último era contactar con el Cuartel General de Franco y actuar a sus órdenes conscientes de que ellos solos no podían consolidar un Alzamiento en Cartagena.

El Capitán Alberto Meca era el encargado de llevar éstos planes a la Zona Nacional.

El Capitán de Corbeta Manuel Pasquín dio las instrucciones y rumbo para la travesía del Capitán Meca quien llevaría una clave para comunicarnos con la Zona Nacional a través de una estación de radio que el Teniente de artillería Juan Martínez Fuentes habría de instalar en el Puesto de Mando del Regimiento.

En aquellos momentos estaban enlazados con el Jefe del Regimiento Naval Basilio Fuentes, el de Aviación Emilio Entero, con el Secretario de la Base Naval Luis Ruiz de Alhucemas y el Teniente de Navío Emilio Rodríguez Navarro.

El Teniente de Infantería de marina Ginés Munuera se reincorpora al Regimiento Naval nº1 siendo destinado al XIV Batallón de la Plaza.

El Teniente de Artillería José Toro es destinado al CREA nº1 de Barcelona.

El Teniente de Infantería de marina Salvador Sánchez Roca pasa con la 94º Brigada a los Pirineos, donde es herido acabando en el hospital de Caldas de Malavella (Gerona), hasta el mes de junio que es dado de alta y devuelto a su Unidad al Puesto de Mando.

Una vez en Cartagena, el Comandante de Infantería de marina Francisco García Martín es destinado a la Escuela Popular de Marina, y al mes fue expulsado por su director Sr. Junquera, quien le dijo a Basilio que no se preocupaba lo más mínimo, siendo nombrado en su puesto el Comandante Ardois. Pasando entonces a ocupar el cargo de 2º jefe del Regimiento, organizando el XIV Batallón con personal de derechas, estando de acuerdo también el TCOL Vicente Trigo, Capitán ayudante Alarcón, TCOL Navarro, Comandante Roselló de la fuerza de asalto de Murcia.

El 8 de abril, el Teniente de Artillería Andrés Diezma es trasladado a la cárcel provisional de hombres nº3 de Madrid.

El Capitán de Infantería de marina José Nicolich es destinado al Regimiento Naval nº1, al XV Batallón hasta el final de la guerra.

El Comandante del VIII Batallón de la 94ºBrigada cae enfermo y se hace cargo del mismo el Capitán de Infantería de marina Esteban Molinero.

El 10 de abril, pocas horas antes del corte del frente de Cataluña por los nacionales, la 94º Brigada pasa a Cataluña por Tortosa (Lérida).

Al llegar la noche llegan a Agramunt (Lérida), a 120 Km al Norte de Tortosa.

El Sargento de Infantería de marina Manuel Noriega iba en la columna hasta que el día 17 de enero del 39 es hecho prisionero en las proximidades de Pons.

El Teniente de Infantería de marina Jesús Souto, con el V Batallón se encuentra en Rosas (Gerona).

El 12 de abril, la 94º Brigada sale de Agramunt a primeras horas de la tarde para llegar a Prát de Cadí, a 73 Km al Norte, entrada la noche. Lo hacen por la carretera de Artesa de Segre-Pobla de Segur, continuando hasta cerca de Seo de Urgel, estableciendo el Puesto de mando de la Brigada en Prát de Cadí.

Divide la columna en dos dirigiéndolas hacia el Oeste, continuando esa misma noche sin demora para estar al amanecer en las nuevas posiciones elegidas.

Una columna hacia el pantano de Tremp y cerca del Noguera Pallaresa, afluente del Segre, 65 Km al Oeste de Prát de Cadí, no sabiendo cuanto había avanzado el enemigo tras la caída de Lérida. Cuando llegaron el III y IV Batallón continuaron hacia el Oeste, paralelo al sur de la anterior columna.

En menos de 24 horas de la salida de Agramunt la Brigada ocupó un frente muy extenso que más tarde ocuparían dos Divisiones.

El Capitán de infantería de marina Francisco Hernández Hernández de la 95º Brigada pasa agregado al XIV Batallón.

El 13 de abril.- se envía el XVIII Batallón expedicionario de infantería de Marina a Villareal (Castellón).

El Capitán de infantería de marina José Sánchez Muros cesa en la 151º Brigada y sale con el XVIII Batallón expedicionario a Castellón.

El Teniente de infantería de marina Juan Ruiz Parra cesa en la 2º compañía del XX Batallón y marcha con la 1º compañía del XVIII Batallón expedicionario a Castellón.

Durante el mes de Abril de 1938 se crea un mando único para la “Agrupación de Batallones de Infantería de Marina que operan en Cataluña”

El teniente de infantería de Marina Antonio Hernández sale para Nules (Villareal), el 22 entra en trincheras en Torreblanca.

El Teniente de Infantería de marina Epifanio Rodríguez pasa a Benicarló con el XVIII Batallón.

El Teniente de Infantería de marina Julián Mendoza pasa a Benicarló – de retirada pasa al XVIII Batallón en Castellón – Torreblanca – Castellón.

El Teniente de Infantería de marina Domingo Sánchez marcha a Castellón en línea hasta el día 29 de abril.

El Teniente de Infantería de marina Juan Villa sale con un Batallón a Tarrasa (Barcelona), solo pudiendo llegar a Castellón.

EL 15 DE ABRIL DE 1938 LOS NACIONALES OCUPAN VINAROZ EN LA COSTA MEDITERRANEA, CORTANDO EL FRENTE DE LEVANTE DESDE ESE MOMENTO

El 14 de abril, el Teniente de Artillería Francisco Díaz es destinado a Gerona ascendido a Capitán, finge una enfermedad y no llega a presentarse.

El Capitán de Infantería de marina Gregorio Calleja, ante la disolución de la Brigada, cogió un coche y se presentó en Cartagena, donde fue destinado al XIV Batallón en la compañía de servicios auxiliares.

El Teniente de Infantería de marina Francisco Ruiz pasa a la 1º compañía del XIV Batallón mandada por José Luis Barba.

El Teniente de infantería de marina José Martínez Ramos pasa a la 3º compañía del XIV Batallón.

El 15 de abril.- El Teniente de Artillería Antonio Moya es dado de alta y se incorpora a Benicasim, pasando a Almenar – Alboraya – acabando en Santa Pola hasta el final de la guerra.

El Comandante de Infantería de marina Enrique Ardois es nombrado jefe de estudios al haber cesado por ascenso a Teniente Coronel el Comandante Francisco García Martín, que era también el 2º jefe del Regimiento Naval nº1.

  • Como profesores en esos días estaban:
    • Comandante Juan Luque
    • Blas Marzal de Táctica
    • José Sánchez Balibrea de tiro
    • Emilio López de Ávila de caballo.

Los Tenientes de Infantería de marina Juan Llamas, Domingo Sánchez, Epifanio Rodríguez y el Sargento Luis García, con el XVIII Batallón se retiran de Benicarló, pasando a Castellón, acabando todos en Guardamar hasta el final de la guerra.

El Teniente de Infantería de marina Aurelio Porras pasa al XVII Batallón en la Aljorra – Puerto de Mazarrón – el Algar – sin armamento, no actuando en marzo del 39.

El 16 de abril del 38, el Capitán Sanchís del Regimiento de Costa nº3 es destinado al Grupo fijo de Baterías de Valencia.

El Capitán de Infantería de marina Joaquín Martínez es dado de alta y pasa al XIV Batallón en Cartagena.

El 17 de abril, el Teniente de infantería de Marina Gabriel Bastida es pasaportado a Seo de Urgel con la 94º Brigada, pero al estar cortadas las comunicaciones, vuelve a Cartagena quedando en La Aljorra, compañía de ametralladoras del XVII Batallón, pasando a Mazarrón, Cabo de Palos y al Algar.

el teniente de artillería Vicente Almagro es destinado a La Casa Forestal nº1 en Seo de Urgel, donde asciende a capitán en el mes de mayo del 38.

El Sargento de Infantería de marina Ricardo Cusco, con el XVIII Batallón, sale a Levante, siendo desembarcado previo y destinado a la 4ºcompañía del XIII Batallón en Mazarrón.

El Teniente de Artillería Pascual Navarro es destinado a la DECA (Defensa Especial Contra Aeronaves), encargado de la locomoción de la Agrupación hasta el día uno de septiembre del 38.

El 18 de abril, el Teniente de Artillería José Gómez es ascendido a Capitán quedando al mando de su Batería en el Sector de Lérida.

El Teniente de infantería de marina Gabriel Bastida pasa agregado al XIV Batallón.

El Capitán de Infantería de marina Fulgencio García Martínez sale con el XVIII Batallón a Levante – Torreblanca, donde lo degradan a Sargento y al volver a Valencia lo detienen en Monte Olivete por deserción hasta el final de la guerra.

El Capitán de infantería de marina Alfonso Manzano es agregado al XIV Batallón, y el día 21 pasa a la 1º compañía del XVII Batallón.

El Capitán de infantería de marina Pedro García Gómez es agregado al XIV Batallón, y el día 21 pasa a la compañía de ametralladoras del XVII Batallón.

El Teniente de infantería de marina José Martínez Julián es agregado al XIV Batallón, y el día 21 pasa a la 3º compañía del XIX Batallón.

El 19 de abril, el Teniente de Infantería de marina José Martínez Ramos llega con el XVIII Batallón a Torreblanca entrando de trincheras – Castellón de trincheras sector Burriol – huyendo ante un ataque nacional con lo poco que quedó del Batallón a Villareal, quedándose él al mando del Batallón con poco más de setenta hombres y al ser el más antiguo marcharon a Sagunto, reuniendo allí algunos hombres más y volvieron a Cartagena con 240 hombres a Guardamar del Segura.

El Teniente de Infantería de marina Eloy Miñana, incorporado a la 94º Brigada, va a los Pirineos, proximidades de Andorra, hasta mayo del 38 que marchan a Seu de Urgel.

El Capitán de Infantería de marina Santiago Longa es alta médica y pasa a la 4ºcompañía del XVI Batallón en Mazarrón, hasta el día 2 de enero que es degradado y encarcelado en San Julián por derrotista.

El 20 de abril, el Teniente de Artillería Ricardo Cuevas pasa a formar parte de otra Agrupación de Artillería a pie que organizaba el Teniente José Manzana en la Columna Durruti.

Estando de Coronel del Regimiento Naval nº1 Basilio Fuentes, le dio el mando para organizar el XVII Batallón al Comandante Lascuarain en La Aljorra, pasando el Batallón a distintos puntos de las inmediaciones durante el resto del año 38: Puerto de Mazarrón – Antiguones – El Algar – Cabo de Palos – El Algar.

El 21 de abril, el Capitán de infantería de marina Antonio Pozo pasa a la 2º compañía del XVII Batallón.

El Teniente de infantería de marina Gabriel Bastida pasa a la compañía de ametralladoras del XVII Batallón.

El Teniente de infantería de marina Juan Torres pasa agregado al XIV Batallón.

El 22 de abril, el Capitán de Infantería de marina Alfonso Manzano pasa a la 1ºcompañía del XVII Batallón en la Aljorra.

El 23 de abril, el Teniente de infantería de marina Juan Torres pasa a la 3º compañía del XIX Batallón.

El Capitán de infantería de marina José Nicolich pasa a la 1º compañía del XV Batallón.

El Capitán de infantería de marina Francisco Hernández Hernández pasa destinado a la 2º compañía del XIX Batallón.

El 24 de abril, el Teniente de Artillería Juan Roca es destinado a la CREA (Centro de Reclutamiento Especial de Artillería) Nº2 de Valencia, al 5º Regimiento de artillería ligero.

El 26 de abril, el Capitán de Infantería de marina Ramón García recibe el alta y se incorpora a su 151ºBrigada en Barcelona, a la compañía de depósito.

El Capitán de infantería de marina José Pascual López se hace cargo de la jefatura del DETALL del Regimiento Naval nº1.

El Capitán de infantería de marina Luis Fernando García pasa agregado al XIV Batallón.

El 30 de abril, el comandante de infantería Andres Vivo le quitan el mando de la 66º Brigada y lo nombran jefe de información en el Cuartel General del III Cuerpo de Ejército.

El Capitán de Infantería de marina José Barba pasa a la 1ºcompañía del XIV Batallón en Cartagena.

El 31 de abril, la 94º Brigada pasa el Puesto de Mando adentrándolo en la montaña a un pueblecito a más de 1000 metros de altitud.

El Soldado de Infantería de marina Narciso Collell pasa al XIV Batallón en Cartagena y en diciembre a el Algar.

El Batallón del Teniente de Infantería de marina Juan Villa pasa a Villareal – Alcalá de Chisbert, donde es nombrado oficial de municionamiento – Torreblanca norte – retirándose al km.21 de la carretera de Castellón desperdigándose el Batallón, se arrestó a su Comandante, pero al siguiente ataque huyeron todos, regresando a Cartagena, arrestado en el Batallón de Guardamar.

El 1 de Mayo del 38 había un Grupo de artillería pesada de defensa de costas en Benicasim, una Batería en Gandía, la 7ª Batería en Denia y la 10ª Batería en Santa Pola.

Por negarse a afiliarse al partido comunista, el Capitán Siminiani, en agosto del 38 es destinado a la Escuela Popular de Artillería de Paterna, continuando su labor pasiva y maquinando con el Teniente Domingo Díaz López (enlace de la falange entre Murcia y Almansa) para lograr la sublevación de Almansa.

El teniente Lafuente es destinado al CREA (Centro de Reclutamiento Especial de Artillería) del Ejercito del Este en San Pedor (Barcelona).  Fue protagonista de un episodio ocurrido con el Comandante Francisco García Escobar, el cual le ordenó a su enlace que le disparara un tiro en el brazo para eludir el frente, y el teniente Lafuente lo denunció al jefe de la 23ª Brigada Antonio Sicilia y por todo lo cual fue fusilado el mencionado comandante en el pueblo de Igualada.

El teniente de artillería Paulino Benito es destinado a Puigcerdà.

El Teniente de Infantería de marina Pedro Burrieza llega con la 56º Brigada a Sida Munt – Palma del Ebro – Villalba alta – Villalba baja – La Figuera – Falset – Reus – Tarragona – Barcelona.

El Teniente de Artillería Sebastián Herrero es destinado a una Batería del III Cuerpo de Ejército en el Sector de Aranjuez.

El 2 de mayo, la Agrupación de Artillería donde iba el Teniente de Artillería Ricardo Cuevas pasó a Mataró, ocupando el cuartel Malatesta, en instrucción hasta el día 13 de diciembre.

El Capitán de Artillería José Gómez es destinado a la Batería de Cabo Negrete, pasando el día 8 de nuevo al servicio telefónico y defensa pasiva hasta el día 1 de agosto.

El Teniente de Artillería Andrés Viedma es trasladado al palacio de Lajusticia, juzgado por un tribunal popular nº2 y condenado a dos años, que al llevar tanto tiempo preso, salió en libertad en agosto del 38.

El Teniente de Infantería de marina Fernando García Moreno pasa al XVII Batallón que se forma en la Aljorra – Puerto de Mazarrón – Cartagena por dos meses – el Algar.

El 4 de mayo, el Teniente de Infantería de marina Jesús Souto, con el V Batallón se encuentra en Lérida.

El 7 de mayo, el Cabo de Infantería de marina Gaspar Costa pasa al XVIII Batallón que se encontraba en Castellón.

El 9 de mayo, el Capitán de Artillería Manuel Lozano se le conmuta la pena de cárcel con promesa de ir al frente no menos de seis meses, destinándolo a la COPA (Centro de Organización Permanente de Artillería) nº1 de Almansa a una Batería acampada en el pueblo de Torrent (Valencia).

El Capitán de infantería de marina Pedro Madrid es baja del Regimiento Naval nº1 por reemplazo por herido.

El 10 de mayo, el Teniente de Artillería Antonio Noguera es ascendido a Capitán y sale destinado para Falset y de ahí al IV Grupo de cañones del 107 que se encontraba en el Frente de Cataluña, en las inmediaciones de Sarroca por 15 días, pasando a Artillería de Lérida en descanso por 40 días.

El Teniente de infantería de marina Ildefonso González pasa a la 4º compañía del XIX Batallón.

El 13 de mayo, el Capitán de Artillería Manuel Feito sale para Madrid a tomar parte de un cursillo de delegado de campaña de la intervención civil de guerra, desempeñándolo en los Ejércitos de Madrid y en diciembre en Baza con el Ejército de Andalucía hasta el final de la guerra.

El 15 de mayo, el Teniente de Artillería Francisco García es destinado a defensa de costas a la Batería de Mongat  (Sector norte de Barcelona) hasta mediados de septiembre.

El Capitán de Artillería Ginés Gallego es trasladado al Sector de Tortosa hasta el día 16 de junio.

El Capitán de Infantería de marina Tomás Martín sale con la 4ºcompañía del V Batallón de la 56ºBrigada a Puigverd, trasladándose con las ametralladoras al VII Batallón de la misma Brigada en Azpa y más tarde a Bordete (Lérida).

El 16 de mayo, el Teniente de Artillería Manuel González va a la 10ºAgrupación de artillería de fortificación en Seo de Urgel, hasta el día 20 de diciembre, que asciende a Capitán continuando en ese destino.

El Capitán de Infantería de marina Adolfo García Mateo pasa al XIV Batallón de la plaza al mando de la compañía de ametralladoras.

El 18 de mayo, el Capitán de infantería de marina Ramón Requena pasa agregado al XIV Batallón.

El Teniente de infantería de marina Juan Ruiz Parra, regresa de Castellón y pasa a la 4º compañía del XIV Batallón.

El 19 de mayo, el Teniente de Infantería de marina José Muñoz es dado de alta por enfermo y destinado al Campo de Instrucción nº1 en Corvera como Ayudante y víveres.

El Teniente de Infantería de marina Miguel Osuna pasa al XVII Batallón en el Puerto de Mazarrón, que mandaba Joaquín Lascuarain.

El Teniente de Infantería de marina Juan Torres, su XIX Batallón en Torrevieja se convierte en el XV Batallón.

El 22 de mayo, en las operaciones de la 94º Brigada en el frente de Cataluña, resulta muerto el Teniente de infantería de marina Julio López Garrido y herido el Teniente Salvador Sánchez Roca.

El 24 de mayo, el Capitán de Infantería de marina Joaquín Martínez pasa a la 3ºcompañía del XVI Batallón en Mazarrón.

El Capitán de infantería de marina Luis Fernando García pasa a la 2º compañía del XVI Batallón.

El 26 de mayo, se formó el XVI Batallón en Mazarrón quedando el Sargento de Infantería de marina Ricardo Cusco como víveres.

El Capitán de infantería de marina José Sánchez Muro se presenta en Cartagena del frente, degradado a Sargento, perdiendo todas las habilitaciones pasando destinado al XVII Batallón.

El 27 de mayo, el Capitán de Artillería José Cervera es trasladado al Batallón de trabajos nº2 en Puerto Llano hasta el final de la guerra.

El 28 de mayo, el Capitán de Infantería de marina Alfonso Manzano (XVII Batallón) pasa a Puerto de Mazarrón – Cartagena – Algar.

El Teniente de infantería de marina Antonio Martínez Parra pasa a la 3º compañía del XVI Batallón.

El 29 de mayo, el Capitán de infantería de marina Ramón Requena pasa a la 2º compañía del XVII Batallón.

El 30 de mayo, el Comandante de infantería de marina Manuel Gómez Gómez se presenta procedente de la 94º Brigada al Regimiento Naval Nº1.

El 1 de junio, el Comandante Espá es nombrado Jefe de Instrucción del Regimiento de Costa nº3, en aquel tiempo ya estuvo en contacto con el Teniente de Carabineros Julio Rodríguez, el cual estaba en contacto con los nacionales y le propuso acciones de espionaje, que aceptó, dándole novedades por ejemplo de la puesta en marcha de la batería de Castillitos, la colocación de baterías en Pilar de la Horadada y Punta Prima, así como sectores muertos de los antiaéreos y la instalación de una torre del 30.5 del Jaime I en Sagunto. En definitiva, estuvo implicado en la organización de Falange en el ámbito de su Grupo, a las órdenes del TCOL Marcos Navarro, apoyándose en el Sargento José María Molina y Cabo Zaplana, captando adeptos entre las Baterías.

El Teniente de Artillería Eulalio Matías pasa a Defensa Local de Madrid, (Jarama – Brunete – Guadalajara).

El Teniente de Infantería de marina Leopoldo Alonso es destinado a la Guardia de Arsenales.

El 3 de junio, el Teniente de infantería de marina Leopoldo Alonso cesa en su cargo y se hace cargo de la 1º compañía del XIII Batallón.

El 4 de junio, el Teniente de Artillería Eulalio Matías asciende a Capitán y pasa al Grupo de maniobras nº2 en el Sector de Levante. Destruyó una Batería AAA con su Dirección de tiro y telémetro en Barracas, sector de Sarrión (Teruel) en retirada ocasionando que la aviación nacional pudiera bombardear a placer al Grupo de AAA en el Puerto del Rabudo.

El Capitán de infantería de marina Vicente Albiol pasa agregado al XIV Batallón de baja por enfermo.

El 5 de junio, la 94º Brigada de infantería de Marina pasa a los pirineos. El teniente José Almela con el XVI batallón llega a Torregrosa, a 17 Km al Este de Lérida, acabando en una trinchera en Vallfogona, 18 Km al Norte de la posición.

El 6 de junio, el comandante de infantería Andres Vivo le dan el mando de la 202º Brigada que está en Segorbe y que forma parte de la 48º División, encontrándose con que han ascendido a mucho personal arbitrariamente y sin idea de mando de Unidades.

La 202º Brigada al mando del comandante de infantería Andres Vivo sale en camiones hacia Villafames, pernoctando en los alrededores.

El 7 de junio, a pie la 202º Brigada se aproxima al despliegue de la 22º Brigada a la que relevan, quedando en retaguardia la 22º y la 79º Brigadas.

En un ataque de los nacionales, todas las fuerzas rojas se dispersan, concentrándose más de 5000 hombres en un frente muy pequeño, realizando una retirada hacia Castellón. Los comisarios políticos instan al jefe de la división a realizar un fusilamiento como escarmiento sorteando a jefes, oficiales, suboficiales y tropa en torno a 50.

El 11 de junio, la artillería nacional vuelve a hostigar con disparos las posiciones de la 202º Brigada, saliendo la fuerza a refugiarse en Villafames, resultando herido el comandante de infantería Andres Vivo, trasladado a un hospital de Valencia, acabando en uno de Murcia y pasando a reemplazo por herido.

PRIMER INTENTO DE LEVANTAMIENTO EN CARTAGENA:

PRIMAVERA DE 1939

En Cartagena, hay una reunión en el café Columbus, en ella estaban el Capitán médico de artillería Fernando Lozano Viñas, el marinero Mamerto Melgarejo Cánovas del Regimiento Naval nº1, el Teniente médico Miguel Fornel Casal del Castillo La Atalaya y el Teniente Negre de la 223ª Brigada.

De allí salieron en dirección a las Puertas de Murcia y al llegar frente al Banco de España se les acercó el Vicepresidente de la UGT que se acercó a Melgarejo para decirle que el TCOL Marcos Navarro le había telefoneado hacía 15 minutos para que se encaminaran al Parque de Artillería.

Cuando llegaron, Melgarejo quiso subir solo para presentar al agente de la 223ª Brigada de manera particular, quedando el resto en la puerta de la sala de oficiales.

A requerimiento de Lozano subieron todos al piso principal, al despacho del TCOL Marcos Navarro, jefe del Regimiento, entrando él solo al despacho, quedando Fornel y el agente en la puerta, entrando seguidamente.

Empezó la charla diciendo que en el Columbus había que tener mucho cuidado con lo que se hablaba pues los camareros eran confidentes del SIM y de la policía. Durante la charla comentaron pormenores de los movimientos armados de Unidades y personal, por ejemplo que el Mayor de Infantería Alberto Calderón, jefe de Orden público, salía de Cartagena para hacerse cargo de la 6ª División.

Al recabar el concurso de la 223ª Brigada, el Teniente Sabino Negre prometió su colaboración, pero realmente era un informante de los comunistas y tras un tiempo siguiéndoles el juego informó al SIM, siendo descubierta la organización pro fascista con apoyo del Socorro Blanco, siendo detenido el TCOL Marcos Navarro junto a otras personas entre ellas Melgarejo, el 25 de junio de 1938 desbaratando cualquier iniciativa de alzamiento.

Tras la detención del TCOL Marcos Navarro, el Comandante Espá queda como cabeza del complot en el Regimiento, y al ser detenido posteriormente el TCOL Orcajo, fue nombrado jefe accidental del Regimiento, quedando con total libertad de hacer campaña en todas las Baterías de la Unidad.

A nivel de Cartagena, es designado el Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes como jefe de la organización militar y entabla contacto con más personal de la organización implicada como eran:

  • Del Cuerpo General: José María de la Puerta y Emilio Rodríguez Lizon.
  • Del Cuerpo Jurídico: Auditor Camilo Bahamonde.
  • Del Cuerpo de Ingenieros: Pedro Vargas.
  • Del Cuerpo de Artillería de la Armada: Teniente Coronel Pallares y Capitán Llobregat.
  • Del Cuerpo de Intendencia: González de Guzmán y Abancini.
  • Del Ejército: Comandante de Artillería Espá y Teniente de Asalto Mora.

Coloca al Comandante de Infantería de marina Vicente Trigo, tras más de un año de reemplazo por herido, como Ayudante del Jefe de Estado Mayor de la Base, para informarse de todo lo concerniente de marina. Dicho Jefe no lo quiso de Ayudante pero se lo quedó a sus órdenes.

Estando en ese puesto se enteró por ejemplo de que una Brigada roja iría a Cabo de Palos a realizar ejercicios de desembarco, donde no había refugios pero sí que estaban defendidos por 16 ametralladoras AAA, dicho desembarco se esperaba realizar en las costas de Málaga en combinación con el frente de Córdoba.

El TCOL Fabián Navarro, hermano del anterior,  es destinado a Almansa por cercanía a la conspiración, pero a los 6 o 7 días es destinado al Parque de Artillería recién creado en Puerto Llano como Director.

El teniente de infantería de Marina Antonio Hernández sale para Castellón, en una refriega pierde el contacto con su Unidad y se presenta en Guardamar, y de ahí a Cartagena donde fue detenido.

El 12 de junio, el Sargento de Infantería de marina Gaspar Costa, en el XVIII Batallón en Castellón tras un ataque nacional se deshizo el Batallón volviendo a Cartagena.

El 13 de junio, el Teniente de Infantería de marina Julián Mendoza pasa a Buñols – Villareal – Valencia – Cartagena, llegando el día 19 de junio, siendo arrestados por huir del frente y llevados a Corvera y más tarde a Guardamar.

El Capitán de infantería de marina Agustín Aparicio pasa a la 4º compañía del XVIII Batallón, y a los tres días al XVIII Batallón.

EL 14 DE JUNIO DE 1938 CASTELLON DE LA PLANA FUE CAPTURADA POR LOS NACIONALES

El 14 de junio, el Teniente de Infantería de marina José Paredes pasa a la compañía de depósito del Regimiento, acabando en la 4ºcompañía del XIV Batallón.

El Capitán de infantería de marina Fulgencio Espín pasa al XIV Batallón.

El 15 de junio, el Teniente de Artillería Antonio Martínez , por un avance de los nacionales, abandona el tren blindado y sale hacia Lojas y Almanchón.

El 16 de junio, el Capitán de Artillería Ginés Gallego pasa a Premia de Mar hasta el día 21 de julio del 38.

El 17 de junio, el Teniente de infantería de marina Ginés Munuera es nombrado oficial de órdenes dependiente del 2º jefe del Regimiento Naval nº1.

El 18 de junio, Cuando los nacionales avanzaron en Cataluña, el Teniente de Infantería de marina Santiago Devesa con el IV Batallón de la 151º Brigada se replegaron a Vendrell, a 55 Km al SO de Barcelona, a servicio de costas por un mes.

El Capitán de Artillería José Gómez y el Teniente de Artillería Pedro Madrid marchan con el Grupo de Baterías en dirección a Barcelona para entregar todos los cañones, quedándose allí hasta el día 22.

El Teniente de Infantería de marina Domingo Sánchez regresa de Castellón a la desbandada y trasladado a Corbera con 15 días de arresto. Acabado el arresto es destinado a Guardamar del Segura hasta el final de la guerra.

El Teniente de Infantería de marina Domingo Sánchez pasa a Corvera arrestado por haber llegado a la desbandada y de ahí a Guardamar hasta el final de la guerra.

El 20 de junio, El teniente José Almela con el XVI batallón de la 94º Brigada llega a Juneda, 27 Km al Sur de Vallfogona.

El Oficial 1º Manuel Fando pasa a ser el Ayudante del Jefe del Arsenal General Norberto Morell.

El Teniente de infantería de marina Fulgencio Martínez pasa como reemplazo por herido.

El 21 de junio, el Capitán de infantería de marina Agustín Aparicio pasa a la 4º compañía del XV Batallón.

El 22 de junio, le envían a la 202º Brigada del comandante de infantería Andres Vivo 900 reclutas procedentes de Cuenca, verdaderos niños sin instrucción alguna.

El Capitán de Artillería José Gómez y el Teniente de Artillería Pedro Madrid embarcan con todo el personal de su Grupo en el transporte “Lealtad” donde ya estaba embarcado los cañones, navegando hacia Mahón llegando al amanecer. El día 23 siguieron viaje hacia Cartagena desembarcando el personal y material.

El 23 de junio, el Teniente de Infantería de marina Gaspar Costa pasa al XVIII Batallón.

El 25 de junio, el Capitán de Artillería Manuel Lozano es destinado a una Batería del 15 del Ejército de Levante.

El Sargento de Infantería de marina Antonio Rodríguez García es ascendido a Teniente y destinado a un Destacamento en Torrevieja, siendo degradado a Sargento al no querer ser oficial y mandado a Puerto de Mazarrón.

El Teniente de Infantería de marina Gaspar Costa pasa al XV Batallón en Torrevieja.

El 27 de junio, el teniente Lafuente vuelve destinado al Regimiento de Costa nº3 de Cartagena, con el empleo de capitán, destinado a la batería de la Chapa.

El 28 de junio, el Capitán de Artillería Manuel Lozano se presenta en la Comandancia Principal de Artillería del XXI Cuerpo de Ejército, encargándose de la Sección de personal, emplazada en la Masía llamada La Catalana por unos 8 días, trasladándose toda la Comandancia al pueblo de Castellnovo (Castellón) y poco a poco trasladándose al pueblo de Altura (Castellón).

El 29 de junio, a la 202º Brigada del comandante de infantería Andres Vivo le dan órdenes de embarcar para Barrios, y viendo que los nacionales toman el Monte de Santa Barbara reciben órdenes de marchar hacia Manzanera, efectuando noche, y el día 30 fueron hacia Sierra Javalambre.

El 1 de julio, es ascendido a Mayor al Capitán Mateo del Regimiento de Costa nº3 y destinado al Centro de Organización Permanente de Artillería al mando de una Batería sin material en Almansa, todo ello por no haberse afiliado a ningún partido político, acabando allí hasta el final de la guerra.

A primeros de julio, el teniente de artillería Pallares es mandado a Jaén.

El Teniente de infantería de marina Manuel Montaner, destinado en la 151º Brigada fallece en combate.

El Teniente de Artillería Argimiro Gil estuvo de Comandante militar de Galeras en los meses de julio y agosto del 38.

El XVI Batallón se traslada de Mazarrón a Puerto de Mazarrón.

El 3 de julio, el Grupo donde va el Capitán de Artillería José Gómez sale desde Cartagena por ferrocarril desde la estación de La Palma con dirección a Valencia.

El Teniente de Artillería Pedro Madrid sale para Levante llegando a las inmediaciones de Vall de Uxó el día 6, permaneciendo hasta el día 18 de octubre.

El 5 de julio, el Grupo de artillería donde va el Capitán José Gómez sal e para el frente, sector de Vall de Uxó (Castellón) hasta el día 5 de agosto.

El Capitán de Artillería Orencio Marcos es destinado a la COPA de Almansa,  hasta el día 24, que es destinado a la Comandancia Principal de Artillería de Madrid y destinado con una Batería al Sector de la Ciudad Universitaria (Dehesa de la Villa) hasta el día 24 de septiembre del 38.

El Teniente de Artillería Valentín López asciende a Capitán y pasa a la COPA nº1 de Almansa hasta el día 8 de agosto

El Capitán de Artillería Juan Antonio Marcos es destinado a la COPA de Almansa, a los dos meses es hospitalizado en Albacete acabando en Lorca hasta el final de la guerra.

El Teniente de Artillería José Toro sale con la 6ºAgrupación de fortificaciones a FALSET (Tarragona), a las órdenes del Comandante Cañete que la estaba organizando.

El Teniente de infantería de marina José González Rosique es alta procedente de reemplazo por herido y pasa a la 3º compañía del XVII Batallón, y al día siguiente a la 3º compañía del XV Batallón.

El Teniente de infantería de marina Leandro Bermúdez se presenta en el Regimiento Naval nº1 como reemplazo por herido.

El Comandante de infantería de marina Manuel Gómez se hace cargo del XVIII Batallón.

El 6 de julio, el Teniente de infantería de marina Francisco Saura pasa como ayudante del XIV Batallón.

El Capitán de infantería de marina Agustín Aparicio pasa destinado a la 5º compañía del XVIII Batallón.

El Capitán de infantería de marina Vicente Albiol es alta médica y se hace cargo de la compañía de ametralladoras del XIV Batallón.

El Capitán de infantería de marina Fulgencio Espín pasa a la 4º compañía del XV Batallón.

El 7 de julio del 38 el TCOL Marcos Navarro del Regimiento de Costa nº3 es sometido a un Sumario por “Alta traición y espionaje de carácter grave”, permaneciendo en la prisión provincial de Murcia hasta el 28 de marzo del 39.

El 9 de julio, el Teniente de Artillería Ramón García, al no ser eficaces los fuegos de su Batería en las operaciones de Brunete, es relevado y mandado a una Batería de la Agrupación de Vallecas, que al ser el más antiguo se encargó de su administración.

El Capitán de infantería de marina Antonio Pozo pasa a la compañía de transeúntes y el día 22 a la de depósito.

El 12 de julio, el Capitán de Infantería de marina Agustín Aparicio es denunciado por el maestro armero Facundo Mateo Bierno, agente del SIM y lo mandan al XVIII Batallón en Castellón, y el Coronel Basilio lo retrasa tanto que cae Castellón, pero lo manda fuera del cuartel, al XV Batallón en Torrevieja, al mando de la 4ºcompañía. A final de mes pasaría a la 3ºcompañía del XVIII Batallón en Guardamar.

El 13 de julio, son mandados al campo de trabajo de Totana entre otros, a los Capitanes Alarcón, Hilla, Monet y teniente Alarcón.

El 15 de julio, el Capitán de Artillería José Vázquez es destinado a Almansa, más tarde al Ejército de Extremadura en el VIII Cuerpo de Ejército a Pozoblanco con el cargo de personal y vestuario hasta el final de la guerra.

El Capitán de Infantería de marina Ramón García pasa al II Batallón marchando a la desembocadura del Ebro a Defensa de Costas.

El Capitán de Infantería de marina Esteban Molinero asciende a Comandante y marcha a Cartagena a realizar un curso de capacitación.

El 16 de julio, son destinados a la COPA (Centro de Organización Permanente de Artillería) nº 1 de Almansa:

  • Teniente Olmedilla, pasando a las órdenes del Comandante General de artillería a la playa de Naquera (Valencia) haciendo su presentación el día 27 coincidiendo con el Sargento Francisco Puertas en el Ejercito de Levante, XX C.E., 10ª Grupo de cañones del 107.
  • Teniente de Artillería Emilio Mencías, quedando el día 25 a las órdenes del Comandante General de Artillería del Ejército de Extremadura hasta el día 1 de agosto del 38.
  • Teniente de Artillería Pedro Macías es ascendido hasta el día 11 de agosto que cae enfermo.

El 18 de julio, la 151º Brigada pasa al frente de Puebla de Granadella, a 75 Km al Oeste de Vendrell, replegándose progresivamente hasta Vendrell de nuevo, el Teniente Santiago Devesa, perdiendo el contacto con las fuerzas que mandaba, huyó a su casa de Barcelona y se escondió durante 10 días. Por temor a los continuos registros que se realizaban, se presentó de nuevo a su Unidad, mandado a Reus, donde el día 15 de enero del 39 lo hicieron prisionero.

El 19 de julio, el Teniente de infantería de marina José Martínez Ramos, una vez presentado se hace cargo del mando de la 3º compañía del XIV Batallón, devolviendo a los dos días el mando al Capitán José Velasco Saura.

El 21 de julio, el Capitán de Artillería Ginés Gallego pasa al Sector de Corvera hasta el día 13 de septiembre del 38.

El 25 de julio, se inicia la Batalla del Ebro con el paso de los Republicanos sobre el mismo.

El Capitán Sanchís del Regimiento de Costa nº3 es destinado al Centro de Organización Permanente Táctico de la DCA en Alicante, con cargo administrativo, y estuvo involucrado en la requisa de mobiliario en el Hotel Samper para montar las oficinas, todo ello por orden y autorización del Comandante Coronel de la Plaza y del Gobernador Civil.

El Teniente de Infantería de marina Juan Rodríguez es destinado al XVIII Batallón de Guardamar hasta el final de la guerra.

El 26 de julio, el Teniente de Infantería de marina Jesús Jordán es mandado a Barcelona con la 56º Brigada de marina – Lérida – la Berdeta – Alamud – Segre.

El Sargento de Infantería de marina Francisco Pérez asciende a Teniente y sigue con la 94º Brigada en Lérida, pasando a la 56º Brigada de marina y a Fayón.

El Teniente de Infantería de marina Jesús Souto vuelve a Cartagena a realizar un curso de capacitación, pasando al V Batallón a Torrevieja.

El 28 de julio, el teniente Olmedilla pasó a incorporarse a la Comandancia Principal de Artillería del XX C.E. marchándose esa noche a la 1ª Agrupación de artillería del citado C.E. en compañía del jefe de la misma Francisco Cervantes, que le mando a la 3ª Batería de cañones de 107 para acompañar al Teniente Joaquín Moreno.

El 1 de agosto, durante la batalla del Ebro, la 151º Brigada de infantería de Marina, dos de sus Batallones protegían desde Amposta y la Isla de Gracia hasta la desembocadura del Ebro, y otros dos Batallones la cabeza de puente en Serós.

La 34º División republicana fue a retaguardia para concentrarse e ir al Sur hacia el río Segre (al norte de Balaguer) para contener el avance de los nacionales. Tras fracasar, aquella noche el Jefe del Cuerpo de Ejército ordena al Teniente Coronel de Infantería de marina Ginés Balibrea hacerse cargo del mando de la División, cubriendo en línea el Río Segre.

El Capitán de Artillería Emilio Mencías es destinado a la Comandancia General del VII Cuerpo de Ejército hasta el día 20 de noviembre del 38 en custodia de un depósito de municiones entre Siruelas y Agudo (Ciudad Real).

Al Capitán Estrada del Regimiento de Costa nº3 lo reclama su amigo el Coronel Armentia como Ayudante de la Comandancia General de Artillería en Baza, para protegerlo de persecuciones y denuncias, periodo donde es ascendido a Comandante.

A lo largo del mes de agosto del 38, la Batería del Roldán del Regimiento de Costa nº3 fue objeto de sabotaje por el Teniente Delgado, con la ayuda parcial del Teniente Ricardo Rodríguez. Subalterno de ingenieros Toribio Martínez Criado y Sargento Antonio Olmo Díaz, tales como averiar el proyector por falta de baterías, bloquear los niveles de aceite metiendo tacos de madera para falsear el llenado, e inutilizar piezas por falta de mantenimiento en frenos y recuperadores.

El capitán Lafuente es destinado a la batería de el Jorel hasta el fin de la guerra.

La CREA (Centro de Reclutamiento Especial de Artillería) nº2 es trasladado de Valencia a Murcia.

El Capitán de Artillería José Gómez lo destinan a la creación de un Parque y Centro de Observación, como encargado de mayoría de dicha Agrupación hasta el final de la guerra.

El Capitán de Artillería Antonio Noguera marcha al Frente del Ebro donde es herido en el brazo derecho, siendo hospitalizado en Barcelona y de ahí a Cartagena, pasando el día 7 de diciembre del 38 a reemplazo por herido.

El Sargento de Infantería de marina Jesús León asciende a Teniente y vuelve a Cartagena a hacer un curso para revalidar el ascenso, pasando al XIV Batallón hasta el final de la guerra.

Promueven un Curso de Capacitación de mando en la Escuela Naval Popular del Regimiento Naval nº 1 en Cartagena, sección de Infantería de Marina, asistiendo:

  • El Teniente de Infantería de marina Salvador Sánchez Roca hasta últimos de noviembre del 38, pasando al XVI Batallón en Puerto de Mazarrón.
  • El Sargento de Infantería de marina Antonio Nieto, es destinado a la escuela naval popular, hasta el día 1 de diciembre del 38, siendo destinado al XVI Batallón en Puerto de Mazarrón.
  • El Teniente de Infantería de marina Francisco Cánovas, acabando a finales de noviembre del 38 y pasa al XV Batallón en Torrevieja, sin armamento.
  • El Teniente de Infantería de marina Manuel Montoro y pasa al XV Batallón en Torrevieja y luego a Guardia de arsenales.
  • Los tenientes de infantería de Marina Pedro Egea, Manuel López y José Almela, los tenientes Almela y López acaban destinados en la compañía de ametralladoras del XIII Batallón en Casa Grande hasta el fin de la guerra.
  • Los Tenientes de infantería de marina Andrés Pastor y Emilio Martínez.
  • Los Tenientes de infantería de marina Leopoldo Alonso, José Martínez Ramos, José González Rosique, Andrés Pastor, Francisco Saura y Ginés Munuera. El Teniente de Infantería de marina Ginés Munuera a los pocos días es destinado a Barcelona, donde no se pudo presentar al ser liberada la ciudad, quedando de profesor de Sargentos y Cabos hasta el día 3 de marzo del 39.

El Capitán de Infantería de marina Juan Antonio Fernández pasa a la 151º Brigada, llegando el día 14.

El 5 de agosto, el Capitán de Artillería José Gómez es designado para asistir a un curso de capacitación en Almansa, presentándose en la escuela popular de artillería, pasando un mes a la COPA hasta el día 12 de noviembre.

El 7 de agosto del 38, el Capitán Costa del 6º Regimiento de Artillería Ligera vuelve a Almansa, es ascendido a Comandante por méritos de guerra y vuelto a destinar a la Comandancia Principal de Artillería del 14º Cuerpo de Ejército, hasta que el día 22 de agosto del 38 vuelve destinado a Murcia, haciéndose cargo del Cuartel en los últimos meses de la guerra al haber sido arrestado el Coronel el día 12 de febrero del 39.

El 8 de agosto,  es ascendido a capitán el teniente Olmedilla y se hace cargo de la batería que estaba emplazada entre los kilómetros 1 y 2 de la carretera que va al pueblo de Chiches-Vallduxo.

El Capitán de Artillería Valentín López sale al frente de Levante hasta el día 19 de noviembre.

El 9 de agosto, el Teniente de Artillería Antonio Martínez es herido y hospitalizado en Ciudad Real.

El 12 de agosto, el Capitán de Artillería Francisco Díaz es destinado a la COPA(Centro de Organización Permanente de Artillería) nº2 de Alicante, no presentándose fingiendo enfermedad.

El 13 de agosto, el Teniente de Infantería de marina Gregorio Conesa asciende a Capitán, confirmándolo en el XIV Batallón de Cartagena, siendo alta y baja por enfermo continuamente hasta el final de la guerra.

El 14 de agosto, el Teniente de Infantería de marina Ginés Munuera pasa como oficial de órdenes del Coronel jefe del Regimiento naval nº1.

El 15 de agosto, El Capitán de Infantería de marina Ramón García, con el II Batallón de la 151º Brigada son relevados y marchan a Castellón de Ampurias.

El Capitán de infantería de marina José Paredes es pasaportado a Cartagena desde la 151º Brigada.

El Teniente de Artillería Andrés Viedma es puesto en libertad y vuelto a detener a los dos días a su paso por Ocaña en dirección a Cartagena. Al comprobar sus antecedentes fue puesto en libertad a las cuatro horas. En la estación de La Palma, se encuentra a un amigo quien le aconseja que no continuara a Cartagena, escondiéndose en el pueblo de Miranda hasta el final de la guerra.

El Teniente de Infantería de marina José Aparicio asciende a Capitán y sale para Cataluña a la 4ºcompañía del VI Batallón de la 95º Brigada mixta, 56º División, XII Cuerpo de Ejército (56º de operaciones) a Castellón de Ampurias.

El 16 de agosto, el Teniente de Infantería de marina Manuel Devesa es alta y pasa a la 3ºcompañía del XVII Batallón en la Plaza.

El 17 de agosto, el Teniente de infantería de marina Ginés Munuera pasa a la Plana Mayor del Regimiento Naval nº1 como oficial de órdenes.

El 18 de agosto, el Capitán de Infantería de marina Antonio García Perona pasa a la 4ºcompañía del XVIII Batallón en Guardamar, donde su Comandante era Manuel Gómez Gómez.

El 22 de agosto, el Capitán de Infantería de marina Luis Nieto es mandado a Barcelona. Y el 4 de septiembre, con el destructor Miranda a Cartagena, destinado al V Batallón en Torrevieja hasta el final.

El Teniente de Artillería Antonio Martínez pasa a la Estación de los Pedreles y Belazeasos hasta el día 6 de febrero del 39.

El 25 de agosto, en un bombardeo de los nacionales en Torrevieja fallece el Capitán de infantería de marina Francisco Hernández y es herido el Teniente José Martínez Julián.

El 26 de agosto, el Capitán de Infantería de marina Juan Antonio Fernández cae enfermo y pasa a retirado, dándose de alta voluntaria el 1 de febrero del 39 acabando en el XVIII Batallón de Guardamar.

La Compañía del XIII Batallón que había en Molinos Marfagones se traslada al destacamento de Casa Grande.

El 30 de agosto, el Teniente de Infantería de marina Diego Cayuela es dado de alta y mandado a la 2ºcompañía del XV Batallón en Torrevieja, ascendiendo a Capitán en noviembre del 38.

El 31 de agosto, el Teniente de infantería de marina Antonio Martínez Parra es nombrado oficial de víveres del XVI Batallón.

El Teniente de infantería de marina Ildefonso González es nombrado oficial de víveres del XV Batallón.

El 5 de septiembre, los Capitanes de infantería de marina José Paredes y Ginés Ortega pasan agregado al XIV Batallón.

El 15 de septiembre, el Capitán de Infantería de marina Ramón García pasa al IV Batallón de la 151º Brigada que estaba en Vendrell

El Teniente de Artillería Francisco García asciende a Capitán y marcha a Figueras a una Escuela de Guerra para hacer un curso, hasta finales de diciembre del 38 que regresa a Barcelona.

El Capitán de Artillería Ginés Gallego regresa a Figueras.

El XVII Batallón de Antiguones se traslada al Algar.

El Capitán de Infantería de marina Tomás Martín es evacuado a Cartagena, al XVI Batallón a cargo de las ametralladoras.

El 20 de septiembre, el teniente de infantería de Marina Antonio Hernández es puesto en libertad y destinado al XVIII Batallón hasta el fin de la guerra.

El 24 de septiembre, el Capitán de Artillería Orencio Marcos pasa a mandar una Batería en el Campo del Moro hasta el final de la guerra.

El Teniente de Artillería Pascual Navarro es destinado a la escuela de artillería hasta el día 1 de enero del 39.

El 30 de septiembre, la 151º Brigada sale para Granadella, a 75 Km al Oeste de Vendrell y el día 31 a las 07:30 de la mañana el Capitán de Infantería de marina Ramón García se pasó a los nacionales.

El 1 de octubre, el VI Batallón de la 151º Brigada progresa hacia Lérida.

El teniente de artillería Máximo Andres pasa a mandar la batería de el Jorel.

La Batería que mandaba el Teniente de Artillería Ramón García se hace cargo el Capitán Vieites hasta el final de la guerra.

El Capitán de Artillería Eulalio Matías pasa a Defensa Local de Alicante como jefe hasta el final de la guerra.

Disuelta la 6º Agrupación de fortificaciones de Tarragona, el Teniente de Artillería José Toro asciende a Capitán t pasa a Borjas Blancas y Tárrega (Lérida).

El Teniente de Infantería de marina Francisco Ruiz pasa al XV Batallón en Torrevieja.

El Capitán de Infantería de marina José Aparicio marcha a Lérida mandando el VI Batallón de la 151º Brigada de marina.

El 7 de octubre, el Capitán de Artillería Francisco Díaz es destinado de nuevo a la 515ºBataería de Atalayón, y el día 17 a la de Cabo Negrete.

El 15 de octubre, el Teniente de Artillería José Garrido es destinado al Frente de Levante, con una Batería del XXI Cuerpo de Ejército. El día 22 a la Comandancia del XIII Cuerpo de Ejército como jefe de servicio de abastecimiento hasta el final de la guerra.

El 16 de octubre, el Capitán de infantería de marina Antonio Ortega embarca en el transporte de guerra “Escolano” con el fin de trasladarse comisionado a Barcelona.

El 18 de octubre, el Teniente de Artillería Pedro Madrid es ascendido a Capitán y destinado al XVII Cuerpo de Ejército en plan de reorganización hasta el día 20 de noviembre del 38.

El 1 de noviembre del 38, es ascendido a Mayor el Capitán Salguero del Regimiento de Costa nº3 y destinado como jefe del Centro Organización Permanente Táctico de la DECA en Alicante.

En noviembre del 38, es ascendido a Capitán el Teniente Delgado del Regimiento de Costa nº3 y se hizo cargo del mando del Grupo, el cual redactaba los partes a la superioridad tras los bombardeos.

El Capitán de Infantería de marina Alfonso Manzano es degradado acabando en el XVIII Batallón de Guardamar.

El Teniente de Artillería Sebastián Herrero es destinado al IV Cuerpo de Ejército como jefe de línea de piezas al Sector de Guadalajara hasta el final de la guerra.

El 2 de noviembre, el teniente Hurtado es ascendido a Capitán y destinado el día 15 al Regimiento de Costa nº3 al mando de la 4ª batería.

El 5 de noviembre, asciende a capitán el teniente de artillería Paulino Benito, y destinado a la 116º batería en Port de la Selva.

El 9 de noviembre, el Capitán de infantería de marina Fulgencio Espín pasa a la compañía de ametralladoras del XV Batallón.

El 10 de noviembre, la 151º Brigada marcha a Amposta, Gracia y Serós, reuniéndose en La Granadella, 30 Km al Sur de Lérida, donde posteriormente se disolverán.

La 34º División en un contraataque asigna a la 94º Brigada la toma de Aytona, 20 Km al SO de Lérida,  a la 68º Brigada la penetración hacia Gandesa, 65 Km al Sur de Lérida,  y a la 116º Brigada la conquista de la cabeza de puente de Serós. Consiguen sus objetivos pero no llegan a Gandesa.

Se le agregó otra Brigada Mixta juntando unos 14000 hombres.

El 11 de noviembre, la batería del capitán Olmedilla se cambia al asentamiento de Collado de la Vieja (Jaén).

El 12 de noviembre, el Capitán de Artillería José Gómez sale con su Batería de descanso a Cheste y después a Chiva (Valencia).

El Capitán de Artillería Pedro Macías vuelve de la COPA (Centro de Organización Permanente de Artillería) de Almansa, siendo declarado reemplazo por enfermo y se va a su casa hasta el final de la guerra.

El 15 de noviembre, el Teniente de Artillería Feliciano Galache asciende a Capitán.

El 16 de noviembre, el Teniente de Infantería de marina Francisco Pérez, estando su Batallón en línea en Mequinenza, en la desembocadura del Segre con el Ebro, los nacionales rompen el frente, abandonando las líneas y refugiándose en una vaguada, al amanecer se pasó a los nacionales todo el Batallón.

El 19 de noviembre, el Capitán de Artillería José Hellín asciende a Comandante y destinado a la COPA nº1 de Almansa, y destinado al XIII Cuerpo de Ejército hasta el día 22 de marzo del 39 que se le ordenó el repliegue y volvió a Cartagena.

El Comandante de Infantería de marina Esteban Molinero acaba el curso de capacitación y es destinado a la PLM del XV Batallón en Torrevieja.

El 20 de noviembre, el capitán Olmedilla es destinado a la escuela de capacitación de artillería en Almansa.

En la campaña de Cataluña, la 151ª Brigada de infantería de Marina defendiendo La Granadella, desbandó sin combatir y se evaporizó.

Los Capitanes de Artillería Pedro Madrid, Valentín López y Emilio Mencías son pasaportados para hacer un curso de capacitación en la escuela popular de artillería hasta el día 21 de marzo del 39 en Almansa hasta el final de la guerra.

El Teniente de Artillería Agapito García es destinado a Cartagena a la Batería de Aguilones hasta el final de la guerra.

El Capitán de Infantería de marina Guillermo de Juan pasa a mandar la Intendencia de la 56ºBrigada en Castellón de Ampurias.

El 22 de noviembre, el Capitán de infantería de marina José Paredes Zaplana toma el mando de la 4º compañía del XIV Batallón.

El 23 de noviembre, tras hacer un curso de capacitación son destinados: los Tenientes de infantería de marina Francisco Saura, José Martínez Ramos, José González Rosique y Ginés Munuera al XIV Batallón, los Tenientes Eloy Miñana, Luis Malet, Pedro Egea, Antonio Nieto y Salvador Sánchez Roca al XVI Batallón en Mazarrón, el Teniente Emilio Martínez al XVII Batallón, el Teniente Leopoldo Alonso al XIII Batallón de guardia de arsenales y el Teniente Andrés Pastor al XVIII Batallón

El Teniente de Infantería de marina José Martínez Ramos pasa al XIV Batallón de la Plaza, y sucesivamente al XVII Batallón de el Algar, XVIII Batallón de Guardamar, acabando el 17 de marzo del 39 en la 1ºCompañía del XIII Batallón de Guardia de Arsenales.

La 34ºDivisión republicana defendió posiciones que protegían la carretera de Seo de Urgel, estando su PC en Seró, cercano a la carretera Artesa de Segre – Pons – Seo de Urgel.

El 30 de noviembre, la 34º División regresa a la izquierda del Segre con sus cuatro Brigadas.

El 1 de diciembre, el teniente Pallares es mandado a Madrid, al servicio de información de artillería (SIA) en el que estuvo a la espera de la formación de un grupo de artillería, ascendiendo a Capitán en esos días.

Ese mes, el Capitán Sánchez Campano del Regimiento de Costa nº3 es ascendido a Mayor y destinado a Almansa hasta el final de la guerra.

A mediados de diciembre del 38, el TCOL Fabián Navarro del Regimiento de Costa nº3 es detenido por el SIM es detenido y trasladado a Ciudad Real donde estuvo con arresto domiciliario en el Gran Hotel de la ciudad.

Es localizado por la policía el Teniente Ratia en su escondite de Los Nietos y mandado al batallón disciplinario de trabajo nº 3 hasta el 22mar39 cuando es liberado.

El teniente de infantería de Marina Pedro Egea sale destacado al XVI Batallón en el Puerto de Mazarrón.

El XVII Batallón pasa a Cabo de Palos.

El 3 de diciembre, el Teniente de infantería de marina Leopoldo Alonso es nombrado profesor para la preparación de Sargentos para Tenientes en la compañía de guardia de arsenales.

El Teniente de infantería de marina Salvador Sánchez Roca es nombrado profesor para la preparación de Sargentos para Tenientes del XVI Batallón.

El 4 de diciembre, el Teniente de infantería de marina Luis Malet pasa a la Sección de Mando e Información.

El 13 de diciembre,  varios oficiales rusos denuncian ante el General Vicente Rojo que la Agrupación de Artillería de Mataró no servía para nada y la disolvieron, pasando todos los soldados que la formaban a las Brigadas de Lister y el Campesino.

El Teniente de Artillería Ricardo Cuevas marcha a hacer un curso de capacitación en Figueras, llegando el día 31 de diciembre ascendido a Capitán.

En Figueras le sorprendió la ofensiva nacional en Cataluña, iniciando la retirada marchando a Espolla, pasando la frontera a Bañuls junto a los Capitanes Termos Cabanas y Silvano Merino.

el Teniente de Artillería José Moreno, acabado en curso de capacitación se reincorpora a una Batería en Montblanc, de ahí en retirada hacia Gerona, pasando a Francia el día 8 de febrero del 39.

El 16 de diciembre,  el Teniente de Infantería de marina Juan Pedro Rodríguez embarca con refuerzos en dos destructores hacia Barcelona, pero no pudieron llevarlo a cabo por la mala mar.

El 17 de diciembre, el Capitán de infantería de marina pasa destinado a la 1º compañía del XVI Batallón.

El Capitán de infantería de marina Antonio Pozo pasa destinado a la 1º compañía del XVIII Batallón.

El Comandante de infantería de marina Rafael Vela pasa al Regimiento Naval nº1 con el empleo de Capitán.

El 18 de diciembre, el Teniente de infantería de marina Antonio Martínez Parra es agregado al Campo nº 2 hasta el día 9 de enero del 39 que vuelve a su anterior destino de víveres.

El 19 de diciembre, el Teniente de infantería de marina Francisco Saura sin desatender su destino es nombrado profesor de las Academias de Sargentos y Cabos del XIV Batallón.

El 20 de diciembre,  el Capitán de Artillería Manuel González pasa al Grupo de Artillería ANSALDO en Balaguer, hasta el día 8 de febrero del 39.

El Capitán de Artillería Pedro Pozuelo pasa a Valencia con una Batería AAA, hasta el día 23 de marzo del 39 que vuelve a Cartagena.

El Capitán de Artillería José Toro es destinado al Ejército del Ebro, a Reus, participando en la retirada de Cataluña, con la 2º Batería del 1ºGrupo de Obuses del V Cuerpo de Ejército en PIRA (Tarragona), pasando a Francia por la Junquera el día 7 de febrero del 39.

El Capitán de Infantería de marina Guillermo de Juan pasa al XIX Batallón en Castellón de Ampurias, pasando a Francia el día 6 de febrero del 39.

El Teniente de infantería de marina Hermenegildo Martín se le nombra jefe de Estado Mayor de la 151º Brigada (56º en operaciones).

El 23 de diciembre,  cuando inician la ofensiva los nacionales el Puesto de Mando de la 34º División estaba en Serós, 50 Km al NE de Lérida, retrocediendo hacia el Norte.

El Capitán de Infantería de marina Agustín Aparicio es destinado a Barcelona, pero haciendo el traslado en el buque “Gravina”, debido a un temporal a la altura de Vinaroz, volvieron a Cartagena, siendo destinado al XVIII Batallón hasta el final.

El 25 de diciembre, la 34º División se encuentra en retirada hacia el Norte en Seo de Urgel, a 60 Km al Norte de Serós, contando con muchísimas bajas, mandándola hacia Puigcerdà, a 40 Km al E de Seo de Urgel.

El 26 de diciembre, el Capitán de Infantería de marina José Aparicio se pasó a los nacionales con parte del Batallón.

El 31 de diciembre.- al llegar la 34º División a Puigcerdà la disuelven al igual que otras Divisiones, y los restos de la 94º Brigada.

El Capitán de Artillería José Gómez sale con el Grupo de ferrocarril al Frente de Extremadura, quedando alojado en Chinchón, a los dos días en Huelago y a los dos días al frente de Extremadura hasta el 6 de febrero del 39.

El Capitán de Artillería Gines Gallego se incorpora al sector del Segre, pasando desde allí a Francia.

El Teniente de Artillería Santos Frontela es nombrado pagador habilitado de la Agrupación de Artillería del XIII Cuerpo de Ejército hasta el día 39 de marzo del 39, que se presenta en Elche a los nacionales, con un maletín con 690.000 pesetas de pagos sin realizar, procedente de Higueruelas con destino a Cartagena.

En enero del 39, el Capitán Rubio Manzanares es destituido como jefe de municionamiento del parque del ejército de Extremadura y destinado a Almansa hasta el fin de la Guerra.

El XVII Batallón pasa a el Algar, no actuando en marzo por no tener armamento.

El 1 de enero,  el Teniente de Artillería Algimiro Gil asciende a Capitán y mandado al cuadro eventual del Ejército de Extremadura, permaneciendo en el pueblo de la Melgosa (Cuenca).

El Teniente de Artillería Pascual Navarro es destinado a la 4ºBatería que mandaba el Teniente Emilio Basterra, hasta que pasaron a Francia el día 5 de febrero del 39.

El Capitán de Artillería Francisco García es destinado al Grupo de Cañones de bronce del 105 en Pradell (Tarragona) quedando como Ayudante mientras se organiza la retirada.

El Teniente de Artillería Jesús Martínez pasa a la Batería de Castillitos hasta el día 4 de marzo del 39.

El 2 de enero, el Capitán de infantería de marina Agustín Aparicio toma el mando de la compañía de intendencia de la 151º Brigada (56º en operaciones).

El 12 de enero, el Sargento de Infantería de marina Ricardo Cusco es ascendido a Teniente y enviado al XV Batallón en Torrevieja.

El Soldado de Infantería de marina Narciso Collell asciende a Teniente y pasa a la 2ºCompañía que mandaba el Capitán Luis Barba Ponce en Cartagena.

El Sargento de Infantería de marina Fernando Jiménez asciende a Teniente y pasa destinado al XIV Batallón en Cartagena.

El 13 de enero,  la Batería de Cabo Negrete, al mando del Capitán de Artillería Francisco Díaz dispara por error a un avión republicano, que tuvo que aterrizar de urgencia en Almería. Por no facilitar los datos del personal culpable es destituido y queda agregado.

EL 14 DE ENERO DE 1939 TARRAGONA FUE CAPTURADA POR LOS NACIONALES

El 15 de enero,  el teniente de artillería Máximo Andres pasa a mandar la batería de Fajardo.

El Capitán de infantería de marina Eduardo de la Cotera pasa al mando de la 1º compañía del V Batallón de la 151º Brigada.

El 17 de enero, el Capitán de infantería de marina Vicente Albiol pasa al mando de la 2º compañía del XVII Batallón.

El 20 de enero, el capitán de artillería Paulino Benito es destinado a Port Bou, pasando a Francia el día 9 de febrero del 39.

El 24 de enero, son trasladados al batallón disciplinario nº 3 en Huéscar (Granada) entre otros los prisioneros Capitanes Alarcón, Hilla, Monet y tenientes Aznar, Alarcón y Sevilla.

EL 26 DE ENERO DE 1939 BARCELONA FUE CAPTURADA POR LOS NACIONALES

El 27 de enero, el Capitán de Artillería Francisco García pasa con el Grupo a Figueras, recibiendo ordenes de incorporarse a la COPA (Centro de Organización Permanente de Artillería) nº2 en Garriguela (Gerona), estando hasta el día 6 de febrero del 39.

El Capitán de Artillería Santiago Fernández es destinado al cuadro eventual del Ejército de Extremadura agregado a un Grupo de obuses del 10,5 (8 piezas) destacado en Campanario.

El Teniente Coronel de Artillería de la Armada Lorenzo Pallarés Gacha estaba destinado en Murcia, y tras la caída de Barcelona se empezaron a oír rumores sobre una sublevación en Cartagena. Se puso en contacto con el Capitán de Artillería de la Armada Bernardo Llobregat quien se lo confirmó, quien le informó que el jefe del alzamiento era el Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes, jefe del Regimiento Naval nº1, y que para la jefatura del Arsenal habían pensado en Pallarés, quedando éste último que cuando fuere preciso le mandaran un coche a recogerlo.

El Capitán de Infantería de marina Guillermo Cabo Periñan acaba en la Guardia de Arsenales de Cartagena.

El Capitán de Artillería Francisco Saura es destinado al Ejército de Extremadura en el VII Grupo de 7,62 de la Reserva General de Artillería, pasando a los pocos días al frente de Levante en la retaguardia, en el pueblo de Losa del Obispo, Loriguilla y Albal (Valencia) hasta el final de la guerra.

El 28 de enero, asciende a capitán el teniente de artillería Manuel Blanco, dándole el mando de la Batería de La Chapa.

La Oficina de la mayoría de la “Defensa Contra Aeronaves”  (DCA) pasa a Murcia, en el Chalet Villar, carretera de Churra, sigue destinado en ella el Teniente de Artillería Antonio Pacheco con el empleo de Capitán.

el 31 de enero, la 94º Brigada desde Puigcerdà fue retrocediendo hacia la frontera con Francia, hacia Gerona, 90 Km al SE de Puig, posteriormente a Figueras, 35 Km al Norte de Gerona, acabando finalmente el La Junquera, a 22 Km al Norte de Figueras.

Es destinado al capitán de Artillería Pallares al Regimiento de Costa nº3 de Cartagena, al mando de la batería La Parajola.

El Teniente de Artillería Antonio Martínez pasa a Mora de Toledo hasta el final de la guerra.

El 1 de febrero, el Capitán de Artillería Feliciano Galache pasa destinado a la Batería de Castillitos.

El Capitán de Artillería Algimiro Gil es mandado a Madrid a sofocar el movimiento comunista, quedando en Barajas hasta la entrega de material a los nacionales y presentarse en Cartagena a las Autoridades.

El Sargento de Infantería de marina Luis García asciende a Teniente y mandado a Guardamar.

El 2 de febrero, el Teniente de infantería de marina Ildefonso González pasa a la 2º compañía del XV Batallón.

El 3 de febrero, los restos de la 94º Brigada llegan a la ciudad fronteriza de Perthus, a 3 Km al Norte de La Junquera, pasando a Francia.

El Capitán de Infantería de marina José Antón Devon está con la 94º Brigada en la Frontera de Francia, pasando a Francia el 3 de febrero del 39.

El Teniente de Artillería Bernardo Guirao asciende a Capitán y sale para el frente de Extremadura en el XVIII Cuerpo de Ejército. El día 8 sale al pueblo de Dos Torres (Córdoba) hasta el día 23 que sale para Mohorte (Cuenca), no llegando a incorporarse por ir a Madrid a sofocar el movimiento comunista.

Asciende a capitán el teniente de artillería Máximo Andres, mandado al Ejército de Levante, permaneciendo en Silla y Sagunto.

El Teniente de Infantería de marina Gaspar Costa pasa al Puerto de Mazarrón donde lo detienen.

EL 4 DE FEBRERO DE 1939 GERONA FUE CAPTURADA POR LOS NACIONALES

El 5 de febrero, el capitán Monet es trasladado a la Sierra de Contraviesas a trabajar forzoso en la construcción de una carretera.

Se hace cargo de la Jefatura de la Base Naval de Cartagena el General Carlos Bernal (persona de ideas derechistas) asegurándolo el Teniente Coronel de Ingenieros Fernando Oliver.

En Cartagena los dos jefes de la organización falangista, Antonio Bermejo Sandoval y Antonio Ramos Carratalá, le expusieron al Comandante Espá del Regimiento de Costa nº3 la necesidad de hacer un levantamiento cuanto antes y le instan que se lo traslade al General Bernal, jefe de la Base, todo antes de que se incorporara el Coronel Gerardo Armentia, aunque no lo creían un impedimento.

El Capitán de infantería de marina Agustín Aparicio pasa como comandante jefe del XVIII Batallón.

El 6 de febrero, el Capitán de Artillería José Gómez fue nombrado por el Comandante Principal de Artillería del XXII Cuerpo de Ejército encargado de los depósitos de municiones de dicha Unidad, entregándoselos el día 8 al VIII Cuerpo de Ejército marchando por ferrocarril hasta Liria (Valencia) el día 10, y al llegar marcha a la aldea de Roma, Requena (Valencia).

El Grupo de Artillería donde va el Capitán de Artillería Francisco García marcha a la frontera de Francia sin material ni armamento, habiendo entregado los cañones al Grupo del Sector de Costas de Figueras.

El 7 de febrero, el Capitán de Artillería Florentino Fuentes marcha al frente de Martos, hasta el día 1 de marzo que pasa a Castell de Ferro (Motril) hasta el final de la guerra.

A los Tenientes de infantería de marina Gabriel Bastida y José Martínez Julián se les nombra para que el día 13 se presenten a un curso de capacitación en la Escuela Naval Popular.

El 8 de febrero, tras caer Mahón, se organizaron fuerzas en Cartagena para echarse a la calle, conocedor de esto el Capitán de Infantería de Marina Vela lo puso en conocimiento del Jefe de Estado Mayor Mixto de la Base Vicente Ramírez, y comenzaron a cambiar personal de destinos y redistribuyendo Unidades y armamentos, con la orden absurda de un posible desembarco de los nacionales:

  • En el cuartel de la Plaza, donde tenían el Batallón mejor organizado, le dejaron solo dos compañías en armas, trasladando la 2ª y 3ª Compañías a Cabo de Palos de guarnición, siendo uno de los Tenientes trasladados Fernando Jiménez.
  • El armamento de los distintos Batallones quedó en 125 armas en cada uno.
  • Dos Compañías del XIII Batallón las mandaron a Casa Grande.
  • Una compañía de ametralladoras la mandaron a Puerto de Mazarrón y otra se la dieron a Carabineros.
  • Al VII Batallón de retaguardia le dieron 100 fusiles y 15000 cartuchos.

El Capitán de Artillería Manuel González recibe la orden de volar la Batería ANSALDO en Balaguer antes de abandonarla en retirada, pero desobedece la orden y pasa a Francia el día 9.

Cuando llegó al campo de concentración de Francia había dos carteles para los prisioneros, uno en tinta roja “NEGRIN” y otro con tinta blanca “FRANCO” para repatriar a los prisioneros donde quisieran, a la zona nacional o republicana.

El Coronel de Artillería de la Armada Norberto Morell, Jefe del Arsenal, nombró como oficial de órdenes al Comandante Rafael Vela, persona muy roja, y aun así se sinceró con él pidiéndole que preparara el levantamiento de la guardia de arsenales del XIII Batallón.

El Capitán de infantería de marina Agustín Cano se le confirma en la compañía de depósitos del Regimiento Naval nº1.

El Teniente de infantería de marina Leopoldo Alonso se vuelve a su destino de la 1º compañía del XIII Batallón.

El Teniente de infantería de marina Pedro Egea pasa a la 1º compañía del XVI Batallón.

El Teniente de infantería de marina José Sánchez Muro pasa a la 1º compañía del XVI Batallón.

EL 10 DE FEBRERO DE 1939 FINALIZA LA CAMPAÑA DE CATALUÑA

El 10 de febrero, el capitán de artillería Vicente Almagro se pasa a Francia por Irún.

Al caer todo el frente en Cataluña, el Capitán de Infantería de marina José Quesada huye a Francia.

SEGUNDO INTENTO DE LEVANTAMIENTO EN CARTAGENA: 12 DE FEBRERO DE 1939

A mediados de febrero, el TCOL Fabián Navarro pasó a disposición de la Comandancia de Artillería de Extremadura, donde pidió pasar reconocimiento médico y acaba en Orihuela hasta el final de la Guerra.

Al coronel de Artillería Cabanyes, del 6º Regimiento de Artillería Ligera de Murcia, lo arrestaron los republicanos el 12feb39 en el Castillo de Galeras por posible “colaborador en la conspiración por rendirse a los nacionales”, estando en esa situación hasta la entrada de los nacionales el 31 de marzo del 39.

El 12 de febrero, el Jefe de Estado Mayor de la Base Vicente Ramírez llamó a su despacho al Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes intimidándolo para que le hablara de la revuelta que se estaba preparando, sin resultado alguno.

El Comandante de Infantería de marina Joaquín Lascuarain toma el mando del XVI Batallón de Puerto de Mazarrón, llevándose consigo como Ayudante al Teniente Francisco García García.

Por una Orden Ministerial todos los Sargentos y Cabos antiguos fueron ascendidos a Teniente, siendo destinado el nuevo Teniente de Infantería de marina José Sánchez Muros al XVI Batallón en Puerto de Mazarrón.

El Capitán de Artillería José Terueles es destinado al Ejército de Andalucía a la Agrupación de Artillería, acabado en el Grupo de Información de Guadix hasta el final de la guerra.

El Comandante de infantería de marina Rafael Vela queda a las órdenes directas del General Jefe del Arsenal.

El 13 de febrero, por la mañana, el Coronel Basilio le dijo a su segundo el Teniente Coronel García Martín que le extrañaba mucho que no lo hubieran detenido aún, pero a las tres de la tarde fue llamado de urgencia de presentarse al despacho de Vicente Ramírez donde le comunican que debe entregar el Regimiento y presentarse en Valencia al Subsecretario de Marina, donde fue detenido y encerrado en una Checa durante seis días, siendo interrogado, torturado y acabando en la prisión de Monte Olivete hasta el día 20 de Marzo del 39, que es liberado por la eficaz defensa del abogado Miguel Ceño.

Una noche se iban a reunir los jefes de la organización en la casa del Sr. Ramos, el Comandante Espá, el Coronel de infantería de Marina Basilio Fuentes, el Comandante de aviación Emilio Entero, el Capitán de artillería Alberto Meca y algunos más para trazar el plan al detalle, pero a primeras horas de la noche se supo que por alguna indiscreción se había detenido a varios jefes implicados, entre ellos al Coronel Basilio, dando lugar a desarticular a la Infantería de Marina y desarmar a algunas Unidades, así como se arrestó a más de 60 artilleros.

Estas detenciones no hacen más que reavivar los ofrecimientos de más personal, tanto militares como civiles, a sumarse al levantamiento y se concreta que sería el día 4 de marzo, como el Comandante de Artillería Espá al mando del Regimiento de Artillería y al Coronel de Artillería Gerardo Armentia como jefatura de la Base.

Cuando arrestan al Coronel de Infantería de marina Basilio Fuentes, nombran en su puesto como jefe del Regimiento al Comandante Blas Marzal, tres días después el Teniente Coronel Vicente Trigo hace saber al General de la Base Sr. Bernal dicho nombramiento, el de nombrar a un Comandante en puesto de un Teniente Coronel que era el 2ºjefe, quien lo arregla nombrando definitivamente como jefe de Regimiento a García Martín ascendiéndolo a Coronel, con el consiguiente disgusto del Jefe de Estado Mayor Mixto Vicente Ramírez, quien lo demostraba diciendo que no le daría el mando ni de un Batallón sin armas.

El nuevo Jefe del Regimiento Naval nº1 nombra como 2º Jefe al Comandante Carlos Coll Blanca y como Capitán Ayudante a Manuel Pérez Alarcón, lo que originó que Blas Marzal y Rafael Vela fueran al despacho del Coronel a insistir que anulara el cargo del Capitán por considerarlo elemento de derechas, pero no lo consiguieron.

Con la detención del Coronel Basilio Fuentes se acallaron los rumores de una sublevación, pero con el destino del Teniente Coronel de Artillería de la Armada Pallarés a Cartagena se reactivaron.

El Capitán de Artillería Francisco Díaz es destinado a la 41ºBatería en los Alcázares, San Javier, hasta el día 6 de abril que la entrega a los nacionales.

El Teniente de infantería de marina Juan Ruiz Parra inicia un curso de capacitación en la Escuela Naval Popular.

EXISTENCIAS DE PERSONAL CON QUE SE CONTABA EN LAS DOS PRINCIPALES UNIDADES DE CARTAGENA PARA LA SUBLEVACIÓN

El 20 de febrero, el Capitán de Artillería Antonio Pacheco pasa destinado al Parque de La Guía de la Defensa Contra Aeronaves (DCA) en el antiguo polvorín.

El Teniente de infantería de marina Gabriel Bastida es agregado a la compañía de ametralladoras del XVII Batallón.

El Teniente de Infantería de marina José Martínez Julián pasa agregado a la 3º compañía del XV Batallón.

El Teniente de infantería de marina Juan Ruiz Parra pasa agregado a la 4º compañía del XIV Batallón.

El 25 de febrero, el Comandante de Infantería de marina Enrique Ardois es nombrado 2º jefe de la escuela naval popular.

El 26 de febrero, el Capitán de infantería de marina José Paredes cesa en el mando accidental del XIV Batallón.

El 28 de febrero, el capitán de artillería Juan Caparros vuelve destinado a Almansa hasta el final de la guerra.

En las operaciones realizadas en el frente Este por la 151º Brigada resulta desaparecido el Capitán de infantería de marina Eduardo de la Cotera.

LEVANTAMIENTO DEL CORONEL SEGISMUNDO CASADO EN MADRID A NIVEL NACIONAL

TERCER Y DEFINITIVO INTENTO DE LEVANTAMIENTO EN CARTAGENA: 4 DE MARZO DE 1939

(la parte que implica la ciudad de Cartagena continúa en el apartado: “el Final de la Guerra en Cartagena”)   

El 5 de marzo, el Capitán de Artillería Santiago Fernández es trasladado con su Grupo a CHIVA (Valencia).

El 6 de marzo, el Capitán de Artillería Orencio Marcos recibe orden de trasladar su Batería a la capital, frente de Nuevos Ministerios, haciendo fuego contra los comunistas que ocupaban el recinto, pasando después a Cifuentes (Guadalajara) hasta el día 28 que entrega la Batería y es detenido.

El 8 de marzo, el Teniente de Artillería Juan Roca asciende a Capitán.

El 10 de marzo, sofocado el movimiento comunista en Madrid, el Capitán de Artillería Bernardo Guirao sale para Canillejas (Madrid) alojándose en el Ayuntamiento.

El 18 de marzo, el capitán Olmedilla acaba el curso en Almansa y le ordenan volver al frente, pero en lugar de eso se fue a su pueblo Villa el Gordo del Marquesado (Cuenca) donde permaneció oculto hasta que el día 29 de marzo se presentó en Almansa presentándose a las autoridades. El día 14 de abril le dieron permiso para ir a Cuenca. El día 24 pidió permiso para trasladarse a Cartagena, donde ingreso detenido en el Castillo de San Julián.

El Capitán de Artillería José Gómez pasa a Buñol y el día 21 a Altura (Valencia) haciéndose cargo de los polvorines del XXI Cuerpo de Ejército situados a dos kilómetros de la carretera de Altura a Olocán, otro en el cruce de la carretera de Liria a Bétera y Olocán y otro que estaba en unión del XIII Cuerpo de Ejército en Alcubias.

El 20 de marzo, son liberados los presos encarcelados en Huéscar (Granada), entre ellos los Capitanes Alarcón, Hilla, tenientes Alarcón, Sevilla, Aznar y Alférez Buendía, asumiendo el cargo de jefe de la comandancia militar el capitán Alarcón, siendo auxiliado por el resto de la oficialidad presa, dedicándose el resto del batallón disciplinario a labores de desarme y detención de las fuerzas rojas así como de gentes peligrosas del pueblo.

El capitán Monet fue también liberado y se trasladó a Huéscar a presentarse en la comandancia.

El Comandante de Infantería de marina Esteban Molinero pasa destinado al XIII Batallón.

La liberación sorprendió al Capitán de Artillería José Cervera en el Batallón de trabajos nº 2 de Saceruela en Puerto Llano (Ciudad Real), que al llegar una Compañía de Falange lo nombraron Comandante Militar de la ciudad, hasta la llegada de dos Batallones del Regimiento Castilla, marchando entonces a su casa de Sevilla.

El 27 de marzo, ondea la bandera nacional en el edificio del Ayuntamiento de Canillejas (Madrid), poniéndose el Capitán Guirao a las órdenes del Jefe de la Falange, el cual le ordenó montar guardia en el mismo, haciéndose cargo del Grupo de Artillería por haberse marchado el resto de mandos. El día 29 entregó el material a un Capitán y un Teniente nacional, quienes le ordenaron llevara el Grupo y montara una guardia a la finca llamada Arturo Soria 349 en Ciudad Lineal (Madrid) hasta el día siguiente que se hicieron cargo definitivamente, presentándose a las autoridades seguidamente.

El 28 de marzo, en la noche el Capitán de Artillería José Gómez recibe órdenes de que el personal a sus órdenes en los polvorines podía marchar y dejar el destino, quedándose él a la espera de los nacionales para hacerles la entrega los mismos así como de material de guerra que había almacenado en el edificio de la Comandancia Principal de Artillería de Altura.

En la Comandancia Principal de Artillería del XXII Cuerpo de Ejército, sita en Altura (Castellón), el Capitán de Artillería Manuel Lozano encerró a los comisarios políticos y oficiales más extremistas y radicales, acabando en el pueblo de Buñol (Valencia) el día 20 donde esperaron la entrada de los nacionales.

El 29 de marzo, en la mañana entraron en el pueblo de Altura dos Tenientes de ingenieros nacionales a los cuales se les presentó y dio novedades. A las cinco de la tarde hicieron entrada en el pueblo fuerzas nacionales de la 152º División marroquí y Cristo Rey, presentándose a su Jefe, el Comandante de Ingenieros Pérez Gil, y más tarde al General que las mandaba Ricardo de la Rada, acompañándolo en su visita de inspección entregándole todo el material que había en la Comandancia.

Al Teniente Peydro, del Tabor de Regulares le entregó el polvorín principal, desplazándose en coche unos tres kilómetros.

El polvorín de la carretera de Liria lo entregó el Teniente republicano José Almirall.

Una vez entregados los polvorines, los oficiales republicanos fueron llevados a Segorbe donde quedaron detenidos y llevados a un campo de concentración en Medinaceli.

El capitán de artillería Máximo Andres hizo entrega del material a fuerzas de carabineros en Burjasot (Valencia) y volvió a Cartagena a presentarse al comandante Militar Marcos Navarro y al jefe del Regimiento de Costa nº 3 Arturo Espá.

Los nacionales entran en Colomera y se presenta a ellos el Capitán de Artillería José Cuesta siendo detenido.

A finales de marzo, se le propone al TCOL de infantería Balibrea huir al extranjero, pero él junto al teniente Gabriel Orgaz prefirieron quedarse en España y se dirigieron hacia Cartagena. De camino, hicieron noche en San Juan (Alicante), donde oyeron el día 29 por la radio que todos los jefes y oficiales rojos debían presentarse en las comandancias militares, haciéndolo el día 30 siendo trasladado al castillo de Santa Barbara de Alicante.

El 2 de abril regresaron todos los de Huéscar a Murcia.

SITUACIÓN DE TODOS LOS LUGARES DONDE ACTUARON LAS UNIDADES DE CARTAGENA Y MURCIA.


9. RELACIÓN NOMINAL DEL PERSONAL PRESENTE EN TOLEDO EL 27 DE SEPTIEMBRE DE 1936

CAPITANGUILLERMOCABOPERIÑAN
CAPITANMARCIANOGUTIERREZGUTIERREZ.- desaparecido
CAPITANAGUSTINPEREZ 
CAPITANFRANCISCORUIZGUTIERREZ
TENIENTE
TENIENTE
DIONISIO
FELIPE
ALONSO
CONESA
CALDERON.- desaparecido
PUJOL
TENIENTE
TENIENTE
JOSE
DIEGO
DE LA COTERA
FUENTES
MARTINEZ.- desaparecido
CUADRADO
TENIENTEALFONSOROSIQUEECHENIQUE
AUXILIAR SANIDADJESUSMARTINEZ 
AYUDANTE AUXILIAR MAYOR
1ºAYUDANTE AUXILIAR DE 1ª
AYUDANTE AUXILIAR DE 1ª
AYUDANTE AUXILIAR DE 2ª
ANGEL
FRANCISCO
SATURNINO
JOSE
PEREZ
CAYUELA
BOCOS
PAREDES
PEREZ.- desaparecido
MOLERO.- desaparecido
ESTAPE.- desaparecido
ZAPLANA
AYUDANTE AUXILIAR DE 2ªADOLFOGARCIAMATEO
AYUDANTE AUXILIAR DE 2ªANTONIOPOZOBORRAJO
CABOENRIQUEAGUIRRECONESA.- desaparecido. – volvio
CABOJOSEANTONDEBON
CABOGINESARCOSGOMEZ
CABOFERNANDOBRAVOBERROCAL
CABOAGUSTINCANOMARTINEZ
CABOJOSEDIAZSILES.- desaparecido
CABOMARIANOEGEAROJO.- desaparecido.- volvió
CABOJOSEGARCIAAGUSTI
CABORAMONGARCIABAYONA
CABOFULGENCIOGARCIAMARTINEZ
CABOJOSEGARCIASANCHEZ.- desaparecido
CABOCARMELOHABAGARCIA.- desaparecido
CABOGREGORIOINGLESMARTINEZ.- desaparecido
CABOANTONIOLOPEZRECHE.- desaparecido
CABOJOAQUINLORENZOMARTINEZ.- desaparecido
CABOPEDROMADRIDLOPEZ
CABOCEFERINOMARTINAYALA
CABOPATRICIOMORENOGARCIA.- H.Orihuela
CABORAFAELPASTORINMADRID.- desaparecido
CABOJOSEPEREZORCAJADA.- desaparecido
CABOIGNACIORODRIGUEZPEREZ.- desaparecido
CABOANTONIOSANCHEZBERNAL.- desaparecido
SOLDADOANTONIOABRILRUIZ.- H. de Orihuela
SOLDADOGINESADANCARRILLO.- desaparecido
SOLDADOJOSEALCARDEBELENGUER.-H. Carabanchel
SOLDADOJUANALDEGUERBELTRAN.- H. de Aranjuez
SOLDADOLEOPOLDOALONSOMARTINEZ
SOLDADOGABRIELBASTIDASSANCHEZ
SOLDADOJOSEBLAZQUEZGARCIA.- H. de Alicante
SOLDADOPEDROBOCOSESTAPEL.- desaparecido
SOLDADOPEDROBURRUEZOGARCIA
SOLDADOMATEOCASALESSARABIA.- H. de Callosa Segura
SOLDADOJUANCIASLOPEZ
SOLDADOFRANCISCOCONESACABALLERO.- desaparecido
SOLDADOBARTOLOMECUENCASOLER.-H. de Aguilas
SOLDADOFELICIANODELGADOGUTIERREZ.- desaparecido
SOLDADOMARIANODIAZROBLES.- H. de Cartagena
SOLDADOMIGUELDIAZSERRANO.- H. de Carabanchel
SOLDADOANTONIOGARCIACARBO.- H. de Aljofrin
SOLDADODIEGOGARCIAEGEA.- desaparecido
SOLDADOVALENTINGARCIAHERNANDEZ.- enfermo Murcia
SOLDADOGUSTAVOGARRIDONAVARRO.- desaparecido
SOLDADOGABRIELGOMEZGUZMAN.- desaparecido.- volvi
SOLDADOFULGENCIOGONZALEZHERNANDEZ.- desaparecido
SOLDADOJOSEGONZALEZROSIQUE
SOLDADOJUANGONZALEZESPADA
SOLDADOFERNANDOGUTIERREZHERNANDEZ.- desaparecido
SOLDADOJUANGUTIERREZHERNANDEZ.- H de Madrid
SOLDADOVICENTEHUEDOESTEBAN.- H. de Alicante
SOLDADOANDRESLEALLAJARIN.- desaparecido
SOLDADOJOSELEGAZALMAGRO.- desaparecido
SOLDADOJUANLETANGIBAÑEZ
SOLDADOJUANLLUISLLORET.-H. de Orihuela
SOLDADOAGUSTINLOPEZGONZALEZ.- desaparecido.- vol
SOLDADOANTONIOLOPEZHERNANDEZ.- desaparecido
SOLDADOLUISMALETPOTIS
SOLDADOFRANCISCOMARINMARTINEZ
SOLDADOVALEROMARTINEZCARNUDO.- desaparecido
SOLDADOFULGENCIOMARTINEZMARTINEZ
SOLDADOALFONSOMARTINEZPAGAN.- desaparecido
SOLDADOESTEBANMASVIDALSORS.- desaparecido
SOLDADOJULIANMENDOZAVICTORIA
SOLDADOFRANCISCOMONTOYALOPEZ.- desaparecido
SOLDADOFRANCISCOMORCILLOSANCHEZ.- desaparecido
SOLDADOADOLFOMORENOPEREZ.- desaparecido
SOLDADO
SOLDADO
TOMAS
ANTONIO
MORALES
NIETO
HERRERA
CARRILLO
SOLDADOANTONIOOBIOLGIL.-herido
SOLDADOSILVIANOORTEGASAEZ
SOLDADOGINESROBLESNINET.- desaparecido
SOLDADOJUAN PEDRRODRIGUEZLOPEZ
SOLDADOPEDROROSIQUESANCHEZ.- H. de Elche
SOLDADOJUANRUIZPARRA
SOLDADOJOSESANCHEZAVILA
SOLDADOANGELSANCHEZBASTIDAS.- desaparecido
SOLDADODOMINGOSAVALSGUARDIOLA.-H. San Carlos. Ma.
SOLDADOJOSESEGURAGARCIA.- desaparecido
SOLDADOFERNANDOSORIANOFERRI.- desaparecido.- volvio
SOLDADOPEDROTOMASMOLINA
SOLDADOJUANTORRESGIL
SOLDADOJOSETOVAREXPOSITO.- H. de Toledo
SOLDADOABELARDOVALENCIANOCRESPO.- H.Toledo
SOLDADOJUANVILLAFUSTER
SOLDADOPATRICIOVILLAESCUSACABALLERO.- H. de Orihuela
SOLDADOHILARIOVIVANCOSBLAZQUEZ.- H. de Murcia
SOLDADOGINESZAMORAACOSTA.- H. de Cartagena
    
    

Nota: los empleos varían en función del momento exacto en que son captados, variando en los ascensos que se producían en breve periodo de tiempo, de forma arbitraria y masiva.


10. ACTORES PRINCIPALES DE LA UNIDAD DE INFANTERIA DE MARINA EL 18 DE JULIO DE 1936

TCOL. D. FRANCISCO ARIZA QUINTANA.-           (jefe del Grupo)             DESTITUIDO y fusilado

COMANDANTE D. JOSE MARIA RODRIGUEZ PATUDO DE LA ROSA.-       DESTITUIDO y asesinado en el España nº3

COMANDANTE D. ESTEBAN DODERO PEREZ.-   JUZGADO DE LA BASE NAVAL y asesinado en el España nº3

COMANDANTE D. CARLOS COLL BLANCA.                        LEAL    CAUSA Nº 51/39

COMANDANTE D. DIEGO BAEZA SOTO.- LEAL.- CAUSA Nº 26/39 (NUEVO JEFE DEL GRUPO)

TENIENTE DE NAVIO D. ANTONIO RUIZ GONZALEZ.- LEAL.- (NOMBRADO VICEALMIRANTE JEFE DE LA BASE NAVAL)

JOSE ARROYO.-                JEFE POLVORIN.-                       DETENIDO

CAPITAN D.FRANCISCO GARCIA MARTIN.-                       LEAL  CAUSA Nº 48/39

CAPITAN D.GINES SANCHEZ BALIBREA                             LEAL (D) .- EXILIADO

CAPITAN D.MARCIANO GUTIERREZ GUTIERREZ            LEAL (D).- DESAPARECIDO EN COMBATE

CAPITAN D.CARLOS DE MIGUEL RONCERO                      asesinado en el España nº3

CAPITAN D.CARLOS GARCIA BERMUDEZ DE CASTRO asesinado en el España nº3

CAPITAN D.JUAN LUQUE CANIS                                        LEAL

CAPITAN D.ANTONIO LUQUE RAMIREZ                           LEAL.- DESAPARECIDO EN COMBATE

CAPITAN D.VICENTE TRIGO SANDOMINGO                      LEAL.- CAUSA Nº 50/39

CAPITAN D.EMILIO ESCUASIN SANCHEZ                           LEAL.- PASADO A LOS NACIONALES

TENIENTE D. VALENTIN ARIZA ARRONIZ.-                        asesinado en el España nº3

TENIENTE D. RAMON DORDA MORGADO.-                      asesinado en el España nº3

TENIENTE D. VICENTE ALONSO FERNANDEZ                    LEAL

TENIENTE D. VICENTE VIDAL SALES.-                  asesinado en el España nº3

TENIENTE D. GERARDO FRAILE MASA.-                            asesinado en el España nº3

TENIENTE D. FERNANDO RUIZ DE VALDIVIA DIAZ.-      asesinado en el España nº3

TENIENTE D. ISIDORO FERNANDEZ GONZALEZ               LEAL

TENIENTE D. ANTONIO SANCHEZ GARCIA.-                     asesinado en el España nº3

TENIENTE D. ARTURO SANCHEZ FUENTES.-                     asesinado en el España nº3

EXPEDIENTE PERSONAL CONSULTADO

(D).-        DECLARACION EN EL EXPEDIENTE (A PRIMERO DE AGOSTO ESTABAN EN CARTAGENA)


11. LISTA DE REVISTA DE LA UNIDAD EN JULIO DE 1936 TRAS EL FRACASO DEL ALZAMIENTO


12. GALERIA DE FOTOS

Vista general de Cartagena y su puerto en verano de 1936

VISTA DE LA PLAZA DE TOROS DESDE EL PARQUE TORRES, AL FONDO A LA IZQUIERDA SE DISTINGUE EL REGIMIENTO DE INFANTERIA Nº 34, Y A LA DERECHA LA PARTE TRASERA DEL ANTIGUO HOSPITAL MILITAR DONDE SE ALOJABA EL GRUPO DE INFANTERIA DE MARINA
VISTA PRINCIPAL DEL CUARTEL DE INFANTERIA DE MARINA , FONDO DERECHA EL CUARTEL DE INFANTERIA ESPAÑA Nº34
PATIO INTERIOR DEL CUARTEL DE INFANTERIA DE MARINA
Regimiento de Artillería de Costa nº 3
Garaje HUDSON, ubicado en la calle General Ordoñez
Edificio de la Telefónica, ubicado en la Calle Campos
Prisión, ubicada en lo que después sería el Cuartel de Instrucción de Marinería
INFANTERIA DE MARINA DESFILANDO POR LAS CALLES DE CARTAGENA (CALLE DEL DUQUE EN DIRECCIÓN A BASTARRECHE, PASANDO POR LA PLAZA DEL LAGO)
EXPLANADA EXISTENTE ENTRE LOS CUARTELES DEL ESPAÑA Nº 34 E INFANTERIA DE MARINA, QUE SE UTILIZABA POR AMBAS UNIDADES PARA JURAS DE BANDERA E INSTRUCCION
EFECTOS DEL BOMBARDEO EN LA CALLE DEL CARMEN Nº 68 DE CARTAGENA (CERCANA A CASA DE MI ABUELO)
Refugios de la calle Gisbert
EL BATALLON NAVAL MARCHA AL FRENTE
TROPA FORMADA DEL ESPAÑA Nº34 ANTES DE SALIR AL FRENTE
El General Toribio arengando a las tropas del Regimiento de Infantería Sevilla nº 34

BARCOS DE LA FLOTA ESPAÑOLA DE LA EPOCA QUE QUEDARON DEL LADO REPUBLICANO

HIDRO SABOYA
CUARTEL DE LA GUARDIA CIVIL DE ALBACETE
INTERIOR DEL CUARTEL DE LA GUARDIA CIVIL DE ALBACETE CON LOS ARRESTADOS POR LA SUBLEVACION
1936.- GRANADEROS MARRAJOS, EL CABO GASTADOR ERA MI ABUELO RAFAEL PASTORIN MADRID
PARROQUIA DE SAN DIEGO, USADA DURANTE LA GUERRA POR EL FRENTE POPULAR
PATRULLA DE MARINERIA POR LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO
GUARDIAS DE ASALTO EN LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO, (BAJO GOBIERNO MILITAR)
MI ABUELO, A LA DERECHA, CON UNOS COMPAÑEROS EN ALGUNA TERRAZA DE CARTAGENA

BOMBARDEOS EN CARTAGENA

COMBATES EN TOLEDO (BANDO REPUBLICANO)

COMBATES EN TOLEDO (BANDO NACIONAL)

HOSPITAL DE TOLEDO (DE TAVERA O DE AFUERA)

NOTA DEL AUTOR: En este destacamento tuve el honor de estar destinado como Jefe del mismo los tres últimos años de su existencia (1991 – 1994) como Sargento 1º de Artillería, en calidad de «Oficial de Municionamiento de la Brigada de Infantería Mecanizada XXXII» , siendo organicamente dependiente del Grupo Logístico de la misma, y conocido como «Polvorín Fajardo C-4».


13. CRONOLOGIA DOCUMENTADA DE MI ABUELO

18 DE ENERO DE 1935 (MI PADRE DE LA MANO DE MI ABUELO)
  • El 25 de mayo de 1909,  nace el abuelo en Cartagena
    • Hijo de José Pastorín Garcia (de 43 años) y de Ana Madrid Pérez (de 32 años)
    • Vivian en la Calle del Carmen nº 21-1º de Cartagena
  • Entre 1909 y 1928 muere el Bisabuelo.
  • El 15 de Abril de 1925, aparece publicado en el periódico «El Eco de Cartagena» que ha sido premiado con el 2º premio en la Sección de fusil mauser de la «Copa Madrona» realizada en la ciudad de Cartagena.
  • El 18/2/1928 la bisabuela (ya viuda) autoriza al abuelo a ingresar en la Marina a la edad de 18 años.
  • Ingresa el 29/2/1928, de oficio estudiante,  y lo hace en la 4ª COMPAÑÍA, 1º BATALLÓN DEL 3º REGIMIENTO DEL GRUPO DE FUERZAS DE INFANTERÍA DE MARINA DE LA BASE NAVAL PRINCIPAL DE CARTAGENA
  • Juró bandera el 7/3/28
  • El 28/4/28 pasa a la Academia de aspirantes a Cabo.
  • El 30/6/1928 asciende a Cabo (por R.D. de 27 de julio de 1928, D.O. nº 172).
  • El 15/7/28 pasa exámenes por Madrid y en agosto de 1928 hace oposiciones de ingreso en el Cuerpo de Auxiliares de oficinas de la Armada como Cabo. (se supone que las suspendió).
  • El 22 de abril de 1929, tras obtener el título de Bachiller, es merecedor de ostentar el DON con el nombre. (R.D. de 6 del actual, D.O.nº79).
  • Del 27 de septiembre al 18 de octubre de 1929 se vuelve a presentar a exámenes para Auxiliares de oficinas de marina.
  • El 7/12/29 pasa a Ametralladoras.
  • En el mes de enero de 1930 disfruta de un mes de licencia por asuntos propios.
  • El 20/6/30 vuelve a pasar a Ametralladoras.
  • En el mes de julio de 1930 vuelve a disfrutar de un mes de licencia por asuntos propios.
  • En noviembre de 1930 marcha 15 dias de exámenes a Madrid.
  • El 21/2/1931 pasa a la 1ª Compañía
  • El 10/6/1931 pasa a la 2ª Compañía, donde solicita casarse con Dª Juana Conesa Núñez
  • El 2/6/1932 tuvo un hijo: Alberto Pastorín  Conesa
  • El 27/6/36 marcha a Ferrol en comisión de servicio para asistir al concurso atletismo de la marina, volviendo el 10/7/36.
  • El 18 de julio de 1936 estaba destinado en la Unidad, montando las guardias y retenes correspondientes a los días de huelga que en  esas fechas ocurrieron en Cartagena.
  • En el mes de Agosto de 1936, se supone que lo ascienden a Sargento, como a todos los Cabos de la Unidad.
  • El 27 de septiembre de 1936, lo dan como desaparecido en el frente de Toledo, se supone que cuando los nacionales hicieron la ofensiva para recuperar Toledo y asaltaron el hospital de Távera,  asesinando a todos los enfermos y personal sanitario, donde mi abuelo estaba ingresado por una dolencia en las articulaciones.
  • El 1/6/37 lo dan de baja en la lista de revista del Regimiento por haber transcurrido el tiempo de desaparecido que señala la O.M. de febrero (gaceta nº56).
  • En 1985, un antiguo compañero suyo, Jaime Roig Gomila, a la edad de 72 años, dirige una carta al Comandante del Tercio de la Armada con el fin de solicitar permiso para jurar bandera al haber cumplido 50 años de su ingreso voluntario en el Cuerpo, nombrándolo con estas palabras: «…no he podido olvidar cuanto de bueno recibí de mis instructores Cabos Llamas y Pastorín…».


14. RESUMEN DE LOS HECHOS MAS DESTACADOS DE ACCIONES EN EL MAR EN LOS PRIMEROS DIAS DE LA GUERRA (DESDE EL 16 AL 22 DE JULIO DE 1936)

SITUACION INICIAL


15. CRONOLOGÍA POR PROVINCIAS OCUPADAS

18 DE JULIO DE 1936.-     CANARIAS – BALEARES (MENOS MENORCA)  – MARRUECOS ESPAÑOL – CACERES – ALGECIRAS – CADIZ – SEVILLA – TOLEDO – GRANADA – OVIEDO – LEON – BURGOS – AVILA

21 DE JULIO DE 1936.-     GALICIA – ZARAGOZA – TERUEL – VALLADOLID – LOGROÑO – AVILA – SALAMANCA – ZAMORA – PALENCIA – SEGOVIA – PAMPLONA

22 DE JULIO DE 1936.-                 ALBACETE

23 DE JULIO DE 1936.-                 HUESCA

26 DE JULIO DE 1936.-                 CÓRDOBA

28 DE JULIO DE 1936.-                 HUELVA – GRANADA

11 DE AGOSTO DE 1936.-            SORIA

14 DE AGOSTO DE 1936.-            BADAJOZ

13 DE SEPTIEMBRE DE 1936.-    SE RECUPERA SAN SEBASTIAN

22 DE SEPTIEMBRE DE 1936.-    VITORIA

27 DE SEPTIEMBRE DE 1936.-    SE RECUPERA TOLEDO

8 DE FEBRERO DE 1937.-             MALAGA

14 DE JUNIO DE 1937.-                BILBAO

26 DE AGOSTO DE 1937.-             SANTANDER

21 DE SEPTIEMBRE DE 1937.-    GIJON

27 DE OCTUBRE DE 1937.-           FIN CAMPAÑA DEL NORTE

3 DE ABRIL DE 1938.-                   LERIDA

14 DE JUNIO DE 1938.-                CASTELLON

14 DE ENERO DE 1939.-              TARRAGONA

26 DE ENERO DE 1939.-              BARCELONA

FIN ENERO DE 1939.-                   MENORCA

4 DE FEBRERO DE 1939.-             GERONA

10 DE FEBRERO DE 1939.-                      FIN CAMPAÑA CATALUÑA

EL RESTO DE PROVINCIAS NO SE SUBLEVARON Y TAN SOLO A FINAL DE LA GUERRA FUERON RENDIDAS A LOS NACIONALES.


16. DESARROLLO A NIVEL NACIONAL DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, DESDE SU INICIO HASTA EL FINAL

Para trasladar al ejército desde Marruecos a la Península, evitando la marina republicana, Franco contó con la ayuda de aviones alemanes e italianos, desembarcando en Andalucía unos catorce mil hombres y abundante material de guerra. Este ejército avanza rápidamente tomando Extremadura y Toledo, llegando a las puertas de Madrid en octubre de 1936, pero allí tropezó con una resistencia muy bien organizada de columnas de milicianos y no pudo tomar la ciudad.

Tras el golpe militar, se perfilan dos Españas enfrentadas:

  • la España republicana cuenta con las grandes ciudades -excepto Sevilla y Zaragoza-, la mayor parte de la población, las principales industrias y una importante zona agraria (Valencia y Murcia). Controla casi toda la flota y las tres cuartas partes de la aviación;
  • la España sublevada, que se llamó a sí misma, la España nacional, disponía de la mayor parte de producción agrícola y ganadera, lo que planteó graves problemas de abastecimiento en la zona republicana. Cuentan con la mayor parte de los regimientos y oficiales del ejército.

Durante la contienda, todas las ciudades y pueblos de la geografía española estuvieron divididas en dos bandos, en aquellas que tomaban la iniciativa unos u otros se implantaba la Ley de esa “mayoría” y asesinaban o arrestaban a los del otro bando, o cuando se encontraba cerca alguna columna de combatientes de uno de los bandos, los del otro bando escapaban o eran detenidos por los primeros.

En las dos zonas se reclutaba a personal para incorporar a sus filas generando “columnas” de lugareños armados que marchaban entre las líneas  de combate aún no definidas y luchaban por zonas en todo el territorio nacional.

Era práctica habitual, el pasarse de bando en más o menos cuantía cuando se tenía oportunidad, así como abandonar armamento y equipo tras una batalla.

La desinformación que aportan ambos bandos en sus comunicados de guerra así como la prensa en general no aporta verdades ciertas 100%, pues están plagadas de falsedades apoyando los grandes avances propios y el desánimo masivo en el contrario. Lo cierto en todo ello es que con el paso de los días se va confirmando quien de ellos decía más verdad que el otro cuando se confirma en los pueblos donde están peleando en los días siguientes y se van modificando las líneas de contacto.

La aviación y Flota de los dos bandos, tuvo una incesante acción diaria en todas las ciudades sitiadas y frentes diversos, siendo algunos ejemplos:

El asedio a Oviedo por parte de los Republicanos durante más de 100 días.

Bombardeos de Córdoba, Granada, Gijón, Deva y San Sebastián

Los bombardeos a las ciudades costeras de Algeciras, Cádiz y  Tarifa, y a las africanas de Ceuta, Melilla, Larache y Arcila

Las provincias de la zona del Mediterráneo, toda Cataluña, Castellón, Valencia, Alicante, Murcia, Almería, Málaga, Jaén y Castilla La Mancha, quedaron sin sublevarse y fueron generadoras de fuerzas para todos los frentes republicanos (grandes centros generadores de estas fuerzas fueron en Cartagena con el Regimiento Naval nº1  generando tres Brigadas Mixtas de hasta 22 batallones y Albacete generando las Brigadas Internacionales), las provincias del norte enviaban sus columnas hacia Aragón prioritariamente y las del Sur hacia Andalucía, y todas ellas hacia Madrid apoyando su defensa.

En el bando nacional, el General Sanjurjo murió en un accidente de aviación cuando regresaba a España para dirigir el Alzamiento, lo que éste quedó al mando de Generales de segundo nivel como fueron Franco, Mola, Queipo o Yague.

Una vez que se controló la situación de los sublevados el 1 de octubre de 1936, se declaró como capital de la zona sublevada Burgos, que así quedaría hasta el final de la guerra.

El “Ejército del Norte” lo mandará el General Mola (en junio de 1937 fallece en un accidente de aviación y es sustituido por el General Dávila), con su Cuartel General en Zaragoza y comprendía las provincias de Galicia, Castilla la Vieja, León, Navarra, Álava y Aragón.

En el resto del país se podrían establecer varios frentes:

En el frente de Aragón, se sublevaron sus tres provincias, Zaragoza, Huesca y Teruel, aguantando los envites de las columnas que enviaba Cataluña y Levante, actuando hacia el norte para ocupar San Sebastián, cerrar la frontera e ir dirigiéndose hacia el Oeste en progresión hacia Bilbao, Santander y Asturias. A primeros de 1938, se rompió las líneas republicanas con la llegada de los nacionales al Mediterráneo dejando dividido en dos la zona republicana, se dirigieron las fuerzas hacia el Maestrazgo, paralizándose el frente a 20 km de Valencia y dirigiéndose hacia Cataluña hasta ocuparla por completo.

En el frente Gallego, se sublevaron sus cuatro provincias, haciendo continuas limpiezas y enviando columnas hacia Asturias, para progresar hacia el Este….

En el frente de Cantabria, en Asturias se sublevaron sus dos capitales, siendo cercadas y batidas continuamente, quedando casi al principio solamente del bando nacional Oviedo, consiguiendo un pequeño corredor unido con Galicia hasta su liberación. El día 27 de octubre de 1937, se toma Gijón, dando por finalizada la campaña del Ejército del Norte siendo destruidas todas las fuerzas republicanas en el Norte.

En el frente del Norte, no se sublevó ninguna provincia costera, quedando del lado republicano Santander, Bilbao y San Sebastián. Si bien ésta última tuvo un conato de sublevación, el día 26 de julio fueron eliminados los últimos insurrectos.  A 32 km al Oeste de San Sebastián se había establecido en julio por parte de los nacionales “la línea de defensa del Deva” (Deva-Plasencia-Alzola) para evitar que los republicanos recibieran refuerzos procedentes de Bilbao. En cambio sí se sublevó Pamplona, Vitoria y Logroño, desde donde fueron enviadas varias columnas hacia San Sebastián, consiguiendo el día 2 de agosto cerrar la frontera con Francia ocupando San Marcial y el 13 de Agosto ocupando San Sebastián, dirigiendo entonces todas sus fuerzas hacia Bilbao. El día 19 de junio de 1937 se toma Bilbao, continuando hacia el Oeste. El día 26 de agosto de 1937 se toma Santander, continuando hacia el Oeste. El día 27 de octubre de 1937, se toma Gijón, dando por finalizada la campaña del Ejército del Norte, siendo destruidas todas las fuerzas republicanas en el Norte.

En el frente del Centro, Madrid no se sublevó, hacia el Este quedó todo afecto a la República, mientras que por el Norte, Oeste y Sur estuvieron en continuo enfrentamiento hasta el final de la guerra, donde un golpe de Estado  rindió la capital días antes de finalizar.

En el frente de Andalucía, se sublevó Sevilla, Cádiz y Algeciras, ciudades donde fueron  recogiendo al ejército procedente de África y fue expandiéndose en dos direcciones, una de ellas hacia el Este en dirección a Córdoba, Granada y Málaga, y otra hacia el Oeste para ocupar Huelva e iniciar su ascenso hacia el Norte dirección Extremadura y Madrid.Al final de la guerra, quedó definido el frente por el Norte y Este en las provincias de Jaén, Córdoba y Almería.

En el frente de Extremadura, Cáceres si se sublevó y Badajoz no. Procedentes el Sur los nacionales fueron haciendo conquistas hasta que lo consiguieron, contactando con el Ejército del Norte y progresando hacia Toledo y Madrid.

Los archipiélagos se sublevaron tanto Canarias como Baleares.

  • ARCHIPIELAGOS
  • FRENTE GALLEGO
  • FRENTE DE ANDALUCIA
  • FRENTE DE ARAGON
  • FRENTE DE CANTABRIA
  • FRENTE DEL CENTRO
  • FRENTE DE EXTREMADURA
  • FRENTE DEL NORTE

ARCHIPIELAGOS

En Canarias el 18 de julio se sublevó el General Franco

En Baleares se sublevaron todas las islas menos Menorca.

El 18 de julio de 1936, en la mañana, los Jefes y Oficiales de la Base Naval de Mahón celebraron una reunión y decidieron que se sumarían al Alzamiento y proclamar el Estado de Guerra.

En Mahón se encontraba el Submarino B1 en reparación en el dique flotante. Los submarinos B2, B3 y B4, así como el aljibe A3 (como nodriza) estaban de crucero por Baleares a las órdenes del Capitán de Corbeta Isidro Sainz, y como Capitanes los Tenientes de Navío Ceferino Portal, Luis Regalado, Antonio Nieto y Francisco Arvéz respectivamente.

En la mañana del día 18 salieron hacia Pollensa, llegando por la tarde y suprimiendo la salida de francos.

Estando atracados llegó un aviador de paisano a visitar al Jefe de la Flotilla solicitándole un hidro de Mahón para ir a Mallorca, recoger al General Goged y llevarlo a Barcelona. Por la noche sale el Alférez de Navío Moya a tierra a ponerlo sobre las 10:00.

El 19 de julio de 1936, el Frente Popular intentó producir agitación en los alrededores del Cuartel de la Explanada, hablando con algunos Sargentos, Cabos y Tropa en contra de sus Oficiales.

El General Gobernador de la Isla Bosch Atienza, arrestó a alguno de ellos más significativos y declaró el Estado de Guerra.

A las 12:00 horas sorprendió a todos en la Base de Mahón un bando declarando el estado de guerra, que momentos después el Gobierno declaraba nulo.

La declaración de Guerra se hizo con el personal de la Base formado y presentando armas.

El personal de marina que contaba Menorca era el siguiente:

  • Oficiales y Auxiliares.-                  72
  • Marineros en la Base.-                 290
  • Marineros en Ciudadela.-            101
  • Defensas Submarinas.-                28
  • Obreros eventuales.-                    38

Por la tarde, los submarinos que estaban en Pollensa parten hacia Sóller, donde sobre las 11:00 de la noche se recibe el cable de Franco, quedando todos afectos al alzamiento.

A mediodía sin tener noticias de la cumplimentación de la solicitud del hidro, se ordenó al submarino B4 saliera para Mahón a pedir el hidro de palabra al no recibirlo por radio. Durante la travesía se recibe el VºBº volviendo el mismo a Pollensa.

En la madrugada del 19 al 20, una escuadrilla de Saboyas ejecutó la orden del traslado del General.

La escuadrilla de hidros iba hacia San Javier para sofocar el alzamiento, cuando recibieron la orden anterior, por lo que volvieron amerizando en Mallorca, llevando al General a Barcelona sin saber sus intenciones.

El 20 de julio.- sobre las 08:00 los oficiales de los cuerpos de auxiliares y los auxiliares de los mismos, encabezados por el Oficial 1º de Artillería Antonio Martínez Roldán firman un manifiesto, redactado por Nicanor Menéndez, en contra del Alzamiento y lo llevan ante notario.

Por la tarde, el Aljibe A3 y el submarino B2 volvieron a Mahón y los submarinos B3 y B4 con el jefe a Palma de Mallorca, llegando éstos últimos a las 10:00, atracando en el muelle de Palma encontrándosela totalmente sublevada, se montó en el submarino una guardia de un vigilante en cubierta y otro en la torreta, ambos con fusiles.

En la madrugada del 20 al 21, un grupo de Auxiliares del B4 fueron a ver al Alférez de Navío Carlos Moya exponiéndole que la dotación no estaba de acuerdo con estar en Palma.

El 21 de julio.- a las 09:00 se ordenó salir a los submarinos B3 y B4 hacia Mahón, donde previsiblemente estaba declarado el estado de guerra.

Se acercó una comisión de elementos de izquierdas a hablar con el General para pedirle que soltara a los detenidos a cambio de pacificar a las masas de la ciudad, pero al acceder el mencionado General, fue la señal de que se sublevaran las dotaciones y guarniciones.

El General tuvo que entregar el mando al Sargento Marqués, siendo dada orden de arresto de todos los Generales, Jefes y Oficiales en activo o en la reserva que residían en la Isla.

En las primeras horas de la noche, se encontraban reunidos la mayoría de oficiales de artillería en la Sala de Banderas del Fuerte de La Mola, cuando fueron copados por una horda de asaltantes, entre milicianos y militares afines al Gobierno, entablando un intenso tiroteo, y cuando se les acabaron la munición soltaron a los detenidos y encerraron a los oficiales.

Los Oficiales de Infantería e Ingenieros fueron detenidos en sus cuarteles, el resto de Artillería en las Baterías de Costa, así como a los oficiales de Carabineros, Guardia de Asalto y Guardia Civil.

En la Base Naval de Mahón lo intentaron, pero al no encontrar a tiempo las llaves del pañol de armamento, los oficiales se impusieron restituyendo la calma, pero la marinería pedía a voces la destitución del Almirante, presentándose una comisión, a la que se logró calmar.

En este estado llegan los submarinos B3 y B4 desde Mallorca, encontrándose la Base tranquila y el Almirante en su puesto.

Entre las 8 y las 10 de la noche, en el Casino de Marinería se distribuyeron los cargos de mando de la Base, nombrando a Nicanor para el más alto, ya en ese momento el Ejército de Tierra había arrestado a sus oficiales y las ametralladoras apuntaban a la Base.

Se nombra un Comité del cual Nicanor es su Presidente, y emplazan al Almirante Luis Pascual del Pobil a que defina su actitud, resultando con el arresto de 28 jefes y oficiales de la Base, acabando de esta forma con la sublevación en la Isla.

Como 2º Comandante se nombra a José Sánchez Sepulcre.

Los presos son llevados a La Mola y al barco prisión “Atlante”, asesinados los días 2 y 3 de agosto.

El submarino B2 sale a la mar a recoger una barca de marineros escapados de Mallorca y al volver a la Base, ya estaba sublevada y los oficiales arrestados. Habían sido llevados en un remolcador a La Mola, estando la Marina en un recinto y el Ejército en otro, además de mucho personal civil.

El 22 de julio.- Amanece la Isla como Jefe de la misma el Sargento de Infantería Marqués, y Nicanor Menéndez como Jefe de la Base

Dentro del Comité comienzan enseguida las purgas entre socialistas y comunistas, cae un primer comité y se nombra un segundo, creando desmoralización. El comité toma la dirección de los servicios de la Base, ratificándolo el Gobierno.

El día 2 de agosto.- sacaron de la cárcel a los Generales y los jefes más caracterizados de la marina, del Ejército de Tierra y de la Guardia Civil y los asesinaron en la carretera de la Mola en una cantidad importante.

Ese día, una columna de milicias republicanas catalana mandada por el Capitán Bayo desembarca en Menorca como paso previo a la conquista de las Islas.

El 3 de Agosto.- sobre las 7 de la tarde, cuando la mayoría de los detenidos que quedaban estaban en el patio, irrumpieron en el mismo muchos Sargentos, Cabos y Soldados de Infantería y Artillería, armados con pistolas, fusiles y ametralladoras, disparando a mansalva, intentando los prisioneros refugiarse en los pabellones, retretes y cualquier hueco que pudieron, pero los asesinos aguantaron hasta las 3 de la madrugada a la búsqueda de los supervivientes, rematándolos uno a uno, todo ello con la excusa de que querían amotinarse.

El día 4.- a las 6 de la mañana, encontraron el último reducto de 16 prisioneros (de los 148 que había inicialmente), fueron llevados al patio para fusilarlos cuando llegó un individuo de paisano y los convenció de que tenían que juzgarlos antes.

Un par de días después los trasladaron al vapor “Aragón” fondeado en Cala Figuera, días después el barco es trasladado a Cala Llonga y luego al barco “Atlante” fondeado en el mismo lugar.

En dicho barco se juntaron con multitud de gente de derechas de todas clases, así como con 300 guardias civiles llegados allí en el vapor SIL procedentes de Albacete (que de 400 que salieron, a 100 los mataron en el camino arrojándolos al mar).

Por días, sacaban a varios y los mataban caprichosamente, dándoles caza en los montes cercanos según el grado de alcohol o delirio de los guardias en ese momento.

Para el desembarco en Mallorca del Capitán Bayo se pidieron voluntarios entre los prisioneros, prometiéndoles su libertad, pero no salió nadie.

El día 6, una columna republicana valenciana mandada por Manuel Urribarri ocupa Formentera.

El día 8, desembarca en Ibiza la columna del Capitán Bayo por el Este y comienza a ocupar los pueblos de San Carlos y Santa Eulalia, progresando hacia la capital. La columna de Urribarri se traslada a Ibiza también apoderándose entre ambos de la Isla, formando su Cuartel General en Mahón. Los republicanos valencianos al no ponerse de acuerdo con los planes de Bayo se vuelven a la península.

El día 13, 400 milicianos llegan a la Isla de Cabrera por libre, se les ordena ocupar la isla Dragonera como distracción, lo cual lo hacen a su aire y sin combinar con Bayo.

El día 16, el capitán republicano Bayo desembarca en Mallorca y se despliega en tres columnas ocupando un frente de 7 km con 10.000 efectivos.

El día 19, la columna que había desembarcado en Porto Cristo es derrotada y aniquilada.

El día 25, se sigue combatiendo en Mallorca sin avances significativos

El día 31, los republicanos se prestan a asaltar Manacor.

En el mes de septiembre crean en Menorca una guardia roja para depurar a los desafectos con el Régimen.

Es destituido el Capitán Marqués como Comandante Militar de Menorca, designando a Nicanor Menéndez para el puesto (persona incapaz y de inteligencia pobre, fácilmente influenciable).

Los días 4 y 5 de septiembre, tras la contraofensiva de los nacionales apoyados por fuerzas italianas logran expulsar a las fuerzas republicanas de Mallorca, huyendo a Menorca y dejando la isla de Cabrera desguarnecida en su huida.

Los días 9 y 10, llegan a Ibiza refuerzos republicanos desde Barcelona.

El día 20, tropas nacionales ocupan Ibiza y Formentera expulsando a los republicanos que huyen hacia Menorca, única isla que queda en el lado Republicano hasta el final de la guerra, teniendo ruta continua con Cataluña a pesar del cerco naval que tenía.

El día 25.- la Base de Mahón es bombardeada por primera vez causando pocas bajas personales y materiales.

El día 18 de noviembre.- un nuevo bombardeo sobre Mahón avería el dique flotante y causa 8 bajas. La marinería que ya estaba suficientemente indisciplinada, asaltó el pañol de armamento y municiones, montaron en camiones y se dirigieron hacia el barco “Atlante” fondeado en Cala Figuera, fusilando a 54 presos en un recodo de la carretera de Cala Figuera que comunica con Villa Carlos, siendo animados por una masa de miles de personas.

En aquellos días era Nicanor Menéndez el jefe del Comité, y es destituido el Teniente de Artillería como jefe del Regimiento de Costa nº4 y el mismo Nicanor como Comandante militar de Menorca.

Una vez que a primeros de 1939 cae Barcelona, y ante una más que previsible ocupación de los nacionales, Menorca se ve amenazada.

Los republicanos nombran como jefe supremo de la Isla al Coronel Brandaris, acompañado de los Capitanes de Corbeta Luis Ubieta y Nicolás Piñero.

El día 3 de febrero de 1939.- por la tarde, en el destructor “A. Miranda” acompañados por el “Gravina” sale el Capitán de Corbeta Luis Ubieta para hacerse cargo de la Base de Mahón, llegando en la mañana del día 4, dando el cargo como Comandante Militar de la Isla al Coronel Fernando Redondo.

El día 5.- fueron a Ciudadela a visitar las baterías de Costa de Cabo Bajolé y Punta Nati.

El día 8.- sobre las 10:00, en la Comandancia se van armando todos, corriendo la información de que Ciudadela se había sublevado y que las tropas nacionales marchaban sobre Mercadal.

El Capitán de Corbeta Ubieta huye a un barco inglés fondeado en el puerto, dejando al mando al Coronel Redondo, el cual manda disparar desde la Batería de Yucalary con los cañones del 38,1 sobre Ciudadela, así como destruir las llaves de fuego de todas las Baterías de Costa (orden que no se cumplió) y luego huyó igualmente al barco inglés.

El mando de la Isla se le entrega al Sr. Unzalety, ofreciendo marcharse a todo el que quiera abandonar la Isla. Se nombraron patrullas de marinería con Auxiliares fieles para evitar últimos desmanes del Frente Popular en la ciudad, se desarmó a los que quisieron huir en los remolcadores al barco inglés y otro francés en puerto.

Se liberó a todos los presos supervivientes del “Atlanta”.

Al no coger todos los que quisieron huir en los barcos francés e inglés en puerto, volvió dicho personal a tierra no dejándoles desembarcar y apresándolos en el “Atlanta” y “Jacinto Verdaguer”.

Llegó un hidro con el Capitán de Corbeta Galán, dándole cuenta de la situación y se izó la bandera nacional en todos los edificios.

FRENTE GALLEGO

El 21 de julio se sublevan las cuatro provincias en general, comenzando una serie de limpiezas y reclutamientos dentro de cada provincia, donde salen columnas diariamente haciendo recorridos por varios pueblos y volviendo a su inicio.

El día 23, El Arsenal del Ferrol se subleva a la espera de que lo hagan todos los barcos que allí se encuentran.

El día 25, una columna de Orense y Pontevedra marcha hacia Tuy para tomarla y cerrar la frontera con Portugal.

Se organiza una columna mandada por el Comandante CEANO, que marchará hacia el Este en dirección a Asturias, tomando los pueblos de Cadeira, Santa Marta de Ortigueira, Ribadeo y Vegadeo (115 km al oeste de Gijón)

(LAS VICISITUDES DE  ESTA COLUMNA CONTINUAN EN EL FRENTE DEL CANTABRIA)

FRENTE DE ANDALUCIA

Cuando el 18 de julio se subleva el marruecos español, el destructor Churruca traslada tropas desde Ceuta a Algeciras y Cádiz, no hará un nuevo transporte porque la dotación se sublevará al lado de la República, patrullando toda la flota de Cartagena que quedó al lado de la República la zona del Estrecho para impedir nuevos transportes, con múltiples bombardeos a las ciudades de Algeciras, Cádiz, Tarifa, Ceuta, Melilla, Larache y Arcila.

El general Queipo de Llano subleva Sevilla, resistiéndose varios barrios como el de Triana y San Julián.

El día 19, se hace un primer desembarco en Algeciras, donde el 2º Tabor de regulares ocupa la ciudad y los pueblos de 20 km de alrededor: La Línea, Los Barrios, La Almoraina, San Roque, Tarifa, Facinas y Rio Guadiaro. Dichas fuerzas progresan hacia el oeste en dirección a Sevilla y Cádiz, donde se resiste el Gobernador republicano con fuerzas leales.

Por el Este, Córdoba, Málaga y Almería son republicanas y establecen una línea de contención.

El día 23, mandan unidades a Granada, y a partir del 26 de julio, el General republicano Miajas, con tropas procedentes de Albacete engrosa esta defensa, quedando como “línea muerta de avances significativos”.

Desde Sevilla, se comienzan a enviar columnas en todas direcciones:

El día 24, se ocupa Morón (57 km al SE de Sevilla) y Almonte (48 km al SO de Sevilla).

El día 26, se ocupa Utrera (30 km al SE de Sevilla), Santiponce, Alcalá del Rio y La Rinconada (10 km al N de Sevilla).

El día 27, la columna del Comandante Castejón ocupa los pueblos de Manzanilla, Villalba de Alcor y Palma del Condado (38 km al NO de Sevilla). Otra columna mandada por el Capitán de Corbeta Carranza, ocupa Bollullos del Condado y Rociana (54 km al O de Sevilla).

Es atacada San Roque y desde Algeciras se manda a una compañía de regulares y espanta al enemigo.

El día 28, la columna Carranza ocupa Estepa, Puente Genil y La Roda (107 km al Este de Sevilla). Otra columna mandada por el comandante Vierna ocupa Chucena, Escacena y Paterna (37 km al Oeste de Sevilla).

La guardia civil y asalto se hacen cargo de Huelva ante el abandono de las fuerzas republicanas.

El día 29, la columna del comandante Vierna entra en Huelva y a la vez que se va produciendo esta ocupación, fuerzas de la guardia civil se

levantan en otros pueblos como son: Trigueros, Beas, Valverde, Castillejos, La Puebla, Paymogo, San Silvestre, San Juan, Moguer y Palos, donde comenzaran a realizar una limpieza de los pueblos a  40 km a la redonda.

La columna del CC Carranza ocupa los pueblos de Ayamonte, Isla Cristina, Lepe, Cartaya, Ajaraque y Villarosa (40 km al O y N de Huelva).

De dicha localidad y desde Sevilla se progresará hacia el Norte en dirección a Extremadura y Madrid, no dejando de hacer limpieza alrededor de las mismas para reducir a los republicanos que queden.

El día 30, una columna al mando del comandante Gutiérrez ocupa Brenes, Villaverde, Santillana, Tocina (30 km al N de Sevilla)

El mismo día sale desde Huelva otra columna hacia el Norte y ocupa los pueblos de Alonso, Tharsis, Santa Bárbara y Villanueva de las Cruces

El día 31, otra columna desde Sevilla, al mando del comandante Figueroa ocupa Cazalla y el Coronil (47 km al SE de Sevilla)

(Las columnas que se dirigen al Norte las continuamos tratando en el Frente de Extremadura)

El 1 de agosto, sale desde Cádiz una columna al mando del comandante Amador ocupando Benaocaz (70 km al NE)

La columna del comandante Arteaga ocupa Fuentevaquero (170 km al O de Granada)

Una columna al mando del comandante Castejón y otra del capitán Carranza ocupan Puente Genil, cortando la retirada del enemigo una tercera columna en el pueblo de Herrera (107 km al E de Sevilla)

Se ocupa por la guardia civil el pueblo de el Algarrobo (al E de Málaga).

El día 2, la columna del contraalmirante Carranza sale de Sevilla y ocupa La Campana (55 km al E de Sevilla)

El día 3, el comandante Garridos ocupa Castilblanco (31 km al N de Sevilla)

La  columna del capitán Escuin, desde Écija, ocupa el Rubio (22 km al SE de Écija)

El día 5, Córdoba es bombardeada por los republicanos

Consigue entrar en el puerto de Algeciras un convoy de cinco barcos, los republicanos huyen a Gibraltar.

La  columna de la guardia civil junto a falange al mando del capitán Gonzalo ocupa Marinaleda y el Rubio (89 km al E de Sevilla).

Sale desde Sevilla la columna mandada por el comandante Pimentel para castigar Montilla (119 km al E de Córdoba)

El día 7, se opera en Castro del Rio y Villanueva de las minas, huyendo el enemigo hacia Baena (35 km al SE de Córdoba).

El  TCOL Telia ocupa Lora del Rio (50 km al NE de Sevilla)

El  comandante López Guerrero ocupa Villanueva de las minas (40 km al NE de Sevilla)

El día 9, la columna del comandante Buiza ocupa Constantina (61 km al NE de Sevilla)

Se opera en Lora del Rio (69 km al SO de Córdoba)

Guadix es atacado y reducido (53 km al E de Granada)

El día 11, desde Puente Genil se ocupa Badolatosa (116 km al E de Sevilla)

El día 12, el General Varela ocupa El Romeral, Fuente de Piedra, Molina, Humilladero y Antequera (50 km al N de Málaga).

Los republicanos recuperan Deifontes (17 km al N de Granada).

El día 13, es Bombardeado en Málaga el acorazado Jaime I, debiendo trasladarse a Cartagena para su reparación.

Granada en poder de los nacionales está sitiada.

El día 14, una Columna al mando del comandante Redondo García ocupó Zufre (Huelva), en donde restableció la normalidad. (83 km al NE de Huelva)

Columna de Cazalla de la Sierra ocupó Alanís (Sevilla). (75 km a N de Sevilla)

Los  republicanos ocupan Hinojosa del Duque y Benalcázar, avance considerable en la provincia de Córdoba (74 / 84 km al NO de Córdoba)

Los republicanos ocupan Pozoblanco  camino de Córdoba  (56 km al N de Córdoba)

El día 15, La Columna de Antequera ocupó Archidona (40 km al N de Málaga)

La Columna del comandante Redondo ocupó el pueblo de Higuera de la Sierra (Huelva), (76 km al NE de Huelva)

El día 16, la Columna del comandante Álvarez Rementería ocupo el  Castillo de las Guardas (Sevilla), derrotando a los marxistas y restableciendo el orden (44 km al NO de Sevilla)

Fuerzas de Falange efectuaron la ocupación de San Nicolás (Sevilla). (73 km al NE de Sevilla)

El día 17, La Columna del comandante Álvarez Rementería, ocupó Aznalcollar (28 km al NO de Sevilla)

Por fuerzas al mando del coronel Muñoz Jiménez fue ocupado el pueblo de Huétor-Tajar en Granada. (10 km al NE de Granada)

El día 18, las columnas de los comandantes Redondo y Garrido se unen en Higuera de la Sierra (77 km al NE de Huelva) y ocupan Concepcion y Aracena (10 km al NO de su posición)

La columna del general Valera, procedentes de Antequera (89 km al O de Granada) ocupan Loja (48 km al O de Granada)

La columna del capitán Fernández Sánchez ocupo Tocon (33 km al O de Granada)

Los republicanos completan el cerco a Granada.

El día 19, la columna del comandante Redondo ocupa Linares de la Sierra (75 km al N de Huelva)

El día 20, la columna del comandante Redondo ocupa en Huesca diversos pueblos: Alajar, Santa Ana la Real, Almonaster la Real y Cortejana (70 km al N de Huelva)

Se ocupa Almodovar del Rio (22 km al SO de Córdoba)

La guardia civil ocupa Navas de la Concepcion (61 km al O de Córdoba)

La columna del comandante Erquicia ocupa Puebla de los Infantes (55 km O de Córdoba)

El día 21, la guardia civil al mando del capitán Valera Paz ocupan Cerro Arévalo, mina Perrunal y Mina la Zarza (50 km al N de Huelva)

El día 22, el comandante Redondo ocupa Cortelazor y los Marines (80 km al NE de Huelva)

El día 23, el comandante Redondo ocupa Fuenteheridos (77 km al N de Huelva)